Archivo del sitio

Dead Bronco – The Annunciation

Hace apenas cinco meses, Driven By Frustration, el anterior trabajo discográfico de estudio de estos Dead Bronco tenían el ‘curioso’ honor de ser el único disco de ‘Mis Discos del Año’ (y una medalla de oro, ni más ni menos) del que no había publicado crítica del álbum previamente a la habitual y tópica lista que cada medio ‘debe’ hacer con lo mejor de los doce meses del curso natural. Les seguía la pista desde hacía tiempo y al escucharlo vi claro que era imposible que no estuvieran. El caso es que, cinco meses más tarde, ya están aquí otra vez. Con un nuevo álbum de once cortes y con una formación, otra vez más, completamente renovada, al calor del vocalista y alma mater del grupo, el norteamericano afincado en el País Vasco, Matt Horan. Autodenominado con el acertado título de ‘Black Folk’, que viene a ser algo así como un combinado agitado de estilos tan diversos en sí mismos como el americana gótico, folk noir, punk y black metal, Dead Bronco viene más pantanoso si cabe, más sombrío y mortal, con un cuarteto que se completa con Alex Atienza a la guitarra y teclados, David Rodríguez a la batería y Mud al bajo. Otra media hora de solemne desencanto que, de alguna manera, conecta con alguna parte oculta de nuestro interior, sea cabeza o corazón.

Lee el resto de esta entrada

Dead Bronco – Driven By Frustration

O como poner patas arriba géneros clásicos como el country, el bluegrass y todos esos conceptos de porche y banjo que suelen tirar de espaldas al oyente alejado de ese target. Dead Bronco tiene ‘el honor’, con este Driven By Frustration, de ser el único de mis 24 discos del año 2018, con un ORO, nada menos, que no tenía la crítica realizada y, claro, era una deuda que había que saldar en este arranque de mes de enero. (Ya saben los asiduos al lugar, uno maneja los tiempos como puede o le dejan y un disco que salió en febrero puede acabar quedándose sin crítica).  Mandolina y banjo lubricando con actitud punk y bandarra. Dead Bronco es una banda ‘extraña’ que viene dando muchas alegrías desde su fundación hace algo más de cinco años. El disco es una nueva descarga de sonidos de ‘american sludge’, tan oscuros como divertidos, tan pantanosos como repletos de fuegos artificiales, que presentan una evolución con respecto a sus entregas anteriores, que les hace más universales. Para los neófitos, como si La MODA fuesen gremlins y los mojas o les das de comer después de medianoche. Una auténtica delicia, concentrada en 30 minutos, con la que dejarse envenenar.

Lee el resto de esta entrada