Rumpelstinkin – Del Lado De Los Malditos

Rumpelstinkin portadaAR Stinkin (Goar Cicatriz, Malditos Bastardos o Expreso de Bohemia) como voz principal y bajo, Walter Enríquez (Late So Late o Se Atormenta Una Vecina) en guitarra y voces y Ángel ‘El Demonio’ (Txicomorao, Activos Tóxicos o La Fura dels Baus) en batería y voces. Estos tres ‘angelitos’ presentan nuevo disco, su primer larga duración tras un EP titulado Bendita Sea Tu Ira del que ya estuve a punto de hablar aquí. Ahora lo han conseguido… Eso y quemar el infierno y todo lo que su aliento y el radio de su potente sonido encuentre por delante. Se definen como la banda de nombre impronunciable, aunque más lo sería si hubiesen respetado el formato alemán original (Rumpelstiltskin) del cuento popular del enano saltarín. Del Lado De Los Malditos nos ofrece cortes salvajes, potentes, una sacudida bien ejecutada con encantador sabor, gracias a una interpretación vocal que mastica las palabras, con coros bien medidos que aumentan la algarabía, riffs veloces, un bajo y una actitud que recuerda al máster don Lemmy Kilmister, supremo de esta casa. Producción de Maurizio Tonelli (Meat Loaf, Blur, Sangträit, Sopa de Cabra… ) como colofón. Prepárate para arder.

Sin contemporización alguna, el decálogo arranca con ‘Tu Payaso’. Un cañón de rocanrol de riff pegajoso y adusto, para el desafío y la concesión, solo tú me puedes llamar payaso “y a ver quién más se atreve”, te avisan. La coda final repitiendo el estribillo es veneno puro. En la misma línea aunque menos veloz y más melódica se mueve ‘Duro y A La Cabeza’, una declaración de intenciones con autodefinición incorporada: “mi palabra y mis cojones son mi mejor definición. Aquí un amigo con un pequeño defecto: nunca olvido”. La segunda parte del corte se acelera con la repetición cíclica del riff, una vez tras otra mientras se repite el título de la canción. La santa triada inicial se culmina con ‘El Juego de la Mordaza’ que, aunque musicalmente es la más ligera (salvo sus 10 segundos finales, que deduzco que serán más en directo, puro pogo) contiene un enigma por descifrar: 20121973. (Dejen sus sugerencias en los comentarios). Cañón de poco más de dos minutos, como esa base rítmica percutora que se desbarra en ‘Blanco Fácil’, con un estribillo más abierto y de rocanrol clásico.

El tono vuelve a alzarse con ‘Malote’, una bomba que empieza con Ar Stinkin cantando a lo Enrique Villarreal y que apunta, dispara y da repetidas veces a del postureo dentro del rocanrol prefabricado. La letra no tiene desperdicio, valga como muestra una bala del cargador: “ya eres el malo oficial en las listas de la radio. Qué miedo me das malote (…). Escuché tu primer disco aunque ya lo he olvidado, admito que hubo un momento en el que hasta me creí tu palo. Un chavalote de barrio, de canalleo y esquina, no importaba que tus letras contuvieran cocaína”. Así, llegamos a ‘El Lado De Los Malditos’, la canción que inspira el título del álbum y la joya del álbum junto con la anterior. Un rocanrol aparentemente inofensivo que crece y crece hasta desarrollar una auténtica fiesta en numerosos idiomas. El estribillo, entre AC/DC y Motörhead, es sencillo pero efectivo.

‘El Valle de la Vergüenza’ manda un recado de odio acumulado por la frustración de la construcción ‘por los caídos’. Otra letra que no deja ni lugar a dudas, ni concesión a medianía alguna. El estribillo esta vez es más extenso y permite a la voz hacer un quiebro, casi inapreciable, pero que le confiere cierta emotividad y el solo de Walter Enríquez es el más voraz de la lista. ‘Terminal’ es otro de los cortes más destacados, con un punto de partida sorprendente: “si la parca me sorprende y reduce a tres meses mi destino (…) me llevaré de acompañante al menos a uno de los que mueven los hilos”. Casi nada. La melodía vocal y el brillo de guitarras durante el estribillo, creciente, vuelven a presentarse adictivos, perfectos. ‘Sin Noticias’ mira hacia el lado y hacia arriba y esta vez la crítica y la bilis va dirigida al propio ángel de la guarda.

Por si fuera poco, se marcan un cierre a piano en ‘Puto Amo’ para festejar la hoguera crematoria y el aquelarre musical con una melodía entre el vals y el cuento infantil que evidencia que no son cafres sin más, sino que su calidad musical está a prueba de bombas.

Qué bello es el rocanrol cuando suena tan bien.

 

En Spotify.

Tracklist:

  1. Tu Payaso
  2. Duro y a la Cabeza
  3. El Juego de la Mordaza
  4. Blanco Fácil
  5. Malote
  6. El Lado De Los Malditos
  7. El Valle De La Vergüenza
  8. Terminal
  9. Sin Noticias
  10. Puto Amo

 

 

Anuncios

Publicado el marzo 8, 2016 en Críticas Discos y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: