Gajes del Oficio – El Límite De Lo Creíble

Gajes del OficioLa cantera asturiana sigue dando que hablar en los círculos rockeros más duros y potentes. La nueva hornada de formaciones férreas apuesta fuerte: NueveConDiez, Misiva o los propios Gajes del Oficio son claro ejemplo de ello. La estela de los triunfadores empieza a abrir camino y, en este caso, parece que la referencia es muy clara. Gajes del Oficio presenta en este El Límite De Lo Creíble, su debut, una clara influencia de sus paisanos Desakato (independientemente de que la producción sea del propio Pablo). Una prueba evidente de que el éxito de la banda empieza a calar y convertirse en una referencia clara para muchos. Fundados en 2008 y tras dos maquetas y un EP previo, la ópera prima de Gajes del Oficio nos ofrece juegos de voces, contundencia metalera, algo de melodía y una actitud poderosa con un sonido peleón en los rítmicos pero loable. Buena carta de presentación.

El Límite De Lo Creíble se graba en los conocidos Ovni Estudio de la mano de Pablo Martínez, vocalista de Desakato, que se encarga también de la producción junto a la propia banda, con masterización en Green Desert Mastering por Kike Sanchís. Durante el otoño pasado son Diego Mateos en voz y guitarra, Álvaro Amieva en guitarra, Juanjo Ablanedo al bajo y Luis Vázquez en la batería quienes registran las diez canciones y dos pasajes instrumentales que se incluyen en el álbum. Entre los cameos, miembros de otras bandas locales como Manuel Roz (Baja California), Borja Lahuerta (Reo) o Manuel Santirso ‘Cholo’ (Get In Tribal). Las colaboraciones se completan con el trío de cuerdas formado por Federico Uría en el contrabajo, Naomi Suárez en viola y Sara Sirgo en el violín.

Casualidad o no, los cuatro primeros temas que se sitúan entre los dos pasajes instrumentales ofrecen la mayoría de los matices sonoros que nos ofrece la banda. ‘En Silencio’ arranca con un fraseo enérgico y contundente, que da paso a un buen estribillo musical, solo de guitarra y más melodía en el aspecto vocal. No es la canción que más engancha del disco, pero es una notable entrada. ‘El Muro’ ofrece un ritmo más abierto, más rockero, gracias a fraseo hilvanado en rimas cortas y con una lograda melodía. La distorsión en cualquier caso mantiene la pulsión, denominador común.

‘Písame’ es la más agresiva del póker inicial, con una virulencia en las guitarras de un gran riff, que cortan el ritmo de manera sabia en la última repetición de cada sucesión y con una gran intensidad vocal en parte por la colaboración del citado Borja Lahuerta. Además, el solo es uno de los más veloces y heavys del disco, por lo que la versatilidad queda patente con el paso de los minutos. Mientras que ‘Ocaso’ levanta un poco la velocidad para entrar en juego de guitarras engarzadas, más emotivas, acorde a la desesperación de la letra (una de las mejores) con referencia velada a Caronte.

Los puntos suspensivos nos ofrecen sonido de mar, ya apuntado en el diseño del arte, como introducción a ‘Resurgir’, un tema en el que Gajes del Oficio evidencian un especial gusto por el metaleo de corte clásico. El brillo aparece en la segunda parte, con voz más rota y una serpenteante melodía muy lograda que desemboca a un break semi acústico, más intenso. ‘Ni Un Paso Más’ destaca sobre todo por el desarrollo musical, que incluye unas siempre efectivas guitarras dobladas, más que por un texto demasiado explícito.

Con buena dinámica, ‘Juegos’ arranca con voz y pocos acordes. La colaboración de Manuel Roz, de voz mucho más limpia y rockera confiere al tema una frescura armónica plausible, si bien ‘descoloca’ con respecto al resto del conjunto. Así llegamos a ‘En Saco Roto’, uno de mis favoritos, quizá por una evidente querencia thrash en la música y una melodía vocal muy similar a la de Juan de Soziedad Alkohólika. ‘Bajo Escombros’, por su parte, pone el toque más descarnado con los arreglos del trío de cuerda, en una balada acústica algo lineal, más allá de su segunda parte electrificada, pero efectiva en su sencillez.

La banda dice adiós tal y como empezó, con otra enérgica entrada en ‘Despertad’, si bien la canción ofrece mucho más matices que la inicial, sobre todo con ese tramo recitado sobre los coros de la voz principal y un buen armazón de guitarras. La coda final con la batería a todo trapo junto con las rítmicas y la melodía oscura pone un brillante colofón a un debut que apunta muy buenas maneras, pero que todavía adolece de cierta definición, tanto en letras como en identidad. La segunda entrega despejará las dudas.

 

En Spotify.

Tracklist:

  1. 1534
  2. En Silencio
  3. El Muro
  4. Písame
  5. Ocaso
  6. Resurgir
  7. Ni Un Paso Más
  8. Juegos
  9. En Saco Roto
  10. Bajo Escombros
  11. Despertad

 

 

 

 

Anuncios

Publicado el junio 3, 2015 en Críticas Discos y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: