Archivo del sitio

Rubén Pozo y Lichis – Mesa Para Dos. El Disco

 

Hablar en términos de lógica en nuestro tiempo es casi una absurdez en sí misma, sobre todo cuando, dentro del caos, se han abierto muchos caminos distintos para llegar a otras tantas distintas metas, también multiplicadas. El caso es que la unión de Rubén Pozo y Lichis, nacida de una llamada telefónica y cimentada en un buen rollo previo, sigue dando pasos en su cohesión, casi saltándose cualquier tipo de desarrollo convencional. Se unieron para dar conciertos antes de tener material propio, en esos conciertos empezaron a salir canciones, esas canciones se empacaron en un primer EP de seis (publicado el pasado mes de octubre, tan lejano dado lo vivido estos últimos meses que casi parecen años) al que ya se sabía que le iba a completar otra medio docena de temas que confluirían formando un disco ‘convencional’ y con una buena colección de fechas en el antes, el durante y para el después. En los nuevos seis encontramos el mismo desencanto que se mueve a caballo entre el cinismo (en su segunda acepción) y la estoicidad. Sin brindis al sol y convirtiendo la crudeza en sencillez melódica pero repleta de detalles que enriquecen la producción ya sea en crescendos, capas de guitarra o arreglos modestos pero efectivos que completan un resultado que ya era sobresaliente en su primera entrega, despachando, ahora sí, uno de los discos del año, aunque haya habido que degustarlo en dos partes. Quizá, vista la densidad, fue lo más inteligente.

Lee el resto de esta entrada

Kike Babas & La Desbandá – ¡Akelarre! En Directo

 

El 26 de enero de 2018, el madrileño Kike Suárez ‘Babas’ citó a seguidores, acólitos y amigos de jarana a la sala Cats de la capital, tan alejada, por cierto, de los barrios de donde saca el muestrario de excesos marginales dibujados en sus canciones, para celebrar sus 25 años en el mundo artístico, donde ha sido casi de todo. Desde periodista, escritor, realizador y productor de documentales, videoclips, presentador radiofónico y, además, cantar y escribir canciones en King Putreak, The Vientre, Huevos Canos, La Banda del Cante Pirata, Kike Suárez & La Desbandada, remozada ahora a Kike Babas & La Desbandá. Bajo esta cabecera, cambia de discográfica para publicar con El Dromedario Records este ¡Akelarre! En Directo que viene en uno de esos formatos ‘pejigueros’ para quienes les gusta tener todo más ‘ordenadito’. Un disco con doce temas, que se acompaña con la descarga digital del vídeo del concierto, que incluye un tema más, y un set acústico de siete temas, tampoco recogido en el audio. Toma Toc. Más allá de esas preferencias ante lo más o menos convencional (que, por otra parte, nunca ha ido demasiado con el personaje) el disco en directo es bastante sobrio. Hay pocos excesos y el nivel de ejecución se percibe concentrado en todo el metraje. De hecho, la mezcla da poca concesión al público durante las canciones, que brillan en su crudeza bastarda que tan bien manejan. Un divertido ¡Akelarre! En Directo.

Lee el resto de esta entrada

Vetusta Morla – MSDL Canciones Dentro De Canciones

 

Ejercicio valiente (que no es sólo cuestión de suerte) al que se somete Vetusta Morla en el proyecto MSDL Canciones Dentro De Canciones, en el que vienen a revisar de cero las mismas diez canciones que dieron forma a su celebrado (como todos) Mismo Sitio, Distinto Lugar, publicado en noviembre de 2017 y del que dimos buena cuenta en su momento en esta casa. De las múltiples maneras de hacer las cosas, la banda de Tres Cantos no iba a elegir la sencilla. Esto es, lo que pudiera ser tomado algo así como un ‘aprovechamiento’, una elaboración de cocina rápida en el microondas, Vetusta Morla lo ha convertido en una auténtica delicia artesanal en la que se prescinde casi en la totalidad de los efectos más electrónicos de su hermano mayor, para dotar a las canciones de un mayor peso orgánico e instrumental clásicos. Sí, están los mil matices de percusiones, panderetas, cencerros, dobles y triples voces en los coros armónicos, capas de guitarras, pero todo sonando a banda tomándose muy en serio su oficio. Como si hiciera falta demostrarle a todos a aquellos que intentan meterlos ‘en el mismo saco’ de la banalidad indie que, por otra parte, tanto les debe, que lo de ellos va por otros derroteros. Y lo hacen por enésima vez. Las letras vuelven a relucir, las emociones ahondan en surcos antes apuntados y dejan supurar las heridas mortales que provocaban sus versiones primeras. Etiología de la música, pero al servicio del buen gusto y de un combo que aúna por igual meditación y visceralidad. Larga vida. La merecen.

Lee el resto de esta entrada

Balkan Paradise Orchestra – Odissea

 

Nueva propuesta ‘distinta’ la que os traigo hoy y, una vez más, de la mano del sello discográfico Calaverita Records. Los más analistas del lugar recordarán que ya hablé hace unas semanas de Cromática Pistona y su Rabiosa Actualidad, bastante menos, de Tanxugueiras y su Contrapunto. Y, cómo son las cosas, da la casualidad de que sea muy probable que este Odissea de Balkan Paradise Orchestra esté a medio camino entre ambas, sin que ninguna de las tres bandas se parezcan demasiado. ¿Por qué? Si en Cromática Pistona encontrábamos a una banda de ska clásico con tintes de mestizaje no tan manido y con Tanxugueiras teníamos la modernización del folclore gallego con una inspiración tal que casi parecía un disco de rock, en Balkan Paradise Orchestra reconocemos mucho de ambos elementos. La tradición de la música popular balcánica (la de Bregovic y Kusturica, tantas veces citados y admirados en esta casa) y también con un ligero componente festivo contemporáneo que revisita y reactualiza la propuesta, pero sin grandes desmanes ni desnaturalizaciones. La medida justa. Un álbum que, además, se presenta con un aura conceptual que le emparenta con el eterno regreso homérico y con su portada mandálica. Con estos ingredientes, se merecían un pequeño reconocimiento.

Lee el resto de esta entrada

Free City – Visiones

 

Resulta casi incomprensible que todos sus discos hayan sido publicados con la persiana de esta casa abierta y que no hayan llegado hasta el quinto trabajo. A toda velocidad van los vallisoletanos Free City, a codazos, ritmos, acordes, fraseos y estribillos, haciéndose un hueco cada vez más grande en los carteles festivaleros a base de un incesante ritmo de publicación y también con una plausible y elogiable evolución que les hace ganar en sobriedad y, por tanto, perdurabilidad, más allá de la volatilidad de la protesta previsible. La evolución de las portadas y de la tipografía de la cabecera da pistas de ello. La casi street punk de los inicios en El Aullido Del Silencio (2014) o Realidad Invisible (2015) dieron paso, al igual que el progresivo avance de las letras y los aires más sombríos de las melodías, al refinamiento de Atemporal (2016), más si cabe en el punto de inflexión definitivo de Duelo (2018) hasta confirmarse en las Visiones de este año. Un disco que venía acompañado de una extensa gira de salas y festivales, que se ha visto truncada por el devenir de los acontecimientos, como los planes de la inmensa mayoría del mundo pre pandemia. El caso es que, tras ser una petición habitual de las tuitcríticas de los viernes, hace un par de semanas decidí que ya era hora de que tuvieran una entrada propia. Sea.

Lee el resto de esta entrada

Drunken Cowboys – Invocatio Ad Deos Etilicorum

 

Igual que el eslogan de aquel viejo anuncio, que venía concluir con la frase que fue directa al acervo popular, “el algodón no engaña”, tampoco lo hace ni el nombre de esta ya curtida formación aragonesa ni el título del que es ya su cuarto trabajo discográfico de estudio. Proceso al que le tienen cogido el punto si tenemos en cuenta que han despachado ya hasta cuatro entregas en poco más de cinco años. El primero fue una suerte de semi maqueta estreno que ya dejaba a las claras la base musical y conceptual del combo, Western Etílico en 2014. Después, años más tarde, llegaría Whisky Con Soga, con más dosis de ironía entre la típica escena de los spaguetti y el saloon, con sus dos os correspondientes, y L.A. Jodimos, en 2018, terminó de romper ese aire localista para aumentar su capacidad de alcance. Ahora, bajo el subtítulo añadido, por si faltaran pocas pistas, de ‘ópera bufa’, se completa el póquer con Invocatio Ad Deos Etilicorum. Un viaje de sutil argumento guiado por el rock, la diversión, la cerveza y la gran fiesta que todo ello, junto, provoca, a ritmo de aires americanos, tabernarios, polvorientos y con una importante dosis de guasa. Todo ello, aquí el mérito, tomado con la seriedad suficiente como para que el resultado esté muy por encima de la media de los discos ‘chistosos’.  Buenas noches, bienvenidos, hijos del alcohol. Os presento a los Drunken Cowboys.

Lee el resto de esta entrada

The Fox 196 – I: Muerte

 

Suma y sigue la formación barcelonesa afincada en Les Fonts de Terrassa para mostrar su contagiosa pasión por el punk-hardcore más genuino, desde que se formaran a finales de 2011 y debutaran en 2013 con su demo, Actitud. Dez Caballero (Voz y Guitarra), Manel Prieto (Bajo y Coros), Joel Gil (Batería) y Pablo López (Guitarra y Coros) siguen conformando el cuarteto, que en su segunda entrega ya demostró ser ‘de otra pasta’, cuando destinaron todos los beneficios online de los temas de su segundo EP, La Lucha De Los Olvidados, de 2015, a la Associació Catalana de Fibrosi Quística. En aquel trabajo se sumó a la causa Marcos Molina, vocalista y guitarrista de Gritando En Silencio. Dos años después llegaría su primer larga duración, titulado Asalto. Grabado por Xavi Escribano (The Anti-Patik’s y Violets) en EM Estudi bajo la constante premisa del ‘do it yourself’, que presentaba un punk rock gamberro, acelerado y con un marcado punto hedonista.  Un año tardo en llegar el cuarto paso, el EP Buitres Negros, producido por Adrià Beltran (Cantante y Guitarrista de Crim) y de nuevo Xavi Escribano, grabado y mezclado en EM Estudi por Escribano y masterizado por Steve Rizun (NOFX, Comeback Kid y The Flatliners, entre muchos otros trabajos) en Drive Studios (Toronto, Canadá). Ahora, nos llega este I: Muerte, que inicia una serie de álbumes que tendrán un hilo conductor, confiando en el mismo equipo de la última entrega. Siempre adelante.

Lee el resto de esta entrada

Red Soul Community – Holidays In The City

 

La música jamaicana ha gestado numerosos mitos inconfundibles dentro del imaginario popular de las grandes masas pero, antes que ellos, hubo una escuela primigenia mucho más genuina, enraizada con el origen de los estilos y que sigue siendo una delicia escuchar en nuestros días, por la frescura y pureza del sonido. Es el caso de Derrick Morgan. Un auténtico tótem del rocksteady, el ska y el reggae, que hace escasamente tres semanas cumplía 80 años. Él y su célebre ‘Moon Hop’, de 1969, es el culpable del nacimiento de Red Soul Community. Cuenta la propia banda que en 2005, tras sonar la canción en un tocadiscos, minutos después, nacía la primera canción del grupo, con denominación de origen granadina. Y a tenor de su bandcamp, el ritmo de composición no ha sido bajo ni desdeñable desde entonces. Singles, Ep’s y discos, como este Holidays In The City que descubrí la semana pasada a través de una sugerencia tuitera (gracias, Efrén). Un álbum que salió el pasado mes de septiembre, pero que me dio tal punto de buen rollo el día que lo escuché que recuperó hoy como una crítica-presentación para esta banda curtida y divertida. Para que luego digan que en Granada solo hay malafollá y pena negra.

Lee el resto de esta entrada

Toseka – Al Trasluz

 

“Cada persona tiene luz propia. Un espectro completo de luces. Pero al igual que ocurre con la luz, tan sólo llegamos a percibir una mínima parte de ésta y el resto del espectro queda apagado para los demás. Luces que a nadie dejamos ver. Lo más íntimo, lo más oscuro, es invisible a los demás. Sin embargo, siempre tendremos una persona con la que ponernos al trasluz”. Con esta introspectiva intro se abre Al Trasluz, el debut de esta banda salmantina que juega entre las líneas incorpóreas cada vez más fútiles entre el rock duro, el punk, lo urbano, lo metalero y el hardcore. Si tenemos en cuenta que el disco ha sido grabado bajo la producción de Pablo Martínez (de Desakato) en OVNI Estudio, pues entendemos a la primera por qué ese matiz. Viene Toseka, además, en formato EP de seis temas, que tan de moda está en los últimos tiempos (curiosamente, también formato elegido para el penúltimo disco de Desakato o el último de ‘sus hermanos’ de Mala Reputación). Al Trasluz se desvela como un buen ejercicio iniciático para una banda con bastantes buenas intenciones que el tiempo debe ir puliendo y haciendo crecer en realidades en forma de mejores canciones. Sin desmerecer lo que ya de por sí hay en esta ópera prima.

Lee el resto de esta entrada

Toundra – Das Cabinet des Dr. Caligari

 

Siempre habrá quien tenga debilidad personal por algún otro nombre menos conocido o asociado a alguna vivencia o por alguna compresible otra razón, pero creo que es opinión generalizada que Toundra es la banda de rock instrumental más importante de nuestro país de manera casi indiscutible. Seguro que la más reconocida fuera de nuestras fronteras. Después de una serie de cuatro discos numerarios que se quebraron con el árido Vortex hace un par de años. Liberados, por tanto, del serial, la banda se marcó como reto para este 2020 (antes de que el virus rompiera el resto de planes) celebrar por todo lo alto el centenario de una de las películas más influyentes y recomendadas de todos los tiempos. Esa que aparece siempre en todas las listas de cintas que hay que ver para tener una base sólida en conocimientos sobre el séptimo arte: la alemana ‘El Gabinete del Doctor Caligari’, de Robert Wiene. Título que, está claro, también inspiró, como se pueden imaginar, el nombre de la banda de Jaime Urrutia que, no olvidemos, arrancó su carrera haciendo post punk gótico y tenebroso. No deja de tener su gracia, claro. Una banda de rock instrumental creando la banda sonora original de una de las leyendas históricas del cine mudo.  Eso sí, ni siquiera la formación lo considera como un disco nuevo de Toundra, sino como un ejercicio, un reto, el desafío de poner sonidos alejados de la evidencia para una película que tampoco es tan evidente como parece.

Lee el resto de esta entrada