Archivos Mensuales: julio 2019

#Mis10de Los Rodríguez

Parece increíble que una banda pueda, con tan solo tres discos en estudio y un directo, tener un legado tan cuantioso y perdurable en el colectivo popular. Cerca de una veintena de canciones pueden ser cantadas y reconocidas con facilidad por más que pase el tiempo. Y es que Los Rodríguez juntaron la energía rock de los Tequila Ariel Rot y Julián Infante, con el demasiado olvidado Germán Vilella a la batería, Candi Avelló, Guille Martín y Daniel Zamora (el más longevo) al bajo, y la creatividad furibunda y multidisciplinar de Andrés Calamaro, aquí bien canalizadas sus tormentas neuronales en la más pura creatividad. No hubo malos rollos en exceso. Solo el agotamiento de seis años intensos en los que su popularidad crecía de manera exponencial en cada canción radiada. Y Andrés quería volar solo… Pero Los Rodríguez fue, es y será una banda para no olvidar y, por eso, aunque en esta reedición solo entre una canción nuevo y solo cambien de puesto tres o cuatro temas, el gustazo de escucharlas de nuevo, de la nostalgia, el tequila, los primeros amaneceres tras noches kilométricas. Los primeros dolores internos. Ahí vamos.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

#Mis10de Vetusta Morla

Justo dentro de un mes, el próximo 17 de agosto en Cooltural Fest, tendré el placer de ver por tercera vez a Vetusta Morla, un grupo que ha dinamitado cualquier tipo de cortapisa en torno a las etiquetas para ser, desde mi punto de vista, uno de los mejores de la última década. Para quienes les gusta tener todo compartimentado y, por tanto, meten por error o por ignorancia a todos en el mismo saco, podríamos decir que Vetusta Morla es el ejemplo más claro de que no todo el indie es desechable. Pero, insisto, no me atrevería yo a meterlo ahí, porque creo que su propuesta artística es mucho más elevada. Y todo ello con cuatro discos de estudio en apenas nueve años, cinco si incluimos el del videojuego Los Ríos de Alice que sale (todavía más) de los márgenes de la normalidad. Además, conscientes de que su sonido ha sido imitado por decenas de grupos, algunos un éxito vacuo, que les está valiendo para encabezar festivales desde hace un par de años, Vetusta Morla siempre va más rápido y hacia delante, como han hecho en el maquinal y electrónico Mismo Sitio, Distinto Lugar. Para que me entiendan los lectores menos puestos, como lo que podría pasar a Robe/Extremoduro con su evolución frente a la colección de clones. Sea como fuere, como aquí no nos plegamos a declaraciones ni sellos, en este especial de reediciones de #Mis10de en el mes de julio no podían faltar. Sea.

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de 091

O una de esas bandas que merecen un mayor reconocimiento para la enorme calidad que puebla toda su discografía. Los granadinos 091 son una delicatesen dentro del rock, por sonido, por letras, por actitud y por la coherencia con la que desarrollaron su carrera antes, durante y, ahora, que tras probar sin engaños una gira de resurrección se han animado a publicar un disco de nuevas canciones en este otoño, después 24 años. Casi nada. Y sí, ‘me quito’ la reedición de su #Mis10de antes de que lo saquen, para que no me lo pongan más difícil. Con José Ignacio (García) Lapido como autor de casi todas las canciones, con un crecimiento artístico apabullante disco tras disco, y la voz de José Antonio García, influyente para autores del rock-pop respetables, son un grupo sólido en canciones que no se pierden en derroches superfluos, ni grandes desmanes, pero que ofrecen un punto de calidad diferencial que refrendarían paso a paso. Lo malo, para los tiempos que corren, que nunca fueron una banda ‘fácil’ y, claro, en unos tiempos en los que lo que es complicado de digerir se desecha, es posible que las nuevas generaciones no se acerquen a ellos. Un tesoro al alcance de todos…  quienes pongan interés.

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Quique González

Quique González lleva tiempo jugando en otra liga. Con nueve discos de estudio y dos directos en su haber, donde apenas hay el menor borrón, el madrileño mantiene un idilio constante con unos seguidores que le adoran. Que no será todo lo masivo que son muchos otros cantautores del rock (permítanme, bastante menos inspirados), pero que tiene ya su nombre grabado entre los mejores letristas y compositores de nuestro país. Diez discos en los que la poesía hace gala de historias casi siempre melancólicas, casi siempre taciturnas, pero nunca derrotadas. El encanto de la fragilidad de una humanidad que sabe transmitir en sus acordes, en su voz y sus estrofas, sin dejar de lado también una faceta rockera más directa (aunque no por ello sin perder su firma elaborada) que convive con naturalidad con otros escarceos por el blues, el country, los arreglos de cuerda, el sonido Nashville, la vida en la calle. Y no contento con el cuidado de sus propias creaciones y textos, anunció hace unas semanas que se próximo disco será con letras del poeta Luis García Montero. Toda una delicatesen se avecina. Pero, mientras esperamos, revisamos el #Mis10de del que se mantienen más de la mitad, pero que exige algunas entradas. Que lo disfruten.

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Bunbury

Es un problema que se puede aplicar a casi cualquier grupo o solista a la hora de hacer una selección. ¿Nos quedamos con la alegría del golpeo melódico de canciones animosas o con su lado más circunspecto y reflexivo? Esta dicotomía se hace más palpable si cabe en, precisamente, cantautores. Pasará con Calamaro, con Quique González… y también pasa con Enrique Bunbury. Hay un lado muy rockero y festivo donde temas como ‘Bujías Para El Dolor’, ‘Lady Blue’, ‘Anidando Liendres’, ‘La Actitud Correcta’, ‘Hermosos y Malditos’, ‘Lo Que Queda Por Vivir’, ‘La Señorita Hermafrodita’ y otras muchas más pelearían por entrar en el top. El caso es que al ponerme a hacer la selección, me ha salido más bien del otro lado. Un tono reposado y visceral, derrotista, quizá. Lo que haría justificable más que nunca el hacer dos listas. (De hecho, os confieso que hace años me hice dos recopilatorios para el coche, uno titulado A y otro B, con ese espíritu). Pero como esto hay que tomarlo como un juego que nos permita aprender y comparar, las reglas son las que son y la lista es la que es. Un Bunbury al que, por más haters que le señalen, pasa por ser uno de los artistas más grandes que ha dado la música en nuestro país. Y lo que todavía le queda por dar.

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Muse

  Si el primer fin de semana (que es cuando al especial de julio le sumo el bonus internacional) tuve claro que era bueno arrancar con la clásica dualidad Stones/Beatles, continuando con mi programación y por las ganas de revisar a Queen, también tuve claro que para emparejarlo uno de las mejores opciones era Muse. Que nadie se lleve las manos a la cabeza, no los estoy comparando. Pero sí es evidente que en toda la discografía, especialmente en el maravilloso The Resistance, sí hay un cierto paralelismo en cuanto a la fanfarria sinfónica y el tratamiento de las voces. El tiempo ha ido haciendo maquinal a la banda de Bellamy (no tengo nada en contra de la electrónica, lo sabéis) y aunque sus discos bien querrían ser firmados por el 95% de los grupos de este planeta, es cierto que me siguen haciendo vibrar las canciones de antaño. Escribo estas líneas sin saber cómo va a quedar la revisión, así que si no hay muchos cambios, disculpadme y al menos recordamos la época dorada de Muse. Para mí lo merecen porque el de Resistance en el Palacio de Deportes (por entonces) fue uno de los mejores conciertos que he visto en mi vida (que son unos cuantos) y no lo digo solo por los efectos especiales y por las chapas y luces más grandes. (FOTO: Jeff Horney)

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Héroes del Silencio

He comentado en más de una ocasión que a mí la época álgida de Héroes del Silencio me pilló ‘en otras cosas’. Cuando ellos estaban pegando los guitarrazos más fuertes que nunca en Avalancha y con su posterior directo de despedida, yo andaba sumergido en el mundo de la música electrónica. Con simpatía hacia el rocanrol siempre, sí, pero lo del rollo fanático que despertaba la H y la S entrelazada, aquello que parecía casi como una religión… me tiraba para atrás. De hecho a mí no me pareció mal del todo la aventura sintética de Radical Sonora, por la valentía y por el concepto en sí. Tres meses antes, The Prodigy había hecho saltar la banca con The Fat of the Land. Nos desviamos. Empecé a meterme de lleno en su discografía gracias a que Pequeño Cabaret Ambulante, su primer disco en directo en solitario me voló literalmente la cabeza. Entonces sí, fui a Pequeño, un disco del que algún día tendré que escribir y, más allá, a Héroes del Silencio. Metido ya de pleno en mundos rockeros y con los gritos de los acérrimos ya más tranquilos, pude apreciar lo que no supe en su momento. Quizá sea un ejercicio recomendable con determinados grupos (o solistas) que generan animadversión por lo encendido del momento. Es cuando más objetivo se puede ser, siempre y cuando nos liberemos de los prejuicios. Tras gritar en silencio ayer, claro, hoy tocaban los héroes.

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Queen

Para algunas cosas voy a mi tiempo y a mi aire. Mientras que media España vio en el cine ‘Bohemian Rhapsody’ y la otra media en cuanto salió en plataformas digitales, un servidor ha aguantado estoicamente hasta hace unos cuantos días. Qué fue antes el huevo o la gallina, decidí verla una vez que organizado mi calendario de reediciones de #Mis10de apunté a Queen para este sábado. Pensé, voy a ver qué me dice de nuevo, si alguna que otra canción me despierta nuevas sensaciones… Qué se yo. Bueno, en términos objetivos diré que hay un par de canciones que tienen protagonismo en la película y que no estaban en la lista que hice en febrero de 2013. Pero también las dos que salen lo tenían (entre ellas la del famoso videoclip) y se mantienen otras que pasan desapercibido… por lo que influencia, la justa. En cuanto a mi opinión sobre el film, diré que no me pareció para tanto revuelo ocasionado. De hecho, me parece bastante amable y con bastantes lagunas así que, entretiene, que no es poco. Dicho esto, también recordaré que parece no haber término medio con Queen. O los endiosas o los llamas sobrevalorados. En el punto medio está la virtud. Creo que son sobresalientes en muchos sentidos pero que también tienen mucho piloto automático en numerosas canciones y cosas tomadas de aquí y allá. En cualquier caso, la pomposidad y la grandilocuencia nunca brillaron tanto como en la voz de uno de los mejores cantantes de todos los tiempos, sin olvidar la guitarra de May. Pasen.

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Gritando En Silencio

Los sevillanos son de los pocos grupos ‘esenciales’ con éxito que nos quedan de la nueva hornada. Y cuando utilizo el término, entrecomillado, es por la referencia a los orígenes blueseros del rocanrol. Su rock rezuma clasicismo, incluso abriéndose a sonoridades más americanas como han hecho en su último Material Inflamable. Con una voz inconfundible, una base rítmica sobria y unas guitarras que parecen destellar en cada uno de los solos y riffs, Gritando En Silencio pasa por ser el último gran bastión del rock puro y duro. El que combina los términos poéticos de la escuela Iniesta con la autenticidad de bar, del de suelo de madera que cruje con el apoyo de las botas. Todos los grupos reeditados de este mes tienen una amplia discografía que hace imposible tener unanimidad. A Gritando En Silencio no le hace falta siquiera, tal es su grandeza y su alto nivel de calidad. Con solo cuatro trabajos discográficos de estudio se hace complicado quedarse con diez canciones. Por suerte, estas selecciones ni son ley, ni excluyen a las canciones que se queden fuera. Vamos a ello. (FOTO: Juan Jesús Sánchez Santos para RockSesión).

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Sínkope

Para esta reedición de los extremeños voy a recuperar parte del texto que empleé para su crónica del último Viña Rock. Porque sintetiza muy bien todo lo que pienso del grupo de Vito y los suyos. “Reconozco que Sínkope no es un grupo sencillo de escuchar. También que no tienen trompetas. Ni frases con proclamas incendiarias que quedan bien en twitter. Que no son lo que podría decirse ‘un grupo festivalero’. Pero, amigos, cuando la calidad elogiable y reconocible de su sonido en directo y su poesía suenan algo se mueve por dentro que acaba rendido a sus creaciones. Y no importa que siempre los releguen al horario tempranero, ojalá estuvieran siempre. Porque con su presencia se da sentido al apellido de cualquier festival que lleve las cuatro letras en su cabecera. Rock de muchos quilates que se recibe, por su ya rareza, como la satisfacción de un jabalí encontrando trufas”. Y tras más de 30 años en la escena, ellos no llenan grandes recintos ni son llamados a ser teloneros de grandes estrellas internacionales, pero su sonido no ha dejado de crecer, sus guitarras no han dejado de emocionar y sus textos no han perdido su capacidad para ser poéticos y viscerales a la vez. Es un señor grupo que considero infravalorado. Una estrellita pequeñita pero firme. Qué les voy a contar que no les haya escrito ya. (FOTO: Marina Ginés para RockSesión).

Lee el resto de esta entrada