Archivo del sitio

Medina Azahara. Alamar 2018. 7 de julio

El destino, las casualidades y el azar a veces nos regalan muescas satisfactorias. Cuando se desvelaron los horarios del pasado Viña Rock, la coincidencia más dolorosa para mí fue la que situaba con las mismas agujas a Medina Azahara y a Rulo y La Contrabanda. Dos bandas a las que tenía ganas de ver y con las que llevaba tiempo sin encontrarme. A la hora de tomar la decisión primó el número de años y la potencial ‘oportunidad’ de cara a los siguientes años. Al final me decidí por Rulo porque llevaba siete años sin verlo y tampoco es que sea muy asiduo a mi círculo de acción. Sacrifiqué por tanto a unos Medina que, tras casi 40 años en el escenario, está claro que tienen más cerca el fin. La suerte quise que los cordobeses fueran los encargados de cerrar el festival de músicas del mundo de Almería, Alamar, dando el valor del acierto la decisión de mayo. Medina Azahara es, como Siniestro Total (de quienes escribí la pasada semana), un bellísimo ejemplo de madurez escénica envidiable. Y su público responde con el mismo cariño que ellos transmiten. Es lo que tienen las canciones blancas, los anhelos de libertad y el buenismo de un mensaje que no entiende de odios. Ingenuidad romántica del ‘rock andaluz’ con la que da gusto reencontrarse. (Fotos: Área de Cultura del Ayuntamiento de Almería).

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Maika Makovski. Alamar 2018. 6 de julio

A todos los que vivimos con cierto interés compulsivo esto de ir descubriendo música, géneros, subgéneros, artistas similares y demás, podemos identificar fases de nuestro pasado presididas por sonidos y discos en los que se va descubriendo grupos, músicos y artistas (todo esto antes de la famosa pestaña de Spotify, que le da algo de mérito arcaico, por no decir viejuno). Recuerdo perfectamente las primeras veces que escuché Kradiaw y Kraj So Koferot, los dos primeros discos de Maika Makovski, hace algo más de diez años. Su elegancia turbia, su entronque con el universo de PJ Harvey. Su pulsión rockera pero poco convencional. Después llegaría el disco epónimo y, claro, llegó mi redención total a la causa. El caso es que en todos estos años, nunca pasó por mis cercanías y, poco a poco, fue cayendo sepultada por la labor de escucha y crítica de otros discos. Una acertada decisión la ha llevado a ser incluida en el cartel del festival de músicas del mundo, Alamar, que cada año se desarrolla en Almería y, por fin, me encontré con Maika Makovski. (Fotos: Área de Cultura del Ayuntamiento de Almería).

Lee el resto de esta entrada

Chambao. Alamar 2017. 30 de junio

En pleno tránsito por un punto de inflexión marcado por la decisión de Lamari de emprender proyecto en solitario tras quince años al frente de la banda, Chambao hizo escala anoche en la gira de despedida que les está llevando por las principales ciudades y festivales de todo el país y que anoche protagonizó el tercero de los cuatro conciertos de Alamar, el festival de músicas del mundo que organiza el Área de Cultura del Ayuntamiento de Almería. Y lo hizo con las mismas ganas y la misma transparencia de la que ha hecho gala a lo largo de toda su trayectoria, en la que se iniciaron como precursores del denominado ‘flamenco chill’ y en la que poco a poco han ido perdiendo las programaciones electrónicas para ganar en matices de otras músicas y sonoridades con una numerosa formación compuesta por ocho músicos, con guitarra eléctrica, acústica, bajo, batería, teclados, percusiones, flauta travesera y trompeta. Toda una conjunción instrumental que permitió dar brillo a una música tan directa como cristalina, con la limpia y sentida voz de una vocalista reconocible en cada una de las palabras. (FOTOS: Área de Cultura)

Lee el resto de esta entrada