NueveconDiez – Todo Se Pudre Bajo El Mismo Sol

NuevecondiezDespués de dos maquetas iniciales grabadas en directo en el local de ensayo y su debut Todo Lo Contrario, la banda asturiana regresa con una propuesta más afianzada con su segundo trabajo discográfico, este Todo Se Pudre Bajo El Mismo Sol. Un disco que rezuma el mismo desencanto ante la realidad que sus predecesores, pero que perfila en cierta manera la propuesta musical de la formación. Un rock duro (que no hard rock) sobre el que despliegan una multitud de derivaciones que pasan del punk adusto pasando por el metal agresivo, ciertos toques de virtuosismo en algunos solos desperdigados, stoner y hasta algo del arrinconado grunge. Lo mejor de todo el conjunto es su carácter salvaje. La producción no es perfecta ni lo pretende, lo que confiere al disco un punto animal de sonido en directo, crudo y creíble, que equilibra de esta forma el resto de carencias aún por pulir.

Grabado y mezclado por la banda en los estudios Ratapocha/Rottenrat (Xixón) con David Barreñada como asistente de grabación; masterizado por Matt Brown en los estudios Emmerson 77 de Seattle (EEUU) y Bighouse Estudios, Hannover (Alemania). La producción corre a cargo del propio grupo, esto es, Diego Reyes, batería (si bien ahora el puesto lo ocupa Fernando Argüelles); Fran Rubio a la voz y guitarra rítmica; Fran Jiménez a la guitarra; e Isma Rodríguez al bajo.

Desde la carta de presentación en el tema homónimo se aprecia el gusto por la ‘brutalidad’ bien entendida, como sonido sin aderezos, sin cuidados. Directos al mentón. El segundo corte, ‘No Hay Piedad’ es el más cercano al rock urbano al uso, sobre todo en la cadencia y melodía del estribillo, si bien la repetición del título le da un toque más aguerrido, junto al solo que lo cierra. Por su parte, ‘Te Quemas’, que contiene la colaboración de Arma X, es uno de mis temas favoritos. Metaleo de la vieja escuela para un tema poderoso, donde destaca sobremanera la base rítmica en el fraseo, hasta explotar en un estribillo rabioso y contundente. El primer bloque del disco (pues ellos mismos lo dividen en su página web en dos partes diferenciadas) se cierra con ‘Mayo’, uno de los temas más antiguos de la banda y que reinterpretan para la ocasión. La canción destaca, sobre todo, por su entrada pausada, que deriva progresivamente a la bilis más pura. Aunque el sonido se ha modernizado, el estribillo mantiene el encanto de canción compuesta en la juventud, por lo utópico del mensaje. El brillo viene de la prolongación instrumental (que lleva el metraje a superar los seis minutos) que concuerda con la indignación vocal.

El segundo bloque, tras el sonido de la lluvia tan propia del territorio astur, arranca con ‘Macabra Redención’. La introducción musical te evocará los tiempos más duros de unos grandes como Metallica, nada menos (no en vano, la canción contiene el mejor solo del disco). La voz de Fran Rubio se presenta mucho más rugosa, quizá su faceta más brillante. El fraseo es engrasado, compacto y con una muralla de sonido inquebrantable, en la misma línea que el estribillo, solo el puente ofrece un punto melódico liberador. ‘La Senda Del Perdedor’ baja un tanto la velocidad, que no la intensidad, jugando con el tempo vocal en algunos pasajes, arrastrados, a tono con el argumento.

Las tres canciones del último tercio del álbum contienen otras tantas colaboraciones. ‘En Los Montes’ cuenta con el cameo de Konse de The Constant. Posiblemente sea la canción menos previsible de todas, incluido un break instrumental mucho más ligero, que contrastan con otros pasajes de derivación metalera, sutil doble bombo incluido. Zyrus de Kaothic, la banda de Alberto Marín (Ankhara, Hamlet). Le da un toque metalero mucho más acusado y que termina de explotar en otro tramo instrumental que aumenta aún más la garra. El texto, como guinda, la convierte en una de las mejores canciones del álbum. Como cierre, encontramos ‘De Principios…’ con colaboración vocal de Darío Cancela de Trapacero. Un tema mucho más ligero, cercano al punk, que pone un toque festivo y casi bailable para un global denso en términos generales.

No estamos ante uno de los discos del año, pero sí que hace especialmente interesante el encanto de la imperfección, de manera potente y con muy pocas fisuras.

En Spotify.

Tracklist:

  1. Todo Se Pudre Bajo El Mismo Sol
  2. No Hay Piedad
  3. Te Quemas
  4. Mayo
  5. Macabra Redención
  6. La Senda Del Perdedor
  7. En Los Montes
  8. Mi Caballo de Turín
  9. De Principios…

 

 

Anuncios

Publicado el mayo 19, 2015 en Críticas Discos y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: