Parabellum – Bronka En El Bar (1991)

86 ParabellumA mitad de septiembre el punk rock perdía a uno de esos personajes carismáticos que siempre fueron respetados y queridos tanto por los colegas de profesión, como por el público. Juan Carlos Lera decía hasta luego porque el corazón le dijo basta. Desde que llegó la trágica noticia los reconocimientos de los grupos influenciados por Parabellum han sido constantes y numerosos. Llevaré siempre la pequeña espina de que en más de una viernes se me pasó por la idea hacer un disco de Parabellum en la remember semanal, que a partir de hoy intentaré retomar con la periodicidad de siempre. No me dio tiempo. Al final siempre caían otras opciones (por suerte nuestro rock, metal, punk y heavy es tan basto que las opciones dan para años años). Hoy, que retomo de nuevo con empuje esta sección, cumplo con una deuda que no cumplí a tiempo.

Parabellum fue una banda jodidamente grande. Tanto que no se entiende como no fueron más, como tuvieron que dejarlo en el momento en el que empezaban a sonar aún mejor con más medios. Porque es uno de los sellos de identidad. En unos años en los que el ‘rock radical vasco’ transgredía a unos y otros pero con un sonido, por lo general a rayos, (como también lo era el de los grupos punks de la Movida madrileña, en la que también había punk sí, que nos os engañen aquellos que la intentan denostar), Parabellum consiguió para sus discos un sonido bastante arregladito. Ya desde el debut de ‘No Hay Opción’ en el 87, pero más aún tres años más tarde con ‘Bronka En El Bar’, el disco a la postre elegido para esta remember, que finalmente se publicaría en 1991, con Gor Discos, un sello clásico.

‘Bronka En El Bar’ supone el salto definitivo de la banda, la salida no solo del país, sino su consolidación en algunos puntos de Europa. Hasta se permiten el tremendo lujo de hacerse un videoclip de ‘Envenenado’, el tema que abría estos 42 minutos de punk aseado y tintes de rock decadente. ‘Envenanado’ presenta a su protagonista, huyendo con una bolsa de papel en la cabeza y con la entrada de la guitarra de Lera, lo que le confiere un simbolismo con mayor encanto para el fin de los tiempos.

El arranque del disco es de lo mejor de toda la discografía de la banda a lo largo de sus primeros quince años, a la postre en los únicos que publicaron discos de estudio con canciones inéditas, ya que tras su vuelta a la escena en 2003, se editó algún recopilatorio, un álbum en directo (también imprescindible) y un tributo con lo más granado del rock y el punk norteño. ‘Mira, ¿Ke No Lo Ves?’ es un rocanrol que roza la perfección, divertido, que no escamotea guitarrazos y muestras rítmicas de batería que juguetea con la melodía con y sin voz. Por su parte, ‘Kuerpo a Kuerpo’ parafrasea a Antonio Machado modificando el “Verso a Verso” por el título de la canción. Estaban listos para pelear como demuestran en ‘Las Paredes’, un tema que siempre me trajo un profundo gusto barriquero.

El segundo tercio arranca con ‘A Toda Hostia’, misma filosofía y una melodía vocal aderezada de coros, marca de la casa, que se te meten en la cabeza desde la primera escucha. ‘Dime Tú’ acelera el ritmo con una estructura de más sencilla, pero con coros aún más pegadizos. ‘Esta Noche Acabaré Con Ella’ es un medio tiempo muy urbanita que casi podría haber firmado gente como Burning. Una de esas canciones gigantes. Como enorme es esa fusión a priori antinatura de ‘Jugar A Enseñar’ y ‘Kontra El Rincón’ muestra inequívoca de que Parabellum era mucho más, desde sus comienzos, que un grupo punk al uso. Entre el machaqueo de batería generalizado, sobresale el tremendo break instrumental en el que se despreocupan de convencionalismos del género.

El tramo final recrudece el tono con la soledad y la búsqueda, en temas como ‘Estás Solo’ o ‘En El Fondo Del Salón’, una canción escalofriante en el retrato de locura que dibuja. Como guinda, dos temas en directo, salvajes y descabalgados como ‘Kanción de Amor’ y ‘Bronka En El Bar’, de reminiscencias del oi. Una guinda intachable a un disco que sintetiza de alguna forma lo grandes que fueron Parabellum, por más que el olvido les haya jugado una mala pasada en más de una ocasión.

Salud.

En Spotify.

Tracklist:

  1. Envenenado
  2. Mira, ¿Ke No Lo Ves?
  3. Kuerpo a Kuerpo
  4. Las Paredes
  5. A Toda Hostia
  6. Dime Tú
  7. Esta Noche Acabaré Con Ella
  8. Jugar a Enseñar
  9. Kontra El Rinkón
  10. ¡Estás Solo!
  11. En El Fondo Del Salón
  12. Kanción De Amor
  13. Bronka En El Bar

Anuncios

Publicado el octubre 10, 2014 en Críticas Remember y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: