Disidencia – La Disciplina De La Miseria

Disidencia La Disciplina de la MiseriaAunque ha tenido sus momentos de parón, la formación levantina ha estado siempre en movimiento. O, al menos, sus dos componentes principales Txus y Jipi. Desde que en 1997 presentaran en sociedad su primera maqueta, ha sido un grupo que ha tenido el respeto de la afición y la amistad de bandas (Boikot, Reincidentes…) que les han servido de lanzamiento en su momento más álgido (allá por el primer lustro de la pasada década) y como báculo para volver a andar la senda en su regreso. Rejuvenecidos (y ya estables) con Juanjo a la guitarra y Nano a la batería, La Disciplina De La Miseria es su primer larga duración desde que retomaran los instrumentos. Un disco generoso en metraje y cortes (50 minutos, 15 propuestas) y que además ofrece una variedad rítmica considerable.

Fueron los conciertos de regreso, puntuales, en el Lumbreiras y en algún que otro festival posterior los que animaron a la banda a lanzarse en serio al regreso. ¿Hablarán Las Armas? fue la primera toma de contacto. Un EP con tres temas nuevos y otras tantas versiones. Pero La Disciplina De La Miseria es algo bastante más serio. En términos generales, y sin desmerecer, la música está bastante por encima de las letras. La capacidad de ejecución, de alternar guitarras y ritmos y el trabajo de base es elogiable. Entretiene, no se hace previsible como ocurre en la mayoría de discos del género y hacen que las sensaciones del disco sean finalmente positivas.

Desahucio’ es un tema rockero de ascendencia punk de sabor añejo, de ese que se destilaba cuando la fuerza o capacidad contestataria no venía aparejada de la velocidad (recordad si no los primeros discos de Reincidentes). ‘Lógicos De Cabeza Fría’ le sucede, uno de mis favoritos, tanto por la línea oscura en la melodía del fraseo, como el estribillo musicalmente cercano a los últimos dos discos de Gatillazo y, también la letra, de las más acertadas. El gusto por el punk clásico de Txus (que formó Radio Clash hace unos años) queda patente en ‘Decir Que No’, tributo al ‘Rock and Roll Radio’ de Ramones. Un buen arranque que se cierra con un pasaje instrumental (aprovechando los vientos de la anterior) en ‘Jazz Rebelde’, divertido y jaranero. ‘Bonnie & Clyde’ destaca por su riff de corte polvoriento, mientras que ‘En Mi Hora Libre’ juega con las melodías épicas para una desencantada canción carcelaria, muy acorde a los tiempos del Apología de lo Evidente, cantarina en su estribillo.

‘La Masacre De Sand Creek’ es junto a ‘Como Un Reflejo En Un Espejo’ los otros cortes favoritos del álbum. La base más agresiva y la melodía principal más oscura, a veces de base hardcoreta, le sientan como un guante a la voz casi susurrada, que sorprende en las primeras escuchas, haciendo referencia a la matanza de más de un centenar de indios a mitad del siglo XIX. Como equilibrio, el corte que da título al disco es un interludio instrumental que pasa por ser la melodía ‘más feliz’ de toda la lista. Y es que, como decía, el global es tan variado en sus formas que no hay lugar a que bajes la atención.

‘El Blues De La Calle’ se encarga de abrir la segunda parte. Un tema que, lejos de hacer referencia al título, es uno de los más punk, cimentando su dinámica en el variado juego de voces. Algo más discreto se presenta ‘El Ladrón de los Recuerdos’, más melódica, pero algo más lineal. El nivel vuelve a elevarse con ‘¿Por Qué Será?’, que tira de ranchera y violines para resultar divertido y bailón, mientras que la citada ‘Como Un Reflejo En Un Espejo’ se presenta como la mejor álbum. Clara influencia de AC/DC en la entrada y en el riff principal para rematar con un estribillo adictivo, largo y rotundo. A la carpeta de imprescindibles, sin duda.

Para el tramo final aún quedan más intentos de sorprender. Y si no, solo hay que escuchar la entrada metalera de ‘En Un Solo Día’. Porte rockero más purista en ‘La Vida En Juego’, que también tiene aspiraciones de himno mesiánico y ‘Encontraré La Forma’, más desencantada, brilla por la escala guitarrera del estribillo.

En definitiva, Disidencia demuestra que quien tuvo retuvo, que no tiran ni de velocidad, ni de gritos, ni de exabruptos para conseguir su fin y que la versatilidad en las formas les da el plus de calidad diferenciador por encima de los denominadores comunes del género.

 

En Spotify.

Tracklist:

  1. Desahucio
  2. Lógicos De Cabeza Fría
  3. Decir Que No
  4. Jazz Rebelde
  5. Bonnie & Clyde
  6. En Mi Hora Libre
  7. La Masacre De Sand Creek
  8. La Disciplina De La Miseria
  9. El Blues De La Calle
  10. El Ladrón De Los Recuerdos
  11. ¿Por Qué Será?
  12. Como Un Reflejo En Un Espejo
  13. En Un Solo Día
  14. La Vida En Juego
  15. Encontraré La Forma

 

 

 

Anuncios

Publicado el mayo 14, 2015 en Críticas Discos y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Bonnie & Clyde es una versión de “Die Toten Hosen” 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: