Archivo de la categoría: Crónicas Conciertos

Tomatito. Claustro de la Catedral de Almería. 22 de julio

Como ya sabéis las personas más fieles del lugar, mi trabajo me lleva a cubrir un centenar de conciertos al año, de los que aquí solo os suelo traer lo que tiene cabida dentro del de por sí amplio registro que le doy a la web. Entre esa bendita rutina se encuentra cubrir cada verano el Festival de Flamenco y Danza de la ciudad, que cumple en esta edición 55 añitos, siendo uno de los más antiguos del país. Algo que cubre mi flamencología heredada por vía paterna, que me hace sentirme unido a él aunque no esté (como si hiciera falta) y que anoche llegó a su término con el concierto ofrecido por Tomatito. Bendita suerte que uno de los mejores guitarristas sea vecino de tu ciudad. He coincidido en tantos eventos, conciertos, ruedas de prensa con él que uno a veces piensa… “¿Para qué le voy a pedir una foto si he hablado tantas veces?”. En una semana en la que, al pasar por Madrid, se ha generado la estéril polémica de la ausencia de músicos en la gira de Rosalía (ya di mi opinión sobre ello cubriendo el estreno de la gira mundial en Almería), me apetece compartir esta crónica que realizo como ‘anónimo’, sin firma (ya se la apropiarán otros), para la agencia (Contraportada) con la que llevamos más de ocho años dignificando el contenido para el Área de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Almería. (Con más reconocimiento externo que interno, por cierto. Gajes del oficio). Y traigo a colación lo de Rosalía porque su espectáculo sin músicos es una propuesta, y la de un intérprete brutal, otra, ambas, en su medida y marco, igualmente disfrutables. Al igual que hay comedias, dramas, thrillers, musicales, cine mudo y decenas de géneros. Y sin que ello signifique que va a desaparecer nada. Como tampoco han desaparecido los actores por existir la animación, que la opinión pública está infectada ya de frentismo y es ya desconsolador. Dicho todo esto, os dejo mi crónica de agencia. (FOTOS: Jesús Amat para Contraportada y Área de Cultura)

Lee el resto de esta entrada

Leiva. Ainda. Roquetas de Mar. 17 de julio

Sin otro impedimento de agendas, ni la de artista ni la del escenario, se hace raro, por mucho verano que sea, que una de las giras del año recale en una ciudad en domingo. Pero así fue anoche con el madrileño Leiva, que aterrizó con toda su Leiband y con los argentinos Ainda en la Plaza de Toros de Roquetas de Mar, dentro del presente ‘Cuando Te Muerdes El Labio Tour’ y de la mano del Ayuntamiento de la localidad y Crash Music, promotora, entre otros, de Cooltural Fest o B-Side Festival. Una gira que viene avalada por una gran acogida de público y crítica allá por donde pasa, si bien presentaba bastantes interrogantes desde el inicio, toda vez que el citado último disco (uno de los oros de esta casa en la lista anual) es un conjunto de duetos con hasta catorce artistas distintas. La solución se encontraba en el propio acompañamiento de los teloneros, puesto que es la argentina Esmeralda Escalante, del dúo Ainda, donde comparte con Yago Escrivá, la encargada de asumir el rol en esa suerte de canciones dialogadas. En cualquier caso, tampoco la presentación se cebó demasiado, puesto que en sus redondos veinte temas, solo cinco fueron de dicho álbum. Con una banda (su Leiband) de auténtica altura y relumbrón (con Juancho Sidecars, con César Pop, con Niño Bruno, con Tuli… es difícil no sentirse plenamente respaldado), Leiva ejerció de figura del momento y el público, bastante heterogéneo, lo recibe como espera. No hay posibilidad de engaño. Un status ganado por derecho propio con canciones rotundas, sin fisuras, grandes, crecientes. Sin salirse nunca (para mal o para bien) de la corrección (es quizá lo único que podríamos achacar los amantes de algo más de incertidumbre a la hora de una presentación viva), Leiva y los suyos salieron, se entregaron y cumplieron con ejecución intachable con lo que ofrecen. (FOTOS: Juan Jesús Sánchez Santos para RockSesión).

Lee el resto de esta entrada

Robe. Gira Ahora Es Cuando. Almería, 9 de julio

En el mismo escenario en el que tres días antes Rosalía había inaugurado su gira mundial se plantó anoche Robe y su banda, ‘Los Robe’. Si la catalana se rodeaba de ocho bailarines, el extremeño lo hacía con el sexteto de músicos que le escoltan en lo que puede ser la etapa más feliz y distendida de toda su carrera. Dos maneras, muy trabajadas ambas (cada cual a su manera), de entender la música y el ejercicio escénico. La primera con un espectáculo visual, veloz, inmediato y efectista. Los segundos, con el derroche lírico, poético, coral y sinfónico que ha adornado de preciosismo la planta siempre transgresora, árida y curtida de un Robe que ve en cada ciudad y localidad, sea grande o pequeña, que su público le ha entendido, que sigue estando ahí. Agradeciendo, cantando, acompañando en una evolución tan natural como coherente e identificable. Una gira que tras pasar el viernes por Montalbán de Córdoba recalaba en Almería, donde no pisaba desde agosto de 2014, en lo que a la postre fue la última gira de Extremoduro. Y resulta titánico y también elogiable la ‘pechada’ que se va a marcar el grupo en esta gira, con más de 40 conciertos, casi a dos por fin de semana durante cinco meses. Porque es muy fácil agotar y llenar grandes recintos cuando haces una gira como la pasada, en unas pocas ciudades, que hace que los desplazamientos desde otras provincias se multipliquen al haber menos oportunidades, pero hacerse una pasando por pequeñas o medianas plazas como los ya realizados en Zamora, Burgos, ayer Almería, o los que vendrán en Huesca, Guadalajara o Teruel y ver que, a escala, el cariño desde abajo y la entrega desde arriba es la misma, reconcilia con el espíritu más primigenio del arte de cantar y contar canciones. (FOTOS: Juan Jesús Sánchez Santos para RockSesión, salvo la última, que es de José Antonio Holgado para Contraportada – Área de Cultura Ayuntamiento de Almería).

Lee el resto de esta entrada

Rosalía. Estreno de Motomami Tour. Almería. 6 de julio

Un mes después de la publicación del tercer elepé de Rosalía, Motomami, se anunciaban las fechas de una cuantiosa gira mundial, con la que la artista daba el salto con una agenda tan ambiciosa que contempla la visita de 17 países en seis meses. Un periplo que, bingo, comenzó anoche en Almería, convertida desde el primer día en foco de atención por todos los rosaliers – motomamis – motopapis para tener las primeras informaciones sobre cómo es el nuevo espectáculo de la artista. Os confieso que, después de llevar más de ocho años llevando la comunicación y prensa del Área de Cultura del Ayuntamiento de Almería a través de la agencia para la que trabajo, siento mucho de satisfacción por ello. Sobre todo porque ‘pequeña pero firme’, que diría Extremoduro en ‘Sucede’, Almería fue una de las primeras ciudades del país que apostó sin ambages por la #CulturaSegura. Dos días después de acabar el confinamiento ya tuve que cubrir mi primer concierto. Solo en ese verano se celebraron más de 40 conciertos, cuando en el resto de España era un solar. Al siguiente verano, todavía con mascarillas obligatorias, distanciamientos, sentados y todas las medidas que hoy parecen ser un pesadilla distópica, se habían celebrado más de 120 conciertos, obras de teatro y un largo etcétera. Por eso, a mí lo de anoche me sabe un poquito mejor. Porque es un premio, trabajado, a muchos meses de compromiso con la cultura, igual que entiendo el compromiso hacia lectores o ciudadanos. Ya lo decía también Neruda, aquello de “cumpliendo con mi oficio, piedra con piedra, pluma a pluma. Pasa el invierno y deja sitios abandonados, habitaciones muertas: yo trabajo y trabajo”. Y allí anduvimos, en el estreno mundial de la gira de un ciclón llamado Rosalía. (FOTOS: José Antonio Holgado para el Área de Cultura – Contraportada).

Lee el resto de esta entrada

XXXIV Candil Rock 2022. El Drogas, Casino y Los Tiki Phantoms

Suma y sigue Candil Rock su pequeña gran historia contando ya su trigésimo cuarta edición, pasando todo tipo de avatares a lo largo de su vida, con un receso por pandemia incluido. Después de que tuvieran que suspender la de 2020 y celebrar una edición de esas de sillas, distanciamiento y mascarilla con Los Enemigos como cabeza de cartel en 2021 (esa me la tuve que perder, andaba viendo por primera vez a Califato ¾ en Cooltural Go!, producido igualmente por Crash Music), que le sirvió para cambiar el emplazamiento, del campo de fútbol Villa de San Pablo a los aparcamientos del Edificio Polivalente del Paseo del Generalife, anoche era el momento de volver a una edición ‘normalizada’, con uno de esos carteles que vienen a reflejar el carácter que ha tenido el festival de día casi desde su fundación. Un gran nombre propio (El Drogas), una banda notable pero menos habitual (Los Tiki Phantoms) y un apoyo a la escena local (Casino). Un festival de modesto formato en Huércal de Almería, pero por el que han pasado prácticamente todos los grandes nombres de nuestro rock. Por ejemplo: Loquillo, Joaquín Sabina, Enemigos, Barón Rojo, Ñu, Hamlet, Burning, Barricada, Mägo de Oz, Ska-P, Warcry, Sôber, Los Suaves, Saratoga, Tierra Santa, Sínkope, Ilegales, Siniestro Total, Fausto Taranto, El Último Ke Zierre, Obús, Lujuria, Gritando En Silencio, Def Con Dos, Canallas, Raimundo Amador, Los Muertos de Cristo, La Polla Records, Boikot, Reincidentes, Porretas, Mártires del Compás, Mojinos Escozíos, Hermanos Dalton… y desde hace mucho, además, con entrada gratuita. Allí anduvimos. (FOTOS: Juan Jesús Sánchez Santos para RockSesión).

Lee el resto de esta entrada

Una visión tras la resaca del histórico concierto de Fito & Fitipaldis en San Mamés

Mientras que este pasado sábado cubría el segundo concierto de la tercera gira de Robe y los suyos en Madrid Escena, un viejo compañero de andanzas y correrías, Fito Cabrales, con sus Fitipaldis, hacía historia llenando con 47.000 personas el Estadio de San Mamés, en el marco de un concierto más (es decir, que no era ni cierre de gira, ni despedida de ningún tipo…) de la gira de presentación de Cada Vez Cadáver, su último disco hasta la fecha. Que esperemos que no sea el último de todos, por más que el bueno de Fito se empeñe en avisarnos de esa posibilidad en cada presentación. Pero es que, no contento con llenar hasta la bandera el simbólico espacio, apostaron porque el concierto fuera televisado en tiempo real y en abierto a través de ETB, TVE y su canal de YouTube. Una auténtica rareza en nuestros días y que reunió a más de un millón de personas al otro lado de la pantalla, más otros buen número de miles que lo hemos visto ya ‘en diferido’. Y si justo ayer escribía del triunfo de ‘normalidad’ generado por Robe frente a cualquier tipo de polémicas o enfrentamientos, convenciendo a base de muy buenos conciertos, el de Fito es otro caso en el que uno, desde lejos, solo puede sentirse reconfortado, como ya nos ocurrió cuando le llegó esa guinda de cerrar su anterior gira, la del 20 aniversario, en el Royal Albert Hall de Londres. Un escenario por donde ha desfilado una importante selección de ilustres como su meta-referencia Mark Knopler, y también Phil Collins, Sting, Paul McCartney, Elton John, Bryan Adams, Eric Clapton o Brian May y Roger Taylor de Queen. Que todavía Fito diga hoy, con la mayor de las sinceridades y sin falsa modestia, que no se considera una estrella del rock dice mucho de su concepción sobre cómo vivir la música, como un juego con el que disfrutar, no como una obligación. Y, como otra muesca que muestra de qué pasta está hecho, junto a Cultura Rock, donó 100.000 euros de la recaudación al Bando de Alimentos de Vizcaya. Genio y figura. (FOTOS: Malditos Artistas, Live Nation y Cultura Rock).

Lee el resto de esta entrada

Robe. Gira Ahora Es Cuando. Madrid Escena, 11 de junio

La tercera gira de Robe y su grupo de compañeros extremeños comenzó el pasado sábado, 4 de junio, en Cáceres y tuvo este fin de semana su segunda cita en otros de los platos fuertes, como siempre es su paso por la capital. Dos piedras de toque fundamentales y un arranque potente para dejar claro, ante lo que serán dos de los principales llenos de la gira, que no hay miedo ni a leyes ni a nostalgias y que por más que muchos se empeñen en meter palos en la rueda en forma de reproche, agravio o (hasta) venganza, sus canciones (sean de la época que sean) y lo que ellas mueven y conmueven están muy por encima del bien y del mal. Y ese es un éxito que Robe, tal y como hizo en los comienzos de Extremoduro, ha conseguido a pico y pala desde que tomara el desvío hacia este proyecto. Si entonces era la indiferencia de los grandes medios y el mangoneo discográfico a unos primerizos que grababan y ‘producían’ como podían, después fue el ejército del ‘statu quo’ al que le molestó que Roberto emprendiera un vuelo libre, libre, al sol y al viento, saliéndose definitivamente de los parámetros más anquilosados. Como sucedió con el gigante punto de inflexión de Agila, como hizo con que se vieran como familiares los violines del Canciones Prohibidas, como ocurrió con la vuelta de tuerca de La Ley Innata y su doble pirueta del Material Defectuoso, como en la primera gira de teatros, como en una gira en la que las entradas salían apenas diez días antes de cada uno de los conciertos… Robe lo ha vuelto a conseguir, como buen guerrero. (FOTOS: Las fotos son las oficiales facilitadas por Madrid Escena. Siento que no haya de todos los integrantes. En los siguientes sí llevaremos fotógrafo propio, que la foto oficial de la gira, de hecho, es nuestra).

Lee el resto de esta entrada

Andrés Calamaro. El Ejido. 14 de mayo

Después del regreso a los escenarios en México hace unas semanas, primeros asaltos de una gira que se prevé cuantiosa, movida y heterogénea, Andrés Calamaro inició el pasado sábado su periplo en España en el Teatro Auditorio de El Ejido. Una plaza ‘extraña’, toda vez que se trata de la tercera ciudad de la provincia almeriense, pero que vino a engordar un tanto la solera estelar del municipio, que presume, como bien sabe y referenció el propio Andrés, de haber traído a The Rolling Stones (y hacerles tomar gazpacho para loa de las hortalizas de la zona) o haber celebrado un festival que reunió a nombres propios tan poderosos como Guns N’ Roses, Placebo, Pretenders, Deftones o Fun Lovin’ Criminals, además del propio Calamaro con Ariel Rot, allá por 2006. Tantas ganas como interrogantes, que se disolvieron pronto, para un concierto que acabó siendo una pura celebración de vida gracias a un especialmente feliz y comunicativo artista, por momentos pletórico, pues, como a Sabina, le sobraban los motivos. Se reencontraba al fin con los escenarios de nuestro país, al día siguiente recibía la Medalla de la ciudad de Madrid con motivo de la festividad de San Isidro, la nueva crew de sonido cumplió con creces (salvo una mínima incidencia en el segundo tercio de concierto) y además se encontró con un público bastante caliente, con presencia argentina, que elevó el nivel de los coros cuando era preciso y necesario. Tal era la sensación de comodidad que hasta compartió muchas de sus opiniones asalmonadas (es decir, contracorriente) a veces con más tino que otras, pero siempre con su particular Honestidad Brutal de sinceridad, sin que sea necesario estar de acuerdo en todo con él para disfrutar de una propuesta musical fantástica. Andrés inicia gira en España en un momento de dulce. Si pueden no se lo pierdan. (FOTOS: Jesús Amat, cedidas por cortesía a RockSesión).

Lee el resto de esta entrada

Siniestro Total. Últimos conciertos. Wizink Center, 6 y 7 de mayo

Ahora que han remitido los últimos dolores musculares de darlo todo en el doble concierto de despedida de Siniestro Total en Wizink Center solo nos queda decir… ¡que nos quiten lo bailado! Curiosos tiempos en los que vivimos en los que a un personaje público le hace falta morirse para que sea considerado un genio irrepetible, sea cine, literatura, filosofía, pintura, escultura y, ay, claro que también, la música. La última llamada de Siniestro Total, una banda que había reducido sus conciertos a las llamadas de festivales (por cierto los grandes del pim pam pum y el trompeteo festero ignorándolos casi de manera sistemática durante una década) y fiestas patronales de localidades con tradición de ‘noche rockera’, puesto que ‘el mercado’ de salas tampoco es que dé para demasiado, provocó un delirio colectivo que les llevó a vender más entradas para un concierto en el que solo actuaban ellos de toda su carrera. Por partida doble. En primer lugar con una fecha, la del viernes, 6 de mayo, para la que despacharon unas 14.000 entradas en apenas seis días. Se lo pensaron un poco y al final acabó saliendo una segunda cita versión redux (desde el principio no se podían adquirir las localidades de grada laterales ni superiores centrales) pero con otras casi 9.000 vendidas. El cariño mostrado por el público los meses previos y el vivido en el Wizink ha sido abrumador. Superando con creces a un cierto sector cansino (que todo grupo tiene) que ha intentado buscar una supuesta confrontación, incluso en el ‘velatorio’ de la banda, entre los Julianistas y los Costistas. Ellos, Julián Hernández y Miguel Costas, que dejó la banda en el 94, y el resto de músicos han dado un ejemplo magistral de cómo se debe actuar en situaciones que merecen enterrar divisiones, ofreciendo la despedida perfecta para quienes soñaban volver a verles en escena juntos o, en mi caso, por vez primera. Un aquelarre de dos días en los que todo lo bueno compensa con creces los peros. (FOTOS de Rubén G. Herrera para RockSesión).

Lee el resto de esta entrada

Rock and Roll por Ucrania: Los Vinilos, Trifásico, Tru-Desert Trío, Los Summers y The Sun Rockets

A la tercera fue la vencida… aunque estuvo a punto de no serlo tampoco. El evento ‘Rock and Roll por Ucrania’ que había organizado el Área de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Almería a beneficio de Cruz Roja y su línea de trabajo, apoyo y acogida del pueblo ucraniano se había fijado en primera instancia para el 17 de marzo. Fue entonces cuando la calima apareció por la Península. Se retrasó al 24 de marzo pero, en esta segunda ocasión, la lluvia provocó un nuevo aplazamiento para otra semana más, el 31 de marzo. Ayer, de nuevo la inestabilidad climatológica hacía temer el evento a mediodía, así que se apostó por llevarlo a cubierto para curarse en salud y, por fin, dar salida a un repóker de bandas locales que hicieron rugir guitarras, bajos y baterías de manera altruista para ayudar al pueblo ucraniano, a los civiles, que son los primeros que padecen la sinrazón de quienes ostentan el poder. Los Vinilos, Trifásico, Tru-Desert Trío, Los Summers y The Sun Rockets eran los invitados, además de la violinista ucraniana Nadia Rudenko. A partir de este momento os dejo la crónica realizada como redactor del Área de Cultura, a través de la agencia Contraportada / Pisadas en la luna. Salud. (FOTOS: José Antonio Holgado).

Lee el resto de esta entrada