Aurora Beltrán – Usiana

Aunque es un debate inútil de, más que difícil, incomprensible resolución, algo se debe haber hecho muy mal en el mundo de la música cuando hace unos años en las radios comerciales podíamos escuchar las novedades de bandas y solistas tan competentes como hoy ignorados. El caso de Aurora Beltrán es especialmente clarificador. Considerada casi con total unanimidad como una de las mejores y más especiales voces femeninas del rock en castellano, hoy en día imaginar que pueda llegar a un gran público, como antaño ocurriera a través de su grupo Tahúres Zurdos, es impensable. Usiana es su último trabajo discográfico de estudio, que salió a la venta a finales del pasado 2017. Diez nuevas canciones donde, alejada de la distorsión y con una crudeza impuesta y azuzada por los últimos avatares de salud padecidos, destila todo su saber hacer. Una voz repleta de cuerpo y matices, que rasga o acaricia según apetencia, con unos coros que le dan una dosis armónica gospeliana, casi mágica, y unos textos que hablan de la esperanza pese a lo ceniza que puede a veces ponerse una enfermedad, entendida no solo como un mal médico, sino de cualquier mal que nos impida ser libres.

El disco ha sido grabado casi en su totalidad en los conocidos estudios R5, con Kolibrí Díaz, guitarrista y productor de Marea, compartido con José Ignacio Moreno en Ji 22. La masterización corre a cargo de Juan Hidalgo en Mastertips. El sonido del álbum es, como apuntaba, puro Aurora Beltrán, canciones, voz y guitarra. Como compañeras de viaje están los coros de La Reina Flower, Arantxa Ojeta, Marifé Cortés y Selva Barón y teclados del propio José Ignacio Moreno y armónicas de José Ángel Pumarino.

Una insuficiencia renal detectada hace más de una década ha marcado la trayectoria vital y artística de Aurora, para bien y para mal. Para mal, por los lógicos problemas derivados de ello, para bien por esa asombrosa capacidad para encontrar la quietud en la tormenta y la luz en la oscuridad. Una paz que se transmite en sus canciones y en su forma de cantar, que encierra el poderío consabido y la fragilidad de quien sabe de lo etéreo de la existencia. Tras un trasplante de riñón y el tratamiento de diálisis, Usiana es un canto desde el planeta de calma donde reside desde hace mucho tiempo. Una tranquilidad que le permite crear canciones que no tienen más necesidad que la de ser conclusas para poder ser cantadas. Para ser el instrumento, la consecuencia del fin original.

Así, Usiana es un viaje de diez cortes que parecen ser cantados en el salón de nuestra casa. O, mejor todavía, en el asiento del coche. ‘Peligrosa Katatonia’ dibuja un mundo de locura en el que la imaginación sigue siendo el arma más poderosa como vía de escape. ‘El Mecánico de Almas’ es un country muy rítmico, armónicas incluidas, en las que Aurora sigue dando luz a las tinieblas haciendo del cuerpo humano un engranaje donde se desconoce dónde está la fuerza del ánima. Sin duda es uno de los temas más directos y accesibles. Más preciosista se presenta ‘Horas’, un canto de indecisión y preguntas ante el inicio del fin del mundo… “cuando el tiempo se pare y la grieta se vuelva un abismo”.

Una escalada hacia lo descarnado y personal que se hace más patente todavía en los dos siguientes cortes.  ‘Salvada’, inicia el viaje y las emociones hacia “donde la lógica es mentira y ya no sé si esto es la vida o es el limbo”. ‘El Mapa De Mi Piel’ nos ofrece esa referencia al “sol azul”, color tan presente en la discografía de la artista navarra. Por su parte, ‘La Niebla’ es un canto de libertad que ofrece las dos caras de la moneda, quien consigue liberar lo tenebroso para tenerla y quien se pierde entre la densidad. “Tan sólo tienes que creer, no lo harán por ti”. El toque ligeramente optimista de la música se contagia en ‘Las 1.000 Puertas’, que se presenta enérgica en su narración de experiencias que “arden”.

En el último tramo, ‘Princesa Hada’ es un cuento con claras similitudes médicas. La cercanía al umbral pero que, sin embargo, “en esta historia estaba escrito otro final, un buen final”. Como final de una historia de amor aparece en ‘Ahora Lo Entiendo’, otra cruda narración de comprensión tardía. El final nos llega en forma de nana tradicional, con ‘Don’t Sleep’, el perfecto broche a un disco que en su sencillez y honestidad nos conquista como un viejo amigo o apreciado familiar.

Sí, Aurora, eres una gran mecánica de almas.

 

Lista de canciones – tracklist:

  1. Peligrosa Katatonia
  2. El Mecánico de Almas
  3. Horas
  4. Salvada
  5. El Mapa De Mi Piel
  6. La Niebla
  7. Las 1.000 Puertas
  8. Princesa Hada
  9. Ahora Lo Entiendo
  10. Don’t Sleep

 

Anuncios

Publicado el febrero 13, 2018 en Críticas Discos y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Escuchamos hace unos meses alguna de las nuevas canciones y algun clasico en un pueblo de la Rivera de Navarra junto con la genial Eva Rada.
    Alli compramos el disco nos lo dedico y ahora lo disfrutamos toda la familia en casa.
    Miles de besos

  1. Pingback: Mercedes Ferrer – C+V | RockSesion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: