Buscar resultados para triana

#Mis10de Triana

Triana entró en la historia de la música a la primera. El listón con su debut, El Patio, estuvo tan alto desde el principio que lo que vino después no fue peor (y el Hijos del Agobio casi lo iguala) pero era imposible superarlo. Jesús de la Rosa a la voz, teclados y texto, ‘Tele’ a la batería y percusiones, y Eduardo Rodríguez a la guitarra española, son la esencia de Triana. Un trío de creatividad extrema que solo truncó un maldito accidente de tráfico. Como curiosidad recordaré que en aquel primer disco la formación para las grabaciones se completó con Manolo Rosa al bajo, y (ojo) Antonio García de Diego, quien años después sería uno de los músicos y compositores fundamentales para Joaquín Sabina, a la guitarra eléctrica. No hay palabras para definir su exquisita creatividad. Allá por 1975, con aún el dictador vivo, debutaron dos años antes que Leño, antes de la explosión hard rock y heavy de finales de los setenta. Si bien Miguel Ríos ya había hecho algún escarceo de fusión de rock con raíces andaluzas, y que Smash o Gong tenían cierto encanto y similitud, es con Triana cuando se produce un terremoto de creatividad que hermana el rock progresivo y el flamenco con una naturalidad pasmosa. Como si hubieran nacido para eso. Surgiría Alameda, Imán, Mezquita, Guadalquivir, Medina Azahara, Veneno con Raimundo y Kiko Veneno… Casi nada.

Lee el resto de esta entrada

Triana – Hijos Del Agobio (1977)

Triana Hijos del AgobioAndan las aguas revueltas por el Guadalquivir simbólico de la memoria de Triana, la banda que, formada por Jesús de la Rosa, Eduardo Rodríguez Rodway y Juan José Palacios “Tele”, sentó cátedra en la conjunción de las tendencias progresivas del rock británico de la época, con la raíz andaluza, mezclada entre la ‘pena negra’ y el existencialismo lisérgico. El caso es que a Rodway, el que fuera guitarrista del trío, compositor y único componente vivo del grupo (tras el trágico accidente de Jesús de la Rosa en el 83 y el fallecimiento de Tele hace poco más de 14 años, en 2002), a sus 71 años (con todo lo que eso conlleva) le ha dado por ponerse belicoso y emprender una campaña para que no se utilice el nombre de la banda en vano. Y es que en los últimos tiempos no es extraño ver de nuevo el nombre de Triana en algunos carteles. Aunque la noticia la incluía tras verla en redes en Rock Estatal el 27 de junio, ayer fue publicada por Eldiario.es y subida a Menéame… Parece ser que legalmente tienen todo el derecho a hacerlo, pero qué queréis que os diga para los que sentimos veneración por los seis discos de estudio del grupo, para quienes para siempre nos volaron la cabeza con su sonido, ver el nombre de Triana sin que esté en la banda ninguno de sus componentes originales, auténticos, verdaderos. Llámenme romántico. El Patio fue una de las primeras críticas remember de esta web y ante tanto ruido, me apetecía seguir la senda del camino alumbrado por la vela de Triana con su sucesor, Hijos del Agobio.

Lee el resto de esta entrada

Triana – El Patio (1975)

No hay palabras para definir la excepcionalidad del remember de esta semana. Lo mejor (si aún tienes el delito de no conocerlo) es darle al play y dejarse llevar por 39 minutos sublimes de texto y música. Allá por 1975, con aún el dictador vivo, ve la luz ‘El Patio’ de Triana, para más grandeza, su debut. Algo más de tres años antes del debut de Leño (grabado en diciembre de 1978, publicado en 1979), antes de la explosión hard rock y heavy de finales de los setenta. Antes de todo eso, está ‘El Patio’. Uno de los discos fundamentales en la historia del rock.

Lee el resto de esta entrada

Playlist RockSesión por el Día Internacional del Flamenco

Que el flamenco comparte mucho con el rocanrol (más bien es al contrario, si nos remontamos a la antigüedad de los respectivos orígenes) es algo que, conceptualmente, he defendido siempre. La actitud sangrante en la interpretación buscando conmover en el sentimiento. La inquietud por buscar nuevas fórmulas expresivas y distintas variaciones que vengan a enriquecer y variar el resulto final ya conocido. Los elementos transgresivos que, de repente, se saltan ‘las reglas del juego’ y saltan tres escalones de una tacada. El punto hedonista de los cantes festeros con la triada mágica de los tres ingredientes consabidos. Por eso, y porque soy consciente de que en esta casa hay lectores que tienen su mente y sus gustos musicales tan abiertos como yo o que se dejan llevar para descubrir nuevas cosas, quiero celebrar este año el Día Internacional de Flamenco con una playlist seleccionada. Dejo claro que no pretender ser categórica ni tener ínfulas de autoridad. Sencillamente, están una buena serie de cantaores que a lo largo de los años, desde mi infancia gracias a mi padre, me han acompañado por el camino y me han ayudado a establecer conexiones entre intérpretes, cantes, otros géneros y un largo etcétera. También daremos cabida a conexiones con el rock y el metal… y el trap. Porque las fronteras de poco valen a la hora de hablar de música. Y de otras cosas. Ya el año pasado improvisé un hilo en twitter sobre el asunto, pero hoy lo dejamos todo bien empacado. Por supuesto, esta lista crecerá y crecerá con los años. Porque la lista sería infinita. (Recomiendo ‘El Gran Libro del Flamenco’ de Manuel Ríos Ruiz y empezar con los documentales de ‘Rito y Geografía del Cante’, emitidos en los setenta en RTVE). No hay fin cuando lo bueno te acompaña toda la vida. Salud.

Lee el resto de esta entrada

Los Rodríguez – En Las Ventas, 7 Septiembre 1993

Como casi todo en la vida, el mundo del rock tiene casuísticas de todo tipo que vienen a concluir que nunca hay reglas ni patrones fijos para determinar el éxito, vida y longevidad, continuidad, ascenso o caída de una banda. Tenemos grupos que no han roto su senda durante más de cuarenta años (Medina Azahara, Asfalto…), casi Obús, Barón (aunque sea con los Castro como continuidad), Ñu con Molina… Ejemplos de constancia que las han visto de todos los colores, crisis o menos crisis, años de bonanza, otros más crudos. Luego los hay que duran poco, desanimados porque la cosa ‘no tira’. Y los hay que firman una espectacular discografía en pocos años de trayectoria, con una influencia descomunal en su género. En ese grupo encontramos a Leño (sólo cinco años), Triana (sólo 8) o Los Rodríguez (sólo 6). Con solo tres discos de estudio (Buena Suerte 1991, Sin Documentos 1993 y Palabras Más, Palabras Menos 1995) y un directo con algún tema inédito (Disco Pirata 1992) su leyenda es gigantesca, como el dream team que los conformaba: Ariel Rot y Julián Infante se reunían de nuevo tras el furor de Tequila (también vida acelerada e intensa, con Alejo Stivel al frente), reclutando a un desconocido Andrés Calamaro desde Argentina y con Germán Vilella a la batería. En la coctelera, el descaro rocanrolero mantenido de la juventud pero con poso de madurez  y desencanto noctámbulo, desengaños y afrentas por tapices de crooner, de balada, de sones latinos o de rumba. Elegancia de teclas y riffs, una potente base rítmica y el alma en brindis constantes.

Lee el resto de esta entrada

Antílopez. Cooltural Fest Almería. 9 de agosto

 

“Lo intentan pero no nos engañan, cantan demasiado bien para tomárselos en broma”. Con ese tuit intenté sintetizar la magia que desprende Antílopez por los cuatro costaos, la diestra y la siniestra, en decúbito y supino.  Y retomo hoy para presentar la crónica de la sexta vez que tengo la suerte de verlos en directo. Casi siempre por gusto pero, ayer, como responsable de prensa de Cooltural Fest y también desde el Área de Cultura municipal. He aquí que, sin más prolegómenos, os dejo con la crónica de agencia enviada hoy a todos los medios. Eso sí, estas fotos son propias, del pequeño pero grande Juan Jesús Sánchez Santos para RockSesión. Salud. El amplio ciclo de conciertos de Cooltural Go!, la adaptación del festival Cootural Fest organizado por Crash Music y el Área de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Almería durante dos meses a la nueva situación impuesta por las necesarias medidas de prevención sanitarias, tenía anoche la cita más destacada con el sentido de humor. Y es que el dúo onubense que da vida a Antílopez lleva ya algo más de diez años convirtiéndose en uno de los mejores exponentes de una forma de entender la música, a veces minusvalorada, pero que requiere de un talento especial, sobre todo si conquista y llega de la manera que lo hace. Ya lo asevera el dicho popular: es más fácil hacer llorar que hacer reír.

Lee el resto de esta entrada

The New Raemon – Coplas Del Andar Torcido

 

Desgranado la mitad del álbum un goteo incesante de adelantos, por fin hace unas semanas veía la luz al completo el enésimo nuevo proyecto y trabajo de The New Raemon, el nombre de cabecera de Ramón Rodríguez y su banda, que mantiene su constante inquietud por bucear en el interior para ofrecer canciones cada vez mejores, con la pasmosa naturalidad de quien lo hace sin echarse a los brazos fáciles de las imposturas ni a los delirios trascendentales vacuos. He seguido su trayectoria con bastante aprobación desde su Libre Asociación y en cada paso ha demostrado inquietud, tranquilidad y templanza, que no está reñida, ni mucho menos, con el ejercicio sano de la valentía. Así, tras un notabilísimo Una Canción De Cuna Entre Tempestades (recomendable la colaboración de Rocío Márquez), en el que, como una Nana Cruel, se pespuntea la belleza entre el mundo hostil, Coplas Del Andar Torcido hace crecer ‘al niño’, que acaba mirándose al espejo, lejos de dramatismos, para crear una colección de canciones tan densas como sencillas, tan oscuras como titilantes en sus arreglos, con una lírica tan cotidiana como desafectada. Porque como recitaba Jaime Gil de Biedma, “que la vida iba en serio uno lo empieza a comprender más tarde”. Lo peor es cuando lo es demasiado y es tarde para la acción, y este disco está justo en ese punto de consciencia. Por eso, apunta a ser un oro claro en Mis Discos del Año.

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Elbicho

Me debatía estos días sobre si hacer la sección de #Mis10de este fin de semana o no, al coger a desmano con el puente. Al final, tiré por la calle del centro, siguiendo la premisa de si no nos escucha nadie, voy a coger a dos bandas de esas que generan tantos odios como amores. La primera de ellas, la del sábado, lado local, es Elbicho. Una formación que más allá de lo que quieran decir las voces críticas tiene el corazón en la boca en cada una de sus canciones. Verlos en directo hace ya unos 12 o 13 años me impresionó como han hecho pocos conciertos. Algo que queda bien reflejado en el directo que editaron en su momento elbich8deimaginar, también de lo más recomendable. La esperanza que siempre guardé es que, aunque Miguel Campello, ‘chatarrero’, tenga una carrera en solitario más o menos estable y notable, la banda nunca ha cerrado la opción a volver a reunirse. Siempre han dicho que no han dejado de existir, sino que están separados temporalmente. Ojalá que este #Mis10de sirva de pequeña chispa para prender la mecha y en 2020 los tengamos de nuevo sobre los escenarios. Todo es posible en esta vida. Conozcan y disfruten #Mis10de Elbicho.

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Miguel Ríos

 

Miguel Ríos ha sido pionero en muchas cosas. Fue el primero que intentó ‘castellanizar’ eso que se llamaba Rock And Roll y que se cantaba en inglés con una docena de singles de 1962 a 1967. Fue el primero en generar el concepto ‘gira’ entendida con las similitudes delas que se conocen en nuestros días, el primero en tener un patrocinador durante una gira, de los primeros en grabar un disco en directo con Conciertos De Rock y Amor en 1972, el primero en querer grabar un concierto en España con equipos de fuera diez años después. Con Rock And Ríos abrió la puerta de forma definitiva a que España fuera punto fijo en las giras de artistas internacionales, entre otras muchas cosas. Leí a Joaquín Sabina decir que Miguel Ríos no fue más de lo que fue por su ingenuidad y su ‘buenismo’. Es posible. El que en los años posteriores fuera superado por un lado y por otro por gente que utilizaba más volumen, o decía cosas más incendiarias, o supieron recoger el latido de la calle, o vendía mejor su imagen de icono rockero, convirtieron a Miguel Ríos en una especie de ‘señor mayor’ simpático al que todo el mundo respetaba pero que nadie valoraba como se merecía. Sobre todo muchas de las bandas que hoy se suben en los escenarios de los principales festivales del país. Él es el verdadero padre de todo y aquí se le quiere como merece. Es imposible sintetizarlo en diez canciones, pero ahí va.

Lee el resto de esta entrada

Derby Motoreta’s Burrito Kachimba. Madchester Club. 5 de octubre

 

Lo malo de cuando un grupo tiene un solo disco es que es imposible dibujar sobre el papel una línea evolutiva que permita identificar una dirección, un recorrido, una trayectoria que nos ofrezca más matices, más argumentos… más canciones para tener una visión más plena. Las bandas con un solo trabajo en la calle son una fotografía congelada. Un instante. Una única bala. Una propuesta que tomas o dejas. Y la de Derby Motoreta’s Burrito Kachimba (DMBK) nos fascinó desde la primera escucha por sus fuertes vinculaciones con el rock de raíces, andaluzas, con guiños orientales por la vía Zeppeliana y otras muchas más cosas, como, dicho está por todas partes, King Gizzard & The Lizard Wizard. Decir que un sonido tan enjundioso ‘está de moda’ es un poco atrevido. Lo que sí es cierto que la sustancia que transmite su propuesta y su directo se va expandiendo como el líquido viscoso y psicodélico que sale del tubo de escape del coche de la portada de su debut epónimo. Por eso celebré al máximo que DMBK apostara por pegarse una buena tanda de fechas extra antes de ponerse a grabar lo que será su segundo disco y, entre ellas, que pasara por la siempre olvidada (para estas cosas) Almería. Y dudaba de la respuesta del respetable, pero fue una fantástica entrada en Madchester Club. Si hasta ellos parecían sorprendidos, imaginadme a mí, que conozco el percal. El mejor resumen que se puede decir del concierto es el final: una gran cola para adquirir el disco o vinilo de la banda. Algo también poco frecuente en estos tiempos del streaming. (FOTOS: Juan Jesús Sánchez Santos para RockSesión. Se pueden usar libremente citando autoría y medio de comunicación).

Lee el resto de esta entrada