Obús – Con Un Par

 

Es cierto que en el recopilatorio Siente El Rock and Roll incluyeron varios temas inéditos, pero casi nueve años después al fin ve la luz un nuevo larga duración de los madrileños Obús. Un disco completo de nuevas canciones, hasta doce, en el que vienen a demostrar que el tiempo no les aplaca ni la ira, ni la chulería, si su capacidad para ser ‘los que más’. Y lo confieso, después de que aquellas canciones del recopilatorio estuvieran muy lejos de su nivel, tenía muchísimas dudas (creo que razonables) sobre cómo sería este Con Un Par. La realidad es que estamos ante un álbum forjado con brío, mala hostia, un sonido espectacular y una fuerza que nos recuerda a los Obús de siempre… porque ellos nunca han cambiado, por más que a más de uno se le caliente la boca por reprocharle a Fortu sus escarceos televisivos. Paparruchadas, desde mi punto de vista. Cuando se ha subido a un escenario Fortu ha sido ‘nuestro Fortu’ de siempre, con un Paco Laguna que es más que un hermano y con unos más que solventes Carlos Mirat a la batería y Luis Hernández al bajo. No todo el álbum está al mismo nivel, eso está claro, pero la media es alta y el notable también, casi al borde del sobresaliente. Sí, ha sido difícil dejarlo fuera de las medallas del 5 de enero, y si lo he hecho ha sido porque he querido ‘premiar’ a otras bandas menos conocidas.

Este disco ha sido grabado en los Estudios New Life (Saratoga, Sinaia, Ars Amandi,…) y está producido por Bori Alarcón, uno de los productores más prestigiosos del país aunque alejado quizá del heavy metal y el rock duro (Ariel Rot, Pereza, Dani Martin, Jorge Drexler, Estopa, Pablo Alborán, etc), pero que ha llevado el sonido clásico del grupo un paso más allá, refrescando, pero sin tener que tirar de moderneces impropias, el empaque de Obús, de sobra conocido. El álbum está editado por Peer Music y con distribución de Rock Estatal Records.

Es muy difícil calibrar qué canciones pueden combatir con el legado del cancionero de Obús, pero solo escuchar el riff de entrada de ‘Sangre de Rock’n’Roll’ uno ya siente como la sangre le burbujea. La vieja escuela, la vieja guardia de toda la vida, sonando con el grosor de los nuevos tiempos. El estribillo, al menos, está ideado para tener esas hechuras hímnicas, con coreo clásico incluido. El público dirá en las presentaciones del disco en directo, pero todos los ingredientes están bien ligados.

Por si fuera poco precisa la entrada, ‘La Mosca’ arranca oscura, aguerrida y macarra. El fraseo combina la sobriedad rítmica con una letra que es como un puñetazo en la garganta. La cosa se viene un poco abajo en el estribillo, por algunas rimas, pero la actitud está. La querencia etílica, ya saben, vamos muy bien, está ronda la paga Obús…, tiene otra pieza para ‘Whisky Con Hielo’. Aquelarre desparrámico donde no falta otro guiño al ‘Dinero, Dinero’.

La cosa se pone más seria, aunque las formas de medio tiempo venido a más ejerzan de trampa, en ‘Sin Tu Presencia’, donde no es difícil pensar en el dolor de Fortu tras el fatídico accidente que se llevó a su hija Vero por delante. ‘No Me Lo Digas Más’ recoge el aura hardrockero y algo de similitud, en espíritu, con ‘La Mosca’. Sin ser un gran alarde de nada, el armazón rítmico es tan purista y clásico, y está tan bien ejecutado, que uno se podría quedar bastante minutaje en bucle. La primera parte del álbum se culmina con ‘Escapa De Tu Prisión’, con un riff de estribillo más intrincado.

Por si hiciera falta dejar clara la tónica, ‘Años 80’ nos devuelve el aroma del pelo cardado, con un estribillo muy AOR y una coda tirando de agudos, recordando, por el ejemplo el ‘Vamos Muy Bien’ y un aullido casi stoniano. Pero para quienes nos gusta el rollo más oscuro (‘Te Visitará La Muerte’ y cía), ‘El Pastel Del Demonio’ presenta una melodía principal serpenteante y lúbrica a lo que suma el aura oriental de los solos. Una de mis destacadas, en suma. Por su parte, ‘Bandas Rivales’ nos guarda los colmillos, porque con ese título lo primero que viene a la cabeza es que pueda ser un dardo a sus antagonistas. No llega la sangre al río, amorchis, aquí las peleas son entre clanes de barrio.

En el último cuarto del álbum, ‘Incombustibles’ se puede antojar algo lineal pero, de manera hipnótica, la canción crece de manera interceptible hasta culminar en una coda muy heavy. Quizá el único pero sea la repetición conceptual con el primer y tercer corte. ‘Rebeldes’, por su parte, tira más de percusión hasta el punto de rozar lo speedico. Los agudos de Fortu en el grito de guerra son de los más afilados, lo que al final te pone el corazón como una locomotora.

Casi coge a contrapié ‘Viajando Con La Muerte’, donde se deslizan arreglos líricos para uno de los temas más críticos y duros de la banda, retrato de un mundo enfermo. El crecimiento, además, presenta unos tintes épicos que llegan incluso a ser sorprendentes para el grupo. La guinda diferencial a un muy buen disco de rock duro que, cuanto menos y no es poco, no desmerece a la leyenda.

 

Lista de canciones – tracklist:

  1. Sangre de Rock’n’Roll
  2. La Mosca
  3. Whisky Con Hielo
  4. Sin Tu Presencia
  5. No Me Lo Digas Más
  6. Escapa De Tu Prisión
  7. Años 80
  8. El Pastel Del Demonio
  9. Bandas Rivales
  10. Incombustibles
  11. Rebeldes
  12. Viajando Con La Muerte

 

Publicado el enero 15, 2020 en Críticas Discos y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: