León Benavente. Almería. 24 de enero

 

Me tenían ganados con un par de temas, pero desde que los vi en directo en 2017, están en mi podio de ser una de las mejores bandas que se pueden ver en directo. Anoche lo volvieron a hacer. Escribí ya con su tercer disco (medalla en mis discos del año) que no traicionan la autenticidad que les ha encumbrado, con un sonido que combina tantas cosas que es imposible encasillarlo por más que lo intenten. Y solo hay que poner una dosis mínima de atención a sus canciones (sin prejuicios) para darse cuenta de ello. Si a su imponente ejecución, con César Verdú a la batería y percusiones, Luis Rodríguez a la guitarra y Eduardo Baos al bajo y sintetizadores, se le suma la gran capacidad lírica de Abraham Boba (voz, órgano, percusión…), el resultado es el que es. Que es una de los grupos más recomendables de toda esa escena en el saco sin fondo que se ha dado por llamar indie. Es un fallo y falla de ese sistema porque son muchísimo más. Gente que está ahí como podría estar en cualquier otro sitio. Espíritus libres y creíbles. Os comparto, a partir de este momento, la crónica realizada como agencia del Área de Cultura: Treinta segundos. Ese es el tiempo exacto que tardó el público que abarrotó anoche el Auditorio Municipal Maestro Padilla en levantarse de sus asientos y ponerse a bailar con la energía musical de León Benavente. Un concierto que, enmarcado en la gira de presentación de su último trabajo discográfico de estudio, el tercero, ‘Vamos a Volvernos Locos’, también pertenecía a la programación del Invierno Cultural puesta en marcha por el Área de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Almería y a las actividades que Cooltural Fest desarrolla a lo largo del año. (FOTOS: José Antonio Holgado).

Lee el resto de esta entrada

Javier Krahe – Valle de Lágrimas (1980)

 

La música tiene numerosos poderes de su lado. A todos los conocidos asociados a sentimientos, también está el reconstituyente. Cada cual tendrá sus grupos o artistas señalados para ello. Cuando las semanas o los días se ponen difíciles en el ánimo, suelo tirar de uno de los tocayos de los que me siento más orgulloso. Y con quien me lo pasaba ya en grande con apenas cinco o seis años. Al hilo del artículo confidente y repleto de admiración que publiqué con motivo de la muerte de Leonard Cohen, ya reconocía que ese gusto y afición me ha venido por la vía materna. También esta semana ha tenido ese componente para que la crítica remember elegida este viernes sea Krahe. Lo recordaba hace unos días al analizar el Tributo a Sabina, Ni Tan Joven, Ni Tan Viejo. Se le echa de menos en ese banquete en el cancionero de su colega. El caso es que desde aquella bisoñez, este burlón ha sido siempre un guía frente a la estupidez. Un remanso de calma con el que sonreír desde el intelecto, la rima y la métrica cuidada. Después, quiso la fortuna y la noche que compartiera varias noches de conversación tras tres conciertos en el más que recomendable Cervezas del Mundo (conocido también como El Zaguán –ZH2ON-). Sumarían entre las tres noches menos de tres horas, pero lo pasamos tan bien que lo recuerdo como si fuese un familiar. “Tienes la cámara rota, me ha sacado demasiado viejo”, me dijo. Tocayo, no eras viejo, ya eras eterno.

Lee el resto de esta entrada

Isabel Marco – Nada Será Igual

 

Para los que nos dedicamos a esto de la música y para los oyentes que lo viven con la misma pasión, resulta de lo más gratificante seguir los viajes musicales, las búsquedas y los crecimientos de un artista, viviendo junto a él cada paso en el aprendizaje y en la evolución. Ese es el caso de Isabel Marco, encargada durante años de la voz femenina de la banda aragonesa Insolenzia y que, hace aproximadamente doce meses, inicio su camino en solitario como Isabel Marco, con Quiero Ser Agua. Aquel debut ofrecía, ante todo, momentos de fragilidad y valentía, la que es necesaria para despojarse de las caretas y la protección que ofrece la distorsión y la actitud más macarra. Ese fue su principal valor y el paso necesario para un desarrollo que viene de manera más sólida en Nada Será Igual. Un disco que mantiene esa aparente sencillez, pero que destaca en las sucesivas escuchas por la gran cantidad de matices y de mezclas que vienen firmadas, de nuevo, por Pablo Martínez (Desakato) en Ovni Estudios. No hay necesidad de buscar la sonoridad acústica para ser más sensible. Entendido esto, las guitarras eléctricas se despliegan mucho más sólidas y personales, también los arreglos de teclados y hammond, los coros, y una línea de bajo sobria pero latente. Un paso más para un camino que se antoja, en la nueva etapa, con más posibilidades.

Lee el resto de esta entrada

Parabellum – La Locura Continúa

Me alegro y mucho por la buena ‘enésima’ juventud que está experimentando Parabellum, en este último tramo guiados por el impulso emocional y profesional de la gente de El Dromedario Records. La muerte de Juan Carlos Lera reavivó la llama de una banda que siempre ha sido uno de esos ‘patitos feos’, algo minusvalorados. Metidos en un saco generalista que no era el suyo. Puesto que en el rock apunkado de Parabellum hay mucho más que un tono nihilista. Hay mucho de mirada interior, de necesidades expresivas. Y, vale, las formas técnicas no son derroches de virtuosismo pero siempre ha sido un grupo que ha sabido transmitir su verdad como pocos. La Locura Continúa viene a dar otra ración de justicia para su biografía. (Como también lo fue que en el año 2018, nada menos, tocaran por primera vez en Viña Rock). Un grupo que te reconoce en el interior del DVD: “desde pequeños solo pretendíamos ser colegas y hacer ruido. Ruido hemos hecho y mucho: y colegas seguimos siendo. Entonces, ¿qué más se le puede pedir a una banda?”, es para quitarse el sombrero y sentir una profunda admiración por su constancia y por su manera de entender la música y la vida, si es que ambos conceptos pueden disociarse.

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Kiss

La banda del maquillaje eterno. Una manera de entender el rock de manera espectacular y estilosa. Piel, lujuria, lenguas, mitos entre la leyenda y la realidad, con vacas de por medio…. Así cualquiera. Paul Stanley y Gene Simmons son los miembros fundadores y eternos de Kiss, la banda norteamericana que camina incansable hacia su próximo cuarenta aniversario. Es cierto que cuando la zarandaja es tan grande, la música siempre parece quedar en un segundo plano. Se cuentan casos por decenas. Pero, en particular, siempre ha habido un respeto unánime hacia Kiss. Sin importar que se deslizaran más hacia el power pop en algunas ocasiones. Su hard rock con ligeras pinceladas de heavy metal. Su muy mucho de glam… Sus números son estratosféricos. Casi tanto como su colección de merchandising, que incluye todo tipo de rarezas varias, entre el que no falta una máquina de pinball, monopoly, vino, tarteras (imagino que para poner mantequilla de cacahuete y otras sustancias lúbricas) y hasta un ataúd. La edición original de #Mis10de de Kiss la realicé en twitter el 20 de octubre del lejano 2013. Buen rollo para el domingo. ¡Salud!

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Los Reconoces

 

Me Lo Guiso Como Puedo, Segunda Impresión, Se Me Secan Los Mares. Joris, David, Búho y Luter formaban Los Reconoces. Una banda madrileña que despachó tres discos que progresivamente pasaron del rocanrol hedonista a una profundidad un tanto mayor que tuvo como respuesta el beneplácito de los oídos más exigentes, pero les desenganchó quizá de un público que estaba acostumbrado a la diversión sin excesivos remilgos. Entre eso y la mala suerte que tuvieron para lanzar su último disco de estudio (casi dos años se tiró grabado sin ver la luz), la banda entró en una desidia que les hizo decir adiós, sin previo aviso, de un día para otro, en un concierto de Guadalajara allá por 2006. Aquello fue una afrenta para sus seguidores, que durante años han reclamado que se pagara su deuda histórica, un concierto de despedida en condiciones. Esa oportunidad se hizo carne más de ocho años después, en la sala Penélope de Madrid, el 29 de noviembre de 2014. Lo que se recoge en el lujoso doble disco y DVD en directo, con 25 minutos de entrevista con el grupo como regalo, Una Luz Entre La Niebla. Aquí van, en este frío enero, mi recuerdo al #Mis10de Los Reconoces, publicado originalmente en twitter en noviembre de 2012, pero con una profunda reestructuración de posiciones.

Lee el resto de esta entrada

Discípulos de Otilia – En Blanco y Negro (2007)

La crítica remember de hoy viaja al quinto disco de los catalanes Discípulos de Otilia. Banda de ska clásico y, considero, bastante minusvalorada para lo sólido de su propuesta. Recuerdo, de aquí en adelante, la crítica del disco y la entrevista que les hice para el número 1 de la revista Rock Estatal. Salud: Cinco discos en quince años no parece un gran bagaje para una banda tan activa e inconformista como Discípulos de Otilia, pero pese a todo no pierden fuerza. El grupo catalán conmemora el aniversario con el estreno de su propio sello discográfico. Un álbum de estudio formado por 17 cortes, que viene aderezado con un interesante DVD en el que se recoge y da testimonio de su primera gira por México, tres videoclips y varias de sus apariciones televisivas, en las que, eso sí, prima más el valor estrictamente documental que la calidad de las imágenes. En esta entrega, Discípulos de Otilia ofrecen un sonido mucho más potente y cercano al rock que en oportunidades anteriores, pero sin perder un ápice de ese descaro skatalítiko que les ha dado nombre entre los puristas del estilo. Pese a ello, los temas más pegadizos y bailables continúan siendo los que centran sus melodías en la sección de vientos. Como ‘Ecuación’, ‘Perro Pinoccio’, ‘Dieguito El Malo’ – versión de The Clash-). Historias vividas en primera persona por los componentes de la banda (‘La Insólita Estatua de la Plaza de Tetuán’), diversión y juerga (‘Tequila Me Kills’), compromiso y denuncia social (‘Flor de Abril’ o ‘Palestina’) inspiran los textos. Entre las colaboraciones, destacan las de, nada menos, Fermín Muguruza, Julián Hernández de Siniestro Total y Fundación Tony Manero.

Lee el resto de esta entrada

Javier Sólo – Un Buzo En El Espacio

 

Autodefinido como ‘fusión de autor’, Javier Sólo lleva tiempo peleando, con su tilde como bandera, defendiendo esas descarnadas y arrebatadas canciones de canalla y desdicha, a veces con mayor tino que otras. Un Buzo En El Espacio es su última entrega. Un EP de cuatro canciones que, ahora sí, ofrece una de las mejores versiones que se le conoce. Promotor cultural, cantautor, compositor y músico, inició su carrera en 2005 en Terrassa (Barcelona), su ciudad natal. En estos años ha formado parte de grupos como La Kontradicción junto a Pere Mallen de Sidecars, Imprudentes y Javier Sólo y Sus Malas Costumbres. Su carrera en solitario comenzó allá por 2017. Un año después, en 2018, edita el disco Mejor Sólo y Bien Acompañado (Temps Records 2018) donde cuenta con cerca de 40 colaboraciones, entre las que encontramos a Lichis, Litus, Miki Santamaría, Miki Florensa, Joel Rovira, Daniel Higiénico, David Muñoz Gnaposs, Daniel Felices y Jurandir Santana. Precisamente Lichis es uno de los referentes claros que nos vienen a la mente en este nuevo EP y, aunque las hojas de promo hablan también de Fito, creo que tira más a la nocturnidad de autores rockeros más sobrios, como, además de Lichis, gente como Lepunk, David Varona y Los Perros Románticos, y, si me apuran, hasta la vía de la primera época de Calamaro. Ahora, con Dani Ferrer de Love of Lesbian de productor, presenta este EP titulado Un Buzo en el Espacio (Rock Estatal Records 2019).

Lee el resto de esta entrada

Obús – Con Un Par

 

Es cierto que en el recopilatorio Siente El Rock and Roll incluyeron varios temas inéditos, pero casi nueve años después al fin ve la luz un nuevo larga duración de los madrileños Obús. Un disco completo de nuevas canciones, hasta doce, en el que vienen a demostrar que el tiempo no les aplaca ni la ira, ni la chulería, si su capacidad para ser ‘los que más’. Y lo confieso, después de que aquellas canciones del recopilatorio estuvieran muy lejos de su nivel, tenía muchísimas dudas (creo que razonables) sobre cómo sería este Con Un Par. La realidad es que estamos ante un álbum forjado con brío, mala hostia, un sonido espectacular y una fuerza que nos recuerda a los Obús de siempre… porque ellos nunca han cambiado, por más que a más de uno se le caliente la boca por reprocharle a Fortu sus escarceos televisivos. Paparruchadas, desde mi punto de vista. Cuando se ha subido a un escenario Fortu ha sido ‘nuestro Fortu’ de siempre, con un Paco Laguna que es más que un hermano y con unos más que solventes Carlos Mirat a la batería y Luis Hernández al bajo. No todo el álbum está al mismo nivel, eso está claro, pero la media es alta y el notable también, casi al borde del sobresaliente. Sí, ha sido difícil dejarlo fuera de las medallas del 5 de enero, y si lo he hecho ha sido porque he querido ‘premiar’ a otras bandas menos conocidas.

Lee el resto de esta entrada

Coque Malla. Sueños, Gigantes y Astronautas

 

Sigue dignificando Efe Eme la bibliografía musical sobre artistas y grupos españoles, en esta ocasión, con el libro firmado por Arancha Moreno, Coque Malla. Sueños, Gigantes y Astronautas. Una obra en la que, partiendo de un recorrido cronológico por canciones clave y fundamentales de la amplísima carrera (pese a sus solo 50 recién cumplidos) de Coque Malla, el propio protagonista da las claves de cada uno de los puntos de inflexión más destacados de cada uno de sus pasos en el difícil arte de la música. Lo hace, además, apoyándose en otros testimonios de compañeros coetáneos a cada uno de los momentos. Sus Ronaldos, y también voces tan destacadas como Iván Ferreiro, Leonor Watling, Mikel Erentxun, Dani Martín, Christina Rosenvinge, Jorge Drexler, Anni B Sweet, Jaime Urrutia, Leiva o Ariel Rot. Artistas, en suma, que han tenido la suerte de cruzarse en algún momento con un constante proceso de aprendizaje y búsqueda que, hasta la fecha, tiene en ¿Revolución? su última y sobresaliente muestra (Plata en Los Discos del Año 2019). De esta forma, Moreno repite la estructura empleada en el exitoso Iván Ferreiro. 30 canciones para el tiempo y la distancia. Y al final son dos personajes de tremendas similitudes. Ambos triunfaron jóvenes en bandas que, de alguna manera, cosecharon la popularidad cuando su intención creativa no lo buscaba. Es decir, el público terminó pidiéndoles cosas que llegaron por casualidad o durante el viaje, no era la meta, sino paradas en un camino que se mostró más libre cuando volaron solos.

Lee el resto de esta entrada