Archivo del Autor: elchayi

Uoho. Garaje Beat Club. Murcia, 6 de diciembre

Como es lógico y comprensible, tenía una sana curiosidad por cruzarme con esta primera gira de otoño e invierno de Uoho y los suyos y aunque el día no era el más idóneo teniendo en cuenta que había que currar a la mañana siguiente, nos desplazamos hasta Murcia para ver la escala en la sala Garaje Beat Club de su Dos Horas Son Poco Tiempo Para Estar Contigo, donde llegaba tras agotar entradas en Valencia el día anterior. Si ya de por sí sobran los motivos, también era un compromiso adquirido entre caballeros por algo que en menos de un par de meses podré anunciar y que, más allá de divisiones inútiles, reúne a todos los músicos y creadores que nos han hecho volar en lo largo de más de treinta años de grandes canciones y discos (y cuando digo todos, es todos). Os prometo que valdrá la pena. Puede que el ser humano, en su afán reduccionista y maniqueísta, tenga tendencia a comparar todo, como si de una competición se tratara o, más allá de eso, porque disfrutes de uno tengas que renegar del otro. Os puedo asegurar, y empiezo por el final, que se puede gozar y mucho en un concierto de ‘los Robe’ como en otro de ‘los Uoho’, sin tener que entrar en disputas. Para empezar porque es que de base las propuestas no quieren ser ni parecidas. El lirismo preciosista de Robe es imbatible, pero es que también lo es el rock que se pega al hígado y contacto de bar y blues de Uoho. Un tipo que a estas alturas ha sido capaz de echarse el reto de cantar pese a no estar especialmente dotado, pero que mantiene el concierto con un pundonor descomunal y con una banda y un equipo que llega a las once personas en ruta. Un encanto de romanticismo primigenio y encantador que suena con la garantía de unos Miguel, Cantera y Aiert que tampoco es necesario descubrir ahora. Anoche sudó y peleó un concierto con la gratitud de quien, a la postre, hace lo que más le gusta. Y que sea por muchos más años. (FOTOS: Juan Jesús Sánchez Santos para RockSesión).

Lee el resto de esta entrada

Sandré – Gestiones Fáciles

Justo tres años después de que os trajese la crítica de Ave Muñón, el 5 de diciembre de 2019, llega ahora la de Gestiones Fáciles, el segundo larga duración de esta banda barcelonesa que hace de la furia punk su leit motiv constante. Aquellos once temas nos deslumbraron con once descargas de velocidad, acidez y animalismo sin menor concesión al resuello, reconocido por cierto entre nuestras platas de Los Discos del Año 2019. Ahora, después de descerrajar el EP Trúnel en 2020, supuestamente más refinados según han dicho ellos mismos: «Hablamos más en primera persona, es un poco menos impulsivo y a ratos tiene un aire más dark que nuestro primer trabajo, pero el humor y la ironía siguen siendo el denominador común en todos los temas», vuelven con la rabia igual de cargada. Y tanto. Sandré sigue siendo un cuarteto formado son Marc a la batería, Stefania al bajo, Rosa a la voz y Carles a la guitarra. Como el primer álbum, esta nueva entrega ha sido grabada y producida por  Borja Pérez en los estudios Ultramarinos Costa Brava de Sant Feliu de Guíxols con mezcla de  Santi García, la masterización es de Víctor García en Ultramarinos Mastering en Barcelona. La portada del vinilo es obra de David de las Heras y el diseño de Somcuore.

Lee el resto de esta entrada

Haches – La Vida Que Nos Pasa

Al hilo con las idas y venidas de los cánones más arquetípicos del rock urbano que tanto pegó en su día y que hoy adolece de un relevo sólido, apuntaba el otro día, hablando de A Deshoras, que congratula que existan todavía bandas jóvenes que, con muchos menos medios y menos poder de atención que antaño, no decaigan en su firme empeño de mantener la vela encendida, como en Madrigal o como los pétalos de la rosa de la urna. Hasta algún integrante de Marea (que menudo disco se avecina en veinte días con Los Potros Del Tiempo, como prueba ya tenéis el adelanto de anoche) de alguna manera me ha dicho algo similar recientemente… «Que no se apague la llama». Hasta dónde puedo entre otras muchas obligaciones profesionales, es lo que intento también en esta casa desde hace tiempo. Hablar de grandes de nuestra escena pero también de otros grupos que más por amistad y romanticismo que por intención de hacerse de oro con esto, sigue escribiendo y haciendo canciones. Conocí a Haches gracias a una de esas tuitcríticas por petición de los viernes, con su disco Canciones Para Ti. Entonces escribí «Con la denominación de origen rockera de Hortaleza, un disco hecho entre colegas con un gran sonido y trabajo de guitarras y una voz melódica poco frecuente para el género. Se deja querer, aunque a veces peca de linealidad». Con la pestaña de seguimiento activada desde ese día, hoy traemos su segundo disco, publicado la pasada semana, este La Vida Que Nos Pasa.

Lee el resto de esta entrada

Adventus – Saudade

Qué difícil resulta hablar de un disco recién publicado cuando ya se sabe que pertenece a un grupo muerto. O al menos con la alineación que se le conoce. Reconozco que jamás creí demasiado en este proyecto de Adventus. Recordemos, una banda en que lanzó su primer disco en febrero de 2021 con un quinteto de lo más sorprendente. Resumiendo la jugada, recordemos que Manuel Ramil (teclados), Fernando Mon (guitarra) y Alberto Ardines (batería) formaban parte de Warcry, la banda liderada por su reconocible y sobresaliente vocalista Víctor García, hasta 2008 el primero, hasta 2007 los otros dos. En el caso del baterista hasta siendo miembro fundador. Bien, estos tres músicos, entre otras cosas, formaron Suaze. Un grupo que contó en la voz con Toni Amboaje y que no tuvo el recorrido esperado. El bajo en aquella banda corría a cargo de Luis Melero… que también está en este Adventus. Y, como guinda, Víctor a las voces. Simplificamos en que es la misma formación de Sauze solo que con Víctor a la voz o que es el Warcry de 2007 pero sin la guitarra de Pablo y cambiando el bajo de Roberto García por el de Melero. Sin olvidar que Víctor, Alberto y Manuel también tienen su particular pasado con Avalanch… Lo dicho, una combinación, sin duda, de lo más sorprendente por lo inesperado. Aquel debut se arropó como una “reunión de amigos” bajo el nombre Morir y Renacer, que no se parecía a ninguna de las tres bandas, que era el principal valor de aquel debut, que lograba tener un sello propio pese a no ser nada fácil con tanto pasado cruzado. Bien. Pues después de retrasar su salida del 30 de septiembre al 25 de noviembre, por el camino los cuatro ya excompañeros de Manuel Ramil dicen que se van por discrepancias. Una historia de lo más rocambolesca.

Lee el resto de esta entrada

The Soulers – The Soulers

Pese a abrir la puerta de RockSesión a prácticamente cualquier disco que tenga algo que decir sea cual sea su estilo principal, es cierto que hay una inmensa colección de bandas que se mueven en lo que a mi me gusta llamar como rock & soul donde podríamos decir que el mayor representante en nuestro días pasaría por ser Morgan. Con mayor o menor dureza de guitarras y proporciones que inclinan la balanza de un lado o del otro, también están esos Badlands, Aurora and The Betrayers (si bien Aurora ha decidido emprender ahora camino en solitario), Freedonia, The Limboos, En Clave De Soul, The Sweet Vandals, Anaut… En esa serie de nombres podemos incluir a The Soulers, un grupo que llegó a mis oídos hace un par de años, cuando todavía la web de Rock Estatal seguía abierta y me encargaba de dar difusión a grandes y pequeños, también con una amplitud de géneros que me permitían informar, en este caso y entonces, del lanzamiento del primer elepé del combo, titulado From Side To Side. Dos años después llega este epé de título homónimo en el que despliegan mucho más swing si cabe, soul y estilo con bien de rítmicas, de metales y el suave pellizco vocal sedoso que mandan los cánones del género. Un pequeño paso y una pequeña abierta para hacer distensión de distorsión que nunca viene mal en algunos momentos. Os comparto, pues, esta presentación que nos hace llegar la propia banda y algunos apuntes personales finales.

Lee el resto de esta entrada

Sr. Chinarro – Reality Show

Con algunos picos de popularidad, más por casualidad o por causalidad de su constancia que por un interés comercial o concesión a la accesibilidad por su parte, la carrera de Sr. Chinarro o, lo que es lo mismo, Antonio Luque, se ha movido siempre de manera subrepticia en un medio plano, ajena a cualquier tipo de imposición por moda o cualquier otro agente externo. Más de treinta años en los que ha despachado más de una veintena de discos y casi una decena de epés. Una auténtica barbaridad que no tiene aspecto de aflojar por más que pase el tiempo, con la década de los cincuenta inaugurada hace un par de años. A lo largo del tiempo se me ha cruzado en muchas ocasiones por el camino de mis reproductores, con discos señalados puntualmente por alguna recomendación de suplemento cultural y lo cierto es que siempre le tuve en buena estima, como un buen referente de lo que podemos denominar indie más poético. Es decir, de mayor calidad en las letras y con honestidad musical por encima del bombo a negras, los coros infinitos y todos esos clichés. Reality Show es su nuevo disco y creo que es de justicia que después de tanto tiempo tenga su pequeño hueco y estreno en la web. Diez canciones en las que se hace un intento por ser más explícito, sin dobleces, y una panoplia de registros que permite escucharle hasta en registros más rockeros de lo que es habitual. Y, por el camino, también cuerdas, algo de disco, canción de autor… En definitiva un creador total que firma uno de sus mejores álbumes en más de una década, siguiendo la senda de Presidente, El Mundo Según o Ronroneando.

Lee el resto de esta entrada

Rozalén – Matriz

Que Caín y Abel debían ser españoles lo sabemos desde los tiempos en los que Barón Rojo, mucho antes de que su letrista y bajista perdiera los papeles, los convirtió en una de las canciones más simbólicas y generacionales de los ochenta con aquel “Hijos de Caín”. Vivimos en un país en el que por hacer daño al gobierno de turno se vota en contra de percibir ayudas europeas, se critica a un seleccionador de fútbol hasta el punto de querer que nos eliminen cuanto antes en cualquier competición (véase ese mundial recién inaugurado que tendría que haberse evitado hace años, no ahora, con las prisas) o, también, echando por tierra la incuestionable variedad y riqueza cultural que tiene, como si el hecho de tener una naturaleza heterogénea fuese una rémora en lugar de algo de lo que presumir. Rozalén, en su valiente manera de ver la vida y la música, ha hecho el disco más anticomercial que podría haberse planteado, por una cuestión de necesidad personal y emocional. Ha cogido muchos de los folclores de nuestro país sin aderezos ni concesiones a sonidos de moda, canta en euskera, en catalán, en gallego y en español (como a su manera ya hiciera Def Con Dos en aquel hedonista ejercicio de reivindicación de las cuatro lenguas que fue “De Poca Madre”), incluso en bable, rodeándose de colaboraciones a la altura, recupera coplas como guiño a sus familiares perdidos en los últimos tiempos, canta a su tierra y además ahonda un poco más en su vertiente republicana, como ya dejara claro con “Justo”. Imagino que el jefe de producto de Sony se llevaría las manos a la cabeza cuando se le pusiera la idea encima de la mesa, pero lo cierto es que, en tiempos de medianías, es un gesto de amor inmenso a las propias convicciones y, claro que sí, a nuestras raíces.

Lee el resto de esta entrada

Desakato – Miseria, Sangre y Plomo (2010)

Entre las múltiples casuísticas que me llevan a decidir la crítica remember de los viernes en cada semana hay muchas que no tienen más motivo que la apetencia del momento. Hay otras que viene porque alguna crítica de novedad de la semana me recuerda algún disco pretérito. En otras puede ser por algún aniversario en concreto. O meramente aleatorio. Pero hay otros que el crítico no quiere que lleguen nunca. Está claro que el más evidente es la muerte física. Pero, claro está, tampoco la simbólica, asociado ello a lo que representa el anuncio de una despedida como banda. La semana ha venido agitada en el mundo musical (¿qué no está agitado en cualquier aspecto en los últimos tiempos?). Empezando por la pataleta de Pancho Varona porque Sabina le ha dejado fuera de su gira (este artículo de opinión con hechos contrastados de Juan Puchades aclara unas cuantas cosas). Siguiendo por el anuncio del regreso de Marea el próximo 23 de diciembre con nuevo disco, libro de fotografías, DVD en directo, reproducciones pictóricas y hasta gira durante seis meses en 2023… (algo que ya me anticipó Kutxi Romero en una entrevista que hicimos –sin guion- hace casi año y medio). Y, lo que nos ocupa, el comunicado que Desakato ha lanzado anunciando que lo deja tras celebrar la música, su música, y lo feliz que ha hecho a sus seguidores a lo largo de los últimos quince años. Tal y como tuiteé en ese momento, siempre contaron con la espada de RockSesión y algo se queda también nuestro en el adiós de Desakato. Nos veremos en 2023 en el máximo de conciertos que me dejen el resto de obligaciones. Lo merecen.

Lee el resto de esta entrada

Beach Hotel – Ruido

Más de treinta años dedicados a la música y aunque no haya habido nunca un éxito comercial o un estallido de popularidad, tan feliz de seguir presentando nuevas canciones y en múltiples proyectos, además de en solitario. Antonio Álvarez es un músico almeriense, afincado en Granada, de esos que engrandecen y dignifican una escena local. Ya hablamos de él por aquí en otras dos ocasiones. Primero con el lanzamiento de su disco en solitario Libre Asociación De Ideas y, posteriormente, con motivo del concierto de presentación. Ahora, mientras prepara nuevos conciertos (como el que dará este sábado en la sala Clasijazz de Almería), acaba de publicar la primera referencia junto a la banda Beach Hotel, donde le acompañan Mané Mielgo y Palen. Ruido es su título y viene con siete nuevos temas que refuerzan su intención por narrar historias a la vieja usanza, con aires crípticos, con espíritu de los Bob Dylan, José Ignacio Lapido o Joaquín Sabina (de la época con Pancho Varona, eso sí), pero algo más contemporáneo en las formas, tirando a un rock alternativo que por momento (casi) roza algunos arreglos y melodías casi indies. Hoy nos vamos a este Beach Hotel de portada oscura.

Lee el resto de esta entrada

Andrés Calamaro – Honestidad Brutal Extra Brut

«La honestidad no es una virtud, es una obligación». Incluida en la portada interior del disco, pocas veces una frase me ha golpeado con tanta virulencia como esa, cuando se publicó el doble Honestidad Brutal en 1999. Lo peor de todo es que no sería la única asociada a este álbum que lo hiciera. Es un álbum repleto de textos y giros musicales que me marcaron de por vida. Por lo dicho, por lo cantado, por el estilo, por la pulsión, porque era el momento y un punto de inflexión vital que posteriormente se aumentaría con la locura quíntuple de El Salmón y que cambiaría mi forma de ver el mundo para siempre. Después de un disco poderoso como Alta Suciedad, que tenía una capa de efectismo popular muy acusado, lo de Honestidad Brutal era otra cosa. Menos ropaje, más víscera. Una dulzura hiriente de 37 cortes con enjundia. Uno de los mejores discos de ‘rocanlove’ escritos en castellano. Hace diez años escribía sobre él que su vigencia continuaba siendo plena y tal es así que hace pocas semanas ha visto la luz una edición extraordinaria que, además de remasterizar el doble original, añade un tercer disco de demos y versiones iniciales de una quincena de temas, además de tres cedés más con sesiones alternativas, colaboraciones, distintas mezclas, algunas versiones… Material añadido, que no sobrante, porque estamos ante un momento histórico para el artista y quizá también el canto de cisne de una forma de entender álbumes antes de que lo digital empezara a cambiar las maneras, los tiempos… la reflexión.

Lee el resto de esta entrada