Uzzhuaïa – Santos & Diablos

82 Uzzuhuaia Santos y DiablosDesde el levante valenciano llega el sexto disco en estudio en trece años por parte de esta formación que, de una forma u otra, se ha convertido en una banda de culto y una rara avis en cuanto a género. Partiendo del hard rock más clásico, han coqueteado con libertad y acierto con el stoner, el heavy metal más clásico, han pasado a crear su propio estilo en el que se mueven con soltura con el paso de los discos. Desde poderosas baladas a medios tiempos aguerridos y otras de velocidad rítmica que te deja con la lengua fuera. Todo eso es Uzzuhaïa, y lo repiten en Santos & Diablos. Hacer un proceso de crowdfunding poniendo tu objetivo en 8.000 euros y finalmente conseguir más de 17.000, más del doble, debe otorgar un pelotazo de confianza importante a la hora de ponerte a grabar un álbum. Y aunque es cierto que las canciones estaban hechas antes de conocer el resultado, al final, se nota. ¿Por qué?

Sobre todo por la sensación de dar respuesta a su público. ¿El público quiere más de Uzzhuaïa? Démosle lo que pide. Así se suceden los cincuenta minutos de duración. Como si fuera una actuación en directo, el tracklist es un continuo azuce. Podría interpretarse de principio a fin en un setlist y nadie acusaría la dinámica del repertorio. Porque Santos & Diablos es un señor disco (y sí, ya lo desvelo en el segundo párrafo) porque no se casa con nada y porque ofrece un amplio abanico de potentes riffs (enormes Álex Simón e Israel Ferrer), solos muy bien integrados (en eso se diferencian del heavy medio) y rítmicas en primerísima línea que no ocultan ni la soberbia base rítmica de Álvaro Monteagudo y José Luis García (destacaré los casos más evidentes) y la perfecta voz de Pau Monteagudo, que sigue siendo más que solvente le de por ponerla rugosa, delicada, la suba o la baje.

Grabado y mezclado por Manuel Tomás (también 13 Veces Por Minuto) en Millenia Estudio y masterizado, como viene siendo habitual, por Mika Jussila en Finnvox Studios de Helsinki, ‘Santos & Diablos’ ofrece doce cortes sin apenas desperdicio ni relajación. La apertura con ‘Una Historia Que Contar’ deja las cosas bien claras desde el inicio. Un arranque de batería que te prepara para una canción con un estribillo muy melódico que se compensa con un break metalero pesado y un veloz solo de guitarra. Todo aderezado con una guitarra rítmica en el fraseo que no te da descanso. Aunque ‘Fugitivos’ nos ofrece el lado más accesible de la voz de Pablo, el grado máximo es ese grito alargado, de nuevo las guitarras pesadas dan el contrapunto necesario, en rítmicas y en el solo que acaba siendo doblado. Pese a todo, es junto a ‘Cicatriz’, quizá uno de los temas menos resultones del álbum.

Por su parte, la homónima ‘Santos & Diablos’ es el tema más hard rock clásico de la lista. Fraseo que deja respirar en cuento a música, una línea de bajo que acaba desbordando el estribillo y una estructura vocal que acaba siendo adictiva, tanto por el tarareo que hace de puente como por el estribillo sencillo. Más canónica, imposible. ‘Directo Al Mar’ es uno de los tracks más brillantes de todo el álbum y me atrevería a decir que de su discografía. Una letra ejemplar, “sigo pensando que al final todo termina en su lugar”, y la eterna huida que, con el mar como destino, evoca necesariamente al Françoise Truffaut de ‘Al Final De La Escapada’, versión adulta, claro está. Todo cimentado con una base rítmica muy stoner, que pone la variedad perfecta al primer tercio del disco.

En el bloque central, ‘Latidos’ y ‘El Solitario’ son dos pequeños chupitos (por su baja duración) de gran intensidad rítmica. Ambos cimentados en un rocanrol clásico que te acelerará el pulso sin remisión, algo más melódica la primera, más rugosa y pendenciera la segunda, sobre el eterno rockero solitario. “Lleva la guitarra y veneno en la petaca”. Dos canciones que cumplen una función balanza casi matemática.  En el centro otras dos joyas. La primera, ‘El Resplandor’, un luminoso riff con poca distorsión evoluciona poco a poco hasta romper en una melodía con sutiles aires arabescos. Vocalmente perfecta y un estribillo soberbio para una letra filosófica. (Por cierto, todas ellas por encima de la media). Tampoco se queda atrás ‘Bailarás En El Infierno’, que te recordará ligeramente a las melodías oscuras de Metallica (‘For The Whom Bell Tolls’) y que cuenta con la participación en texto y guitarra de Sam Conflictivo. Su lado más pesado en el fraseo con el más comercial en el estribillo.

El último tercio (aquí los botellines se quedan cortos) se inicia con ‘Cicatriz’, que tiene algún destello acústico, pero que acaba resultando algo lineal. Todo lo contrario que ‘A Un Millón De Años Luz’, me atrevería a decir que la mejor del álbum junto a ‘Directo Al Mar’. Desde la línea de bajo fuerte de inicio, hasta la variedad de las guitarras, la interpretación vocal que roza la desesperación en el último estribillo, por cierto uno de los más largos. Una historia futurista y espacial que concluye que con ese “quizá no quiera volver” que lleva a un solo excepcional. Imprescindible y que se convertirá en una fija en mis sesiones.

‘En Ciernes’ es la única balada del disco partida en dos bloques, uno purista y acústico con aire de blues polvoriento y otra parte eléctrica que finaliza con ligeros efluvios zeppelianos. Para cerrar, ‘1975’ es otra descarga de sonido. Una canción que suple velocidad por potencia y ritmo, con un estribillo que suena justo a lo que decíamos al principio, a fin de concierto. Un broche idóneo para un álbum que confirma que Uzzhuaïa siguen en el buen camino y todo el que los conoce lo sabe y repite. Una ronda más de riffs incendiarios e incitaciones a dejarse la voz. Cuidado, que prende.

Una banda que por su calidad nunca tendrá el reconocimiento que se merece (hay tantas cosas inexplicables en esto del rock), pero que cuenta con un público más que fiel.

En Spotify.

Tracklist:

  1. Una Historia Que Contar
  2. Fugitivos
  3. Santos & Diablos
  4. Directo Al Mar
  5. Latidos
  6. El Resplandor
  7. Bailarás En El Infierno
  8. El Solitario
  9. Cicatriz
  10. A Un Millón De Años Luz
  11. En Ciernes
  12. 1975

PD: Me hubiera gustado poneros ‘Directo Al Mar’ o ‘A Un Millón De Años Luz’, pero no están en Youtube.

Anuncios

Publicado el septiembre 26, 2013 en Críticas Discos y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Grupazo, no se puede decir otra cosa.

  2. Buena crónica aunque no coincidamos en la preferencia de cada tema.Eso si,coincidimos en que es un grandioso disco

  3. El mejor disco de Uzzuaïa, para mi gusto. Completa todas las lagunas que veía en los anteriores con este grupo, me encanta, 2 veces seguidas me lo puse na más oírlo. En los anteriores había temazos, en este es el disco entero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: