Luka Sinraza – Garabatos

Luka Sinraza GarabatosNo debe ser fácil dedicarte al noble arte del rock de autor de querencia aflamencada cuando provienes de una ciudad como Sevilla, de donde remanece gente como Poncho K, Iratxo, el ya extinto Albertucho o los más cercanos al pop (pero con guitarras contundentes en alguna ocasión) como Antonio Orozco (padres sevillanos) o el mismísimo Arrebato. Luka Sinraza juega en todas las ligas en ninguna, en un territorio difícil de buenas y accesibles melodías que podrían sonar en cualquier radiofórmula y con una marginalidad menor más cercana al rock de base. Este Garabatos es su segundo disco, que llega cuatro años más tarde que su anterior Embustero. En cualquier caso, su trayectoria en la carrera en solitario se remonta más atrás, despachando tres maquetas de estudio Rey de mi mundo, 2006; Bebiendo agua del mar, 2007; y De fuego y de piedra, 2008. Con Garabatos, nunca mejor dicho, todo pinta mejor. Llega un equilibrio accesible y una producción que hace justicia. Un disco que puedes colocar en la estantería junto a alguno de los nombres citados más arriba.

El álbum fue registrado en Estudios Octopus con producción de Abraham Salado (guitarra y voz de La Vida Mata y baterista de Delamina) y el propio Luka y algunos añadidos de guitarra de Carlos Romero, que fuera un tiempo guitarrista del citado Albertucho. Entre las numerosas colaboraciones de ‘Garabatos’ se encuentra la participación de Manuel Soto “Noli”, de Mártires del Compás y Malabriega; Marcos Molina, del grupo Gritando en Silencio; Belo Susodicho; y Chiqui Calderón. Además, repite colaboración Poncho K, que ya participó en el primer disco del sevillano. Además de la aportación literaria de Dani, del grupo Carroña, que pone la guinda a la canción ‘Búscame’, ya que añade su toque rapero al final de este tema.

El álbum se abre con ‘De Pronto’, que viene a definir la accesibilidad popero-melodiosa apuntada, hasta con cierto influjo a Estopa en la forma de encarar el primer fraseo. El estribillo es tan pegadizo que si hubiera ecuanimidad en esto de la música, sonaría en cualquier radio comercial de música patria. ‘Búscame’ arranca con una estructura de guitarras más pesada, lo que le da una dureza que reconduce los oídos a territorios comunes. La canción es de las destacadas de la lista por el crecimiento que ofrece la melodía vocal intensa del estribillo y esa coda final con el rapeo de Dani de Carroña, a lo Isusko en el ‘Misión a Marte’ de Luter. ‘Cada Vez Que Se Tropieza’ empieza con acordes de guitarra que evocan al Extremoduro de ‘Salir’ y cortes similares. Las similitudes acaban ahí porque se nos viene un corte ‘trantanero’ y más suave. Por su parte, ‘A Volar’ es otro de los destacados, además de por la colaboración de Marcos Molina de Gritando En Silencio, por la fuerza de un estribillo bien hilvanado con la concatenación de sensaciones “Y volar… Y soñar… Y reírme”.

‘A Veces’ aligera las formas pero intensifica el contenido. Letra de autor canónica, con un estribillo que luce en su percusión. Así llegamos a ‘El Campanario’ y ‘Hechicera’, dos de mis favoritas. La primera arranca con un compás andariego que se despliega poco a poco entre el cabaret y el club con buena presencia de bajo y un piano bar que incendia la melodía del estribillo. La segunda juega con otra cadencia rítmica muy marcada, pero endureciendo mucho más las formas, incluso en el estribillo, que se refuerza con unos coros efectistas. Avanzando por las líneas de Garabatos, ‘Déjame’ inicia con una entrada de rocanrol clásico, casi plateresco, aunque de nuevo es solo una herramienta de presentación.

En el tramo final del álbum, ‘Tu Noche y Mi Día’ presenta hechuras de gran balada, arreglos delicados en las guitarras y piano. Es una canción que reluce en su punto diferencial, en que, al contrario que el resto, se desarrolla sin prisas, con la colaboración de Chiqui Calderón, otro autor underground de la zona. Aunque para tempo lento me quedo con el tempo acústico y flamenco de ‘Mi Vida’, donde el trabajo de coros y ribetes en las seis cuerdas de Noly, de Mártires del Compás, ofrecen una calidez meritoria. Entre ellas, ‘Mi Voz’ parece dar continuidad a la relajación con una entrada despistada, acústica y susurrada. Sin embargo, las guitarras agresivas aparecen para descerrajar un rugoso rocanrol más formal. Mientras que ‘Migas de Pan’ trascenderá por la colaboración de Poncho K, que aporta grandeza a la sutileza del tema.

El cierre lo echa ‘Sin Equipaje’, donde también presta su voz Belo, un sobresaliente corte, reponedor, vitalista y reafirmante en las intenciones y que concluye pone el broche a un disco completo, variado y agradecido. Si estás por Sevilla o cercanías, tenéis la oportunidad de disfrutar de la presentación del álbum en la sala Malandar, pudiendo comprar la entrada por ocho euros, o entrada con el disco por quince.

Si pudiera, no dudaría.

 

En Spotify.

Tracklist:

  1. De Pronto
  2. Búscame
  3. Cada Vez Que Se Tropieza
  4. A Volar
  5. A Veces
  6. El Campanario
  7. Hechicera
  8. Déjame
  9. Tu Noche y Mi Día
  10. Migas De Pan
  11. Mi Voz Con Tu Voz
  12. Mi Vida
  13. Sin Equipaje

 

 

 

 

Anuncios

Publicado el marzo 29, 2016 en Críticas Discos y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: