Buscar resultados para la guardia

Eskorzo – El Árbol de la Duda (2004)

 

Con ellos no tuve duda desde el principio y los he seguido con el tiempo en cada paso discográfico que han dado desde que me grabara de forma casera el Mundo Bullanga y La Sopa Boba en el mismo disco para el coche. En directo no he tenido tanta suerte, y eso que son vecinos. Casi siempre que se han cruzado en mi camino no los he podido ver por otros compromisos adquiridos, por viajes, porque han tocado demasiado tarde para mi edad (sic), porque han tocado en fiestas de presentación que siempre tengo que ‘perdonar’ por motivos laborales… Eso sí, el 21 de diciembre en el Teatro Cervantes de Almería me pienso quitar la espina a lo grande, además, con una de las giras a las que más ganas le podría tener, ya que su Alerta Caníbal coincide con ese punto latino-canalla que tantas veces he defendido con otros artistas en esta casa. Fíjense hasta qué punto llega mi compromiso, que a Pablo Milanés solo le veré la primera hora de concierto para poder llegar a tiempo. Además de la proximidad ‘conciertil’, el hecho de que no hubieran pasado todavía por las críticas remember de los viernes y tal y como iba la semana de festiva, calorífica y mestiza, no se me ocurría otra oportunidad mejor para traerlos a la sección, aquí con las colaboraciones estelares de Bersuit y Tabletom (sí, la banda groove de Rockberto, de quien Robe tomaría el ‘Me Estoy Quitando’ en Agila). Si es que Lemmy los cría y el rock los junta. Sea, a la vez, un recordatorio de todo lo bueno de Granada.

Lee el resto de esta entrada

Viña Rock 2019. Sábado, 4 de mayo

Con los datos ofrecidos por la organización en la tradicional rueda de prensa de la última jornada, Viña Rock, en su vigesimocuarta ocasión en este 2019, cerraba con la gran fiesta final una edición en la que se han cifrado en 240.000 los asistentes. (Hay que se suman las cifras individuales de los cuatro días, por lo que si tú fuiste a la fiesta de bienvenida y a las tres jornadas, cuentas como cuatro en esa cifra global). Tengo la impresión de que lo que se anunció en septiembre como ‘la mejor edición de la historia’ se fue desinflando con el paso de los meses hasta culminar en una gran edición, pero lejos de aquellos ‘sold out’ de hace un par de años. También es cierto que igual la organización cayó en la cuenta de que el próximo año serán las bodas de plata y que había que guardar naves para entonces. Ahí sí, esperamos que echen el resto y no haya duda alguna sobre sí hubo mejor edición. Creo que la ocasión lo merece y hay por ahí (dentro de nuestro Rock, el punk y el heavy) muchos nombres que así lo harían. Veremos. Contando que la ubicuidad es imposible y los descansos necesarios, el plan para el tercer día fue, por orden de intervención, Las Sexpeares, Bocanada, La Fuga, Saurom, Segismundo Toxicómano, Stravaganzza, Soziedad Alkohólika, Ska-P y Los De Marras. Las fotos, un año más, son de Marina Ginés para RockSesión. (Se pueden usar libremente citando al medio y a la autora).

Lee el resto de esta entrada

Vuelo 505 – No Hay Historias de Fracaso

Menos de treinta meses han tardado los riojanos Vuelo 505 en regresar con un nuevo pasaje para surcar sus cielos de rock elegante, distorsión medida y guitarras acústicas muy presentes. La propuesta musical de la banda para esta segunda entrega no varía demasiado en las formas principales con respecto a su hermano mayor, Turbulencias, pero sí que ofrece algunas novedades, como la reducción del metraje en las canciones, lo que le da una sensación más directa. También hay menos coqueteo con otros estilos, como lo había en el anterior con rumbas y otras estructuras. El blues y el rock de formas ligeras sigue siendo el hilo conductor principal, con una presencia mucho mayor de las influencias de gente como Dire Straits o Eric Clapton. Un disco de esos que generan un universo propio en el que parece que la atemporalidad preside su escucha. Una resultona segunda escala para una banda que sigue haciendo surco al volar, una vez más de la mano del creciente sello discográfico El Dromedario Records.

Lee el resto de esta entrada

Quäsar – Eclipse Parcial de Lunas (2012)

Sonidos industriales y maquinales. Rock, heavy, punk. Cantaores flamencos. Versos árabes, laúd, dos cuartetos de cuerda. Poesía y ensueño. Una composición de música clásica con la grabación de una emisora espacial. Quäsar fue el nombre elegido por Jesús Arias para publicar su segundo larga duración después de su experiencia con TNT treinta años antes. Eclipse Parcial de Lunas es un álbum que pretendía ser un avance, una cuarta parte, de lo que sería Eclipse, a secas. Es el resultado a más de veinte años de obsesiones, seguramente treinta, de proyectos e ideas que pretendían ser incluso más complejas que lo mostrado. Frágil a los contratiempos y a los fracasos, a los que siempre buscaba una razón exógena según sus más allegados, la incomprensión hacia el disco, sumado a un ERE que fulminó su trabajo como periodista, fueron sumiendo su carácter en una depresión que acabaría con su muerte hace hoy justo dos años y eso que un día antes había emplazado a Eric Jiménez a trabajar en otro proyecto más, como la cantanta medieval Mater Lux presentada en 2015 con Soleá Morente. Esta crítica remember pretende completar la contextualización de lo apuntado en la crítica del último disco de Lagartija Nick y la de la semana pasada de TNT en Manifiesto Guernika.

Lee el resto de esta entrada

The Surfin’ Limones – Apolo I

Al ver el nombre de la banda, su estética trajeada, sus máscaras de lucha libre mejicana y los apodos El Jefe, Sr. Handsome y El Enterrador, uno espera encontrar al darle al play a una banda al más puro estilo Los Coronas o más bien Los Tiki Phantoms, Los Straitjackets o Lost Acapulco. Posiblemente, todos estos nombres y unos cuantos más del universo surf, terror serie B, tequila y cómic sean influencias directas de The Surfin’ Limones, si bien este Apolo I, su primer larga duración, nos trae algunos matices que hacen que la apuesta sea casi a la 31 real (tres sietes y una figura), es decir, ambiciosa, irresistible y ganadora. Así, grabado en los estudios Psychosomatic de Inca (Mallorca) bajo la producción de Miguel Ángel Riutort ‘Mega’ y masterizado en Hay Zeelen Mastering Studio de Santanyi (Mallorca), M. García a la voz, guitarra y armónica, J. Ballesteros al bajo y los coros y L.V. Wiianto a la batería y trompeta no nos ofrecen un tequila reposado, sino una coctelera agitada del citado surf, rock duro cuasi urbano, pop, matices indies y rutómetros fronterizos con un punto canalla. Diez temas frescos para las mejores verbenas terraciles del estío.

Lee el resto de esta entrada

Robe. Palacio de Congresos de Granada. 26 de mayo

Hay actos de valentía suicidas, como un tango, que están abocados al delirio de una locura transitoria y a un puntual desarraigo con el pasado. Actitud que hace que siempre se intente avanzar por un camino por descubrir, lleno de posibilidades y de nuevas sensaciones. Robe, animado y azuzado por el éxito de nuevos públicos en la evolución sonora de Extremoduro, decidió lanzarse de pleno, henchido de esperanza su espíritu imperecedero, a juguetear con instrumentos alejados de los convencionalismos del rock de trinchera, buscando una sublimación de las formas, del lenguaje y de las emociones. Como si una pulsión innata le hiciera saltar al vacío, mamando de esa voluntad sobrecogida. Pero ese salto mortal no es tal cuando en los interiores de su legión de seguidores ha encontrado comprensión a su propuesta. Una respuesta firme, borde y desafiante ante las ignominias endémicas que hace que la felicidad ante el triunfo final sea mucho mayor. Robe, después de dos discos de su proyecto personal, sale de gira y todo cobra sentido. Las canciones crecen, el público sonríe, salta, disfruta con cada uno de los pedacitos de paz que transmite el extremeño y su excepcional banda. Música blanca, delicada y preciosista, de corazón a corazón. (FOTOS: Juan Jesús Sánchez Santos para RockSesión. Se pueden usar libremente citando siempre a la fuente y al autor).

Lee el resto de esta entrada

Extremoduro – Agila (1996)

agila-rocksesionCerramos el año con uno de esos discos que conforman la base, esencia e Historia del rock en España. Agila de Extremoduro fue el álbum que situó al grupo en un panorama mucho más amplio que la de la marginalidad, las malas producciones, los conciertos caóticos y los números rojos. Después de varios escarceos, como la colaboración en el disco ¿Dónde Están Mis Amigos? y la consabida Pedrá, Roberto Iniesta pone los mandos del tinglado a Iñaki ‘Uoho’ Antón, hasta entonces muy centrado en Platero y Tú, naciendo así uno de los dúos creativos más importantes del rock duro, como Lars Ulrich y James Hetfield. En sus menos de tres cuartos de hora, Agila tiene una colección de singles apabullantes, dando salida tanto a piezas reflexivas que marcan ese continuum con el presente, como otras de alma punki, pasando por una sonoridad más hardrockera y zeppeliana que nunca. Como hicimos con el Omega de Morente y Lagartija Nick hace unos días, rendimos homenaje por su 20 aniversario a dos que, como me dijo Robe, “son discos que han marcado muchas cosas. Han marcado lo que se puede hacer. Han ido abriendo puertas. (Ni el flamenco ni el rock) no sería lo mismo, desde luego que no”. Es el regalo del Día de Navidad de RockSesión: «Merry Christmas Manué».

Lee el resto de esta entrada

Vuelo 505 – Turbulencias

Vuelo 505 TurbulenciasThe Rolling Stones publicaron Aftermath en 1966. Era su cuarto trabajo discográfico, un álbum variado en sus formas y que les confirmaba en el buen camino. Aquel disco contiene uno de mis temas ‘no populares’ favoritos de la banda, ‘Mother’s Little Helper’ (número 6 en #Mis10de), y también otras joyas como ‘Stupid Girl’, ‘Lady Jane’, ‘Out of Time’ o ‘Under My Thumb’, la joya de la corona. Además, la versión norteamericana del álbum (esas cosas que se convierten en obsesión para los seguidores más acérrimos) se llevaba un premio gordo extra, ‘Paint It, Black’. En cualquier caso, en ambas ediciones la cara B se abría con el tema ‘Flight 505’. Un título del que se vale esta banda riojana liderada por Rubén Fernández-Soto para tomar como cabecera. Turbulencias es su carta de presentación que viene con doce escales en un viaje por las nubes con producción de Kolibrí Díaz de Marea. Aunque no es tan fiero el trayecto como se advierte.

Lee el resto de esta entrada

El Noi Del Sucre y LMDC – 25 Aniversario

220 LMDC y ENDSPor infrecuentes o inusuales, hay que quererlos. El mundo del rock, punk, metal, heavy… en fin, música alternativa o no comercial, como queráis llamarlo, tiene ciertas personas que, por ser una rareza, una contracorriente, una rara avis, son necesarias, imprescindibles. Aunque no estemos de acuerdo al cien por cien con ellas en cada paso que dan o en cada opinión que emiten, pero son, ‘moscas cojoneras’ que recuerdan constantemente que las cosas se pueden hacer de otra forma, que no hay que tragar con todo ‘solo porque siempre se ha hecho así’ o porque ‘todos los hacen así’. Son gentes que pueden ser tomadas como ‘hurañas’ o incluso locos por mucha gente, pero que hacen mucho más democrático el mundo del rock. José Carlos Molina de Ñu, en el heavy, o Lorenzo Morales en el punk-rock son dos claros ejemplos. Anda el sevillano celebrando el 25 aniversario de sus dos cabeceras principales y lo hace con un pack que no tiene desperdicio alguno.

Lee el resto de esta entrada

Kalean: “Solo nosotros nos podemos llamar así”

Kalean

Son muchas las entrevistas que he realizado en Rock Estatal a lo largo de estos últimos 13 años, los primeros para la web, en los últimos siete en la edición en papel. Como es lógico, las entrevistas en papel tienen la limitación de un número frío de caracteres, que obligan a pasar la tijera, a veces reduciendo las conversaciones a una cuarta o quinta parte. Hay veces que las respuestas tampoco dan para mucho más y esa labor de edición no duele tanto, pero el caso de Kalean ha sido especialmente doloroso. Por eso, he decidido publicar aquí la entrevista íntegra realizada a Txema Pérez, bajista y voz de la banda. Por la lucidez de sus respuestas, su sinceridad, honestidad y valentía. Kalean es una banda que lleva 25 años partiéndose la cara con corazón e integridad. Jamás han tenido gran respaldo, aunque quien los conoce los respetará para siempre. Yo se lo tenía, pero a partir de esta entrevista soy su fiel seguidor. Esto es Kalean.

Lee el resto de esta entrada