Otro inútil artículo sobre Operación Triunfo

Apagándose ya los ecos de los vítores por los resultados de la final del repescado formato televisivo, me gustaría añadir un artículo más a la colección de escritos, que se mueven entre diatribas o panegíricos. Aquí, no será ni una cosa ni la otra. De hecho, más que un artículo es la puesta en orden de varias opiniones sobre el asunto, que ya he debatido con muchos de vosotros en persona o a distancia.  Como por algún sitio hay que empezar, por situarnos, diré que no estoy en contra de estos formatos televisivos. Para un rockero que se le presupone cierta autenticidad igual no está bien decir eso, pero qué quieren que les diga, prefiero que los jóvenes (la mayor franja de edad en la que ha penetrado el concurso en esta edición) estén pendientes de los gorgoritos, arreglos y demás de varios cantantes con voces interesantes que de las hormonas de Hombres, Mujeres y Viceversa. Ahora, Operación Triunfo (OT a partir de este momento) no debe ser el principio ni final de nada, ni ser considerado el termómetro fiable de la virtud de la música. Es lo que es, entretenimiento donde se premian ciertas virtudes que, al menos, están relacionadas con el trabajo, el compromiso y la consecución de un objetivo.

La música en televisión está herida de muerte desde hace muchos años. Operación Triunfo no tiene la culpa. Nos conformamos con Cachitos porque es el único programa en el que podemos explayarnos con piezas pequeñas de todo tipo de canciones. Los Conciertos de Radio 3 resisten estoicamente dando escenario a propuestas de lo más variopinto, aunque con un horario infernal. Y poco más que contar y cantar. Fantastic Dúo fue un experimento fallido, El Gran Reto Musical sirvió para evidenciar la falta de cultura musical del famoseo patrio. Sólo La Voz recuperó el éxito del concurso musical y casi más por ver las opiniones de los ‘coach’ de turno de cada edición (aunque la sobrecarga de historias personales, marca de la casa, es infumable). El remember por el 15 aniversario de la primera edición envalentonó a los que toman decisiones y OT resucitó.

Y ha tenido éxito, especialmente en redes, pero que no son el principio ni el fin. También lo tiene First Dates, Granjero Busca Esposa y cosas así. Pero este caso es diferente, por muchos motivos, pero también porque la generación que se ha enganchado al concurso ha encontrado estímulos que no han conocido hasta ahora. Es cierto que la sociedad lo pone muy difícil, pero siempre residirá en mí el concepto del ser humano de Rousseau. Las iniciativas solidarias, la normalización de cosas vetadas hasta ahora, las formas correctas, escuchar consejos… aprender…  Maná en un ambiente en el que todo parecía ser bilis y corrupción, me parece bastante meritorio.

Creo que no se han visto demasiadas imágenes de esas clases (al menos en las galas de las lunes que yo, grabadas en el Tivo, he ido viendo a cachos durante la semana. Lo de los horarios del prime time en España es digno de denuncia), pero también es muy plausible que los de la academia recibieran formación sobre cultura musical, con el objetivo de no hacer el ridículo con esos temas. En los repertorios semanales se han incluido temas de Víctor Jara, Vetusta Morla, Luz Casal, The Police, M-Clan, Serge Gainsbourg, Zahara y hasta El Kanka les hizo una visita. No está mal. Sigo encontrando más argumentos positivos que negativos.

“Que les vaya bien bonito a todos, pero que OT no vuelva a existir jamás”. Es una frase que me dijo Bunbury hace unos años y ha debido fliparlo con esta recuperación. Pero, me pregunto, ¿es OT nocivo para la música? Sinceramente, creo que hay otros males mucho peores. Además, olvidamos que la música no es solo la banda que nos gusta. Hay músicos de estudio, músicos de gira, estudios de grabación, empresas de sonido, de merchandising, técnicos… puestos de trabajo, en suma. ¿Que Amaia sea la ganadora y que su primer álbum sea Disco de Oro sin importar si es bueno o no? Creo que eso no tiene nada que ver con que nuestras salas se mueran de inanición, que a los grupos no les salga rentable salir a la carretera a la aventura o que el público sea muy de festivales pero poco de comprarse discos. Entiendo que cuando se está jodido, todo pincha, pero demonizar a estos chavales, al programa, y hasta otorgarse una suerte de superioridad moral por no verlo, me parece demasiado.

Está claro, eso sí, que la música no entiende de llamadas al 905 y de mensajes al 777, ni de ‘carnets de artista’. Los 16 participantes han superado duros castings, han demostrado, cada cual en su medida, habilidades, pero es el tiempo el que hace el camino y el que pondrá en su sitio todo. Amaia, tiene un don para emocionar desde la naturalidad creíble. No creo que sea comparable a ninguno de los productos surgidos en anteriores ediciones. Pero es el tiempo y las canciones propias, no versiones, las que dictarán sentencia.

Salvo de David Bisbal (por motivos geográficos evidentes) nunca he ido a un concierto de un artista de OT, pero no me molestan y no tendré problema en hacerlo si encuentro motivos que hagan que valga la pena. Ahí está ese impresionante disco que ha lanzado Pablo López o esa delicia italiana de Vega. Que dentro del concurso cada cual haya tenido sus preferencias (las mías, además de la ganadora, Agoney, Miriam, Alfred, un tipo capaz de tocar trombón, guitarra, piano, componer…) no significa ponerlos al nivel de artistas consagrados.

Estamos muy acostumbrados a demonizar lo que no compartimos.

Al desprecio y a la sentencia. Creo que programas ‘blancos’ como este ayudan a generar un clima menos marcado por el odio.

Es triste, pero a ese punto hemos llegado.

Anuncios

Publicado el febrero 8, 2018 en Actualidad y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: