Beethoven R – El Legado De Judas (2004)

Beethoven R El Legado de JudasNo es que nos encontremos ante algo a lo que suelen llamar ‘banda maldita’, pero es cierto que Beethoven R no ha tenido excesiva suerte en algunos momentos clave de su carrera, como momentos previos al lanzamiento de un disco, salidas inoportunas en mitad de giras y un sinfín de avatares que hacen que tengo mucho más mérito la capacidad de sobreponerse a los contratiempos y conseguir discos tan rotundos como este El Legado De Judas, su tercera entrega. Y sí, es posible que sea más mítico o propio de crítica remember su antecesor Un Poco Más o esa maqueta derivada en disco titulada Ja, Ja. Elijo este y no otro porque me parece su conjunción perfecta de todas sus influencias y como un Kiko Hagall a las voces en estado de gracia, sin desmerecer a Alberto Aor-Man García actual, claro está. Pero este disco tiene cañones imprescindibles.

Beethoven R nace de la segunda disolución de los glamurosos Bella Bestia, banda madrileña que en los 80 editó tres discos de estudio. Tras una corta reunión de la banda a mediados de los noventa, que incluía a Pepe Mari San Segundo (bajo) y José Luis Saiz (guitarra), llega una nueva separación del resto de miembros que da lugar a una nueva banda, que en principio seguirá funcionando como Bella Bestia, pero que con el tiempo cambiará su nombre a Beethoven R.

En torno al ‘malditismo’ de la banda. Este álbum estuvo un año para salir a la calle. Lo hace con Avispa (con lo que eso conlleva) y con producción de Carlos Martínez, habitual un tiempo de las bandas del sello en aquellos años, como Medina Azahara. La producción del sonido maneja muy bien los graves y la capacidad armónica de Hagall, que sale de la banda a mitad de gira suponiendo otro duro revés para una banda curtida a jirones e imprevistos.

Musicalmente la entrada del álbum es excepcional. El homónimo ‘El Legado De Judas’ es un ejercicio de power metal extenso, casi siete minutos, que se pasan volando gracias a los coros glam/aor infrecuentes para el género, pero que dotan de una frescura descomunal el gran fraseo de una historia muy bien narrada. En un cañón que nunca defrauda y que más de diez años después sigue sonando con la vigencia del primer día. Más románticas, aunque también efectivas, completan el poderoso inicio ‘Siempre Unidos al Rock & Roll’, divertida y macarra, y la más sucia ‘Larga Vida’. Ambas canciones sobre las bondades de esta música. La primera tiene un tempo tan marcado y un riff tan juguetón que acabas coreando el estribillo desde el principio. La segunda es más ‘old school’ si cabe y gana poso con un giro oscuro musical en el fraseo.

‘La Ley del Látigo’ es un medio tiempo potente que deja claro el buen hacer de la banda en aquel momento. José Luis Saiz en la guitarra, Antonio Alcoba en la batería, Nacho Carlos en la segunda guitarra y el propio Pepe Mari San Segundo al bajo. `No Me Permitas Que Esto Llegue Al Fin’ es la más AOR del álbum, sabor ochentero y americano muy canónico o de corte Sangre Azul. Mientras que ‘El Tren De La Inocencia’ vuelve a retomar una base rítmica mucho más power y vocalmente más aguda. El estribillo es adictivo y la convierte en una de la que da gusto revisitar.

La segunda parte del trabajo se abre con la balada ‘Qué Quieres De Mí’, con más buenas intenciones que otra cosa porque, a la larga, se acaba haciendo muy lineal. ‘El Amo Del Harén’ apunta, sin conseguirlo del todo, a cierto orientalismo, pero donde finalmente triunfa el sonido compacto de la base rítmica, la voz aguda y el vacileo de la letra. En ‘No Puedo Esperar’ encontramos uno de los cortes más similares a los dos primeros discos de la banda. Un fraseo musical muy abierto y un estribillo muy abierto con los coros/tarareos que provoca la repetición de la negación “No, no, no, no puedo esperar”. Con ‘Si Quieres Otro Más’ llegamos a “la canción de relleno” que diría El Reno Renardo. Un tema algo deslavazado y que no termina de enganchar.

En cualquier caso, el nivel se eleva de nuevo para terminar por todo lo alto con ‘Viviré’. Otro tema veloz, que casi roza el speed metal, pero cuya efervescencia queda atemperada por una magistral lección de contención de Hagall, especialmente en el estribillo. En 2012 la banda registró Dejándonos la piel… en directo! un CD+DVD en directo que intentó poner algo de luz a una discografía no del todo conocida como se debiera y actualmente ya están preparando material para grabar nuevo disco a partir del próximo mes de noviembre.

Por lo demostrado en El Legado de Judas, calidad nunca les ha faltado, ni antes ni ahora, tal y como me demostraron en el Leyendas del Rock de 2013, la última vez que pude verles, casi 10 años después de otro Leyendas.

¡Siempre unidos al Rock & Roll!

 

En Spotify.

Tracklist:

  1. El Legado De Judas
  2. Siempre Unidos al Rock & Roll
  3. Larga Vida
  4. La Ley Del Látigo
  5. No Permitas Que Esto Llegue A Su Fin
  6. El Tren De La Inocencia
  7. Que Quieres De Mí
  8. El Amo Del Harén
  9. No Puedo Esperar
  10. Si Quieres Otro Más
  11. Viviré

 

 

 

 

Anuncios

Publicado el octubre 30, 2015 en Críticas Remember y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: