Narco – Espichufrenia

Se han visto arrasados por su propia dinámica festiva. Los sevillanos, que llevan de gira desde que volvieron hace ya cerca de diez años, han ido trasmutando su sonido dando mayor protagonismo a los graves y a la electrónica hasta parir un álbum como Espichufrenia, que ni siquiera da concesión al mono. Muy centrado en el mundo de las drogas, con bases limpias y estilosas del rap al punk oscuro, del rock al drum’n’bass, al ragga o los sonidos industriales que vienen de la mano de un amplísimo abanico de colaboraciones. Todo ello confiere al álbum un espíritu hedonista (pasote, diría yo) que hace que el tono generalizado sea de mucha, ¿demasiada?, diversión a cambio de sacrificar la oscuridad de discos pretéritos. Un moderno y efectivo ejercicio que (entiendo) ha de ser tomado como una compilación de estilo, de una necesidad puntual, que como una llegada a meta que marque la constante para tiempos venideros. Bronce en los discos del año de esta casa.

Lanzados directamente a la autoedición de sus propios trabajos, también hay mucho de dar a la gente lo que busca. Quienes hemos visto a Narco en los últimos años sabemos que de un tiempo a esta parte se disfrutan mucho más los temas trallones que los ‘Ambiente Cadáver’, ‘Asesino del Pueblo’ y el rollo sicario que, por otra parte, le granjeó la fama actual. Lógicamente, hablo desde una opinión general, obviando excepciones y gustos propios. Si a la temática se le suma, como decía, la amplia nómina de cameos (El Coleta, Space Surimi, Tinatha, Ana Curra, Reincidentes, Dub Elements, eRRe, The Tractor, Burian Fyah y Variedub) es imposible no caer en lo chisposo y adictivo de la propuesta, siempre y cuando no seas alérgico a las mezclas o te gusten las cosas siempre igual.

El disco se abre con ‘Suicídate’ que, de manera inteligente, no separa la introducción del corte principal, como ocurre en demasiadas ocasiones, por aquello de facilitar a la gente el pasar el track. (Pejiguerías de crítico, soy consciente). Tras una locución numerada de cosas irritantes en determinados contextos y grados, se despliega una colección de eslóganes publicitarios que engarzan con una facilidad pasmosa por obra y gracia de Narco. El toque industrial old school de la parte final, otro puntito a favor. En ‘Anticrista’, la banda afila sus colmillos como hizo en su día con Chaves, para hacer un buen repaso dialéctico a la figura política de Susana Díaz. La melodía de guitarra se mueve entre el ‘Angel With The Scabbed Wings’ de Manson y ‘Symphony of Destruction’ de Megadeth. Los añadidos electrónicos, teclados suspendidos en el puente le dan un toque terrorífico apropiado, mientras que Tinatha aporta un extra de chulería rapera.

‘El Trapichero’ es la segunda de las dos canciones del álbum donde no hay invitados. En cualquier caso, tanto la base rítmica, como el protagonismo electrónico del corte en la segunda parte es tan fresco y divertido que como si lo hubiera. Soy de los que siempre demandó más electrónica en Narco y aquí cumplen con solvencia. ‘Mi Madre Es Una Yonki’ es una de las que mayor ascendencia punk presenta, especialmente en el fraseo. El tema se va a los cinco minutos con lo que podríamos llamar ‘un solo’ de drum’n’bass de eRRe, que ya trabajo con el grupo en los remixes de Alita de Mosca, con ‘Estrellas en el Pecho’.

También son viejos conocidos Dub Elements, que hicieron lo propio en el mismo álbum (y con el mismo tema) y que aquí le meten un rollo espectacular a ‘No Nos Van a Echar’, una canción con hechuras de himno festivo gracias a un estribillo generoso y bullicioso. Es curiosamente una mujer con cerca de encarar su sexta década de vida la que ofrece la colaboración más salvaje. Ana Curra despliega actitud salvaje en ‘Éxtasis Místico’. Un ‘Quiero Ser Santa’ versión destroyer y alucinógena repleta de sabiduría punk. En ‘El Portero De La Urbanización’, las bases vuelven a hacer maquinales con The Tractor, mientras que ‘Kimikaze’ ofrece otra de las mejores conjunciones, con la electrónica de Variedub y el ragga pegadizo y progresivamente acelerado de Burian Fyah.

Quienes han probado ya la Espichufrenia en repetidas ocasiones sabrán que el regalo del futuro se llama ‘Yoni, El Robot’. Divertidísimo corte en las primeras escuchas, que sigue siendo notable una vez que se pasa la frescura inicial. Space Surimi completa el tema con un rapeo sucio y efectivo. Por esa línea va el lumpen callejero de ‘Dame Argo’, la historia de un yonqui enmarronado, recurrente leit motiv de Narco, pero que aquí destaca por la progresiva pérdida de maneras del personaje en cuestión y por un excelente añadido de El Coleta. El cierre viene con ‘Sevilla Te Acribilla’, versión del ‘Kids Are United’ de Sham 69 y que ofrece una nueva entrega de esa colaboración Narco-Reincidentes.

Mandanga de la buena para la diversión, aunque habrá que ver cómo se llevan esas canciones al directo al ser un trabajo casi multicoral. Oportunidades, sin duda, nos van a sobrar para ello.

Mientras tanto, por la sobredosis de euforia, no consulten con en su farmacia, no vaya a ser que le quiten el disco para quedárselo.

 

Lista de canciones – tracklist:

  1. Suicídate
  2. Anticrista (con Tinatha)
  3. El Trapichero
  4. Mi Madre Es Una Yonki (con eRRe)
  5. No Nos Van a Echar (con Dub Elements)
  6. Éxtasis Místico (con Ana Curra)
  7. El Portero De La Urbanización (con The Tractor)
  8. Kimikaze (con Burian Fyah & Variedub)
  9. Yoni, El Robot (con Space Surimi)
  10. Dame Argo (con El Coleta)
  11. Sevilla Te Acribilla (con Reincidentes)

 

Anuncios

Publicado el febrero 1, 2018 en Críticas Discos y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: