Javier Álvarez. Museo de Arte ‘Doña Pakyta’. 6 de abril

160407 Cultura-Javier AlvarezLas casualidad de la música son, a veces, mágicas. El pasado 24 de marzo, en plena Semana Santa, llevé a la sección tuitera de #Mis10de (en la que hago mi decálogo personal de artistas y grupos de aquí y de fuera) a Javier Álvarez. Fue la edición número 301 y más de un seguidor se sorprendía por ‘recuperar’ del olvido al cantautor madrileño, que saltó a la fama con sus dos primeros discos con apenas 25 años y cuyo impacto mediático se fue reduciendo de manera tan caprichosa como antinatural parecía aquello. “Hace veinte años mis canciones sonaban en las radios, en los conciertos no nos escuchábamos entre la banda por el griterío de la gente… Todo aquello me cogió con 25 años y no supe digerirlo. Es ahora cuando soy feliz, haciendo la música en lugares como este”. Así se presentaba anoche en el ‘concierto doméstico’ de una de las actividades previas de la segunda edición del Almería Creative Commons Film Festival, que se celebrará del 20 al 24 de abril, actividad que pretende poner en valor este tipo de licencias creativas más flexibles que el copyright. El escenario tan infrecuente como mágico, el Museo de Arte ‘Doña Pakyta’. Una casona vasca de principios de siglo XX donada para fomentar la cultura. La cuadratura del círculo.

Hubo un tiempo en que escuché obsesivamente a Javier Álvarez. No cuando la mayoría de la gente, con los citados dos primeros discos, sino especialmente con Tiempodespacio, Grandes Éxitos (disco de versiones, no de temas propios) y, especialmente, Plan Be. Un disco doble tan soberbio como ignorado (sí, pasará algún día por la sección de críticas remember de los viernes). Jamás pensé que pudiera verlo en directo y ayer gracias a esta iniciativa y al Área de Cultura, Educación y Tradiciones del Ayuntamiento de Almería lo impensado se hizo real.

El recital, abierto por el autor vasco afincado en Almería, Luis Martínez ‘Lumaga’, se desarrolló cerca de un centenar de asistentes. Es que, físicamente, no hay sitio para más. Lumaga abrió la velada de forma concisa pero certera. Presentó tres de los ocho temas que conforman su debut discográfico Otro Camino, con especial brillo para ‘La Vida Es Así’, con influencia de la canción de autor latinoamericana, o ‘320 Escalones’, donde demostró además su enorme capacidad a las seis cuerdas.

Así, llegó el turno para Javier Álvarez que abrió, nada más y nada menos, que con ‘La Edad del Porvenir’. Confesaba sentirse “enamorado de esta tierra, donde solo he venido dos veces a cantar hasta hoy y hace mucho años, pero a la que vengo a perderme por sus playas y desiertos con mi hermano (fotógrafo y director) que aprovecha la luz y paisajes para sus creaciones”, explicó. Cerca de cumplir 47 años, Javier Álvarez demostró una enorme capacidad para conectar con su público en sus discursos naturales y un gran cuidado en su voz, templada y suave, joven, como en sus años de éxito de masas.

Tras la citada ‘La Edad del Porvenir’, el repertorio hizo un recorrido moteado por todos los puntos de su discografía, ‘Las Casas de Cartón’, ‘Piel de Pantera’, ‘Barrio’ o ‘Secuela’. Aunque aseguraba sentir su guitarra “desafinada por el calor y la humedad, después del frío que pasó ayer en Granada”, los asistentes disfrutaron de la cercanía del intérprete, que poco a poco evidenció sentirse más cómodo y arropado. ‘Paciencia Infinita’, ‘Caro Diario’ y la conocida ‘Sunset Boulevard’ adentraron la actuación en su ecuador.

María Velefique y, de nuevo Lumaga, fueron invitados a escena para interpretar ‘La Madre de Fabián’. A partir de este momento el concierto entró en otra dinámica mucho más desenfadada y alocada. Ejemplo de ello es la irónica ‘Ni Na No’, toda una declaración de intenciones en contra del extinto fenómeno ‘Operación Triunfo’, con una peculiar coreografía incluida, que desarrolló sin el más mínimo pudor. De su disco de versiones, Álvarez recuperó una de las más sorprendentes y diferentes de la lista, ‘El Novio De La Muerte’, “tomada como himno de la legión, pero que en un primer momento era una canción interpretada por cupletistas”.

A ellas sucedieron, en el tramo final ‘Padre’, ‘Chiquitita’, de ABBA y un desbarre final de baile con un playback de ‘Lose Yourself To Dance’ de Daft Punk y Pharrell Williams. Fue la traca final de un Javier Álvarez desbocado, bailando por entre el público y hasta saliendo al exterior del recinto. Como regalo final, aún quedó un popurrí de temas de Michael Jackson, “que llevo sin interpretar desde que se nos fue” con temas como ‘I’ll Be There’, ‘Wanna Be Startin’ Somethin’, ‘Bad’ o ‘They Don’t Care About Us’. De nuevo Lumaga salió a escena para cerrar con ‘De Aquí a la Eternidad’, a la que sucedió una larga ovación.

“Por fin, esto es el éxito”, aseguraba un pletórico Javier Álvarez.

 

Anuncios

Publicado el abril 7, 2016 en Crónicas Conciertos y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: