Archivo de la categoría: Críticas Remember

El Mondongo – Jubilandia (2002)

Mi reconocimiento a aquel lector asiduo de esta web que los conozca o recuerde. Porque yo hasta hace una semana, no. Jubilandia es el primer y único disco de El Mondongo, una banda vallisoletana nacida por casualidad de la inspiración de Fernando Su, un veterano de la escena local. Es uno de esos descubrimientos que se hacen gracias a vosotros, los lectores. Resumo, un colega de un buen amigo me habló de ellos la pasada semana, al hilo de la afición común que tenemos ambos por otro grupo de esos ‘extraños’, Bad-F-Line, ese grupo de rock-tecno del que os hablé hace unos años. Claro, con esas referencias lo primero que hice al día siguiente, el domingo pasado, fue buscar el disco y, por suerte, comprobar que está entero en YouTube gracias a que lo tiene subido, justo, un usuario llamado Fernando Su. Por los pelos, porque en Spotify no está y la cosa fue tan limitada que el álbum anda algo descatalogado. Editado por Zero y Desobediencia en 2002 al resultar ganadores de un concurso denominado Norte Rock, esta es la historia de la Jubilandia de El Mondongo: rock, electrónica, modernidad, muchas historias sobre cocaína, influencias de la Velvet, de Buffalo Springfield, de Tricky, Massive Attack, trip hop y hasta del hinduismo y las melodías orientales. Demasiado, ¿no?

Lee el resto de esta entrada

Nacho Vegas – El Manifiesto Desastre (2008)

Decía un viejo amigo (tan viejo amigo que, de tan antiguo, posiblemente ya ni lo sea) que era un amante de defender causas perdidas. No diría yo tanto o quizá el carácter me ha vuelto más condescendiente con algunas cosas, pero el caso es que algo de eso marca muchas semanas mi elección de las críticas remember de los viernes. Sin pensar demasiado (agenda apremia) traje a Triana en el inicio de la polémica de Eduardo Rodríguez Rodway con el grupo tributo (hace un año, aunque algunos medios especializados han parecido enterarse ahora), hablé del Minage de doña Mónica tras la vengativa crónica de El País, hablé de Ramoncín en pleno juicio, hice la remember de Albert Pla en plena cancelación masiva de conciertos… Vamos, que si hay un fuego igual voy con azufre en lugar de con manguera. De un tiempo a esta parte a Nacho Vegas se le está repartiendo por los titulares que distintos medios van salpicando por ahí. Que si la derrota de clase obrera enciende a la izquierda premium, que si declararse antimadridista porque de niño recordaba la testiculina patriota de Juanito… El caso es que lo que más me enerva es ver comentarios a su música cuando, en la inmensa mayoría de los casos, ni siquiera han escuchado un disco suyo. España, país de tertulia de bar, hoguera de Twitter y de opinólogos que no son capaces de leer un párrafo, como para leer entre líneas. Hoy hablo de El Manifiesto Desastre, porque es un terrible y absoluto discazo. Tanto, que me inspiró una novela que ya casi doy por imposible.

Lee el resto de esta entrada

Surfin’ Bichos – Hermanos Carnales (1992)

Llegué tarde al momento de Surfin’ Bichos, la banda manchega a la que muchos sitúan como germen del indie en España (con esa afán que tiene el indie menos cabal en buscar un pasado lustruso), como pieza bisagra entre el pop de los ochenta y el grunge de los noventa y no sé cuántas cosas más. Llegué a ellos cuando ya conocía a sus dos escisiones, Chucho y a Mercromina, que me interesaban bastante más que los primeros. Y lo hice porque vine rebotado y cuasi moribundo, después de que la discografía de Javier Corcobado y sus Chatarreros se me clavara en cada una de las vísceras, al que llegué después de escuchar al cada vez más odiado por los extraños y ajenos, Nacho Vegas (nótese la ironía). En resumen, un momento de búsqueda de sonidos desgarradores (también Diamanda Gallas es de esa época). Claro, con el recorrido anunciado Surfin Bichos entró fácil, especialmente este disco, que me pareció extremadamente melodioso para lo truculento de sus historias, donde el incesto, la tergiversación bíblica o el derrotismo campan a sus anchas en el universo conceptual despachado por Fernando Alfaro. La banda, con motivo del 25 aniversario de este disco, se reúne de nuevo, además de reeditar su discografía con extras y ese tipo de cosas que se suelen hacer cuando alguien le echa ganas (y hay respaldo).

Lee el resto de esta entrada

Luber Jack – Llegó La Hora (2012)

Esta es una de esas semanas en las que la elección de la crítica remember de los viernes viene determinada por la actualidad. A veces la decisión viene marcada por algún aniversario celebrado, otras viene por la reunión de un grupo que estaba de parón y otras, como este caso, provienen del peor motivo posible, el fin del camino. Luber Jack ha decidido poner fin a su trayectoria conjunta, si bien tanto Luis Solo como Roberto Crespo seguirán por sus proyectos personales. Para el recuerdo dejan este Llegó La Hora, producido por Iñaki Antón, y con la mano de Carlos Markina y Ricardo Cantera completando al dúo en directos y estudio. Estamos ante un tratado de rocanrol limpio, sencillo, sin el más mínimo de sombra. Puro corazón y actitud, voces melódicas, riffs diáfanos… Un manual de estilo clasicista para que nunca se olvide cómo fueron las raíces de este invento.

Lee el resto de esta entrada

Frank T – Los Pájaros No Pueden Vivir En El Agua Porque No Son Peces (1998)

Pese a que es público y notorio que tengo una especial devoción por el rap metal de bandas como Hora Zulú, Narco o Def Con Dos, también es conocido por los más antiguos (que no viejos) seguidores de esta casa que mi relación con el rap y el hip hop patrio es un tanto ‘especial’. Es decir, que es más difícil que consiga llenarme en plenitud. Cosas de Solo Los Solo, Violadores del Verso, La Puta Opepé, muy poco de Ari o Siete Notas, Siete Colores. Grupos que andaban por los recopilatorios alternativos de Universonoro o incluso en discos que regalaban en (glup) Rockdelux. Y es que claro, desde mitad de los noventa hasta principios de siglo XXI hubo una especie de época dorada en la que el hip hop y el rap trascendía sus propios medios para ser (casi) fagocitada por los generalistas. Vamos, lo que pasa en los últimos años con el indie. Y el todo vale acaba matando el momento creativo. De toda aquella vorágine ajena a mi progresiva especialización en el rock en todas sus direcciones, del rap me compré este disco, el único que podía escuchar de principio a fin sin cansarme. Se merecía pasar por aquí y esta semana, tras Riot Propaganda y asomando por la semana que viene la de #trending_distopic, era un buen momento.

Lee el resto de esta entrada

El Último De La Fila – Nuevas Mezclas (1987)

La historia de El Último de la Fila es la de un grupo que siempre fue fiel a sus creencias, que tocó la cima en reconocimiento de crítica y público y no por ello se vieron obligados ni a seguir cuando ya no creían en ello, que le dijeron que no a una poderosa firma comercial que les pagaba una millonada por asociar su marca (a cambio se pusieron a colaborar de manera altruista con 18 Ong’s de toda España), que rechazaron un precontrato con Virgin tras ganar un concurso porque ya habían dado su palaba a un pequeño sello independiente llamado PDI (que después les liberaría de manera altruista al ver que era imposible seguir su camino hacia el éxito), que se dijeron adiós en el momento en el que vieron que la unión de Manolo García y Quimi Portet no podía dar más de sí. Banda bien reconocida dentro de la música ‘comercial’ española, El Último De La Fila rezumaba rock y mucho de acidez anárquica y descontrolada en sus directos y en su actitud. Con frecuencia ignorados por los militantes del ‘rock urbano’, ‘combativo’ o más duro, EUDLF es uno de los grandes nombres propios de nuestra música. Y en RockSesión nunca nos hemos olvidado de ellos.

Lee el resto de esta entrada

Leize – Devorando Las Calles (1988)

Heavy metal con alma de rocanrol. Rocanrol con aceros afilados hacia el heavy metal. Los vascos Leize han anunciado recientemente que saldrán a la carretera (concretamente empezarán el próximo sábado, 1 de abril, en Valencia, con Ibi Sagarna de los extintos Barricada en la batería) con motivo de los treinta años de gestación (que no de publicación) de su estreno discográfico Devorando Las Calles. Uno de esos discos que, pasados los años, se escuchan y sorprenden tanto por la vigencia de sus textos como por la inmensa colección de buenas ideas, ritmos y estribillos que acumulan. Una de esas pequeñas joyas que, si ya la conoces, es fácil de apreciar y que, si no es el caso y te gusta descubrir ‘nuestra’ historia, te sorprenderá casi con toda seguridad. En esta gira interpretarán el álbum al completo y otra colección de éxitos de la banda que, os avanzo, protagonizarán la sesión de #Mis10de este sábado en Twitter.

Lee el resto de esta entrada

Emilio Aragón – Te Huelen Los Pies (1990)

emilio-aragon-te-huelen-los-piesSí amigos. Después de Bon Voyage de Orquesta Mondragón y el Grandísimos Éxitos de No Me Pises Que Llevo Chanclas, la trilogía de críticas remembers ‘carnavalescas’ llega hoy a su fin con este artefacto sonoro de Emilio Aragón. Con la llegada de las televisiones privadas a la televisión española, el bueno de Milikito se convirtió en todo un símbolo de la ‘cadena amiga’ (esto es, Telecinco) estando casi de manera perenne en la parrilla con Vip tarde, Vip noche, Vip infantil, Vip… Tiempos en los que su humor era tomado por macarrilla (no olvidemos su traje pero con zapatillas deportivas blancas), su colega Mané y sus gags con los zapatos en las manos. El caso es que en toda esa vorágine mitad destape televisivo, mitad ingenuo, se marcó varios discos del que este Te Huelen Los Pies fue todo un pelotazo comercial destinado al público infantil, adolescente y, sencillamente, sin ganas de calentarse mucho la cabeza. (También intentaría aprovechar el tirón Jesús Vázquez, pero aquello dio para menos).

Lee el resto de esta entrada

No Me Pises Que Llevo Chanclas – Los Grandísimos Éxitos (1989 – 1996)

no-me-pises-que-llevo-chanclas-grandisimos-exitosLa segunda cita de la trilogía de críticas remembers ‘carnavalescas’, tras el estreno la pasada semana para la Orquesta Mondragón, tenía que ser para No Me Pises Que Llevo Chanclas. Un grupo que está a punto de sacar una película documental (‘Por Humor Al Arte’) y un álbum en directo con motivo de su vigesimoquinto aniversario. Un cuarto de siglo de humor blanco, blanquísimo, para todos los públicos, del que el primer tercio fue absolutamente frenético. En los cinco primeros años despacharon otros tantos álbumes que le llevaron a una escalada de popularidad descomunal. Eran unos tiempos en los que todavía se vendían muchos discos (fueron Oro y Platino de los de antes) y, sobre todo, en los que el humor no entendía de YouTubers desaprensivos, de malas intenciones… Además, como ya argumenté la pasada semana, la fiesta de los textos no debe ocultar, por un lado, ‘el arte’ para contar las cosas, ni tampoco una composición musical de notable factura. La colección de éxitos es tan grande que el recopilatorio de aquella primera época se lleva los honores, como los casi dos mil conciertos que llevan en el zurrón.

Lee el resto de esta entrada

Orquesta Mondragón – Bon Voyage (1980)

orquesta-mondragon-bon-voyageConfieso que nunca he sido demasiado carnavalero. Pero de un tiempo a esta parte, por motivos profesionales, me he zambullido en ese mundo de las comparsas, las murgas, los coros y las agrupaciones, los cuplés y los pasodobles, y al final, cuando uno va conociendo sobre la materia va sacándole el gusto. En cuanto a eso de disfrazarse, si uno encuentra un tipo que le motive, puede tener su aquel. (Los más viejos tuiteros recordarán el de cura maligno y el de Lemmy, omnipresente siempre). El caso es que en estos fines de semana, las localidades patrias se lanzarán a vivir sus carnavales con la intensidad conveniente en cada caso. Ni que decir tiene en lugares como Cádiz o Tenerife. La intención que tenemos desde RockSesión es que en los próximos tres viernes, día de las críticas remember, ofreceremos tres críticas de discos ‘apropiadas’ para estos festejos, sea por su carácter pinturesco, histriónico o cómico. Hace unas semanas hacía #Mis10de la Orquesta Mondragón y qué demonios, este Bon Voyage, su segundo trabajo de estudio, es una buena piedra de toque para comenzar este miniciclo. ¿Viajan con nosotros?

Lee el resto de esta entrada