Archivos Mensuales: febrero 2018

En Espera – D’Perkaleo (2010)

Desde Pechina, un pequeño pueblo de Almería, un grupo de amigos se une para dar sus primeros acordes. Al principio eran cuatro componentes. En el momento de la grabación de este disco acabaron siendo diez porque siempre piensan en positivo. “En Espera no entiende de límites y se lanza a disfrutar de las experiencias que les ofrece vivir para el rocanrol”, escribí en su momento…Y fíjense que tanto es así que buena parte de aquellos integrantes dieron vida a A La Carga Producciones, hoy los promotores principales de The Juergas Rock Festival, además de otros muchos formatos que tienen que ver con el rock o la música en directo. Desde sus inicios, allá por 2005, empiezan a sumar condecoraciones en forma de grandes teloneros de las bandas grandes que se asomaban por la provincia. La Fuga, Marea, Albertucho, Rosendo, Barricada… ¿Qué tenían aquellos chicos que estaban en todas partes? La insistencia de ‘Chino’, el batería, parece ser el santo culpable. “Está todo el día dándole al coco, colgado al teléfono y es un mérito que hay que reconocerle”, afirmaba entonces Juan Carlos, voz de la banda. Después de varios años en el dique seco, En Espera es una de las nueve formaciones que estará en la fiesta de bienvenida del Juergas del próximo mes de agosto.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Trashtucada – Quién Dijo Miedo

Despacio pero sin tregua van los de Chiclana haciendo camino al andar. Quién Dijo Miedo es su cuarto larga duración en diez años, después de que tanta victoria en concursos de bandas se concretara en Y No Es Broma (2008), los años de experiencia sobre los escenarios echaran adrenalina en Tírate del Puente (2011) y que se pusieran belicosos en Nada Nos Puede Parar (2014). Más de tres años después aparece este Quién Dijo Medio que tiene todos los elementos reconocibles de la banda (resumidos en esa terminología propia autodefinida como Distorsión Party), pero que ‘piano piano’ es un nuevo jirón en un trabajo que, aunque quizá sepultado en lo colorista y divertido de su sonido, se deja sentir para evitar caer en demasiadas fórmulas repetidas, en no buscar la canción festiva que espera todo el mundo, basada en éxitos anteriores, y que apunta a dinámicas y composiciones algo más elaboradas que el pim pam pum que tanto les funciona a otras bandas. Lentos, pero seguros, y sonando siempre un poco mejor.

Lee el resto de esta entrada

Aurora Beltrán – Usiana

Aunque es un debate inútil de, más que difícil, incomprensible resolución, algo se debe haber hecho muy mal en el mundo de la música cuando hace unos años en las radios comerciales podíamos escuchar las novedades de bandas y solistas tan competentes como hoy ignorados. El caso de Aurora Beltrán es especialmente clarificador. Considerada casi con total unanimidad como una de las mejores y más especiales voces femeninas del rock en castellano, hoy en día imaginar que pueda llegar a un gran público, como antaño ocurriera a través de su grupo Tahúres Zurdos, es impensable. Usiana es su último trabajo discográfico de estudio, que salió a la venta a finales del pasado 2017. Diez nuevas canciones donde, alejada de la distorsión y con una crudeza impuesta y azuzada por los últimos avatares de salud padecidos, destila todo su saber hacer. Una voz repleta de cuerpo y matices, que rasga o acaricia según apetencia, con unos coros que le dan una dosis armónica gospeliana, casi mágica, y unos textos que hablan de la esperanza pese a lo ceniza que puede a veces ponerse una enfermedad, entendida no solo como un mal médico, sino de cualquier mal que nos impida ser libres.

Lee el resto de esta entrada

Seguridad Social – Compromiso De Amor (1982-1995)

Imprescindible doble directo el que protagoniza hoy esta crítica remember de viernes y, acercándonos ya a los seis años de vida de esta web, es extraño que no hubiese estado aquí antes una de las bandas por las que siento más cariño desde la adolescencia (hice #Mis10de en mayo de 2014). Antes de que llegara el rock de trinchera a mis oídos y, con ello, un progresivo aumento hacia sonidos más duros, sean metálicos o rítmicos, Seguridad Social representaba para mí, en aquellos años, el rock con descaro, un rock acanallado pero con guiños de sentimiento. Muy mediterráneo y, por tanto, conectó muy fácil conmigo. Mis dos mejores amigos sentían lo mismo y este directo me llegó por mi hermano, o sea, que al final tampoco parecía extraño que lo sintiera así. Y el caso es que, escuchado hoy, con perspectiva, este directo sigue sonando diabólicamente rockero. Hay riffs y solos descomunales, pura actitud heredada de los inicios punk-ska del grupo, que poco a poco fue haciendo más latino su sonido, haciendo una rumba rock que seguía siendo igual de pintona. El caso es que este directo tiene el equilibrio perfecto, el momento justo de una banda que suena bien, de un público que jalea a lo grande y de un repertorio abrumador. Lee el resto de esta entrada

Otro inútil artículo sobre Operación Triunfo

Apagándose ya los ecos de los vítores por los resultados de la final del repescado formato televisivo, me gustaría añadir un artículo más a la colección de escritos, que se mueven entre diatribas o panegíricos. Aquí, no será ni una cosa ni la otra. De hecho, más que un artículo es la puesta en orden de varias opiniones sobre el asunto, que ya he debatido con muchos de vosotros en persona o a distancia.  Como por algún sitio hay que empezar, por situarnos, diré que no estoy en contra de estos formatos televisivos. Para un rockero que se le presupone cierta autenticidad igual no está bien decir eso, pero qué quieren que les diga, prefiero que los jóvenes (la mayor franja de edad en la que ha penetrado el concurso en esta edición) estén pendientes de los gorgoritos, arreglos y demás de varios cantantes con voces interesantes que de las hormonas de Hombres, Mujeres y Viceversa. Ahora, Operación Triunfo (OT a partir de este momento) no debe ser el principio ni final de nada, ni ser considerado el termómetro fiable de la virtud de la música. Es lo que es, entretenimiento donde se premian ciertas virtudes que, al menos, están relacionadas con el trabajo, el compromiso y la consecución de un objetivo.

Lee el resto de esta entrada

Rock-Servatorio – Con-cierto Secreto (1988)

Después del single promocional (no a la venta) de Barón Rojo, de 1983 (como añadido al Metalmorfosis) y el debut y único disco de Force (banda con el posterior vocalista de Saratoga y el bajista de Hamlet, entre otros datos añadidos), hoy cierro la trilogía de críticas remember de los viernes dedicada a los tres vinilos que me regaló por sorpresa el pintor de arte contemporáneo Raúl Muñoz, a quien conocí en un viaje por Estocolmo, Riga, Helsinki, Moscú y San Petersburgo. Se trata de este Con Cierto Secreto que, pasados los años, se ha convertido en mayor rara avis si cabe dentro la historia de nuestro rock y heavy metal. Nacido en el seno de la academia formada pocos años antes por Rubén Melogno y Hermes Calabria (baterista de la época dorada de Barón Rojo), este disco es una obra coral con muchos de los nombres más importantes del rock duro en España: a saber, Carlos Pina, José Antonio Manzano, los hermanos De Castro y Sherpa, Manuel y Ángel Arias, Jero Ramiro… Barón Rojo, Niágara, Banzai, Jerusalén, Ñu, Santa, Casablanca, Júpiter, Manzano, Panzer… Todos al servicio de una creación de diez temas donde plumas, guitarras, bajos y baterías se mezclan para dar como resultado dos temas que quizá representen, pasado el tiempo, el fin de una época dorada. Los pabellones dejarían de llenarse, los Barones romperían, Obús caería en la desidia… Pero que les quiten lo bailado.

Lee el resto de esta entrada

Narco – Espichufrenia

Se han visto arrasados por su propia dinámica festiva. Los sevillanos, que llevan de gira desde que volvieron hace ya cerca de diez años, han ido trasmutando su sonido dando mayor protagonismo a los graves y a la electrónica hasta parir un álbum como Espichufrenia, que ni siquiera da concesión al mono. Muy centrado en el mundo de las drogas, con bases limpias y estilosas del rap al punk oscuro, del rock al drum’n’bass, al ragga o los sonidos industriales que vienen de la mano de un amplísimo abanico de colaboraciones. Todo ello confiere al álbum un espíritu hedonista (pasote, diría yo) que hace que el tono generalizado sea de mucha, ¿demasiada?, diversión a cambio de sacrificar la oscuridad de discos pretéritos. Un moderno y efectivo ejercicio que (entiendo) ha de ser tomado como una compilación de estilo, de una necesidad puntual, que como una llegada a meta que marque la constante para tiempos venideros. Bronce en los discos del año de esta casa.

Lee el resto de esta entrada