Buscar resultados para estopa

Estopa – Fuego

 

Estopa es una de las numerosas excepciones ajenas al rock-punk-metal-heavy que nos marcamos en RockSesión en nuestra ya de por sí heterogénea forma de entender la música y, por tanto, de elegir los discos que traigo al escaparate de las críticas. Y, como diría uno de sus referentes, nos sobran los motivos para ello, muchos de los cuales ya he detallado en distintas publicaciones en esta casa (Estopa. Gira ‘Rumba a lo Desconodido’. Almería, 26 de agosto, Estopa – Rumba a Lo Desconocido, Estopa – Estopa (1999), Estopa – Crónica ‘A Solas’. 31 de mayo. Auditorio Maestro Padilla). En el día que se cumplían 20 años del lanzamiento de su exitoso debut, veía la luz el octavo disco de estudio del dúo de Cornellá, David y Jose Muñoz. Fuego no viene ni a repetir las fórmulas del éxito (como bien dicen, esas canciones ya están hechas) pero tampoco vienen a poner una ruptura hacia ningún sitio. Sin embargo, y hemos hecho que lo lógico parece que sea una excepción, sí que se aprecia una lógica madurez en la manera de encarar los textos (menos salvajes, más reposados) y, especialmente, en la forma de cantar de ambos hermanos, que relajan la tesitura para hacer todo más natural (lo que ha ido haciendo Robe con el paso de los años, vaya), como también ocurre con la música, que suena lo más elemental y relajada posible. Estopa entra con muy buen pie en su primer disco con la decena de los cuarenta.

Lee el resto de esta entrada

Estopa. Gira ‘Rumba a lo Desconodido’. Almería, 26 de agosto

estopa 2'16 Ricardo garcia (5)Los hermanos Muñoz, David y José, Estopa, congregaron a más de 3.000 personas del más variado corte y edad. Desde adolescentes recién llegados al calor de la música en streaming, hasta otros más ‘talluditos’, los que vivieron aquella revolución que supuso su debut allá por 1999, un éxito masivo nunca repetido ni igualado para un grupo novel en España. Diecisiete años más tarde, el gran triunfo de Estopa es mantener con una credibilidad pasmosa la naturalidad sobre el escenario. No hay nada impostado en su presentación, no hay grandilocuencias ni aires altivos. Sonríen, se sonrojan, se equivocaban, viven el sueño constante de una Cenicienta que ha conseguido la fórmula secreta para que la medianoche no llegue y, claro, esa felicidad se transmite en todas y cada una de las canciones. Y eso que anoche la lista llegó a la treintena. El nuevo recinto de conciertos al aire libre del Ferial recibió anoche la segunda de las actuaciones programadas por el Área de Cultura, Educación y Tradiciones del Ayuntamiento de Almería para esta #AlmeriaenFeria que apura ya sus últimas horas.

Lee el resto de esta entrada

Estopa – Rumba a Lo Desconocido

Estopa Rumba a lo DesconocidoAunque hasta cinco temas han sido destripados desde la última quincena del mes de junio hasta una semana antes de su salida, el 2 de octubre, Rumba a Lo Desconocido es el nuevo trabajo con nuevas canciones del dúo catalán Estopa, cuatro años después del discreto Estopa 2.0. Un álbum que viene con doce temas en los que los hermanos Muñoz parecen haberse centrado en la tarea. Un lanzamiento que viene aparejado de un diseño y película comic-motion con la que se granjean el visto bueno de un importante sector de público (por cierto, muy extenso precisamente en Cataluña). Nada es casual, está claro. Pero ciñéndome a lo musical, se nota en el tono generalizado que David y Jose vienen oxigenados de la gira acústica de éxitos que, en cierta manera, les sirvió para reencontrarse con algunos sonidos y con la forma de encarar las canciones. Ese ‘alma’ se deja sentir en el disco a diferencia de sus antecesores.

Lee el resto de esta entrada

Estopa – Estopa (1999)

118 EstopaTodavía lo cito como un ejemplo de olfato precoz. La primera vez que escuché ‘Tu Calorro’, el tema que abre el debut epónimo de Estopa, estaban muy lejos de dar el pelotazo descomunal que dieron conquistando con los doce temas a todo tipo de público: los rumberos, los transgresivos (los guiños a Extremoduro son claros en este disco), los fans de Sabina, que veían la misma canalla, los comerciales, los amantes del mundo ‘kinki’ (como el cine), de autenticidad barrial. Dos chicos, hermanos, salidos de una fábrica de automoción, ponen banda sonora al recién estrenado año 2000. En todos los bares y garitos te podía sonar cualquier canción porque todo el mundo se las sabía. Solo sacaron dos singles oficiales pero para el público eran doce. Estaban en todas partes y en su momento de más tirón llegué a ver por algún bar de Madrid carteles que decían: “lo sentimos, no ponemos ninguna canción de Estopa. No las pidáis”. Después de escuchar aquel tema, me compré el disco, que costó encontrarlo. Aquello estaba claro, eso era Estopa «y se iban a comer a dios por una pata».

Lee el resto de esta entrada

Estopa – Crónica ‘A Solas’. 31 de mayo. Auditorio Maestro Padilla

Estopa PortadaLos hermanos Muñoz se encuentran celebrando sus primeros quince años sobre los escenarios y lo hacen con una gira que han denominado ‘A Solas’. Tan solo David y Jose con sus guitarras, decoración de barrio y mucha complicidad con el público, como se explicará en estas líneas. Era la primera vez que veía a Estopa y no porque no me gusten desde sus inicios. Sumergido de lleno en el mundo del rock, nunca encontré el impulso suficiente para verlos en una gira ‘eléctrica’. No me llamaba de ellos el espectáculo que podían dar de luz, distorsión y gran escenario. Me gustaban sus letras, su actitud, sus quiebros, su malditismo rumbero, sus dobles voces tan deudoras de las tres canciones acústicas de Robe Iniesta en la reedición del Rock Transgresivo. Por eso nunca encontré el momento… salvo con esta gira porque, como ellos mismos explicaron, las canciones sonaron tal y como son concebidas, como son compuestas en primera instancia. La forma más pura. Y más cercana.

Lee el resto de esta entrada

Ranking de presencias en Viña Rock y playlist 25º aniversario

27 de abril de 1996: Extremoduro, Los Enemigos, Los Porretas, Australian Blonde, Platero y Tú, Lagartija Nick, Manolo Kabezabolo, Los Planetas, Mercromina, Pelotazo, Próxima Apertura, Cara B y Dogmáticos. Estas son las bandas que formaron el cartel del ‘Primer festival nacional de música apocalíptica Viña Rock’, celebrado en el campo de fútbol de Villarrobledo, en Albacete. El inicio de una saga que cumple este año su vigesimoquinto aniversario después de los obligatorios barbechos de 2020 y 2021, pandemia mediante. ¿En cuántas ocasiones te has preguntado el número de veces que ha habrá estado determinada banda en el festival? ¿Quieres hablar con conocimiento de causa y con los datos en mano? Como después de 11 años consecutivos estando al pie del cañón este año no cubriré el festival, se me ocurrió computar numéricamente esos datos y, ya puestos, hacer una playlist conmemorativa por sus Bodas de Plata, situando a los grupos por orden de presencia en el festival. Los datos son más que curiosos porque, personalmente, me sorprende la incuestionable variedad que presenta la lista (hasta 892 nombres, incluyendo también los escenarios de rap, reggae, etcétera). Tenéis aquí la lista completa, abrumadora y muy significativa. Al menos me lo parece. Como curiosidad, también merece tomar consciencia que artistas como Estopa, Pereza o Bunbury han pasado por Villarrobledo. No os hago más spoilers. Os invito a leer la lista de nombres y cifras con calma y dejaros sorprender por lo mucho o poco de cada cual. Os dejo con el Ranking de presencias en Viña Rock y playlist 25º aniversario. Salud.

Lee el resto de esta entrada

Lunavieja – Lunavieja

Llevaba un tiempo sin dar estopa de la buena y esta semana se me ha cruzado por la escucha de novedades pendientes el debut de esta banda malagueña, que no por ello de músicos noveles, llamada Lunavieja, que viene con una propuesta que no es que derroche originalidad en su concepto, pero sí que conquista con la precisión y accesibilidad de una ejecución tan sombría. Cogiendo como preceptos todos los arquetipos básicos de la brujería, los aquelarres, las tradiciones oscuras, la botánica, el folclore y las narraciones antiguas con recitados solemnes y algún que otro alarido y hoguera por el camino, Lunavieja presenta una suerte invocación – introducción inicial y siete cortes en los que la melodía de guitarra y la base rítmica te lleva con bastante seguridad por tramos que, partiendo del doom, se mueven entre la psicodelia, el stoner o, sencillamente, un metal denso y opresivo. Por si fuera poco, a su alineación de power trío (bajo, guitarra y batería) sumaron a un cuarto elemento que se sumó para aportar teatralidad en las voces y, además, también se encarga de sintes llenos de penumbra y más atmósfera. Cuelguen de sus altavoces un poco de estramonio y beleño, o tómenla en infusión, que se sabe cómo se entra en el bosque simbólico y bestiario de Lunavieja pero otra cosa es encontrar la salida entre tanta turbiedad, surrealismo y mística. El pasadizo ya está abierto. Play.

Lee el resto de esta entrada

Sevilla Distorsión – Sevilla Distorsión

Más madera. Si ayer traía a la web el segundo larga duración de los almerienses Compro Oro, y hacía referencia a otras bandas de la nueva generación de raigambre flamenca como Derby Motoreta’s Burrito Kachimba o Califato ¾ (de hecho colabora en uno de los temas Rosana Pappalardo) o RomeroMartín, bien podrían valer dichas referencias para el caso que nos ocupa hoy, el de Sevilla Distorsión. Una banda de crecimiento vertiginoso puesto que en apenas tres años se han hecho con su círculo de fieles seguidores gracias a sus conciertos explosivos y un sonido que han venido en auto bautizar como ‘psyco cani’.  ¿Y esto de qué va? Bien. Cojan como voz un timbre más flamenco que rockero, pero con más cuerpo y cazalla que un cantaor al uso. Ejemplo… Un Chico Ocaña de Mártires del Compás o un Manuel Chaparro de Califato más afinado y versátil. En guitarras, imaginen la furia incendiaria del rock andaluz derivado del más orgánico de Triana, Medina, Smash, etcétera. Sumen ciertas derivaciones jazzísticas de aquellas que podría hacerse Elbicho, pero mucho más salvajes en las formas y con unas dinámicas bastante más complejas. Con esos nombres como base, el abanico de elementos conocidos es todavía mayor, porque hay guasa de Pata Negra y Kiko Veneno, rumba rock accesible por la vía de las maquetas de Estopa, mucho de progresivo que conecta con las influencias más anglosajonas (la tipografía tipo Yes ya da pistas). Una bomba de relojería que viene con diez cortes (nueve temas y una introducción) que quizá se antoja descontrolada por momentos, pero que nos ofrece otra muesca más que sumar al círculo mencionado.

Lee el resto de esta entrada

Meteosat – Espunk! (2000)

Vamos a hacer un ejercicio de reduccionismo máximo para entender el concepto de lo que representa la crítica remember que traigo este viernes a la web. A principios de los noventa la música ‘indie’ en España venía a ser gente de corte más bien triste, tocando mirándose los pies, cantando en inglés y con poca intención de buscar el más mínimo aporte de accesibilidad o alegría. Con el paso de los comenzarían a generarse subcorrientes diversas, que derivaron en escarceos diversos en más o menos escalas de separación de este movimiento inicial. Entre ellas, por ejemplo, se colaría Dover y su Devil, por otro entrarían los autores con verdadero talento para escribir y presentar estructuras musicales más líricas y, también, grupos que empezaron a acelerar el asunto a terrenos de garaje, de ahí, guatequero, y ¡ay!, comenzó a entrar la alegría comedido en colorismo de diseño. De ese movimiento ya escribimos aquí en su día de Los Fresones Rebeldes, de Undershakers y a buen seguro de alguno más, que la memoria ahora no me da. El caso es que en esa vorágine nació este grupo que, ironía pura, estaba formado por culturetas (entre ellos Ignacio Escolar de Público y eldiario.es y con quien coincidí en La Voz de Almería) que presentaban un tonti-pop (se llamaba así, aunque no comparto su definición) que tenía su clara influencia en sonidos más añejos, sobre todo Los Pegamoides. Sin ser a día de hoy referentes ni símbolo de nada, Meteosat sí que representa muchos tópicos de aquellos años y de la industria. Es un grupo que salta desde la independencia más genuina, que atrae ojos del negocio por su reconocimiento por Rockdelux, después por el periodista Jesús Ordovás, pasan de una a otra multinacional con una facilidad pasmosa, intentan cambiarles el público, lo venden como un producto de algo con lo que tampoco se ven y como nada funciona como nadie quiere al final muere con una velocidad igual de intensa. El caso es que ayer, escribiendo de Pantocrator, me acordé de ellos porque los escuché bastante en los años de la Complutense et voilà, aquí están.

Lee el resto de esta entrada

Lo Más Leído de 2021 en RockSesión

Un clásico de los últimos días del año vuelve esta vez en enero a las redes sociales y la web de RockSesión. Este año, del 8 al 15 de enero desvelaremos, con cinco entradas al día, los 40 artículos más leídos del año finalizado. Son tantas las nuevas incorporaciones a esta casa y son tantos los que me preguntan por contenidos ya hechos o que piden las tuitcríticas de discos que la tienen completa en la web que siempre tengo la sensación de que ‘no está de más’ el recordatorio. Además de en twitter y facebook, el ranking se irá actualizando en esta entrada cada día.

Aquí iremos añadiendo el escalafón, cinco puestos por día.

Lee el resto de esta entrada