Viña Rock 2018. Lunes, 30 de abril

Y paso a paso, como los grandes viajes, llegamos a la última de las jornadas de la edición del Viña Rock de este año, la vigesimotercera en la cuenta general, la décima consecutiva cubriendo para Rock Estatal y RockSesión. No se han marchitado todavía las flores del muerto cuando ya la organización dio a conocer que la próxima edición se celebrará ‘tardía’, post festivo del 1 de mayo, del 2 al día 4 (jueves a sábado). El calendario es caprichoso así que, en este caso, parecía más efectivo hacerlo post- que pre-. ¿Estaremos? Casi seguro. A modo de conclusión ya, sí que parece necesario que la organización se plantee seriamente el tema del escenario Villarrobledo, el tradicionalmente destinado a grupos metaleros (metan ahí metal a secas o con otros aderezos, heavy, folk, nu, etcétera). Y digo tradicionalmente porque este año ahí ha habido más ‘ajenos’ que nunca (véase Cazafunktasmas, Mala Reputación, Konsumo Respeto, Exceso, Parabellum y, si me apuran, hasta Toundra…). Si a esto sumamos los enormes problemas técnicos que ha padecido esta pequeña ‘aldea gala’, uno tiene la sensación de que casi es mejor mandarlo arriba y que el Smoking (copado este año a más del 50% por grupos de ska-reggae-rock-mestizaje de influencias levantinas) pase abajo. Lo que está claro es que hay grupos como Saurom o Stravaganzza que, solo por lo padecido, se merecen estar en una edición sin problemas). Vamos allá. (FOTOS: Marina Ginés para RockSesión). Crónica del sábado 28. Crónica del domingo 29.

Acostumbrado en los últimos a verle en su formato acústico, a solas o acompañado por su camarada de fechorías, El Niño de la Hipoteca, Ferrán volvía al Viña en formato electrificado, con toda su banda, Exceso, con la que mantiene, pese al bajo nivel de lanzamientos (no olvidemos que su último larga duración es de 2012) un enorme idilio con el público. Y es de justicia porque su rock urbano y poeta, potente y aguerrido, se mantiene incorruptible al paso del tiempo y en el recuerdo de las gargantas que corearon los temas en un frío y húmedo inicio de tarde. Teniendo en cuenta que poco después actuaba ‘el nen’ en el escenario Negrita, no era de extrañar que apareciera, como lo hizo, en escena. Concretamente para rumbear en el ‘Último Aliento del Recuerdo’, antes de descargar la ‘Niebla y Hollín’. Aunque antes sonarían ‘Mientras El Mundo Viene y Va’ y, por supuesto, la más reciente ‘Cenizas y Aciertos’, single preludio de un (notición) próximo disco al caer. Lo recibiremos con alegría y ya lo emplazamos para dedicarle crítica.

 

“Donde hay un gallego, hay lluvia”, me comentaban en twitter al hilo del concierto de Dakidarría. Tiene la numerosa y combativa formación de Val Miñor una relación extraña con el festival, pues no ha habido edición en la que no hayan tenido contratiempo. En cualquier caso, no llegó la sangre al río y por el escenario desplegaron su consabida energía festiva, pero con un empaque que les hace estar por encima del corte estándar del grupo simpático con vientos. ‘Lume’, ‘Mil Berros’, ‘A Mocidade Activa’, ‘Despertar’, ‘En Compostela’ o ‘El Futuro Nunca Existió’ para la que contaron con la colaboración de Julio Maloa, de La Raíz (que después saldría con camiseta de Dakidarría a su actuación) marcaron la primera mitad de un concierto que dio su gran acelerón final con ese popurrí ‘salvaje’ con guiños a ‘Mierda de Ciudad’, ‘Sarri Sarri’, ‘MDMA’ y ‘MonkeyMan’. En lo que vendrían a ser los bises, la banda se marcaría ‘Linguas Ceives’, la más reciente ‘Eterno Festival’ y, cómo no, ese himno marca de la casa llamado ‘Terra’.

 

Curtidos por el tiempo y con Iñaki Setién, alias Milindris (Extremoduro en los tiempos de Agila y actualmente en Ultraligeros), en las filas, Parabellum dijeron tocar por primera vez en el Viña Rock. Un hecho que me parece casi increíble. Esa experiencia y veteranía y su regreso refrendado en modo de homenaje a su compañero desaparecido recientemente, Juan Carlos Lera, nos llevó por una actuación en la que hubo bastante más rock que punk. Con un inicio impactante e instrumental, con mordazas rosas en la boca, la banda haría un repaso por himnos de su repertorio como ‘Kanzión de Amor’, ‘Envenenado’ o ‘La Locura’, entre las que intercalaron ‘Dime Tú’, ‘No Hay Opción’ o la tampoco desdeñable ‘Las Paredes’. Josu Korkostegi, poniendo ese punto diferencial de cantar desde la batería, pilotaba sobre nuestras cabezas ‘A Toda Hostia’. En el tramo final, todavía regalarían ‘La Vela Se Apaga’, ‘Solos’, ‘Bronca en el Bar’ (está claro a quién estuvo dedicada) y la versión de ‘Un Día En Texas’. Una actuación con profundo saber añejo, que cumplió su función y, también, su deuda histórica.

 

No tan omnipresentes cada año como Boikot, pero casi, El Último Ke Zierre llegaba a un nuevo Viña Rock con, seguro, su mejor disco en la última década. No es que abusaran de él, pero los temas insertados en el repertorio cumplieron con creces. El inicial ‘Con La Moral De Un Carnaval’, el croché directo de ‘Empacho de Orfidal’ que entró como un cañón tras ‘Yo También Puedo Ser Malo’ y ‘Olor a Muerte’, y la más postrera ‘La Lluvia y El Sol’. Por lo demás, canciones hiperconocidas por el respetable que se hinchó de cantar con temas como ‘Veneno’, ‘Vuelta al Infierno’, ‘Insurgente’, ‘A Dónde Vas’, ‘Camino De Rosas’ o ‘Escupiré Jodidos’. Quizá no sea muy patente en el fragor de la batalla y yo les quiera demasiado, pero lejos de interpretaciones vocales con alardes, el final fue un tanto más comedido y controlado en los tonos con las habituales ‘No Tengo Miedo’, ‘Tus Bragas’ y ‘A Cara de Perro’, para culminar el viaje con la añeja ‘Ansiedad’.

 

Otro grupo con la suerte cruzada en los últimos años en Villarrobledo es Def Con Dos, uno más para el escenario ‘maldito’. Tras ‘Mundo Chungo’, lo jodido volvió a ser el sonido y hubo de pasar otro buen rato hasta que las voces e instrumentos volviesen a estar en su sitio en los altavoces. Así, que ni pintado, fue un tanto coitus interruptus tras el feroz arranque la reentrada con ‘Derecho a Orgasmar’, cañón reciente. Casi únicas concesiones, junto con ‘España Es Idiota’, al siglo XXI, puesto que por allí desfilaron los ‘Mártires del Rock’ con ‘Poco Pan’, recordando que ‘El Coche No’. Con un Samuel Barranco y un Ummo que cumple en su papel de comedida tercera voz en la escala, los galones de César y Al-Ándalus son los que son y a efectividad no les tose nadie. ‘Agrupación de Mujeres Violentas’, celebradísima, ‘Ultramemia’ y‘Ellas Denunciaron’ llevaron el concierto al punto de no retorno, el que huele a despedida con ‘El Día de la Bestia’ y ‘Armas Pal Pueblo’. Sin grandes sorpresas, cumplieron finalmente su paso el escenario metálico sin más sobresaltos.

 

Curioso lo de Riot Propaganda que de nuevo anunciaron hace unos meses su despedida después de esta gira. Desconozco a qué obedece tanta ida y venida, puesto que sus reuniones son para publicar disco, girarlo y volver a separarse, pero no estaría mal tampoco algo de continuidad al proyecto, que casi parece ‘de alquiler’. Percepción personal sin más. Quizá tenga mucho que ver el hecho de que sus canciones, de tan rabiosa actualidad, vayan caducando con el paso de los acontecimientos (Barberá, Cifuentes…). El caso es que siguen teniendo un masivo poder de convocatoria y la fórmula les funciona y mejora, porque musicalmente su segundo larga duración ya era mucho más coherente. Con un Mars mucho más certero que la última vez que lo vi, un Toni Mejías mucho más lírico y armónico y un Nega poniendo su aportación de graves, el respetable se dejó llevar por la ‘Agenda Oculta’, brindo recuperando el primer escarceo de Los Chikos del Maíz con Habeas Corpus en ‘Terrorismo’ y se bregaron con arrojó en ‘Guerras Púnicas’ para ‘Cambiarlo Todo’. El punto de inflexión vino con las más reposadas  ‘El Peso del Tiempo’ y ‘Bienvenido al Paraíso’, entre las que se situó ‘Hasta La Victoria Siempre’, para dar paso a continuación a un renovado popurrí alrededor del ‘Mano de Hierro, Guante de Seda’ hardcoreta, con fragmentos de ‘Mucha Policía’ e ‘Historia Triste’ de Eskorbuto, en lugar del ‘Bailaré Sobre Tu Tumba’ de Siniestro Total. Tanto círculo maldito exigía algo más tumbao, para lo que llegó ‘Danzad Malditos’, para cerrar finalmente con ‘El Miedo Va a Cambiar de Bando’, ‘La Huelga’ y ‘Riot Propaganda’. ¿Volverán las oscuras golondrinas a sus balcones anteriores? Veremos.

 

Para vuelta (a las andadas) la que tuvo que padecer Stravaganzza, comandados por Leo Jiménez, Pepe Herrero, Carlos Expósito y Patricio Babasasa. Si en el comunicado de 2010 anunciaban un parón indefinido y el descarte de su gira con cuarteto de cuerda porque la infraestructura no daba para su propuesta más compleja, en el Viña Rock fueron las grandes víctimas de los problemas endémicos del escenario ‘metálico’, el Villarrobledo. Porque claro, ¿a quién se le ocurre, en lugar de ir a cubrir el expediente, llevar violín, cuerpo de baile o un coro de cuarenta voces? Su actuación tardó 55 minutos en empezar y como nadie de la organización (el problema lo solucionaron sus técnicos y gracias a ello pudo tocar Warcry) salió a explicar nada, todos pensamos que al llegar a los 20 minutos de concierto la cosa pararía porque en el escenario principal estaba el cabeza de cartel, La Raíz… pero no. Desde la perplejidad y sorpresa el concierto fue más allá y se desarrolló de manera íntegra. Considero que Stravaganzza es lo mejor de Leo Jiménez, incluso más allá de Saratoga, que ya es decir. Una épica arrebatada y desarrollos oscuros, complejos, barrocos, intensos, que cuadran bien con su puesta en escena, con la actitud de su banda y potenciado mucho más con ese añadido del coro y baile. No importó que el repertorio (‘Dios’, ‘Miedo’, ‘Pasión’, ‘Cuestión de Fe’, ‘Dolor’, ‘Deja de Llorar’ ‘Impotencia II’, ‘Máscara de Seducción’, ‘Sin Amar’, ‘Hijo de la Luna’) estuviese alejado de mis preferencias (solo sonaron 3 de #Mis10de, y además la séptima, octava y décima) pero fue un gusto volver a verlos juntos. Por justicia, se merecen estar en una edición sin problemas porque, cuando me alejé del escenario, en el ‘Réquiem’, se vio que la asistencia era prácticamente un tercio de los congregados a la hora programada. Actualización de contenido con el comunicado lanzado el 7 de mayo por Pepe Herrero.

 

Y es que claro. Estamos en un momento en el que si ya de por sí La Raíz podía con todo, el hecho de que se encuentren en gira de despedida multiplica las ganas de verles, sobre todo para quien no tenga otra oportunidad cerca de aquí a final de año. Precisamente ese fue el motivo por el que decidí aguantar la actuación de Stravaganzza al completo, porque con los de Gandía ‘Nos Volveremos a Ver’ en el Juergas en escasos tres meses. Entre silencios del escenario lateral les escuché abrir con ‘Entre Poetas y Presos’, ‘La Voz del Pueblo’, ‘Llueve En Semana Santa’ y desde allí se escuchaban a las miles de personas cantar a una voz. Gran poder de convocatoria y convicción el que han desarrollado por méritos propios, con una combinación casi alícuota de trabajo y talento. En el tramo final les cogí recogiendo velas con ‘Radio Clandestina’, ‘Solo Quiero De Ti’ o ‘La Hoguera de los Continentes’, antes de los bises, que se culminarían con ‘A La Sombra de la Sierra’ y ‘Nos Volveremos a Ver’. PD: No se pierdan la entrevista que le he hecho al grupo para el próximo número de la revista Rock Estatal.

 

Como es lógico, el retraso adquirido por Stravaganzza, afectó también a Warcry. Ellos eran los encargados de poner el cierre al escenario de la maldición así que, al menos, prisa acumulada no había. Lo que sí afectó es en la cobertura gráfica puesto que ni por nuestros medios, ni siquiera por la organización, hemos podido conseguir foto. Mis disculpas aunque no la tenga. Aunque paso a paso se van prodigando más en sus salidas a salas de aforo medio, es cierto que ver a Warcry se ha convertido en un bien preciado que no hay que desaprovechar. Viña Rock va camino, como dijo Víctor, de convertirse en un nuevo Leyendas (han ido todas las ediciones) y yo lo celebro. Más todavía cuando se presentan con un disco que quizá haya sido algo incomprendido pero que a mí me parece muy superior a su antecesor. Hasta cuatro de trece temas fueron para él y no desentonaron lo más mínimo. Los asturianos son ya una máquina engrasada a la perfección, sin grandes egos, con una solvencia plena y una madurez que progresa adecuadamente. Trallazos efectistas como ‘Alma De Conquistador’, ‘Nuevo Mundo’ o la reciente ‘Rebelde’, pasando por medios tiempos como ‘Cobarde’ o la dual ‘Huelo El Miedo’ y el coqueteo pseudo industrial de ‘Odio’. Tras la inevitable ‘Quiero Oírte’ (voy aprendiendo a convivir con ella), sorpresas gratificantes en lo personal como la inclusión del épico medio tiempo ‘Muerte o Victoria’ y la furibunda ‘Ardo Por Dentro’. Tras la ‘manowar’ ‘Así Soy’ y una quizá descolocada ‘Devorando El Corazón’ llegaría el cierre esperado, con ‘Tú Mismo’ y ‘Hoy Gano Yo’.

Con la mencionada demora acumulada y como ocurrió con La Raíz, la cobertura del concierto de Narco fue la que pudo ser. Entre los silencios de Warcry y lo que quedó libre, se pudo comprobar que Espichufrenia es una auténtica incitación a la rave dentro del propio Viña. Las nuevas canciones rugen y mueven, desde las más ‘serias’ ‘Suicídate’ o ‘Anticrista’ a ‘Mi Madre Es Una Yonki’ o ‘No Nos Van a Echar’. Como escribí en su momento, entiendo que es lo que, tras ocho o nueve años sin parar, el público de Narco quiere en su mayoría y no me parece erróneo darle en todo el gusto. Si bien no desearía que la oscuridad más metálica se pierda por el camino. ‘La Hermandad de los Muertos’ en el centro del repertorio, ‘El Trapichero’, ‘Yoni El Robot’, ‘Chispazo’ o ‘Puta Policía’ en el tramo final funcionarían como la penúltima gran fiesta en los escenarios principales, antes de que Zoo y su rap electrónico y bailón pusieran el cierre definitivo a Viña Rock 2018 (con permiso de Fitoscopia, el tributo a Fito).

Más fotos en la galería de Facebook.

 

 

Anuncios

Publicado el mayo 4, 2018 en Crónicas Conciertos y etiquetado en , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: