Archivo del sitio

OBK. Cabo de Gata. 11 de agosto

Dentro del amplio catálogo de simpatías que tengo a grupos alejados del rock, a quienes no me conocen al cien por cien le suele sorprender que OBK se encuentre dentro de ellas. Pero, en el fondo, no debería haber motivo. Nunca he rechazado la electrónica para bandas metaleras, quizá por mi pasado como DJ Gandalf en la adolescencia (toma ya, confesión), o, simplemente, porque lo que está hecho con mimo y con una cierta dosis de perdurabilidad, al final, debería romper cualquier tipo de debate estéril. Pero es que, además, en el caso de OBK siempre he defendido las evidentes similitudes con Depeche Mode (ya sabéis, su nombre viene de una de sus instrumentales) y sus aportes de guitarra eléctrica muy marcada en temas como ‘Dicen’, ‘Tú Sigue Así’, ‘Lucifer’… Si a eso sumas la vena romántica de ‘De Qué Me Sirve Llorar’ o ‘Historias de Amor’, el buen rollo de ‘El Cielo No Entiende’ o las reposadas ‘Falsa Moral’ o ‘La Princesa de Mis Sueños’… ¿Cómo no iba a tener cabida OBK en RockSesión? (PD: ya los metí en #Mis10de).  Aquí va mi crónica de agencia.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

The Juergas Rock Festival 2018. Sábado, 4 de agosto

Y después de horas y horas de música, recuerden, casi 19 horas diarias de programación, la juergas del Juergas llegó a su fin en la jornada del sábado, 4 de agosto. El día, casi con toda seguridad, con más asistencia al festival como se apreciaba solo con ver la carpa del escenario acústico desde la distancia. Cartel más lírico para la triple oferta de este último día en los conciertos matutinos: Técanela, Pedro Pastor y El Niño de la Hipoteca junto a Ferrán Exceso, un dúo más que trabajado ya. Por la tarde, en la sobremesa, la oferta de La Hora Emergente sería para La Regadera, mientras que ‘mi’ EntrevistARTE lo protagonizaría el baterista de Marea y Ciclonautas, y director de El Dromedario Records y… tantas cosas, Alén Ayerdi. Ya en el escenario principal nos recibiría a primera hora el rock sentido de Los De Marras, el contrapunto saleroso de Juanito Makandé y Rozalén y una escalada final hacia la explosión con La Raíz, Soziedad Alkohólika, Segismundo Toxicómano, Narco y Trashtucada. El Juergas despedía su sexta edición a lo grande, rozando los 40.000 asistentes en la suma de los cuatro días. Cada vez más sordo. (FOTOS: Juan Jesús Sánchez, Marina Ginés, Nuria Faz).

Lee el resto de esta entrada

The Juergas Rock Festival 2018. Viernes, 3 de agosto

Todos lo son (no hay rival pequeño, si extrapolamos el tópico al mundo del fútbol), pero puede que el del viernes de este año fuera una de los días más importantes de la historia de The Juergas Rock Festival. Que en apenas cinco años, de 2013 a 2018, un evento que nació como un pequeño reto entre colegas con un cartel de ocho bandas, cinco de ellas locales, haya crecido poco a poco hasta el punto de contar con Bad Religion como cabeza de cartel, es digno de elogio. Sobre todo cuando no se han traicionado los principios fundacionales del evento. Respeto, diversidad y variedad. Respeto, el que recibió Loquillo y su banda en un concierto que también forma parte del legado del Juergas. Diversidad, la que lleva a reunir a Poncho K, Hamlet y Green Valley en tres horas. Variedad, completada con Zoo, Lendakaris Muertos y O’Funk’Illo. Por el acústico, además, desfilarían El Niño del Albayzin, Rupatrupa y La Otra, los emergentes Funkiwis y, de guinda, antes de que le entrevistara, el recital poético (y humano) de Manolillo Chinato. Que no muera jamás tu actitud, Juergas. (FOTOS: Juan Jesús Sánchez, Nuria Faz y Marina Ginés).

Lee el resto de esta entrada

Medina Azahara. Alamar 2018. 7 de julio

El destino, las casualidades y el azar a veces nos regalan muescas satisfactorias. Cuando se desvelaron los horarios del pasado Viña Rock, la coincidencia más dolorosa para mí fue la que situaba con las mismas agujas a Medina Azahara y a Rulo y La Contrabanda. Dos bandas a las que tenía ganas de ver y con las que llevaba tiempo sin encontrarme. A la hora de tomar la decisión primó el número de años y la potencial ‘oportunidad’ de cara a los siguientes años. Al final me decidí por Rulo porque llevaba siete años sin verlo y tampoco es que sea muy asiduo a mi círculo de acción. Sacrifiqué por tanto a unos Medina que, tras casi 40 años en el escenario, está claro que tienen más cerca el fin. La suerte quise que los cordobeses fueran los encargados de cerrar el festival de músicas del mundo de Almería, Alamar, dando el valor del acierto la decisión de mayo. Medina Azahara es, como Siniestro Total (de quienes escribí la pasada semana), un bellísimo ejemplo de madurez escénica envidiable. Y su público responde con el mismo cariño que ellos transmiten. Es lo que tienen las canciones blancas, los anhelos de libertad y el buenismo de un mensaje que no entiende de odios. Ingenuidad romántica del ‘rock andaluz’ con la que da gusto reencontrarse. (Fotos: Área de Cultura del Ayuntamiento de Almería).

Lee el resto de esta entrada

Maika Makovski. Alamar 2018. 6 de julio

A todos los que vivimos con cierto interés compulsivo esto de ir descubriendo música, géneros, subgéneros, artistas similares y demás, podemos identificar fases de nuestro pasado presididas por sonidos y discos en los que se va descubriendo grupos, músicos y artistas (todo esto antes de la famosa pestaña de Spotify, que le da algo de mérito arcaico, por no decir viejuno). Recuerdo perfectamente las primeras veces que escuché Kradiaw y Kraj So Koferot, los dos primeros discos de Maika Makovski, hace algo más de diez años. Su elegancia turbia, su entronque con el universo de PJ Harvey. Su pulsión rockera pero poco convencional. Después llegaría el disco epónimo y, claro, llegó mi redención total a la causa. El caso es que en todos estos años, nunca pasó por mis cercanías y, poco a poco, fue cayendo sepultada por la labor de escucha y crítica de otros discos. Una acertada decisión la ha llevado a ser incluida en el cartel del festival de músicas del mundo, Alamar, que cada año se desarrolla en Almería y, por fin, me encontré con Maika Makovski. (Fotos: Área de Cultura del Ayuntamiento de Almería).

Lee el resto de esta entrada

XXXI Candil Rock, 30 de junio

Heterogéneo como siempre en su propuesta, el campo de fútbol de San Pablo, en Huércal de Almería, recibió este sábado una nueva edición del Candil Rock, uno de los eventos festivaleros de un solo día con más solera de todo el circuito. 31 años le contemplan y un historial envidiable. Una nómina que este año se engordaba con Siniestro Total, banda poco frecuente en la zona (la última vez que los vi por aquí fue en un concierto junto a Burning, Loquillo y La Endémica Louise, allá por 2011), Guadalupe Plata (a los que vi en formato más reducido hace un par de años en Madchester Club), la banda de soul catalana con cantante mozambiqueña, The Excitements, y los locales Leña, un tributo al grupo de Rosendo, Penas y Urbano. Un cartel que podríamos denominar ‘sobrio’ y ‘técnico’ con respecto a otras ediciones pero que, dada su gratuidad, volvió a garantizar una buena entrada y que las nuevas generaciones, ahora en la infancia, vayan tomándole el gusto a esto de una velada de música en directo, que así se empieza. (FOTOS: Juan Jesús Sánchez Santos para RockSesión).

Lee el resto de esta entrada

Lori Meyers. Vinila Von Bismark. El Palmeral. Almería. 21 de junio

Intenso verano de conciertos el que se nos presenta en RockSesión (sin tener en cuenta que no traigo todas las crónicas por lo que os libráis, por ejemplo, de las seis del Festival Flamenco –aunque no descarto que caiga la de Arcángel con voces búlgaras). Y me alegro especialmente de que sean bandas a las que llevaba mucho tiempo sin ver, como Fito & Fitipaldis la pasada semana o, en el caso de ayer, Lori Meyers escoltados por Vinila Von Bismark y The VibroWaves. Todo ello en el marco de la fiesta por el Día de la Música, de carácter gratuita, y como ejemplo perfecto de que cuando se rema en la misma dirección, las cosas salen más grandes y mejor. El evento estuvo coorganizado por la Universidad de Almería, el Área de Cultura y el Cooltural Fest, que se estrena en agosto. La semana que viene, nos toca Siniestro Total, Guadalupe Plata… (FOTOS: Área de Cultura del Ayuntamiento de Almería)

Lee el resto de esta entrada

Fito & Fitipaldis. Almería, 15 de junio

Cuando alguien te ha hecho vibrar y sentir con intensidad con su música, uno siempre le guarda un irremediable cariño aunque, en algún momento del trayecto, tu camino y el suyo se distancien. Veinte años no son nada, dice el cantar, pero también dan para mucho. Para conexiones más o menos fuertes, momentos altos y bajos, como ocurre con cualquier interrelación personal y, por supuesto, en la relación que entablamos con el grupo en cuestión. Anoche, dentro de la selecta gira de ’20 Años, 20 Ciudades’, volvía  a ver a Fito & Fitipaldis ocho años después de mi última vez. Lo hacía esperanzado por el repertorio y con muchas ganas de reconciliarme con él. Quería volver a creer (a lo Expediente X) y me lo puso fácil. Un directo sin alarde de efectos, con una escenografía sobria pero lo bastante atractiva para que cada tema tuviera unas condiciones lumínicas distintas, una banda sin alardes de cara a la galería pero con una precisión de cirujano, un sonido de los mejores que recuerdo en los últimos años y, sobre todo, una actitud serena y agradecida, pero sin imposturas. Con la sabiduría que da el llevar más de treinta años en los escenarios y ser consciente del camino de un libro inacabado. (Fotos: Área de Cultura del Ayuntamiento de Almería).

Lee el resto de esta entrada

Sílvia Pérez Cruz. Maestro Padilla. 2 de junio

Como sabéis, en ocasiones me gusta compartir en esta casa, tan contraria a los límites y etiquetas, crónicas de conciertos (u obras de teatro) que, por su inmensa calidad, trascienden cualquier tipo de cerrazón y que merecen ser conocidas por, a priori, públicos ajenos. Anoche, mientras el equipo de mi tierra se jugaba no descender a segunda división B, el trabajo me llevaba a disfrutar de Sílvia Pérez Cruz, una artista a la que tenía ‘fichada’ desde su debut en solitario, 11 de Novembre, y a la que tenía la suerte de ver por primera vez. Comparto con vosotros, pues, mi crítica de agencia. Jazz, bossa nova, flamenco, copla, música mediterránea, folclore peruano, brasileño, mexicano, venezolano, cubano, compromiso… y Leonard Cohen. Sílvia Pérez Cruz consigue enfundar con su voz cualquier tipo de canción para vestirla de una noche elegante en la que su voz ejerce de faro, mientras un quinteto de cuerda con cuatro años de trabajo conjunto la acompaña con los más elegantes y vibrantes arreglos: Elena Rey y Carlos Montfort al violín, Anna Aldomà en la viola, Miquel Ángel Cordero al contrabajo y Joan Antoni Pich al violoncelo. (FOTOS: Juan Jesús Sánchez Santos)

Lee el resto de esta entrada

Rozalén. Maestro Padilla. 11 de mayo

Con un Auditorio que había agotado sus localidades casi tres semanas antes del concierto, Rozalén demostró anoche por qué es una de las artistas más carismáticas y valoradas de los últimos años. Confidencias sin imposturas con el público, más si cabe con las canciones de su tercer disco, en las que afronta historias familiares; bondad y transparencia por su mensaje positivista guiado por la empatía y la fraternidad; generosidad en la entrega (26 temas en dos horas y media de concierto), en la devolución del cariño de público y hasta en ofrecer un espacio a artistas noveles, como la inclusión de la cantautora almeriense Lena Carrilero como telonera. Esa comprensión de saber que cuando se empieza es necesario que te dé oportunidades. Y todavía, en el encuentro que tuvimos en la zona del backstage del concierto producido por Kuver, me confesaba, al hilo de su próxima presencia en The Juergas Rock Festival, que ella es profundamente rockera y que Soziedad Alkohólika es una de sus bandas favoritas. “Lo que pasa es que yo tengo esta voz Disney y no puedo cantar lo mismo”, bromeaba. Una noche mágica, perteneciente a la ‘Primavera Cultural’ del Área de Cultura, Educación y Tradiciones del Ayuntamiento de Almería, donde no faltó el amor a los niños y, especialmente, el recuerdo a las sensaciones universales que ya identifican para siempre la canción ‘Girasoles’ o la ausencia de Beatriz por el fallecimiento de su padre. Puro corazón.

Lee el resto de esta entrada