Sublevados – Hablando De Sueños

73 SublevadosLos madrileños son todo menos una banda sin experiencia. Formados en 1995, fueron a finales de siglo pasado y los primeros años del siguiente una alternativa sólida de rock con dosis de punk combativo y divertido. Canciones como ‘La Mujer Española’ o ‘Mundo Insonoro’ (“oh qué alternativo soy, que me gusta Green Day y Kurt Cobain”) se convirtieron en pequeños himnos que los más veteranos del mundillo conocen de forma sobrada. Hablando De Sueños es el séptimo disco de la formación y es un cambio en toda regla. El punk rabioso y contestatario ha mutado de manera melancólica a canciones desesperadas, a otras texturas de las que no se esconden y que a buen seguro va a sorprender a aquellos que esperen cierta continuidad. Si se les identifica es por el sello de las voces, pero los pasajes sonoros han perdido velocidad… y ganado muchas más cosas.

El disco está producido por Roberto Garrido, batería del grupo, y el resto de Sublevados al mando de su propio sonido. Cuenta con las colaboraciones de músicos como Sergio Cisneros ‘Kiskilla’ ex Mago de Oz, y actualmente con Uróboros (la banda que acompaña a José Andrea) y Vinotinto, Fernando Calvo de Los Suaves o Manuel Maestre, excomponente de Stafas. Se grabó en los estudios Audio Suite de El Molar, y se mezcló y masterizó en estudios Oasis de Kosta (Boikot), por Manuel Arévalo y Antonio Moreno respectivamente.

Aunque las melodías y las cadencias, totalmente nuevas para el registro de Sublevados, son abiertas y con voluntad de transmitir optimismo y buenas vibraciones, el disco suena a melancolía y desengaño. A resabiado. En ello influye que estuvieran cerca de cerrar la salida del álbum con alguna compañía y al final todo se fuera al traste por condiciones inaceptables (al final ha sido autoeditado), quizá porque muchas de estas canciones se han trabajado (o han estado encerradas) más de tres años en el local, quizá sea por la producción algo hueca de la voz, quizá por la crudeza de la guitarra de primera línea. Quizá sea por las letras que, desde las experiencias (la mayoría malas), ofrecen una mirada de cruenta realidad, colocando los sueños en su sitio y las esperanzas vivas, pero realistas.

Ahí están los títulos: ‘Utopia’, hablando de la locura de unos ideales (con versos recitados). ‘Renunciando A Los Sueños’ (con un grito desgarrador cíclico: “cuando salga el sol” como máxima expresión) o ‘Copla Frustrada’, que arranca con un sorprendente inicio al piano y con un estribillo que recuerda ligeramente a algún barbudo de Berriozar ‘Elegí’, poderosa en música, ahonda esas sensaciones con un demoledor fragmento recitado, una melodía dolorosa y un cruce de voces que termina de ponerte la losa en el pecho hasta hacerte difícil respirar.

Sí. Es un disco muy jodido y además valiente. Y la mayor prueba de ello es el quinto corte, ‘Malos Tiempos’, un pasodoble cabaretero muy Stafas (la banda de Michel Molinera) con regusto a ‘I Will Survive’. La confirmación absoluta de que Sublevados quiere jugar a otra cosa. Que las letras viscerales contra el sistema y las injusticias sociales se han refinado a algo más lírico y con amplia mirada al interior, no ya de las personas, sino de uno mismo.

La segunda parte del disco arranca con otra catarsis personal, ‘Recuerdos De Mi Infancia’. Una canción muy compacta que se aleja de cualquier tipo de cliché dentro del punk rock. Para continuar con la ruptura del pasado, ‘El Reposo Del Guerrero’ se presenta como la Piedra Roseta del disco, nos da todas las claves de los nuevos Sublevados. Arranca con una intro de violín y un fraseo que casi roza el quiebro flamenco: “escribiendo canciones para desahogarme, descargando neuras para no agobiarme, a hostias como mi ego”. La canción crece hasta un solo intenso y el engarce final de guitarras. Y por si quedaba alguna dudas, el recorrido nos lleva al slide pop y trotón de ‘Malditos Poetas’, de nuevo con arreglos de violín. Otra apuesta arriesgada. Mucho.

Para cerrar Hablando De Sueños, una pseudo-rumba (sí, Sublevados), eso sí, bien electrificada, en ‘Sin Rumbo’ y un medio tiempo muy intenso y crudo en ‘Un Acorde Mal Tocado’, otro tema de cadencia y melodía dolorosa y que pasa por ser otro de los mejores cortes de un álbum al que cuesta cogerle el pulso, porque según te coja el estado de ánimo puede hacértelo perder de su intensidad.

Después de 18 años, Sublevados ha decidido cambiar su rumbo a unos derroteros más pausados, rock de múltiples influencias y alejado del punk (que solo se mantiene en algún que otro ritmo de guitarra). La decisión es valiente, sobre todo si tenemos en cuenta que muchos de los seguidores más punk no sabrán entender el cambio. Son canciones para más oídos, sin duda. Otra cosa es que esos oídos, tantos tan acomodados, les quieran dar una oportunidad a un disco que merece el aplauso de la sinceridad.

 

En Spotify.

 

Tracklist:

  1. Utopía
  2. Renunciando A Los Sueños
  3. Copla Frustrada
  4. Elegí
  5. Malos Tiempos
  6. Recuerdos De Mi Infancia
  7. El Reposo Del Guerrero
  8. Malditos Poetas
  9. Sin Rumbo
  10. Un Acorde Mal Tocado

 

 

 

Anuncios

Publicado el julio 3, 2013 en Críticas Discos y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: