Ska-P – Game Over

Es cierto que nunca ha intervenido en la composición de los temas. También es verdad que no es miembro fundador del grupo… Pero a nadie escapa que Ska-P volvía en esta ocasión con el interrogante en negrita y gran cuerpo de la duda de cómo iba a afectar la salida de Pipi de la alineación. La respuesta ha sido de lo más contundente: en nada. La banda vallecana regresa con Game Over después de que Pulpul haya vuelto a reunir una colección de canciones listas para el estudio y que, en la medida de lo posible, haya podido convivir con ‘los grillos’ que andan por sus oídos, afectados de tinnitus. “Hablé con una audióloga (Isabel Diges) y me dejó muy claro que lo mío no se cura, pero vamos a hacer que no le prestes atención. De esta forma, aunque estén ahí esos acúfenos, no los oirás. Quizá, la tranquilidad que da oír a una especialista decirte que eso que escucho es mi propia actividad cerebral y que si cuido de mis oídos no me voy a quedar sonajas, psicológicamente es esencial”, me explicaba en la entrevista que saldrá publicada en el próximo número de Rock Estatal. El juego parece terminar para algunos, pero parece que no en el caso de Ska-P.

A estas alturas esperar del grupo algo que no sea disparos de denuncia desde su óptica del mundo es casi una quimera. Así, en esta nueva colección de doce temas encontramos dardos contra la ley mordaza, la Europa del capital, la injerencia de los círculos de poder en la sombra, cantos a la diversidad sexual y libertad, la explotación laboral, el patriotismo interesado, el colonialismo a los pueblos originarios americanos, el pensamiento útil, los personajes voceros, el feminismo y el republicanismo. Entre todo ello, se cuela un canto a la resaca que, demonios, es de lo más pegadizo.

Cinco años después de su 99%, Game Over vuelve a ponerse en mandos del perenne Tony López, eterno productor del grupo, por lo que, desde ese punto de vista, tampoco podemos esperar demasiada novedad. En términos generales, quizá este álbum se hace menos veloz (‘Eurotrama’ puede ser la excepción que confirma la regla) y con mayor variedad en las formas que su predecesor.

Del álbum, musicalmente, me quedo con la buen melodía del estribillo de ‘A Chitón’, la borracha ‘No Lo Volveré a Hacer Más’, el punto épico y la interpretación vocal de ‘Colores’, el rollo maquinal de ‘La Fábrica’, el desarrollo creciente y más rockero de ‘Adoctrinad@s’ y el rollo tecno de los teclados de ‘Jaque Al Rey’, que, de alguna manera, me hace recordar a los extintos Sujeto K.

En cualquier caso, como puede ocurrir con bandas como Medina Azahara (a la que traigo a colación porque de ella y sus Trece Rosas escribiré muy pronto), el disco nuevo ejerce una función de escucha en casa, ya que en los directos, habitualmente festivales, dado el inmenso tamaño del grupo, solo va a haber tres temas nuevos y apostaría que dos de ellos van a ser ‘No Lo Volveré a Hacer Más’, que recupera el tono ranchera que tan bien a funcionado al grupo a lo largo de su historia, y ‘Jaque al Rey’.

Podréis ver en breve a Pulpul, voz solista y guitarra; Joxemi, guitarra; Julio, bajo; Kogote, teclados; Luismi, batería (temporalmente sustituido por Iván Güevo, hasta que se recupere del conato de infarto); Txikitín, trompeta; Gari, trombón; el recién incorporado Juanan Rivas, en trompeta, violín y coros; y Eloi Yebra a cargo de las performances (el que protagoniza el videoclip de ‘Jaque Al Rey’).

Cabezas de cartel allá donde vayan… su regreso soluciona a más de un festival la papeleta que deja el vacío de La Raíz.

 

Lista de canciones – tracklist:

  1. A Chitón
  2. Eurotrama
  3. No Lo Volveré a Hacer Más
  4. The Lobby Man
  5. Colores
  6. La Fábrica
  7. Patriotadas
  8. Cruz, Oro y Sangre
  9. Adoctrinad@s
  10. El Bufón
  11. Brave Girls
  12. Jaque Al Rey

 

Anuncios

Publicado el noviembre 14, 2018 en Críticas Discos y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. La verdad es que le perdí la pista a Ska-P hace muchos años y, a raíz de tu critica, le he pegado una escucha rápida al disco.

    Sinceramente, no entiendo como como esas letras pueden gustar a gente adulta, entiendo que a chavales de 15 años les mole ese rollo (a mi mismo hace años) pero es que ahora me producen incluso vergüenza ajena. Entiendo que Ska-P sean fieles al estilo que les ha hecho triunfar pero no entiendo que no hayan dado ni el mínimo atisbo de maduración en sus letras.

    Hay muchas formas de madurar musical y liricamente siendo fieles a uno mismo. Y ahí está el ejemplo de Robe Iniesta o de, en un estilo totalmente distinto, los malagueños Airbag.

    • Más o menos es lo que me pasa a mí. Hay excepciones, está claro, pero en general a veces lo excesivo de lo explícito tira para atrás. Por eso, por ejemplo, me he centrado más en destacar aspectos musicales de algunos temas.
      En la entrevista que le hice le deslicé la pregunta, pero creo que forma parte de la seña de identidad inequívoca de la banda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: