En Vivo 2012. Las otras cosas

De lunes a miércoles hemos repasado, a crónica por día, las tres jornadas del Festival En Vivo 2012. Se puede debatir en torno a quiénes fueron los grupos vencedores, quiénes se limitaron a cubrir el expediente, quién necesita renovarse un poco y quién decepcionó. Los festivales son largas maratones que cada uno vive a su velocidad. Hay quien puede llegar en plena forma a un concierto perfecto y quedársele corto, o viceversa. Cualquier combinación es posible. Lo que sí que está claro es que el En Vivo 2012, en su tercera edición (la primera celebrada en Rivas Vaciamadrid), ha sido un rotundo éxito de público. Todas las entradas vendidas, 55.000. Lo que demuestra que sí que hay un numeroso público ávido de rock y de música en directo.

La extensa superficie del recinto, los tres escenarios, la carpa, los bares improvisados en cemento, la zona de ‘esparcimiento’, las enormes gradas siempre con gente, convirtieron En Vivo en una verdadera ciudad del rock, y no lo de Rock In Río…

En Vivo viene a cubrir un hueco en el calendario muy grande en el rock estatal. En cuanto a grandes nombres, desde Viñarock, a finales de abril principios de mayo, se pasaba a los festivales de verano, muchos sí: Derrame Rock, Leyendas del Rock, Aupa Lumbreiras, Costa de Fuego… (Sin incluir aquí los internacionales FIB, Primavera Sound, Arenal Sound, Sonar, BBK, Azkena o Sonisphere), pero que acababan generando un vacío demasiado grande hasta el inicio de temporada en primavera. La respuesta de la gente es la prueba y ahí es donde En Vivo gana la primera batalla.

La gana en comodidad. Recinto moderno. Buenos medios técnicos de sonido (pese a algunos típicos problemas que pueden pasar en cualquier parte), buena cantidad y agilidad en las barras de bebida, un cartel variado, unos baños cerámicos (parece una tontería, pero se agradece no orinar a oscuras entre plástico y mal olor). En cuanto a la facilidad a los medios para hacer su trabajo, también de diez.

Rivas Vaciamadrid y el mastodóntico recinto del Auditorio Miguel Ríos parecen haber pasado la prueba. Todo indica que va a ser el destino de las próximas ediciones de un festival que ha venido para quedarse.

Ante esta situación, algunas recomendaciones físicas y logísticas.

La Rampa. Asfaltada, por favor. Final de septiembre en Madrid la posibilidad de lluvia es alta y las distancias entre el transporte público y el camping a la entrada se hace larga cuando llevas tres días sin parar.

Las Distancias. Está claro que no podemos acercar la puerta a la zona de acampada y al metro pero, dentro, la distancia entre el escenario 1 y 2, los dos escenarios ‘rockeros’, es desproporcionada, si tenemos en cuenta que cuando acaba la actuación en uno, empieza en el otro. Es imposible no perderte diez minutos de actuación a no ser que te pongas a correr como un poseso.

El Hip Hop. Entiendo que el Hip Hop sea tomado como una fuente de ingresos limpia y grande para los festivales rockeros. (El Viña lo vio claro). Pero por qué situar ese escenario en medio de los dos rockeros. ¿Por qué no situarlo más lejos? Porque el rockero que quiere ir del escenario 1 al 2 tarda mucho y además se tiene que ‘comer’ cinco minutos de sonido del escenario Hip Hop, que inunda toda la zona de bares, la carpa, y parte de la zona de las cenas. Y toda vez que, además, se creó una entrada específica y más barata para los que solo querían ver los conciertos de este escenario, ¿por qué situarlos en medio de todo? ¿y por qué no creamos una entrada solo de Rock para los que no hayan visto ni un concierto de Hip Hop?

La carpa. Humo. No se podía fumar pero había humo. Si levantas la mano y dejas que la gente fume, por lo menos que haya un buen sistema de ventilación. Que a las horas de mayor aglomeración aquello parecía un submarino.

La comida. Pocos sitios para dar de comer a 55.000 personas. Pero, ni todo el mundo está de acampada, ni dadas las mencionadas distancias no todos los acampados apostaban por perder una hora para ir a comer algo. Grandes e insufribles colas. Dirán, “es que hay que cenar escalonadamente”. Sí, como las salidas de tráfico en verano, ¿cómo sé yo cuando va a salir la gente?

El Cartel. Podemos entrar a valorar qué tres carteles del En Vivo le gusta más a cada uno. Cada cual dará su respuesta. Pero, ¿está equilibrado el cartel de esta año? El flamenqueo-rumbeo-buenrollo le ha comido el terreno completamente al heavy metal, acercándose a ese apartheid que hace el Viña con el escenario Naranja y el escenario Metalika. Ha habido eso, rock y metal. Pero heavy… Obús y Leo Jiménez (los dos el mismo día), fin. No es suficiente. No pido un monográfico, pero un par de grupos más, al menos uno por día, hubiera dado una mayor sensación de plenitud.

La Seguridad. Eterno debate. Si son majos, todo el mundo cuela lo que le da la gana. Si son duros, se amontonan las quejas. En cualquier caso, lo que ocurrió en la noche del jueves en la carpa no parece justificado de ninguna de las maneras.

Anuncios

Publicado el octubre 4, 2012 en Actualidad y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Como asistente al festival y vecino de Rivas te voy a contestar a alguna cosa. Lo de que hubiera rampa aún estando sin asfaltar tendríais que dar gracias a todos los santos, ya que la abrieron solo para vosotros los del camping (vuelve a estar cerrado ese paso) mientras que los que allí vivimos los 362 días restantes del año nos vemos obligados a dar un pirulo enorme para llegar a esa zona.

    De acuerdo estoy en que la zona de acampada esta lejos, pero doy fé que no hay ningún otro terreno del ayuntamiento más cerca, por lo que futuros años seguirá estando igual de lejos.

    Y de la falta de sitios para comer que te voy a decir… es lo malo de hacerlo en una zona medianamente nueva, que casi no hay de nada, yo lo sufro todo el año. Esto es otra cosa que tampoco va a variar mucho…

    Y por último lo de poner el escenario de hip-hop en medio es una cosa obligada por la física del recinto, solo hay 2 formas de entrar al “Miguel Rios” y estas son las que son, si pasasen el escenario hip-hop al fondo no habría forma de hacer llegar a los seguidores “raperos” a su escenario de forma directa sin pasar x el resto de escenarios. Donde estaba la última carpa no hay forma de poner una entrada directa.

    Con esto quiero decir que si el año que viene se repite en Rivas la organización va a ser prácticamente igual (salvo espero el asfaltado de la subida al recinto), no esperéis nada nuevo respecto a estos puntos (ni se lo achaquéis a la organización xq más no se puede hacer).
    Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: