Buscar resultados para avalanch

Avalanch – El Secreto

Aunque es posible que haya habido que esperar un poco más que lo inicialmente previsto cuando se anuncio el regreso de Avalanch, por fin tenemos entre manos el primer disco de estudio de la banda en los últimos ocho años. Eso es mucho tiempo como para decir que la espera ha valido la pena pero, sí que es cierto que el resultado final está lo bastante conseguido como para una vez más tener que reconocer a Alberto Rionda su imponente habilidad para crear rotundas canciones de power metal melódico, con tienes sinfónicos y combinando la épica con el tono romántico que siempre ha caracterizado a sus melodías y a sus vocalistas. Y es que Avalanch también tiene ‘el mérito’ de ser uno de los grupos que más ha tenido que renacer de sus cenizas y afrontar constantes cambios de alineación. Quién sabe, igual tanto movimiento ha servido siempre de estímulo, pero también uno puede cavilar qué hubiese sido de ellos con una mayor estabilidad. Sea como fuere, aplaudimos a rabiar el regreso a los sonidos que nos han hecho volar a lo largo de los años. Algo que ya retomó en Alquimia, pero que ahora perfecciona en este El Secreto.

Lee el resto de esta entrada

Avalanch (All Star Band) – El Ángel Caído

He tardado porque hasta hace apenas dos o tres semanas no me atreví a escucharlo. Quizá también los contenidos planificados para esta semana lo hacían propicio. El Ángel Caído, como ya expliqué en la crítica remember que traje aquí un viernes de hace tres y años y medio, es uno de los discos más importantes de la historia del heavy metal en castellano. Sin lugar a dudas, uno, como mínimo, de los diez imprescindibles. Tampoco es que sea un reaccionario a los cambios, pero… Celebré el regreso a los escenarios del grupo. Mas el nombre de Avalanch parece condenado a la eterna polémica en sus formaciones. La salida Víctor y Ardines, la adaptación de Lage, la ruptura, los comunicados y contracomunicados, las invitaciones a desmano, etcétera. Demasiado ruido cuando lo fundamental debe ser siempre la música. El caso es que Alberto Rionda, espíritu de la banda, reunió para la ocasión a una buena combinación: Isra Ramos a la voz (quien puso sus cuerdas vocales al servicio de Alquimia con un disco sobresaliente y otro rozando el notable), Mike Terrana a la batería, Jorge Salán a la guitarra, Magnus Rosén al bajo y José Paz a los teclados… aunque después sería sustituido por Manuel Ramil, a su vez ex WarCry. Suma y sigue. La idea fue regrabar El Ángel Caído, girar con él y a final de este año grabar álbum de temas inéditos. Por el momento no hay fecha en el horizonte para ello.

Lee el resto de esta entrada

Avalanch – El Ángel Caído (2001)

Avalanch El Angel CaidoLa trayectoria del grupo asturiano, actualmente en estado de ‘parón indefinido’, ha sido un tanto irregular. No por la calidad de sus composiciones sino por motivos extramusicales. Ningún disco suena igual que otro, sea por distinto vocalista (Juan Lozano, Víctor García y Ramón Lage), sea por la producción o sea por la intencionalidad de cambio de estilo, acentuado sobre todo en la última época. De esta forma, es muy complicado hablar de un conjunto, cuando cada uno de los pasos en el camino está tan diferenciado. Lo que sí parece tener un mayor acuerdo, es que El Ángel Caído es su obra maestra, principalmente de Alberto Rionda, que equilibró a la perfección su capacidad de power metal (ejemplificada ahora en Alquimia) con ese don de sensibilidad y delicadeza que en aquella época conseguía dar a los temas. Esta es una obra conceptual y uno de los mejores discos de heavy metal en castellano. Y lo mejor, apto hasta para quien no le gusta el género.

Lee el resto de esta entrada

Entrevista a Alberto Rionda (exAvalanch) de Alquimia

Alquimia de Alberto RiondaAlberto Rionda es, de manera indiscutible, uno de los mejores guitarristas de heavy metal que ha dado estas tierras en las últimas dos décadas. Su trabajo en Avalanch, sea en la fase más power metal pura y dura, como en la más híbrida después (desde las líneas más accesibles a otras más complejas), su técnica y su capacidad compositiva están fuera de dudas. Después de que Avalanch perdiera un poco de fuelle (para mi gusto perdió la referencia de enganche con el público), decidieron parar la maquinaria. Pasado poco más de un año presenta Alquimia. Un proyecto ambicioso, donde recupera la esencia de su sonido ‘bombástico’. Lo hace con nueva banda, con nuevas ganas y explica todo lo que rodea al trabajo, a su pasado, y a su futuro, en esta generosa entrevista donde no se esconde. Pasen y vean. (Fotos: Aránzazu Peyrotau)

Lee el resto de esta entrada

Adgar – Más Allá del Sol (2004)

 

Tras la querencia zeppeliana de Derby Motoreta’s Burrito Kachimba en la crónica del lunes, me vinieron influjo de guitarras afiladas y, de la siempre interminable lista de discos a los que le haría crítica completa, decidí hacer una selección mucho más heavy. Así, tras el análisis a los últimos discos de Dünedain, Eveth y Lujuria, de martes a jueves (y ojo a los #Mis10de de este fin de semana), tenía claro que la crítica remember de los viernes quería dedicarla a otra formación heavy. Pero heavy, de las de sonido de toda la vida. Y cuál fue mi sorpresa cuando al comprobarlo (porque confieso que me extrañó no haberlos elegido en estos casi ocho años de RockSesión) vi que el debut de los cántabros Adgar no había pasado por la sección. Mi historia con la banda, además de escuchar con atención todos sus discos y tenerles un fuerte aprecio, se cimenta en una mala noche, de esas que tenemos cualquiera (los torpes como yo, en más de una ocasión, incluso), de su vocalista por entonces, Ángel Rubin (que por cierto emprendió carrera en solitario hace unos años, aunque quizá no con la continuidad debida). El caso es que se debió de tomar al pie de la letra aquello que suelta Robe en el Iros Todos a Tomar Por Culo, lo de “esta noche me voy a poner como una burra a vuestra salud”. Y para que vean que no es una cosa mía, les dejo más abajo una crónica firmada por un redactor de The Sentinel.

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de WarCry

 

A finales de 2001, Víctor García y Alberto Ardines eran vocalista y baterista de Avalanch. La formación de heavy asturiana había lanzado ese año El Ángel Caído, posiblemente el mejor disco de toda su discografía previa y posterior y uno de los mejores del género de nuestro país. Un disco temático (que no monográfico) sobre la relación de dios con el hombre, y musicalmente una mezcla de heavy y power metal con mucho sentimiento. Una gira de brutal éxito elevaba a Avalanch a grandes niveles de popularidad. Pero las incomprensión hacia, por otra parte, las lícitas inquietudes artísticas del frontman acabaron por romper la formación en su mejor momento de crítica y público. Nadie podía creerlo. Víctor García, en aquel momento una de las mejores voces del heavy metal, junto a José Andrea y Leo Jiménez (y Pacho Brea), era expulsado del grupo. Los seguidores que no vivimos aquello como un ‘contigo o con ellos’ ganamos a una banda más. Avalanch siguió su camino con Ramón Lage y nació WarCry para quedarse y brindarnos una decena de discos épicos, emotivos, de fraseos antológicos y estribillos para corear hasta el final. Aunque no vibro igual con todos sus ‘formatos’ de canciones (y no hablo necesariamente de velocidad y doble bombo), WarCry siempre será una de mis bandas de cabecera. Por respeto a lo sentido y vivido con sus discos y en sus directos. Podría hacer un triple CD de 40 temas, pero estos son #Mis10de… al menos, hoy.

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Iron Maiden

Dentro de la planificación que hice para todo el mes reservé para el último fin de semana, los dos días del bonus track internacional, a las dos bandas que llegaron a la gran final del Mundial RockSesión en 2016. Los subcampeones, como saben las personas más viejas y lectoras del lugar, fueron los británicos Iron Maiden, que hicieron un campeonato de escándalo. El no ser un acérrimo fanático de la banda me ha permitido a lo largo de los años disfrutar de todas y cada unas de las alineaciones que ha tenido, especialmente con el tema sensible de los vocalistas. Aunque, seamos serios, comparado con otras bandas nacionales (y se me viene a la cabeza especialmente Avalanch) podemos concluir que lo suyo es más o menos ‘estable’. Dicho esto, la banda de la doncella de hierro, la de Eddie, que tantas y tantas camisetas, portadas y giras ha adornado durante más de cuatro décadas tiene un repertorio descomunal, haciendo fácil lo difícil: hacer del heavy metal algo accesible sin perder por ello la integridad y las formas del género. Eso sí, que es de las listas que más controversia genera también lo tengo asumido, pero hemos venido a jugar. Suban al avión de los Maiden, que despegamos.

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Héroes del Silencio

 

He comentado en más de una ocasión que a mí la época álgida de Héroes del Silencio me pilló ‘en otras cosas’. Cuando ellos estaban pegando los guitarrazos más fuertes que nunca en Avalancha y con su posterior directo de despedida, yo andaba sumergido en el mundo de la música electrónica. Con simpatía hacia el rocanrol siempre, sí, pero lo del rollo fanático que despertaba la H y la S entrelazada, aquello que parecía casi como una religión… me tiraba para atrás. De hecho a mí no me pareció mal del todo la aventura sintética de Radical Sonora, por la valentía y por el concepto en sí. Tres meses antes, The Prodigy había hecho saltar la banca con The Fat of the Land. Nos desviamos. Empecé a meterme de lleno en su discografía gracias a que Pequeño Cabaret Ambulante, su primer disco en directo en solitario me voló literalmente la cabeza. Entonces sí, fui a Pequeño, un disco del que algún día tendré que escribir y, más allá, a Héroes del Silencio. Metido ya de pleno en mundos rockeros y con los gritos de los acérrimos ya más tranquilos, pude apreciar lo que no supe en su momento. Quizá sea un ejercicio recomendable con determinados grupos (o solistas) que generan animadversión por lo encendido del momento. Es cuando más objetivo se puede ser, siempre y cuando nos liberemos de los prejuicios. Tras gritar en silencio ayer, claro, hoy tocaban los héroes.

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de: una reedición por día en el mes de julio

Sí, amigas y amigos. Llevo clavada la espina de mi sección de #Mis10de que en Twitter, cada sábado y cada domingo, llevaba a mi TL una selección personal de diez temas de la banda o solista elegida en cada ocasión. Normalmente uno nacional el sábado y un internacional el domingo. Empezamos, concretamente, el 6 de octubre de 2012 con Avalanch. El día siguiente fueron, nada menos, que The Rolling Stones. Alcanzamos la nada desdeñable cifra de más de 400 selecciones varias. Pero las obligaciones laborales de distintos frentes y  también las personales (además de la necesidad de descanso) hicieron que la sección fuera cada vez más intermitente. Dado que el mes de agosto lo tengo ‘hipotecado’ a The Juergas Rock, a Cooltural Fest y que cubro casi en su totalidad los diez días de feria y fiestas de mi ciudad (esto incluye el concurso de dibujo de las 9 de la mañana, el de gastronomía de las 14 y el concierto de turno de las 22.00), aprovecharemos para recordar la sección durante todo el mes de Julio. Cada día reeditaré/revisaré en twitter un #Mis10de (se antojan cambios), y tendrá su entrada propia en la web. 31 en total. ¿De quién? Ahí tenéis un papel destacado. Tengo claras una quincena de bandas (porque sacaron discos nuevos, porque son los tótem de nuestra escena, porque me ha cambiado la visión, …, ya sabéis, esto no es una regla fija) pero podéis dejar las sugerencias que queráis en este post, en facebook o twitter. No podré atender a todas, pero igual me ayuda a discernir cuando dude entre varias opciones.

Lee el resto de esta entrada

Manolo Tena – Sangre Española (1992)

Reconozco que no era la crítica remember prevista para este viernes, ya que mi intención inicial era haber escrito ayer la crítica del nuevo álbum de Leiva y, siguiendo con la (relativa) coherencia del mes de marzo, rematar una semana de rock accesible (Nadye, NoProcede) (como las anteriores fueron de heavy metal –Avalanch, Sherpa, Leo, Mägo de Oz, Armando Rock- o rock clásico y estiloso –King Sapo, Los Zigarros, Santero y Los Muchachos, Derby Motoreta’s y Antonio Flores- o de punk –Kaótiko, Evaristo, Malos Vicios, Polanski y El Ardor…-) con un disco de un grupo que iba a generar algo de controversia, pero estoy dispuesto a asumir el riesgo de cara a la próxima semana. El caso es que hoy me quedé huérfano de ideas, hasta que un buen amigo de profesión, en una rueda de prensa, me recordaba que se habían cumplido tres años de la muerte de Manolo Tena. Escribí la crítica de su resurrección musical antes del fatal desenlace y, desde entonces, siempre me rondó la idea de traer un día el Sangre Española, el álbum que le dio el mayor éxito comercial de su carrera, no en vano despachó medio millón de copias vendidas en su momento, más otras 300.000 con el paso de los años. Ayer fue el día del aniversario de su deceso, así que, dada la coincidencia, era la mejor alternativa para abrir abril. Son, una vez más, Casualidades.

Lee el resto de esta entrada