Archivo del sitio

Nuevo comunicado de Extremoduro sobre la gira. Se va a desbocar la primavera

 

Llegan más noticias. El optimismo de querer realizar la gira a final de verano y otoño empieza a darse con la empecinada realidad y todo apunta a que finalmente veremos la despida de la banda en la próxima primavera de 2021. La banda emite comunicado al respecto. Extremoduro, por texto de Robe, dice así: “¡Hola a todos! Estamos teniendo problemas para anunciar las fechas. Seguimos pensando que la obligación de todos es estar preparados para trabajar justo en el momento que se pueda. Pero nadie sabe si vamos a poder tocar en otoño, y estamos teniendo todo tipo de dificultades. Por eso de momento no podemos anunciarlas. La idea era que la gira empezara a finales de agosto o principios de septiembre. Así que vamos a fijar el 31 de julio para saber si se hace o no. Si ese día ya no hay absolutamente ninguna restricción ni de aforos ni de mascarillas ni de geles ni de poder abrazarse y besarse con lengua con desconocidos, entonces haremos la gira. Si ese día no ha salido ningún tratamiento efectivo y continuamos teniendo que mantener las distancias, entonces la llevaremos a primavera del año que viene. Hemos exigido a la promotora Live Nation, como condición, que devuelva el dinero de las entradas a quien lo solicite, aunque no estén anunciadas las nuevas fechas concretas. Nuestro acuerdo con ellos dice que están obligados a gestionar la devolución del importe íntegro al que lo pida, inmediatamente después de anunciarse la suspensión o aplazamiento de los conciertos. Si siguen obcecados en su postura, lo siguiente será ponerlo en conocimiento de un juez. ¡Besos y abrazos! Robe”. Como siempre, recordamos todo lo mucho publicado sobre Extremoduro en los últimos años en el resto del post.

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Orgullo LGBTI (De fuera)

 

Desde que ‘levantamos la persiana’, no ha habido año que, desde twitter o al correo electrónico, no me haya llegado alguna petición para, dentro de las playlists temáticas que suelo colgar de vez en cuando (reconozco que no con la asiduidad inicial ni la que quisiera), que dedicara una lista en torno al orgullo LGBTI. Dice Calamaro que “nada que tengas que esperar llega” pero, en este caso, al quinto llegó la vencida. En 2017 publiqué una playlist con más de 60 temas nacionales e internacionales que abordan la temática desde los enfoques más variados (espero no herir susceptibilidades, pues considero que ninguno de los autores lo pretendía con la canción). Hay mucho rock –en todas sus vertientes- y también he querido abrir la puerta a autores clásicos. Aunque hay más de uno, he obviado clásicos con los que se suele asociar el tema, como los Cher, Aguilera, Conchita Wurst o Dana International. Por sus derechos y por la normalización, que suene la playlist RockSesión LGBTI y, por ello, #Mis10de este fin de semana fueron ayer sábado para mi ranking de temas nacionales y hoy, domingo, los internacionales. ¡Play!

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Orgullo LGBTI (De aquí)

 

Desde que ‘levantamos la persiana’, no ha habido año que, desde twitter o al correo electrónico, no me haya llegado alguna petición para, dentro de las playlists temáticas que suelo colgar de vez en cuando (reconozco que no con la asiduidad inicial ni la que quisiera), que dedicara una lista en torno al orgullo LGBTI. Dice Calamaro que “nada que tengas que esperar llega” pero, en este caso, al quinto llegó la vencida. En 2017 publiqué una playlist con más de 60 temas nacionales e internacionales que abordan la temática desde los enfoques más variados (espero no herir susceptibilidades, pues considero que ninguno de los autores lo pretendía con la canción). Hay mucho rock –en todas sus vertientes- y también he querido abrir la puerta a autores clásicos. Aunque hay más de uno, he obviado clásicos con los que se suele asociar el tema, como los Cher, Aguilera, Conchita Wurst o Dana International. Por sus derechos y por la normalización, que suene la playlist RockSesión LGBTI y, por ello, #Mis10de este fin de semana serán hoy sábado para mi ranking de temas nacionales y el domingo los internacionales. ¡Play!

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Korn

 

A mitad de los noventa, la oscuridad ‘inventada’ por Black Sabbath tomó con fuerza los terrenos metaleros, con todos sus adjetivos previos que se os ocurran, y empezaron a nacer los grupos tormentosos que hicieron del Nu una forma de des-vivir bastante recurrente y, también, comercial. Eso deviene en cierta impostura poca creíble y al final, como todas las modas, acabó siendo relegada a otras ramificaciones. Lo de Korn es otra cosa. Su sonido y su triunfo puede ser ‘acusado’ al imponente apoyo promocional de su sello discográfico (Epic) pero si tenemos en cuenta que su vocalista pasó una infancia de bullying, familia traumática y que terminó trabajando en una morgue haciendo autopsias donde vio el lado más cruento y cruel del ser humano con todo tipo de experiencias narradas por él mismo, se ganó un caldo de cultivo infinito para soltar ‘renegror’ para una buena colección de discos. Así, Jonathan Davis, junto a Brian Weich, James Shaffer (con sus guitarras de siete cuerdas) Reginald Arvizu y David Silveria con el groove al once, conformaron el quinteto dorado de la primera época de la banda, hasta Take A Look In The Mirror, dejando atrás los imprescindibles debut, Life Is Peachy, Follow The Leader, Issues y Untouchables. Lo de después estuvo muy bien también (la banda ha mantenido una media de calidad alta) pero como en las películas de terror de los primeros tiempos, no impactaron tanto como sus inicios. Hoy, después de la oscuridad personal de Stravaganzza, seguimos en las tinieblas con #Mis10de Korn. Salud.

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Stravaganzza

 

Siempre en mi equipo. Como saben mis fieles hay ciertos grupos que traspasan cualquier tipo de lógica y los llevo atravesados en el alma por la capacidad de expresar sentimientos, tormentos, emociones por las que, la mayoría de veces por desgracia, uno pasa a lo largo de los años. Sin entrar a recordar cuáles son, aunque escrito está a lo largo de los años, incluso pocas semanas atrás por más que nadie entienda nada, uno de ellos es Stravaganzza, el caso que nos ocupa hoy. El grupo vuelve a la actualidad ante la inminente edición de un DVD en directo, el primero, que grabó en el 28 de septiembre del pasado 2019 en La Riviera. Recuerdo histórico: en 2010 la banda anunció un parón indefinido porque argumentaban que no había capacidad técnica ni infraestructura en la mayoría de salas para atender su propuesta musical. Una puesta en escena que cada vez se hizo más compleja con violín, teclados, corista, tres bailarinas… Demasiado equipaje para un momento en el que la música en directo se resquebrajaba. Los miembros fundadores de Stravaganzza fueron Leo Jiménez, en uno de sus mejores momentos vocales, Dani Pérez a la batería (también motor de Saratoga, antes y ahora, de nuevo), Edu Fernández en el bajo y Pepe Herrero en la guitarra y teclados. Esos cuatro componentes son los que grabaron Primer Acto y Sentimientos. Después entrarían Carlos Expósito en la batería (que ya nunca abandonaría a Leo) y Patricio Babasasa y su imponente presencia en el bajo. No necesito contar mucho más. Que entre la oscuridad de #Mis10de Stravaganzza. (FOTO: Marina Ginés para RockSesión).

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Aterciopelados

 

El estallido del grunge salpicó a la música en todo el mundo a principio de los noventa y hasta casi la salida de la década, siendo el primero de sus lustros el momento más álgido del género. Ese ruidismo en las guitarras y la actitud belicosa en las formas fueron asimiladas en las escenas de distinta manera y con desigual acierto. En el caso de Colombia, un joven dúo, formado por Andrea Echeverri y Héctor Buitrago, perfilaron lo apuntado en su primigenia banda juvenil Delia y Los Aminoácidos. Llegarían tres años después la trilogía de rock y actitud hardcoreta, pero con fuerte raíz de folclore autóctono, he aquí la original asimilación de la moda imperante, formada por Con El Corazón En La Mano, El Dorado y La Pipa De La Paz, que ya abría la puerta a arreglos más sofisticados y programados, con Phil Manzanera como productor. El cambio se hizo notorio y mucho más patente en Caribe Atómico, que termino de romper las fronteras musicales del grupo, que todavía despacharía un excelente Gozo Poderoso, para seguir su camino con Oye, Río y su último Claroscura, de sonido vigente y actual. Por el camino, muchos discos en solitario, Grammys, mucho activismo social y colaboraciones por decenas. Como tantas bandas del otro lado del charco, grandes ‘desconocidas’ (con mucho respeto las comillas) donde podríamos incluir a gente como No Te Va a Gustar de Uruguay o Café Tacvba de México… entre otros muchos. Hoy vamos con #Mis10de Aterciopelados. Salud. (FOTO: Aterciopelados.com – Juan Andrés Moreno)

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de El Puchero del Hortelano

 

El sábado 17 de octubre de 2015 El Puchero dijo adiós. Casi 18 años de emociones, sentimientos, canciones de género dispar pero con los denominadores en común de la honestidad, de la sinceridad, el corazón, la esperanza, el buen humor, la autocrítica… La vida, en suma. Era la primera vez que el Palacio de los Deportes de Granada ponía un ‘sold out’ con una banda de la tierra. Ni Bob Dylan, oigan. Cerca de 8.000 personas para una noche histórica. Seguidores y amantes de la banda de toda España acudieron al rebato final. El Puchero, como los más grandes, se fueron en el momento más álgido de su carrera, sencillamente porque necesitan nuevas experiencias. Y ahí tenemos a Antonio Arco cimentando una carrera en solitario con dos discos maravillosos y uno tercero que se viene fraguando a golpe de single previo. Una decisión, la del adiós, que cualquier rentista de gráficas de rendimiento calificaría de locura, pero que es respetada con resignación por quienes vibran con sus formas. El Puchero dijo adiós, pero el recuerdo de la última noche permanecerá indeleble y fresco en la memoria para todos los que estuvimos allí. Las luces se encendían en el Pabellón y se apagaron para siempre en El Puchero. Los asistentes elogiaron el esfuerzo, los años, la dulzura y la alegría. Porque su música es ilusión y bondad sin imposturas. Un último concierto mágico, “quién tuviera para vivirlo otros 80 años”. Hoy, le metemos pala al #Mis10de El Puchero del Hortelano que hice en twitter en julio de 2013. Nos sobran los motivos. (FOTO: Marina Ginés para RockSesión)

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Leonard Cohen

 

¿Dónde está la salvación que el mortal busca?, cantaba Roberto Iniesta en una de las canciones viscerales de los primeros discos de Extremoduro (a quienes este fin de semana, entre otras cosas, debería haber visto por tercera y cuarta vez en esta aplazada gira de despedida). Quizá la única manera sea conseguir el tres en raya que supone la paz de corazón, cabeza y alma. No es poca cosa si por el viaje llevas acumuladas ‘muchas lanzas’, como canta el otro poeta Kutxi Romero con Marea, “y sus trozos fabricaron mi esperanza, tan sedienta porque al fondo de mi alma hay un pozo pero la soga no alcanza”. #Mis10de hoy vuelven a ser una necesidad. Quizá mi vida entera esté en esta web y en otras creaciones musicales a las que les doy acceso a muy pocos elegidos. Culmino la presentación con un fragmento del artículo que escribí por la muerte del canadiense, que también os comparto también aquí, al completo: Vivo con la obra de Leonard Cohen desde que tengo memoria musical. Me es grato ir encontrando a personas que, sin saber por qué, sintieron fascinación por él también desde niños. Entonces no se entienden los motivos, claro, pero da una sensación de comunidad reconfortante. Uno de los ilustres de esa lista es Igor Paskual, pero también muchos amigos tuiteros que durante años han confesado esa iniciación. Como en el caso del músico, fue mi madre la que lo escuchaba con frecuencia y, como mi tocayo Krahe, forma parte de mis recuerdos de las tardes de colegio mientras hacía los deberes (sin quejarme, sin quejarse). Ironía fina, tanto Krahe, como Cohen: voces cavernosas, cantantes tardíos, por casualidad hasta la H intercalada y, de postre, Javier casado con una canadiense. Recuerdo un casette, una cinta, ‘de las buenas’, de las negras, con sonidos que nunca le había escuchado a nadie. Llévenme al final.

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Estirpe

 

La música cubre en miles de ocasiones necesidades emocionales que otras cosas no logran alcanzar. Así, llevo unas semanas aprovechando eso para traer aquí a bandas que a lo largo de los años, que ya son muchos, han supuesto una descarga y sacudida en distintas direcciones. Lo hice con EUKZ y Radiohead la semana pasada y hoy, sábado, de nuevo día para nuestra escena, nos vamos con una de mis bandas fetiche y, siempre diré, del todo infravaloradas cuando tienen incluso elementos que le permitirían andar en lo mainstream si no fuesen de Córdoba. Funk, metal, arreglos líricos, electrónica, emoción descomunal, algo de rap… Una coctelera explosiva capitaneada en la voz por Mart, el hijo de Manuel Martínez de Medina Azahara. Más de quince años me costó conseguir poder verles en directo porque en el circuito de salas lleva casi ese tiempo agonizando y porque los grandes festivales que he cubierto siempre los han ignorado. Pero quien los probó lo sabe. Somos pocos, pero lo sabemos. Estirpe llega hoy con diez dardos (tienen más, os lo aseguro) que escucho a todo volumen para fundirme con sus melodías vocales, sus metales, sus guitarras y su batería. Si los conocen, disfruten. Si no los conocen y quieren dedicarles 45 minutos, sean bienvenidos. Cuando pienso en abandonar esto, y van unas cuantas y cada vez con mayor intensidad, siempre recuerdo “que no tengo más aspiración que morir viviendo el rocanrol”. (FOTO: Juan Jesús Sánchez Santos para RockSesión).

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Radiohead

 

Aunque en esta casa le damos sobre todo al espectro nacional, los domingos nos reservamos la mirada al circuito internacional con la sección de #Mis10de. Y, después de darme el gusto de reeditar a El Último Ke Zierre, EUKZ, ayer, su compañero de baile también es una debilidad personal hasta el punto de que es uno de esos pocos grupos extranjeros que escucho con la misma habitualidad y con el mismo conocimiento de causa que grupos de nuestra escena. (En esa categoría, ya saben los viejos del lugar, incluyo a Muse, Mastodon, SOAD, Rammstein, Zeppelin, Manson, Metallica, Dylan, Cohen…) Y es que Radiohead siempre me ha servido para estimular emociones y conexiones cerebrales donde no llegan otros grupos. Esa es la grandeza de la música cuando te dejas absorber por ella, cuando su esencia te atrapa. Quizá por eso mi alta estima a la banda de Thom Yorke y compañía, que inicialmente se iban a llamar On A Friday. Llegan donde otras no y, cuando quiero esas sensaciones, no tienen casi rival. Además, comulgo con ellos en el punto intermedio. Sí, me gustan los primeros discos, más guitarreros, que tendrán fuerte presencia en la selección, pero su progresiva experimentación electrónica y la ruptura de los estándares completaron mi admiración por ellos. Sí, OK Computer es uno de los mejores discos de la historia, pero para mí Kid A se lleva poco con él, y Amnesiac es una delicia. Sea como fuere, cerramos mayo con #Mis10de Radiohead. Que lo disfruten.

Lee el resto de esta entrada