Los Enemigos – Bestieza

 

Hay con Los Enemigos una sensación de eterno retorno. Viajar por sus discos es navegar entre bisagras que abren puertas que se interconectan entre sí y, de veras, poco importa que hayan estado varios años ‘de parón’, que volvieran de gira, que se marcaran un disco con todos sus ingredientes conocidos en la coctelera (lo que le restó algo de identidad) en La Vida Inteligente y que ahora, vengan desenfrenados, acelerados, más livianos y frescos. Todo es familiaridad con el cuarteto, si bien en esta ocasión viene remozado en una de sus guitarras y en la producción. Manuel Benítez decidió dedicarse exclusivamente a Porretas y su salida a las seis cuerdas ha dado paso a la entrada de David Krahe, guitarrista de Los Coronas, Corizonas y habitual en los últimos tiempos de Josele Santiago, como bien queda registrado en su último directo Conde Duque. Santiago vuelve a firmar guitarras, voz principal (menos uno) y los temas, compartiendo autoría en tres de ellos con el almeriense Fino Oyonarte, bajista. La batería corre a cargo de Chema Pérez. La producción en este caso viene refrescada por un productor emergente y viejo conocido de la banda, como es Carlos Hernández, antiguo técnico de sonido y actualmente responsable de la producción de bandas como nuestros aplaudidos Carolina Durante y Airbag y Triángulo de Amor Bizarro. Con estos mimbres y liberados de las inquietudes personales, Enemigos firma la continuación lógica de Nada, de hace nada menos que más de veinte años.

Lee el resto de esta entrada

Sínkope – Por Pensar Le Dio Al Hombre

 

Después de marcarse hasta cinco discos, con este seis, desde que abrió RockSesión allá por marzo de 2012, después de entrevistarlos tres veces y después de haberlos visto en directo en otra decena de ocasiones, se me van acabando los calificativos para escribir de las bondades de la banda extremeña Sínkope. Me duele la boca de decirlo, que recita mi buen amigo Aitor Velázquez de Hora Zulú. Es un grupo que se ha convertido en imprescindible. Por muchísimos motivos. En primer lugar por su constancia. Los números así lo indican con sus catorce discos, casi siempre con alta nota, y con, especialmente, un ritmo de producción alto en los últimos años. En segundo lugar porque, sin perder nunca la identidad de sus formas, en cada disco han buscado una cierta vuelta de tuerca, respetando siempre sus principios guitarreros y poetas. En tercero porque sigue siendo uno de los grupos con mejor sonido en los directos. Y, por si fuera poco, porque las canciones han encontrado el equilibrio entre la complejidad y las largas extensiones y el golpeo de las melodías. Cada cual puede dejarse acunar por el estribillo, el fraseo, el riff, el desarrollo y la rítmica que prefiera, pero en todos los discos las emociones se suceden sin artificio. A veces de forma más lírica, otras más directas. Algunas veces de poesía Juanramoniana y de conceptos platónicos, otros como un dardo afilado. Por Pensar Le Dio Al Hombre nos confirma (como si hiciera falta, insisto) que Sínkope es de otro nivel.

Lee el resto de esta entrada

Código Vinagrio – Rock Mañanero

 

En Las Alturas fue para esta casa el debut más destacado de todo el año 2017. La banda madrileña Código Vinagrio se marcó un disco de ocho temas en los que mostraban sobrados argumentos para ponerle lo que yo suelo denominar como ‘la pestaña de seguimiento’. Es decir, en un mundo en el que es imposible escuchar todo lo que se publica gracias a la mayor accesibilidad para poder realizar grabaciones, les sobraron motivos para estar pendiente de sus próximos pasos y lanzamientos. Calidad, variedad, sobriedad, versatilidad y distintas aristas que le dan a un sonido bastante aguerrido y guitarrero, una voz sin alardes pero en su sitio y una base rítmica muy hardrockera y latente. Un estreno en el que el punk, el rock, el metal y el heavy se fusionaron en distintas dosis para dar como resultado un sonido original, agresivo, fresco a lo que ayuda que las letras no caigan ni en lo panfletario, ni en los clichés del poetismo, ni en la pesadumbre, leitmotivs frecuentes de unos y otros géneros. Demasiado tiempo después para mi gusto, llega el siguiente paso de los madrileños. También en un formato en el que no creo demasiado (sobre todo después de una ausencia tan larga) como es el EP, y de tres temas… Pero lo han vuelto a hacer con solo esos tres temas y sin tampoco ser un derroche de originalidad, las formas vuelven a ser efectivas, con variaciones y con ingredientes variados, con melodías y fraseos o estribillos adictivos y una ejecución intachable. Este vino agrio viene bendecido, sin duda. Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Placebo

 

No fui demasiado fan de ellos, más allá de reconocerles muchos temas pintones y bastante redondos. Intachables. Pero desde 2009 siempre asociaré a Placebo con la espantada que se pegaron en el MTV Night de Cartagena. Un evento gratuito que se montó en la ciudad murciana (aunque les pese) y que se retransmitía por televisión y toda la pompa que rodeaba los buenos tiempos en los que una cadena de música, sí, ponía música. Esa noche tocaban Second (desconozco si antes lo hizo alguien más, eran los estertores del botellón), Placebo y Amaral, que venía de publicar un año antes Gato Negro, Dragón Rojo y que, a la postre, fue mi principal motivación para ir, toda vez que no la veía desde la espectacular gira (y repertorio) de la gira de Pájaros En La Cabeza. El caso es que a la mitad del tercer tema, Brian Molko y los suyos, se fueron. Volvieron a los diez minutos. Se pasaron el cuarto y quinto tema sin parar de hacer gestos hasta que… se fueron para no volver. Curiosa experiencia de esas que hablan de los humos de las bandas internacionales cuando actúan en ‘plazas menores’. Sea como sea, la verdad objetiva es que su discografía da para un #Mis10de y aquí viene reeditado para este nuevo formato, siguiendo ‘la guasa’ coronavírica, del Daniel Higiénico del viernes, a la Seguridad Social del sábado… Hoy, efecto Placebo.

Lee el resto de esta entrada

#Mis10de Seguridad Social

 

Antes de que llegara el rock de trinchera a mis oídos y, con ello, un progresivo aumento hacia sonidos más duros, sean metálicos o rítmicos, Seguridad Social representaba para mí, en mitad de los noventa y finales, el rock con descaro. Un rock acanallado pero con guiños de sentimiento. Muy mediterráneo y, por tanto, conectó muy fácil conmigo. Mis dos mejores amigos sentían lo mismo y aquel fabuloso directo doble, pero dividido en dos discos individuales (como el Human Touch – Lucky Town de Bruce Springsteen) me llegó por mi hermano. O sea, que al final tampoco parecía extraño que lo sintiera así. Y el caso es que, por más que pasen los años y las perspectivas, aquel directo y también sus canciones, siguen sonando diabólicamente potentes. Hay riffs y solos descomunales, pura actitud heredada de los inicios punk-ska del grupo, que poco a poco fue haciendo más latino su sonido, haciendo una rumba rock que seguía siendo igual de pintona. Un equilibrio perfecto, el pulso justo de una banda que suena bien, de un público que jalea a lo grande y de un repertorio abrumador. Por si fuera poco, además tienen una amplísima y digna colección de versiones. Grandes, Casañ y los suyos. En unos tiempos de sanidad coronavírica… Seguridad Social.

Lee el resto de esta entrada

Daniel Higiénico y la Quartet de Baño Band – Flipando En Colores (1996)

 

Que después de más de doscientas críticas remember haya tenido que ocurrir este confinamiento coronavírico para que le llegue su momeno, tiene su dosis de ironía. Pero es que, tras el receso de la pasada semana y, viendo cómo ha sido la actitud ‘ciudadana’ en los supermercados, agotando las existencias de papel de manera compulsiva, tenía claro que la primera crítica remember para este AC, previo al ansiado DC (antes/después del Covid 19), tenía que ser para Daniel Higiénico y, aquí, con la Quartet de Baño Band y su histórico Flipando En Colores. Daniel Soler es el alter ego que da vida a un personaje que ha hecho del sentido del humor y de capacidad para contar historias una forma de vida. No nos podemos quejar en nuestro país de la enorme colección de buenos autores que hacen del humor un arte (ya saben los fijos que tenemos devoción por unos cuantos). En el caso de Daniel Higiénico, sus canciones trascienden géneros y se mueve con total libertad (en este disco, uno solo de sus más de diez, los hay de todos los géneros) entre el blues, el rock, a veces hasta el metal, la rumba, la ranchera, el funk, la canción castellana medieval, etcétera y etcétera. Y que me perdone, porque sé que ha sacado recientemente un nuevo álbum (Esperando a Robin Hood), pero es que a Flipando En Colores se la debía desde que abrimos la persiana.

Lee el resto de esta entrada

Fausto Taranto – La Reina de las Fatigas

 

Lo malo del dolor es que no por no hablar de él deja de existir. Algo así pasa con el anunciado tercer disco de los granadinos Fausto Taranto, después de que todo un genio de la guitarra como Paco Luque (Hora Zulú) saliera de un proyecto que puso en marcha junto a Ismael de la Torre (voz y letras), Quini Valdivia (guitarra) y Miguel Martínez (bajo). Adrián Barros se sumaría más tarde como componente consolidado en la batería. Por el camino, dos majestuosos discos, uno más callejero, como El Círculo Primitivo, otro más ‘de laboratorio’ y complejo como El Reflejo del Espanto. El propio Luque se encargó en aclarar que nada tenía que ver que Hora Zulú grabará nuevo disco con su salida de Fausto (“por una serie de razones personales, mis días como miembro fundador de Fausto Taranto han llegado a su fin, a partir de este momento y sin trascender ningún detalle del por qué he tomado esta decisión, solo tengo que decir que nada tiene que ver conque Hora Zulú publique nuevo disco”).  Por su parte, Fausto aseguraba que “No vamos a poner ningún impedimento. Aquí no hay ningún problema, ni lo ha habido, ni tampoco ninguna discusión, al final somos todos amigos y cada uno elige su camino, lo cual es muy respetable”. Claro, lo queramos o no, las dudas sobre cómo afrontaría el grupo la salida de un referente indiscutible era más que razonable. No ya por cuestionar sus capacidades, sino por mera curiosidad estilística, formal y, por qué no, inmaterial. Así, La Reina de las Fatigas era, posiblemente, la entrega más importante de su carrera. Primera semana a la venta y se cuela en el puesto 24 de los más vendidos. ¿Y el resultado? Pasen.

Lee el resto de esta entrada

Carlos Chaouen – Refugio

 

Puede parecer incomprensible que un autor tan considerado por el público como Carlos Chaouen venga a afirmar que ninguno de sus siete discos anteriores sonaran como él quería (recomendable entrevista en Efe Eme). El artista gaditano viene con las tintas y las guitarras cargadas en Refugio, su octavo trabajo discográfico de estudio, el primero que sale de la mano El Dromedario Records, que también publicó hace un par de años el recomendable directo recopilatorio 7.300 Días. Sea por sus compañeros ‘de vivienda’ o porque a los 45 años y tras 6 sin publicar nuevas canciones, cada vez tiene las cosas más claras, este Refugio pasa por ser el más genuinamente (como la marca de tabaco) rockero disco de Chaouen. Lo hace además acompañando la lógica descarga energética con una colección de letras en la que hay un profundo trasfondo vitalista y, casi rozando lo conceptual, una importante dosis de confianza en el amor interpersonal como salvación, como motor, como paz y… como Refugio, claro. Muchas referencias al sol, a la sal, al vuelo, al aire libre y mucho de libertad interior para poder ser feliz, para poder disfrutar de la vida. Casi una rareza en días de pesadumbre, que sientan como un complejo vitamínico para creer en el futuro y la humanidad altruista. Un muy buen disco de rocanrol donde, además, se pasea el corte previsible y algunos aventurados registros, del country a la linealidad de la meditación.

Lee el resto de esta entrada

Bocanada – Ahora Que Los Leones Duermen

 

Vuelven los navarros de Berriozar a su periodicidad más habitual con Ahora Que Los Leones Duermen. Su quinta entrega discográfica llega menos de tres años después de su anterior Libres, que se hizo esperar más de la cuenta. Lo hacen, además, auspiciados por la confianza que les ha dado sentir el calor de un público al que, debido a lo decadente del circuito de salas, se hace difícil poder visitar. Provincias con circuito complicado, donde una banda como ellos no suele tener acceso. La gira de Marea les valió para sentir en primera persona que su rock, de marcada influencia clásica de rock poeta, trasciende de límites geográficos y que tienen su propio público en lugares donde, de hecho, nunca habían tocado. Así, Martín Romero en la voz y en la autoría de todas y cada una de las letras del álbum, Rupi al bajo, Juanito a la guitarra y Pepo a la batería, galopan de nuevo en esta nueva entrega, con un sonido marca de la casa y con la producción, mezcla y masterización, de uno de los tándem más recomendables para la escuela de rock que se quiera alejar de automatismos, como son Iñaki Llarena y Leyre Aranguren en Estudios Aberin.

Lee el resto de esta entrada

Cobardes – Ceniza y Viento

 

Igual que en el mundo de fútbol cada vez que sale una joven promesa de diez, doce, catorce o dieciséis años la prensa deportiva se afana en saltar rápidamente a poner el titular de “el nuevo Messi”, el mundo del rock and roll tiende a buscar sustituyo y heredero a ‘los reyes’ de manera incansable. Así, y reconozco que, aunque poco, también tengo un porcentaje de culpa, bandas como Extremoduro, Marea o Platero y Tú llevan teniendo sucesores en los últimos quince años a tutiplén. El último en engrosar esa inagotable lista de, por cierto y por desgracia, bonitos juguetes rotos en el olvido con el paso del tiempo, es Cobardes, que luchará con riffs, fraseos y estribillos pegadizos para no acabar en el mismo cajón desastre. ¿Herramientas para ello? La notoria y palpable ausencia de delirios de grandeza. No hay un derroche de originalidad en la lírica ni en las formas, pero lo que hay está muy bien conseguido, el golpeo es contundente desde la segunda escucha y conecta con otros grandes escoltas que llevan mucho tiempo consolidados en el género. Como en todo, el tiempo marcará la trayectoria de la evolución y la altura de su gráfica pero, por el momento, Cobardes cumplen con valentía el reto de los titulares oportunistas, El Dromedario Records mediante.

Lee el resto de esta entrada