Su Ta Gar – Alarma

Camino de 35 años en la senda del metal cantando en euskera, con la integridad y fuerza con la que Su Ta Gar lo ha hecho, es un argumento suficiente para saber que en cada nueva entrega discográfica el listón, como mínimo, va a mantenerse. Por si fuera poco, Alarma, su decimosegundo trabajo de estudio lo sube un poco más. Porque tal y como les ocurrió con Ametsak Pilatzen en 2011, con el que regresaban con nuevo material tras conmemorar por todo lo alto sus primeros veinte años, ahora hacen lo propio después del trigésimo aniversario. Y es que no es habitual que la banda de Aitor Gorosabel y Xabi Bastida (fundadores) y Galder Arrillaga e Igor Díez deje pasar tanto tiempo sin ofrecernos material nuevo. Curiosamente, solo pasó con aquel Ametsak y hora con el presente, que sucede a aquel Su Ta Gar Antzokietan en directo, seis después de Maitasunari Pasioa. Pero cómo se justifica una espera cuando el resultado es tan bombástico e irrefutable como es la ocasión. Un disco que prácticamente fue anunciado con apenas unas semanas de su salida, a la vieja usanza. Ni bombardeando con singles durante un año ni historias. Al turrón, nunca mejor dicho para la época del año en la que estamos. Un álbum tan clásico como arrollador, donde se mantienen las afiladas hachas de sus dos guitarras, donde se despliega tralla heavy y thrasher mientras que también se mantienen las líneas melódicas vocales más cuidadas y un buen manejo de texturas menos férreas. Un tratado sobre cómo ‘envejecer, si es que se puede usar ese verbo con ellos, sin perder patrones fundacionales pero enriqueciendo en matices. Medalla clarísima para el 5 de enero. (Que, por cierto, también está siendo bien votado en vuestros votos a discos del año, cuyas urnas cierran el domingo a medianoche).

El nuevo material es toda una descarga de potencia, fuerza y técnica. Nada nuevo por otra parte porque, que ellos mismos se encargan de destacar, son «once nuevas canciones que son un espejo directo de la realidad que vivimos, que tienen tintes históricos y que están escritas desde el amor. Canciones potentes, también tiernas. Desde las entrañas. Desde el corazón. Como siempre». También una actitud que se ciñe en los aspectos técnicos, puesto que como viene ocurriendo desde el tercer álbum, ha sido grabado, mezclado y producido junto a Aitor Ariño en Lorentzo Records.

Por si hubiera alguna duda de las fuerzas que quedan en el zurrón “Alarma Egoera” arranca con una furia que abraza sin ambages un power metal estilosísimo que bien podría firmar cualquier banda alemana de los que tienen el molde. Peso si hay algo que caracteriza esta nueva entrega es el despliegue de riffs y solos de guitarras, que los hay de todos los colores. Intrincados, doblados, repletos de armonías, melódicos, agresivos. ¡Hasta todo eso parece concentrarse solo en esta primera canción!

“Enborra” suena, por el contrario, al NWOBHM más genuino, y no será la única vez. Más melódica, pero con una fuerte muralla de base rítmica con un bajo muy ancho y un armazón de batería que no rehúye la batalla. Con sabor añejo y aparentemente más visceral y tenso se despliega la histórica “Nafarroa 1617”, donde parecen sustentar también en el sonido ese viaje en el tiempo. Así llegamos a uno de los caramelos del álbum: “Horixe Naiz”. Una bestialidad de casi siete minutos de duración donde, ahora sin disimulo, vuelan la cabeza a las maneras de los mejores Iron Maiden, desde la forma de presentar el tema, primero con guitarras y después con la base rítmica potente, como en el solo generoso de melodías y dobleces, sin prisa, sin presión por el metraje, haciéndonos disfrutar como ya casi nadie es capaz de hacerlo. Si eso es lo que son, cómo no rendirse a ellos. Tremenda.

Eskertza” sale de la misma fuente de inspiración que “Nafarroa 1617”, con líneas de guitarra mucho más oscura y opresivas, como reforzarán también con algún cambio de tempo donde también tirarán de tintes progresivos y coros, cuanto menos, inquietantes. Tras la descarga de estopa se a más de uno cogerá por sorpresa la predominancia acústica y orgánica de “Infinitoan”, que abrí así la segunda parte del álbum, que se antoja mucho más melódica y accesible. Si a cualquier neófito se le muestran las dos canciones es imposible que piense que son del mismo grupo. Del clasicismo de ese medio tiempo chispeante, nos vamos a otra canción profundamente melódica, pero con una base y energía más hardrockera en “Astindu Hegoak”.

Por su parte, “Harrapaturik Gaude” se abre con un diálogo de eléctrica y acústica que bien podría haber despachado en el algún momento de su discografía Schenker y Jabs en Scorpions. El tema, tras la intro, se endurece y cabalga en otro ejercicio de power melódico, por momentos speedico. “Erraietan Betirako” vuelve a ser una canción total, por la cantidad de cambios de tempo y hechuras y texturas rítmicas que la banda despliega, haciendo de una pieza individual un catálogo de lo más completo.

Llegando a la dupla final, “Angra Do Heroísmo” vuelve a sacar la armadura más épica y heavilona con el aderezo de potencia habitual, incluyendo para seguir enriqueciendo las dinámicas un recitado grave con virtuosismo de batería, mientras que para la despedida nos espera la reposada y azucarada “Irrifar Bat”, que completa y cierra la simetría con respecto a “Infinitoan”, una balada preciosista y colorista que crece a la vieja usanza.

Su Ta Gar nos regala en Alarma las ganas de seguir gestando canciones inquebrantables, de una riqueza y entereza a prueba de cualquier falla, a un nivel estelar. Sobre si el idioma condicionó su carrera, Xabi Bastida me fue muy directo en una ocasión que le entrevisté para la extinta Rock Estatal: «No te sabría decir. ¿Cuánto te mereces y cuánto no? Lo que tengo claro es que cantando en euskera conseguimos ser lo que somos. Es nuestra identidad junto con la música, nos hace ser Su Ta Gar. Si cantáramos en inglés e hiciéramos pop, pues quizá seríamos más grandes que U2, igual sí, pero igual no. Claro que me gustaría que en el Estado pudiera mover más gente, pero ¿me lo merezco? Todos creemos que merecemos más de lo que tenemos, incluso tú mismo. Pero también podíamos tener menos».

Lista de canciones – tracklist:

  1. Alarma Egoera
  2. Enborra
  3. Nafarroa 1617
  4. Horixe Naiz
  5. Eskertza
  6. Infinitoan
  7. Astindu Hegoak
  8. Harrapaturik Gaude
  9. Erraietan Betirako
  10. Angra Do Heroísmo
  11. Irrifar Bat

Publicado el diciembre 29, 2022 en Críticas Discos y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: