Buscar resultados para tierra santa

Tierra Santa – Quinto Elemento

Treinta años se cumplen en este 2017 del nacimiento de Tierra Santa, la banda riojana de heavy metal que, sin demasiadas estridencias pero siempre con un incesante trabajo concienzudo, se han convertido por mérito propio en una de las más asentadas del género. Y han decidido conmemorarlo con nuevo material. Un disco que representa el décimo de estudio de su trayectoria. Números redondos, como los diez cortes que lo componen. El éter aristotélico se despliega en una decena de canciones que, una vez más, nos ofrece los puntos fuertes que han caracterizado a la formación durante tantos años: riffs pegadizos, un envoltorio que siempre suena épico, especialmente por la tesitura y esa manera de masticar las palabras de Ángel San Juan y el desprendimiento más absoluto de florituras innecesarias. Sin buscar las galopadas rítmicas veloces de antaño, ni aflojar tanto el pistón como en Mi Nombre Será Leyenda, este Quinto Elemento suena potente, reposado y reflexivo. Y siempre seguro.

Lee el resto de esta entrada

Saratoga. Tierra Santa. La Skala de Richter. 22 de agosto

74 Saratoga1

Sí, sé que ha pasado demasiado tiempo para lo que es habitual en mí, pero el trabajo ha sido absorbente en los últimos días, hasta el punto de no poder recuperar la crónica del concierto que abrió las fiestas grandes de Almería. Fue en el Pabellón de los Juegos Mediterráneos, que cada vez se escucha mejor, el sábado 22 de agosto, con dos grupos indiscutibles del rock duro del país y con los almerienses La Skala de Richter que me parecieron menos brutos de lo previsto y con un potencial bastante admirable. Os dejo la crónica que alguno de vosotros ya ha leído en otros medios. Las fotos son de Ricardo García.

Lee el resto de esta entrada

Tierra Santa – Sangre de Reyes (2001)

101 Tierra SantaSi bien nunca llegaron a estar en niveles de popularidad (con lo que eso conlleva para bien y para mal) de otras bandas como Mägo de Oz, el momento dulce de Avalanch, los posteriores Warcry o Saratoga, Tierra Santa ha sido siempre una banda ilustre y de primer nivel dentro del heavy metal hecho en España. Quizá porque Ángel siempre se ha alejado del corte de vocalista agudo y virtuoso del gorgorito. Eso, sumado a la gran capacidad para aglutinar épica sin caer en exceso y grandes riffs de guitarra veloces y adictivos hacen de la banda un reducto de ‘pureza’ estilística. Tras un poderoso debut con Medieval, en el que dan una lección de ritmo, y los más batalladores Legendario y Tierras de Leyenda, Sangre de Reyes es el cuarto disco del grupo, con el que dieron el salto definitivo y donde alcanzan el sonido más equilibrado de las diferentes facetas que han desarrollado en sus casi 20 años de vida. Un señor discazo que ronda los quince años.

Lee el resto de esta entrada

Tierra Santa – Esencia

Tierra Santa - EsenciaQue los riojanos han sido (son) una de las formaciones más importantes del heavy metal estatal es una afirmación irrefutable. Su sello inconfundible se ha basado en grandes riffs y un protagonismo guitarrero descomunal, una base rítmica veloz y cíclica que reforzaban el carácter épico de los temas. Sus canciones se convirtieron en leyenda, palabra habitual en múltiples canciones. Pero la edad, el paso de los años, la evolución musical no nos viene a todos por igual. Hay quien sigue a piñón fijo toda su carrera y los hay que, por los motivos que fueren, desean cambiar o remozar el sonido. Tierra Santa ya lo hizo en su último disco en estudio, Mi Nombre Será Leyenda. No es que se pasaran al pop como vienen a decir los fundamentalistas del heavy metal, pero era un disco más pausado, con más aire y otros tempos. En Esencia vienen a hacer lo mismo, pero con temas legendarios, nunca mejor dicho, de su repertorio, tanto en eléctrico como en acústico. No están todos los que son, pero sí son todos los que están.

Lee el resto de esta entrada

Tierra Santa – Mi Nombre Será Leyenda

Tierra Santa Mi Nombre Sera LeyendaCoherencia es la palabra que mejor define no ya ‘Mi Nombre Será Leyenda’, el noveno álbum en estudio de los riojanos Tierra Santa, sino toda su carrera discográfica desde que aparecieran con fuerza en 1997. Un trabajo con el que continúa la evolución en estilo que viene realizando el grupo, apartándose con firmeza del power metal tradicional a un concepto muy amplio de rock y gusto por un heavy evolucionado. Donde las melodías de guitarras o están muy presentes pero buscando más vibrar que atronar. Cambiando potencia gratuita o de pose por el intento de generar sensaciones. Y ahí es donde Tierra Santa demuestra coherencia y una evolución considerable…
Lee el resto de esta entrada

Supersubmarina – Santacruz

Llegó el esperado segundo disco de los de Baeza. El primero con multinacional, Sony y sus grandes medios. Pero antes, contextualicemos un poco. Lejos de polémicas estériles, ‘Electroviral’, su primer larga duración era un disco excepcional. Acusado de monótono  o simple, de vendidos por querer vender más que cualquier ‘indie’ de pura cepa que se precie, de blandos, de mil cosas a la vez (algunas contrapuestas), era un conjunto sólido de canciones de rock accesible y pegadizo. Tanto que podía ser tomado por pop, que también lo había, pero siempre insistiré que en menor grado. Lo accesible no quita lo rockero. Bien. Dicho esto, ‘Santacruz’…
Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Ángeles del Infierno

 

En esta especial semana heavy (ya saben, Dünedain, Eveth, Lujuria, ayer la crítica remember de Adgar) tenía que haber dos #Mis10de igual de afilados. Hoy uno nacional y mañana un internacional. La elección del grupo de aquí apuntaba poco a poco al centro de la diana de Ángeles del Infierno. ¿Por qué? En primer lugar porque da la casualidad que Lujuria en su último trabajo discográfico incluye una versión de la canción ‘El Principio del Fin’. El segundo motivo también está relacionado con el propio contenido de la semana. Y es que en aquel histórico concierto del que hablaba ayer de Adgar lo mejor fue la versión del ‘Maldito Sea Tu Nombre’ con el que cerraron su particular actuación como teloneros de Tierra Santa. Por todo eso y porque es una señora banda, que siempre (como dice Sancho) se la olvida en la memoria víctima de la eterna dicotomía entre Barón Rojo y Obús. Por ello, nos subimos a lomos de la bestia, sacamos nuestro lado romántico e invocamos a las manos cornúpetas para disfrutar de esta nueva revisión de #Mis10de. Pasen. Benditos sean vuestros nombres.

Lee el resto de esta entrada

Adgar – Más Allá del Sol (2004)

 

Tras la querencia zeppeliana de Derby Motoreta’s Burrito Kachimba en la crónica del lunes, me vinieron influjo de guitarras afiladas y, de la siempre interminable lista de discos a los que le haría crítica completa, decidí hacer una selección mucho más heavy. Así, tras el análisis a los últimos discos de Dünedain, Eveth y Lujuria, de martes a jueves (y ojo a los #Mis10de de este fin de semana), tenía claro que la crítica remember de los viernes quería dedicarla a otra formación heavy. Pero heavy, de las de sonido de toda la vida. Y cuál fue mi sorpresa cuando al comprobarlo (porque confieso que me extrañó no haberlos elegido en estos casi ocho años de RockSesión) vi que el debut de los cántabros Adgar no había pasado por la sección. Mi historia con la banda, además de escuchar con atención todos sus discos y tenerles un fuerte aprecio, se cimenta en una mala noche, de esas que tenemos cualquiera (los torpes como yo, en más de una ocasión, incluso), de su vocalista por entonces, Ángel Rubin (que por cierto emprendió carrera en solitario hace unos años, aunque quizá no con la continuidad debida). El caso es que se debió de tomar al pie de la letra aquello que suelta Robe en el Iros Todos a Tomar Por Culo, lo de “esta noche me voy a poner como una burra a vuestra salud”. Y para que vean que no es una cosa mía, les dejo más abajo una crónica firmada por un redactor de The Sentinel.

Lee el resto de esta entrada

Dünedain – Memento Mori

 

Siempre he defendido que el heavy metal es uno de los géneros musicales, al menos en nuestro país, en los que más difícil es despuntar y, quizá por ello, donde más se percibe la inexperiencia, la falta de medios o, sencillamente, la falta de técnica o precisión en la ejecución. Lo es porque exige mucho más que un rock urbano donde cualquier voz es válida (ya dijo Molina aquello del “raca, raca”), que un punk donde prima el humor corrosivo, o el hardcore donde la velocidad también esconde las posibles carencias. En el heavy metal, con querencia también al power melódico, es mucho más complicado ‘salir del paso’. Las melodías vocales y sus armonías, los agudos, la combinación de riffs pegadizos con el equilibrio con los solos de guitarra, las bases rítmicas… Insisto, cuando una de las patas del banco flojea, es donde más se nota el escenario de cartón piedra. Por eso, si echamos un vistazo a los carteles de los últimos 15 años y también a los números, nos encontramos que la primera línea sigue siendo prácticamente la misma. Que es un mal endémico ese, sí, pero aquí se nota más. Desde hace ya más de una década siempre cité a Dünedain y Zenobia como las dos bandas que por sonido, por canciones, por hechuras, llamaban a esa puerta (aunque la puerta del metal hace años que cambió a Latinoamérica, donde se sigue manteniendo esa pasión). Y Memento Mori viene a confirmar esa creencia. No tenían nada que consolidar ni demostrar, pero a cada paso que dan es más evidente que ellos ya son Champions League.

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Iron Maiden

Dentro de la planificación que hice para todo el mes reservé para el último fin de semana, los dos días del bonus track internacional, a las dos bandas que llegaron a la gran final del Mundial RockSesión en 2016. Los subcampeones, como saben las personas más viejas y lectoras del lugar, fueron los británicos Iron Maiden, que hicieron un campeonato de escándalo. El no ser un acérrimo fanático de la banda me ha permitido a lo largo de los años disfrutar de todas y cada unas de las alineaciones que ha tenido, especialmente con el tema sensible de los vocalistas. Aunque, seamos serios, comparado con otras bandas nacionales (y se me viene a la cabeza especialmente Avalanch) podemos concluir que lo suyo es más o menos ‘estable’. Dicho esto, la banda de la doncella de hierro, la de Eddie, que tantas y tantas camisetas, portadas y giras ha adornado durante más de cuatro décadas tiene un repertorio descomunal, haciendo fácil lo difícil: hacer del heavy metal algo accesible sin perder por ello la integridad y las formas del género. Eso sí, que es de las listas que más controversia genera también lo tengo asumido, pero hemos venido a jugar. Suban al avión de los Maiden, que despegamos.

Lee el resto de esta entrada