Sílvia Pérez Cruz. Maestro Padilla. 2 de junio

Como sabéis, en ocasiones me gusta compartir en esta casa, tan contraria a los límites y etiquetas, crónicas de conciertos (u obras de teatro) que, por su inmensa calidad, trascienden cualquier tipo de cerrazón y que merecen ser conocidas por, a priori, públicos ajenos. Anoche, mientras el equipo de mi tierra se jugaba no descender a segunda división B, el trabajo me llevaba a disfrutar de Sílvia Pérez Cruz, una artista a la que tenía ‘fichada’ desde su debut en solitario, 11 de Novembre, y a la que tenía la suerte de ver por primera vez. Comparto con vosotros, pues, mi crítica de agencia. Jazz, bossa nova, flamenco, copla, música mediterránea, folclore peruano, brasileño, mexicano, venezolano, cubano, compromiso… y Leonard Cohen. Sílvia Pérez Cruz consigue enfundar con su voz cualquier tipo de canción para vestirla de una noche elegante en la que su voz ejerce de faro, mientras un quinteto de cuerda con cuatro años de trabajo conjunto la acompaña con los más elegantes y vibrantes arreglos: Elena Rey y Carlos Montfort al violín, Anna Aldomà en la viola, Miquel Ángel Cordero al contrabajo y Joan Antoni Pich al violoncelo. (FOTOS: Juan Jesús Sánchez Santos)

Todos ellos consiguieron el reconocimiento de un público que llenó anoche el Auditorio Municipal Maestro Padilla, en una de las últimas citas de la ‘Primavera Cultural’ del Área de Cultura, Educación y Tradiciones del Ayuntamiento de Almería.

Desde los 13 años dedicada casi de manera exclusiva a la música, la trayectoria de Sílvia Pérez Cruz, con discos variados, proyectos corales, colaboraciones y hasta incursiones en el cine, que le han valido ya dos premios Goya, por mejor canción original y una nominación como actriz revelación, es ya tan rutilante que es inevitable, a sus 35 años, reconocer que nos encontramos ante una artista grande pero, sobre todo, muy personal y convencida de su forma de hacer las cosas. Partiendo desde lo pequeño, desde la independencia, hacia el reconocimiento popular de quien se deja conquistar por una tesitura vocal preciosista, una delicadeza a prueba de afinaciones imposibles y una maestría de melismas intachable.

Tras un inicio con la ‘Cinco Farolas’, la compla de José Antonio Ochaíta, Xandro Valerio y Juan Solano que interpretarían las más grandes del género, de Piquer a Reina, pasando por Jurado, el repertorio fue un viaje flotante por distintas sonoridades del mundo. “En el fondo, no somos tan distintos”, aclararía al final de la actuación. Venezuela con ‘Tonada de Luna Llena’, Perú con la intensa ‘Mechita’, la arrebatada ‘Estranha Forma De Vida’ de fado portugués, sirvieron para que Pérez Cruz y su quinteto hipnotizaran al público asistente.

Historias contadas con complicidad, como la que hace referencia al ‘Ay, Ay, Ay’, con la que ganó su segundo Goya con ‘Cerca de tu Casa’. Un tema que, por cierto, fue compartido con los coros animosos del patio de butacas y anfiteatro. Recuerdos de jazz con su versión de ‘Carabelas Nada’ del argentino Fito Páez, y ‘Mañana’, de querencia mexicana y con letra de Ana María Moix para llegar al ecuador de un concierto que sobrevolaba el Auditorio. En este momento, la noche se salió del guión para incluir un par de temas no previstos. El primero, fue la fusión personal del conocido ’20 Años’ con la habanera compuesta por sus padres, ‘Temps Perdut’, a solas con violín, para continuar con otro dúo solista de voz y contrabajo en ‘Loca’.

Del brasileño Luiz Gonzaga sonaría la cálida ‘Asa Branca’, un perfecto ejercicio rítmico que aumentó más la paleta de sonoridades ofrecidas, para llegar a la intensa e implicada ‘Ho Hay Tanto Pan’, sobre desahucios y desfalcos, que puso en pie al público durante más de un minuto. Se iniciaba así el momento del éxtasis colectivo, con dos joyas prestadas como el ‘Hallelujah’ de Leonard Cohen y ‘Estrella’ de Enrique Morente y Pepe Habichuela.

Sobrepasando las dos horas de concierto, los bises incluirían el ‘Vestido De Nit’, otra canción compuesta por en la música por su padre, gallego con residencia en Málaga y coleccionista de habaneras, y la letra su madre, murciana, que finalmente se irían a vivir a Girona, y la popular canción protesta de Chicho Sánchez Ferlosio, ‘Gallo Rojo, Gallo Negro’, con unos arreglos excitantes y una iluminación acorde a su intensidad. Un cierre enérgico para una velada donde la música flotó por cada uno de los rincones del Maestro Padilla, iluminados por una voz inconmensurable.

Repertorio – setlist:

  • Cinco Farolas
  • Tonada De Luna Llena
  • Mechita
  • Estranha Forma De Vida
  • Ay, Ay, Ay
  • Carabelas Nada
  • Mañana
  • 20 Años + Temps Perdut
  • Loca
  • Asa Branca
  • No Hay Tanto Pan
  • Hallelujah
  • Estrella
  • Vestida De Nit
  • Gallo Rojo, Gallo Negro

 

 

Anuncios

Publicado el junio 3, 2018 en Crónicas Conciertos y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: