Vantroi – ¡¿…Otra Vez Frijoles?! (2001)

El movimiento se demuestra andando. Si ayer en la entrada sobre Rompan Todo (donde me marco una relación y playlist de cerca de 1.300 bandas de toda Latinoamérica) comentaba que, pese a que siempre han estado presentes, quería reforzar la entrada de bandas del otro lado del charco (ya tenemos por aquí mucho en #Mis10de y críticas o crónicas de Andrés Calamaro, Bersuit, La Vela Puerca, Molotov, Café Tacvba, La Beriso, Bulldog, Rata Blanca, Ariel Rot, Sepultura, Milongas Extremas, Aterciopelados…), me he tomado la palabra y, al día siguiente, siendo viernes, la crítica remember de la semana viaja a México para recordar a Vantroi. Banda mexicana nacida en 1992 en el DF y que, con este disco, los dos anteriores (¡No Nos Moverán!, de 1996, Bajo Palabra, de 1999) y el posterior (Para No Morir De Locos, 2005) tuvieron una muy estrecha relación con bandas, sellos y festivales de nuestra escena. Pasaron por Viña Rock, Aúpa Lumbreiras, Extremúsika, Festimad, Derrame y tantos otros. Tuvieron muy estrecha relación con Boikot –no olvidemos que coincide con la trilogía de La Ruta del Che, con la que los madrileños hicieron ‘américas’- o Canallas, con Fernando Madina de Reincidentes, que las ha producido varios discos, tocaron con todos las bandas del momento (alguna entrada se puede encontrar por ahí siendo los teloneros de ¡Extremoduro! en varias fechas), hasta que de alguna manera y por vicisitudes extramusicales un frenazo en seco les paró el recorrido. Va por la memoria de aquellas canciones y momentos vividos (algunos de ellos peligrosos, con armas de fuego de por medio, en una noche en la que también actuaban Canallas en su gira de despedida y un todavía sin disco… Albertucho) y porque ya les iba tocando.

Con el paso de estos 23 años, Vantroi (que toma su nombre de un soldado vietnamita) es solo y exclusivamente Gerardo González. Cuentan las fuentes oficiales que hasta más de 50 músicos distintos han pasado por su alineación a lo largo de los años. La banda, de hecho, sigue activa y el año pasado publicó ¡¿Quién Me Acompaña?! donde, por cierto, versiona ‘Un ABC Sin Letras’ de Platero o ‘Colgado De Ti’ de Alarma, como ya hiciera en su día con ‘Flojos de Pantalón’ de Rosendo.

El caso es que este disco fue un digno sucesor de un Bajo Palabra que fue lanzado en España a través del sello de Boikot Producciones. En este caso salió con Bliss, que por entonces contaba entre sus filas con otros señores llamados Mamá Ladilla. Como veis, las conexiones son constantes con aquella época ‘dorada’, cuando todavía se vendían discos de rock alternativo gracias a las Tiendas Tipo y la gente iba a las salas.

Ciñéndonos a ¡¿…Otra Vez Frijoles?!, el disco fue grabado, mezclado y masterizado en los estudios P&P de la Ciudad de México en apenas un par de semanas del marzo de 2021. La producción corrió a cargo de Javier Abreu (por entonces también era el productor de cabecera de los citados Boikot) y con José Ferragut como ingeniero de grabación. La banda por entonces estaba formada por Gerardo González a la voz y guitarra, sus también hermanos Olympia y Hatuey (con quienes ya tuvo un grupo en los 80 llamado Llanero) en la voz y guitarra y en coros y batería, respectivamente, y con Carlos Valerio a los coros y al bajo. Entre los músicos invitados para la ocasión, Rafael Herrera al bajo, Kiyoshi Nakamura en los teclados, Vladimir Noyola a la guitarra, Eduardo Vences a las percusiones y Guillermo Ortiz en la trompeta, además de una sección variable de coros de una decena de amigos.

Con los grupos citados, con el logo tan ligado a los ancestros, el origen del nombre… está claro que la esencia de Vantroi era puramente combativa, pero con un marcado equilibrio entre la influencia localista propia de su México natal, con cierta mezcolanza de lo aprendido tantos años en nuestro país. Rock, punk, hardcore, síncopas y, sorprendentemente, también sus momentos de amor y desencanto…. Y todavía este disco y el resto de su discografía sigue tienen un toque fresco y divertido.

El álbum se abre con ‘Mi Otro Yo’, canción de rock clásico con un estribillo extenso, variado y equilibrado entre la potencia y los coros que aligeran, a lo Porretas. Solos de guitarra, un bajo incesante. Una excelente carta de presentación que tiene continuidad en ‘En Muy Mal Estado’, donde una entrada hardcoreta da paso a la trompeta y las síncopas. Aquí se desvela la impresionante capacidad para engarzar melodías vocales aprehensibles y pegadizas, regadas aquí con el mundo paramilitar y la defensa de Chiapas. Las percusiones refuerzan ese punto indígena que tanto defendieron.

Y así llegamos a uno de los cañones del álbum y de su discografía como es el vals arrancherado de ‘Contrabando En Los Huevos’, equilibrado en una especie de road-ranchera de contrabando y vacileo… Pínchese antes o después de ‘Frijolero’ de Molotov un poquito acelerado. Éxito garantizado. ‘Desencanto’ hace honor al nombre y está interpretada por Olympia. Una voz sencilla, nada virtuosa, pero que es tan genuina y suena con tanta raíz que la canción acaba enamorando. Una sonoridad menos distorsionada arropa su desarrollo.

Y si ‘Contrabando’ es jaleo asegurado, también lo es ‘¿Anís o Tequila?’, que entre síncopas y hardcore se desparrama en un pelotazo de poco más de dos minutos y hasta tiempo le da para un break medio funky para tomar aire (magnífica línea de bajo). También tendrían un puesto de honor en un futuro #Mis10de ‘La Historia De Un Idiota’. Un fraseo contemporizado y rabioso y un estribillo sobresaliente dan lustre a otro tema que sigue haciéndome vibrar veinte años después.

La segunda parte del disco se abre con ‘…Mientras’, otra canción de Olympia, de nuevo de ascendencia más popera y desnuda, con un punto oscuro que inquieta todavía más con una gran batería. El fuerte arraigo de Vantroi con nuestro país se hace más explícito en ‘¿Qué Dices Al Respecto?’, donde hay referencias a Aznar, ETA, el norte… Otro ejercicio fantástico de demonio melódico y armónico algo de lo que no anda muy sobrada nuestra escena y que, quizá por ello, hacía destacar tanto a los mexicanos.

En el tercio final, ‘No Más Agonía’ es menos efectista pero es una poderosa defensa de la inocencia infantil, sustentada con sobriedad de guitarras y solemne tempo de batería. Otro ejemplo más de cómo conjugaban todos los registros. El son latino, percusiones mediante, llegará con ‘No Te Puedes Defender’. Una combinación bien lograda que nos lleva con calor a ‘Anatomía De Los Sueños’, otro corte con voz de Olympia y que, una vez más, vuelve a tener todos los elementos mecionados, aquí con tempos de bolero y blues.

Y, al final, más clásico imposible, como un canto de cierre de taberna y de nostalgia de la patria… ese ‘México Lindo’ sincopado. Un magnífico colofón para un álbum que refleja que Vantroi se merecía el cariño que se les tuvo en su momento más álgido.

Lista de canciones – tracklist:

  1. Mi Otro Yo
  2. En Muy Mal Estado
  3. Contrabando En Los Huevos
  4. Desencanto
  5. ¿Anís o Tequila?
  6. La Historia De Un Idiota
  7. …Mientras
  8. ¿Qué Dices Al Respecto?
  9. No Más Agonía
  10. No Te Puedes Defender
  11. Anatomía De Los Sueños
  12. México Lindo

Publicado el febrero 12, 2021 en Críticas Remember y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: