Rat-Zinger y Louder Than Noise. 28 de diciembre

El penúltimo viernes del año asistí a la presentación del primer trabajo discográfico de un guitarrista de 21 años, con una gran ejecución de presente y un enorme potencial de futuro, llamado José del Tomate. Si además del pequeño detalle de que es hijo de Tomatito, leyenda de las seis cuerdas, se suma que fue el mismo día en el que Paco de Lucía hubiese cumplido 71 años, encontramos una bella casualidad que aumenta lo significativo y termina de completar el maravilloso círculo. Un viernes después, el pasado día 28, el último del año, acudía a la sala Madchester Club a cubrir el concierto de Rat-Zinger, dentro de la gira de presentación de su Santa Calavera (muy bien clasificado, por cierto, en vuestras votaciones a discos del año y que, avanzo, tendrá metal en mi lista editorial del próximo 5 de enero). Coincidencia maravillosa de nuevo que, justo una semana después, se diera la confluencia de que fuese el mismo día en el que despedimos, hace tres años, a don Lemmy Kilmister, tan venerado en esta casa y por la banda de los hijos bastardos del Papa. Abrieron la contienda Louder Than Noise. (FOTOS: Juan Jesús Sánchez Santos para RockSesión. Las fotos se pueden usar libremente citando autor y medio).

Louder Than Noise presentó su propuesta conseguida de hardcore punk americano de corte noventero con la misma intensidad que cierta linealidad. Pocas concesiones a lo que no fuese velocidad y una guitarra solista quizá desaprovechada, porque los pocos solos que despachó fueron de lo mejor de la actuación. En cualquier caso, fue una perfecta entrada para el plato fuerte de la noche. Energía, un frontman hiperactivo y certero tanto en la interpretación como en la conexión con el público. La última grabación que tiene la banda en su bandcamp es de 2016, aunque sonaron algunos temas no incluidos en dicho álbum, como ‘Pizza Overdose’, por lo que es muy posible que pronto tengamos material que reactualice su propuesta al estudio.

 

Con muy pocos minutos de diferencia, casi el tiempo justo de colocar las dos legendarias cabezas de rata y sus garras junto a los monitores, Rat-Zinger salía a escena a morder con rabia, como siempre. Con la intensidad de una locomotora rítmica que permite el brillo, por momentos y según el caso, de alguna estrofa incendiaria o algún adorno adictivo de guitarra. Y no hay fisuras en ellos por más que se le busque, porque pese a la velocidad y al toque agresivo generalizado, a veces más punk, otras más metal, otras más lúgubre y otras más hardcore, la sensación de verlos en la distancia corta de sala (mi primera vez, las anteriores fueron en festivales), es que su grado de concentración es mucho y cuidado.

Todo lo es. Ha sido uno de los grupos con mejor sonido que recuerdo en la sala y con mención especial a la atmósfera de las luces, aumentando la teatralidad del mensaje urgente: “corre, que no hacemos prisioneros”. Como Ronnie Biggs al que dedican su primer tema, pasando por las hímnicas ‘Santa Calavera’ y ‘Patria’, que fueron suficientes para incendiar al respetable. Por si había dudas, más títulos clarificadores como la demoledora ‘Aplastándote’, la melódica y coral ‘Apártate’, la amenazante ‘Uno De Los Nuestros’ (“nunca serás”) y el ‘No Habrá Piedad Para Nadie’.

Todavía en la primera parte del concierto descerrajarían ‘Dicen Que Soy’ (de mis favoritas) y las tremebundas y speedicas ‘Golpeando Al Hombre Muerto’ y ‘Ya No Quedan Días De Gloria’. Carne de empujones aunque uno intente evitarlo. Tras ‘L.E.Y.’, llegó el momento de la oscuridad afterpunk de ‘Amén’, en la que no faltaron sotanas ‘old school’, de cuello a pies, mantenidas poco más allá del ‘Larga Vida al Infierno’.

El toque Street-punk de ‘No Hay Mañana’ y ‘Antimental’ dieron paso a la venganza y ley del talión de ‘Mi Navaja’ y ‘Muerte al Violador’, tan vigente, por desgracia…, al más puro estilo Potrotaino. Era el momento de encarar el tercio final, sin descanso, con ‘Narcosanto’ y la siempre coreada ‘Soy Un Kalashnikov’, contra ‘Toda Forma De Poder’. Mención destacada para la versión en directo de ‘Tu Pasajero’, que mejora y potencia esa contundencia cuasi industrial de los primeros Rammstein.

La traca final explosionaría a ritmo de la definitoria ‘Rock and Roll Para Hijos De Perra’, el más bello de los homenajes a Motorhead y Lemmy en ‘¿Tenéis Speed?’ (Ace of Spades) y la incendiaria ‘Indestructibles’. De esperar, la guinda final con el ‘9 MM’ de rigor…mortis.

Lo dije en caliente y en frío, con un sonido y una ejecución siempre afilada, Rat-Zinger es una piedra compacta que está muy por encima de la media de cualquier banda del género.

¿Tenéis o no tenéis?

Repertorio – Setlist Rat-Zinger:

  • Dios Salve a Ronnie Biggs
  • Santa Calavera
  • Patria
  • Aplastándote
  • Apártate
  • Uno de los Nuestros
  • No Habrá Piedad Para Nadie
  • Dicen Que Soy
  • Golpeando al Hombre Muerto
  • Ya No Quedan Días de Gloria
  • Ley
  • Amén
  • Larga Vida al Infierno
  • No Hay Mañana
  • Antimental
  • Mi Navaja
  • Muerte al Violador
  • Narcosanto
  • Soy Un Kalashnikov
  • Toda Forma de Poder
  • Tu Pasajero
  • Rock and Roll Para Hijos de Perra
  • ¿Tenéis Speed?
  • Indestructibles
  • 9 MM
Anuncios

Publicado el diciembre 30, 2018 en Crónicas Conciertos y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Recuerda…Labuela plis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: