Los Cucas – El Ser Humano Es Raro (1999)

Sorpresa, amigos. Todo aquel que me conoce un poco desde el año de lanzamiento de este disco sabía que, tarde o temprano, iba a aparecer en la sección de críticas remember de los viernes que,  precisamente, retomo tras varios viernes encadenados en los que ha sido imposible (unos por cosas muy buenas, otros por cosas muy malas). En cualquier caso, ya anticipo que este trimestre va a ser algo raro para esta sección, toda vez que antes de que acabe el año aparecerá por aquí el Más de Alejandro Sanz por aquello de su 20 aniversario. Así es, ya dije que había espacio para todo, menos para los que ya sabéis. Reescuchando este tercer disco de los gaditanos (cuyo nombre viene en homenaje a los Beatles, a los que versionaban en sus inicios) reconozco que no todas las canciones han envejecido igual de bien, pero también sigo pensando que es un álbum en el que destaca la mezcla de la batería en la producción, donde se despacha un pop rock muy pegadizo, en ocasiones con tendencia clara a Los Rodríguez y otros referentes del género de los ochenta y noventa, que nos ha dado grupos a los que siempre he defendido, sin necesidad de tener que contraponerlos a los del rock duro. Hoy seré breve, pero lo escuché tanto en ese transcurso de cambio de milenio que tenían que estar. Así nos lo quitamos ya. Los Cucas.

Pues sí. Yo era de los que le gustaba el cansino, repetido, radiado y pegadizo “chu, chu, chu, chu, chu” de ‘La Última Carta’. Una canción que llegó cuando tenía que llegar y quizá eso siempre marca. Tanto que es válida y vigente a día de hoy. Era también carne de noche (si es que ibas a sitios donde ponían música en castellano), en una época en la que podía sonar este tema, el ‘Atrapados En La Red’ de Tam Tam Go, el ’19 Días y 500 Noches’ de Sabina y el ‘Dos de Corazones’ de Ariel Rot seguidos… y hablo de locales de moda. Igualito que ahora. Pero añorar a Pereza, El Canto del Loco o La Oreja de Van Gogh (la de Amaya) es casi lógico comparando una década y otra. Me pongo cebolleta, lo sé. Hoy iba a ser breve.

Los Cucas de entonces eran Fernando San Martín (Lele) en la voz principal, guitarras y coros; Fernando Ramos (Fer) en guitarras, punteos (cito textual del libreto), coros y voz principal en ‘Baby’; Domingo González ‘Domi’ en batería y percusiones; y Juanjo Moreno (no tenía abreviatura ni mote) en el bajo. Tras dos discos gafados (uno por quiebra y el otro por medios), la banda cayó en gracia en un concurso y Sony decidió llevárselos. En aquellos tiempos en los que un sello creían en algo e invertían en ti… Pues 100.000 copias se despacharon de este El Ser Humano Es Raro. Disco de platino de los de la época (que ahora hace falta menos de la mitad). Los once cortes fueron grabados entre noviembre del 98 y enero del 99 en Asrham de Madrid, con Gugu Martínez en la producción.

El trallazo del disco es la mencionada ‘La Última Carta’, que el tema que lo abre. Una letra certera, un buen fraseo, un puente mejor, un coreo pegadizo, una ligera síncopa y una batería que clava cada golpeo como quien estampa un sello franqueado.  ‘El Ser Humano Es Raro’ es un corte con hechuras latinas y un piano pintón, mientras que ‘Lo Que Tienes Puedes Perder’ tiene ese corte de rumba-CalamaRot tan particular. En ‘Malos Tratos’ nos aparece un texto que, pese a las buenas intenciones, está narrado de tal forma que igual haría saltar las alarmas de la corrección política. Una conga marchosa a lo Marinero y Capitán (de nuevo).

‘Fueron Buenos Los Años’ rezuma nostalgia a lo ‘Aquellas Cosas Que Solíamos Hacer’, con espíritu bailotero, vómito desde la azotea incluido, que es una escena muy agradable de imaginar, sin duda. Más carga de distorsión llega en ‘Supersticiones’, canción con varios tópicos sobre el tema. Bastante irónico si contamos con la trayectoria de la banda. Conjunción de sonidos entre acústica y eléctrica en ‘Quiero Verte Otra Vez’ y un reggae bastante canónico en ‘Tiempo’, canción a la que también le tengo un especial cariño. Juguetona y socarrona es ‘Me Gustaría Ser Bebé’, alimentación de por medio. (Se veía venir). Bonita declaración de amor en ‘Baby’, única canción cantada por ‘Fer’. Sea por la entrada a capela o por la falta de habituación, siempre se me hizo cuesta arriba. El cierre viene con la enérgica ‘Paraíso de Color’, cuyo riff principal parecía mantener esas reminiscencias de los inicios de covers del grupo.

Tras este disco les siguieron haciendo algo más de caso en el siguiente, Si El Tiempo Lo Permite, pero permitió poco más, sencillamente porque su estilo ‘saneado’ de pop rock vitalista comenzó a verse demasiado ñoño para la época, no por falta de trabajo ni intenciones. Además, en aquel disco cargaron las tintas sobre el rock torero (portada y contraportada) y eso es territorio vedado de Jaime Urrutia.

 

Lista de canciones – tracklist:

  1. La Última Carta
  2. El Ser Humano Es Raro
  3. Lo Que Tienes Puedes Perder
  4. Malos Tratos
  5. Fueron Buenos Los Años
  6. Supersticiones
  7. Quiero Verte Otra Vez
  8. Tiempo
  9. Me Gustaría Ser Bebé
  10. Baby
  11. Paraíso De Color

 

 

Anuncios

Publicado el octubre 6, 2017 en Críticas Remember y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: