Buscar resultados para drogas

El Drogas. El Documental

Conscientes de que la situación no permitía mucho más recorrido en cines, hace unas semanas EiTB emitía El Drogas. El Documental, el estreno cinematrográfico de Natxo Leuza, centrado en la figura de uno de los símbolos del rock español como es Enrique, por más que su modestia real, no impostada, le impida reconocerlo. Viviendo lejos de ‘la zona Norte’, se me ofrecía al fin la posibilidad (ya está en otras plataformas, como Movistar) de ver una película que, en apenas 80 minutos, recorre la vida de El Drogas a una velocidad de vértigo. Esto es, claro, que se hace corta. Candidata a 8 premios Goya, nominado en los premios Forqué, habiendo participado en la Sección Zinemira del Festival Internacional de Cine de San Sebastián… Ante todo, más allá de esos méritos, me quedo con esa nueva semilla de calidad para que el Rock (con mayúscula) y sus protagonistas también sean objeto de propuestas narrativas sencillas pero bien trabajadas como es el caso. Es un ejercicio de puesta en valor que, personificado en este caso en el magnético Enrique, debe ir calando como algo habitual, más que infrecuente, que supere al típico montaje rápido que viene como extra en el DVD de cualquier directo. ¿Cuántos documentales ‘serios’ hay sobre nuestra escena? Es precisamente, una vez más, el Norte quien va avezado. Si repasamos, así a bote pronto, la cinta sobre Eskorbuto (Generación Anti Todo, que tengo pendiente), el 160 Metros sobre la escena a los dos lados de la ría bilbaína o, moviéndonos un poco, el Mi Vida Entre Las Hormigas del asturiano Jorge Martínez de Ilegales. Así las cosas, el visionado del documental ofrecerá muy pocas sorpresas para quien haya seguido a El Drogas a lo largo de su carrera. No hay trampa ni cartón. No hay personaje. Hay una persona con unos valores claros y una actitud encomiable ante la vida.

Lee el resto de esta entrada

Entrevista a El Drogas: “los compartimentos estancos dicen mucho de la capacidad intelectual de quien los maneja”

 

Son las once menos cuarto de la mañana del sábado, 25 de enero, y habíamos quedado con Enrique Villarreal, ‘El Drogas’, a las once en punto en el siempre acogedor e imponente Teatro Cervantes. Había liquidado la crónica de León Benavente de la noche anterior en apenas media hora por no llegar tarde. Juan, mi fotógrafo, y yo nos tomamos un café en un bar que está en ese punto en el que no se sabe si está abriendo o cerrando o si es que han entrado a robar la noche anterior. Deducimos que está abierto finalmente y mientras nos tomamos un café en la lluviosa mañana vemos a El Drogas y a su socia Mamen en la terraza de enfrente. Pañuelo verde, con su guitarra en la funda, con la mayor de las naturalidades. Antes de la hora, recibo la llamada de Mamen para decirme que ya estaban en la puerta. Vamos a la cita y, tras un par de llamadas, alguna errónea incluida (nervios mandan) consigo dar con la persona que llama al encargado de abrirnos las puertas. Nos ubicamos en el camerino y nos quedamos Enrique, Juan y yo. “¿Para cuánto tenéis?”, me pregunta Mamen. “Pues supongo que una media hora”, respondo. Mamen me mira con cara de extrañada y Enrique ya me avisa, “media hora… ya veremos”. Yo, que valoro mucho el tiempo de las personas y todavía soy de sentir las mariposas en estómago ante conversaciones que soportan mucha responsabilidad, enciendo dos grabadoras (siempre temí que una me falle) y comienza una conversación que dio para mucho, que fue un placer y un maravilloso aprendizaje que me llevo para siempre. Y quiero pensar que cerró algunas heridas. (FOTOS: Juan Jesús Sánchez Santos para RockSesión).

Lee el resto de esta entrada

El Drogas. Teatro Cervantes de Almería. 25 de enero

No hay nada como escuchar al autor de las canciones hablar con pasión de su nueva creación como para entender lo cruel o injusto que puede ser el comentario acomodaticio que se esconde detrás de la falta de atención. Tampoco hay nada como ver su defensa sobre un escenario para que dichos temas adquieran otra dimensión. El Drogas hacía escala en Almería en la noche del sábado, 25 de enero, en lo que supone la primera parte de la gira de presentación de su último trabajo discográfico de estudio, el quíntuple Solo Quiero Brujas En Esta Noche Sin Compañía. (Oro en mis discos del año). Un primer bloque de fechas en las que, buscando siempre la inquietud artística de dar sentido a su inagotable creatividad, incluye en el repertorio las 25 canciones (‘La Noche de la Lechuza’ es la excepción) que dan vida a los primeros tres timbres del álbum (Timbre Acústico, Europa Timbre Oxidado y Timbre Canalla y de Bullanga). Y aunque sobrados actos de valentía pueblan la discografía de Enrique, hay que serlo y mucho para hacerlo, cuando el público más despistado siempre espera la sota, el caballo y el rey de la baraja. Tras tener por la mañana más de una hora de entrevista con él, un placer y un maravilloso aprendizaje, que me llevo para siempre, acudimos al concierto con otros ojos y otra luz. (FOTOS: Juan Jesús Sánchez Santos para RockSesión).

Lee el resto de esta entrada

El Drogas – Solo Quiero Brujas En Esta Noche Sin Compañía

 

Que Enrique Villarreal ‘El Drogas’ estaba hecho de otra pasta los sabemos los seguidores del rock y de su música desde que empezáramos a reconocer su inconfundible voz en los discos de Barricada y que viéramos su enjuta figura retorciéndose con el bajo. Primero con la larga melena, después con las rastas, las gafas y esa imagen tan señorial y caballera que genera el choque de las dos neuronas de las mentes más encorsetadas y cuadriculadas. Él era el gran responsable de los conciertos kilométricos de 40 canciones de la citada banda. También de ir cuidando cada vez más los proyectos, hasta derivar en el intenso trabajo de investigación y gran edición del imprescindible La Tierra Está Sorda, un disco que viene hoy muy ‘al pelo’. Tampoco como El Drogas se limitó a lo sencillo. Sacó un disco doblado en versión eléctrica y acústica. Después un directo de doble CD y doble DVD que recogía parte de una jornada mítica de cinco horas de directo en su Pamplona, ciudad que debería tener ya una avenida a su nombre, aunque él no quiera. Con este disco, se empezó a hablar de un triple CD (siempre tuvo querencia por el número 3, es una de las preguntas que me gustaría hacerle –si accede- cuando venga al Teatro Cervantes de Almería el próximo enero), pero… El Drogas rompió el molde al nacer. La cosa se fue calentando y se nos fueron a 42 canciones de una tacada. Una auténtica rareza en tiempo en los que ya funciona el single inmediato… si es que se escucha entero.

Lee el resto de esta entrada

El Drogas. Teatro Cervantes, 21 de enero

el-drogas-portada-rocksesionQue El Drogas es todo un símbolo del rock español es algo tan irrefutable que ni siquiera el hecho de que el fin de Barricada fuera tan abrupto y desagradable para sus seguidores (que, sin comerlo ni beberlo se vieron obligados, casi, a tomar partido entre unos y otros) ha minado ese carisma. De hecho, casi lo ha reforzado, puesto que de su temor a ‘quedarse solo’, Enrique Villarreal ha visto multiplicado el cariño de sus seguidores de toda la vida, ha ganado otros nuevos y se ha ganado el respeto de la profesión, incluso en círculos que poco tienen que ver con el rock de trinchera. Después de darse un baño de multitudes en casa y rodeado de más de una veintena de sobresalientes colaboradores, El Drogas comienza 2017 continuando su gira sin fin, volviendo a subirse a los escenarios con la misma ilusión de un debutante, quizá más. Acercándose a la sexta década, disfruta de su sobriedad haciendo a todos partícipes de su felicidad. El Teatro Cervantes de Almería fue testigo el pasado sábado de una nueva salida por la puerta grande y con una salud incólume. (FOTOS: Juan Jesús Sánchez Santos).

Lee el resto de esta entrada

El Drogas – Un Día Nada Más

el-drogas-un-dia-nada-masEn alguna de las ya más de 750 críticas, crónicas, remembers y demás que tiene esta página web os he comentado alguna vez el importante carácter iniciador en el rocanrol que tuvo mi hermano (diez años mayor que yo). Uno de los recuerdos más divertidos asociados a la música era cómo mencionaba al directo de Bruce Springsteen y la E Street Band de 1986, el triple CD y 5 LP’s Live/1975-85 como “el tesoro”. Valga esta torpe introducción retrospectiva para situar qué nos encontramos en este Un Día Nada Más de El Drogas. Un doble CD y doble DVD (divididos en El Drogas y La Rhythm’n’Blues Band y Los Disparos del Doctor Gas) en directo, con una edición de auténtico lujo con sendos libretos a todo color, y una colección de una veintena de invitados en una noche histórica. ¿Acaso alguien tiene semejante poder de convocatoria en nuestro rock? Quizá Rosendo, pero su pudor y prudencia jamás le dejarían hacer tantas peticiones. El Drogas hizo sonar el cuerno y había que acudir a llamada. La del 2 de julio en La Ciudadela de Pamplona fue una noche histórica gracias a un tipo tan agradecido como carismático.

Lee el resto de esta entrada

El Drogas – Demasiado Tonto En La Corteza

94 El Drogas Demasiado Tonto En La CortezaSe ha hecho larga la espera de este nuevo trabajo de El Drogas, que se divide en tres bloques de ocho canciones cada uno: Alzheimer, Matxinada y Glam. Desde que llegara la ruptura de Barricada, los que se quedaron la cabecera gestaron rápidamente un disco, Flechas Cardinales, que sorprendió por su solvencia pese a la ausencia del carismático Enrique. Mientras tanto El Drogas ha tocado mucho con apenas la edición de un disco acústico que acompañaba la reedición del debut de Txarrena (todas las canciones están ahora electrificadas entre los bloques Alzheimer y Glam) y un EP con dos de esos temas y otros dos recuperados de aquella lejana La Venganza De La Abuela. Quizá poco bagaje musical (porque en ese tiempo publica los libros En El Ojo De La Aguja y el poemario Tres Puntadas) para un público que esperaba pronta respuesta. La gira ‘Te Cantamos Las 40’ se alargó durante más de un año, llevó a El Drogas y los suyos a un intenso fin de semana en las islas británicas, y generó una división de opiniones importante entre sus propios seguidores.

Lee el resto de esta entrada

El Drogas – Libros Prestados

El Drogas anda activo. Siempre lo estuvo. Siempre ha sido un alma inquieta que, pese a reconocer las limitaciones que marca el ‘sólo sé que no sé nada’, le ha gustado indagar por la literatura, las artes plásticas, la historia, la ciencia, el ser humano en definitiva como algo más que huesos y piel. Después de pelear varios años por conseguir autorización, al fin este año sale reeditado el primer disco de Txarrena, cuando su cumple su vigésimo aniversario. No lo hace solo. Va acompañado de un libro ‘En El Ojo De La Aguja’, que recoge 14 textos suyos y de un ‘no disco’ acústico llamado ‘Libros Prestados’, en el que el Drogas ha grabado todo.
Lee el resto de esta entrada

Motxila 21 – Ama Lurra. Madre Tierra

En Navarra se respira tanto el rocanrol que hasta la Asociación Síndrome de Down de Navarra tiene entre sus principales herramientas inclusivas una banda llamada Motxila 21. Un nombre que os sonará desde hace un tiempo (realmente es un proyecto nacido en 2005 y que renueva su estructura con el paso del tiempo) porque referentes como Kutxi Romero de Marea o El Drogas han colaborado en con ellos (también El Piñas, Ara Malikian, Fermín Muguruza, Jesús Cifuentes, Fito Cabrales…) y, a través de Enrique, también aparecieron en Un País Para Escucharlo en la visita que Ariel Rot hizo a la región. Lo cierto es que dicha banda, formada por una quincena de chicos y chicas síndrome de down. Y evito el ‘con’ porque hay que recordar que el síndrome no es una enfermedad, sino una alteración genética del cromosoma 21 y, de ahí, el número que aparece en la cabecera de la banda. Guitarras, voces, batería, bajo, sección de saxos… La música con todo su carácter inclusivo ha vuelto a hacer de las suyas para el nuevo álbum de Motxila 21, que viene a suceder al EP No Somos Distintos. Y como la experiencia es la mejor manera de sentir el dolor de la discriminación y la importancia de inculcar buenos valores, Ama Lurra está lleno de canciones que cantan por el respeto al medioambiente, a la integración, al amor, al compromiso social y al feminismo. Un disco que tiene la nobleza de la ausencia de segundas intenciones y que es en sí mismo un puro ejercicio de celebración y alegría. Con ese espíritu, nos unimos al canto de Motxila 21 y su Madre Tierra.

Lee el resto de esta entrada

C Tangana – El Madrileño

Sabéis que en esta casa, con frecuencia, nos tomamos licencias más allá del nombre de la cabecera, porque no entendemos la música como una guerra de clanes y terrenos vallados sino como algo de lo que disfrutar, aprender y conocer sin demasiados prejuicios. (Ya lo dijo El Drogas, “los compartimentos estancos dicen mucho de la capacidad intelectual de quien los maneja”). Nos gustan las guitarras y la distorsión, sí, pero eso no impide que la gama se reduzca a eso. Por eso me gusta traer cosas ajenas, sobre todo cuando encuentro que el objeto en cuestión lo merece y necesito compartir impresiones. Hay decenas de ejemplos y, hoy, C Tangana y su disco El Madrileño entran a formar parte de ese grupo de anotaciones aparte. También reconozco que, como el salmón, me puede el ir contracorriente o, quizá, el sacar la espada de madera ante causas imposibles. Mis muros (rockeros de pro, incorruptibles) se llenan de numerosas críticas sin sustancia, de ese golpeo tendencioso que provoca cualquier artista cuando se le atribuyen todos los méritos a la sobreexposición en los medios de comunicación, al marketing y un largo etcétera y empieza esa rueda contraria de desprecio por el simple hecho de tener éxito. Una mezcla resultante del síndrome de Solomon y de la frustración que sienten por el triunfo de los demás. ¿Pensamos en nuestro rock? Mägo de Oz, Ska-P, Extremoduro, Héroes del Silencio, Pereza-Leiva,… Cualquiera que triunfa de manera ‘masiva’ se merece aquel famoso calificativo de ‘vendido’. Porque se tolera la victoria siempre y cuando no se salga de su ‘círculo de acción’ o ‘público potencial’. Por eso, cuando C Tangana se movía, de forma cronológica, en mundos de rap, trap y reguetón, era un personaje circunscrito a un cubículo determinado que no molestaba demasiado. Los problemas llegan cuando se rompen las fronteras. Y aquí, no nos gustan.

Lee el resto de esta entrada