Viña Rock 2018. Domingo, 29 de abril

Podemos llorar por un ojo y desear que en todas las ediciones haga, como término medio, el tiempo que nos ha hecho en este Viña Rock. Lluvia hubo en la madrugada del sábado, pero casi finalizando ya la jornada y en el resto de días, unas pocas gotas, pero nunca al extremo de las trombas del pasado año. Además del frío, en lo que a los escenarios se refiere, sí que pareció afectar las grandes rachas de viento registradas el domingo, porque durante todo el día en ninguno de los escenarios (al menos en los tres de abajo) se permitió montar el telón de fondo que, habitualmente, está dedicado al gran logo de los grupos. Fue un poco extraño o verbenero ver a los grupos actuar con los árboles detrás. Para el componente gráfico muy deslucido pero la prevención de riesgos manda, como debe ser. La jornada la pasé instalado entre el Poliakov y el Villarrobledo, con sólo la concesión de Rulo por Medina Azahara. A los cordobeses los he visto varias veces (aunque el dolor de no echarles un ojo ahí queda) y tenía curiosidad por ver a Rulo después de seis años sin hacerlo. (FOTOS: Marina Ginés para RockSesión. Salvo la de S.A., de Jota Martínez, organización Viña Rock). Crónica del sábado 28. Crónica del lunes 30.

Cabeza de ratón o cola de león, Konsumo Respeto pisaba Villarrobledo por segunda vez en las últimas tres ediciones en esta nueva etapa tras su celebrada vuelta a la escena. Si en la primera protagonizó un prime time en el escenario de arriba (que reventaron) esta vez les tocó la hora tempranera de uno de los principales… y creo que salieron ganando. Por las horas, por la comodidad de músicos y público. Otra cosa es que ellos empezaran a sentir en sus carnes lo que se convertiría, a partir de este día, en un auténtico vía crucis para este escenario en las dos jornadas restantes. Los alicantinos jugaron a sol y sombra, hasta con un poco de lluvia, para pasear casi todos los temas de su último EP, Los Primeros Días de la Ley Seca, con ‘Bandera Negra’, ‘Recaída’, ‘Sin Mirar’ o ‘Las Mismas Palabras’. Esencia marca de la casa con esa mayor dosis de protagonismo que van adquiriendo los teclados y una fina dosis de aperturismo melódico. Grandes estribillos y enérgica entrega en clásicos como ‘Aquí y Ahora’, ‘Una Noche Más’, ‘Herida De Guerra’ o ‘Ahora Que Se Ha Ido El Sol’, con las que cerraron una actuación más que notable y donde, oye, se sacia aquellas ansias de gaita rockera que añora más de uno en Desakato.

 

Sin salir de la Comunidad Valenciana, Los Benito volvían al Viña después de varios años, parón de por medio y cambio de nombre incluido. Con un discazo bajo el brazo y ese sonido guitarrero que les hace ser frescos, emotivos y contundentes, tres en uno, la banda sorprendió un tanto, tras comenzar a lo grande con ‘Bla, Bla, Bla’ y ‘Loko’, con un repertorio que se hubiese pagado bien caro en las casas de apuestas. Más aún si tenemos en cuenta que los tres siguientes temas (‘Una Noche en Diciembre’, ‘Libre Por Primera Vez’ y ‘Qué Triste Es’) ni siquiera estuvieron en el inicio de su gira por salas, donde se marcaban más de 20 canciones. Quizá esto cogió un tanto a contrapié a quienes esperaban cantarse más temas, aunque tras  ‘Las Calles Dormidas’ pudieron hacerlo con la insustituible ‘Fue Mi Abuelo’, ‘Y No Cambiamos Ni Un Solo Minuto’ o‘Ayer Soñé’, entre las que situaron las nuevas ‘Para Siempre’ yla divertida ‘Lola’, para echar el cierre con la hímnica ‘Aquellas Cosas Que Solíamos Hacer’.

 

Todavía con el sol evitando el intenso frío, Saurom padeció uno de los más tortuosos pasos por el escenario Villarrobledo. Con una actuación programada de 55 minutos, los gaditanos estuvieron sobre el escenario algo más de 30 minutos sin poder comenzar su actuación. Problemas de sonido, con la mesa, que se asumió como algo puntual pero que, por desgracia, padecerían otras bandas como veremos convenientemente a su momento. Eso sí, el Viña Rock debería comprometerse a llevar a todas y cada una de esas bandas el próximo año.El caso es que su juglaresca divertida quedó concentrada a seis temas en poco más de veinte minutos, donde no faltó un conjunto medieval (que en la espera se marcaría en el foso la introducción de ‘Juego de Tronos’) y saliendo a machete, sin concesiones, con ‘La Posada del Pony Pisador’, ‘La Leyenda de Gambrinus’, ‘Músico De Calle’, ‘Cambia El Mundo’, ‘El Círculo Juglar’ y‘La Taberna’. Efectividad plena y más por menos imposible.

 

Otro grupo con querencia de tarde en las últimas ediciones es Kaótiko. Es increíble de qué manera, sin que, a ver, su último disco haya sido o se encuentre entre lo mejor del grupo, ha crecido el seguimiento popular a la formación alavesa. Fácilmente han podido duplicar la asistencia al recinto en su concierto de tres años a esta parte. Justo premio para su punk rock y hardcore melódico que fue celebrado tema tras otro. Desde los iniciales ‘Oh, Caroline’, ‘Su Falso Mundo’, ‘Rico Deprimido’ y ‘Hoy Es Mi Día’, pasando por ‘Adrenalina’, ‘Psycho’ o ‘Paranoia’, o las recuperadas ‘Quién Manda Aquí’ o ‘En El Barrio De Latón’. Una fiesta venida a más, cargada de ritmo y una notable continuidad hasta llegar a la escalada final con ‘Juerga’, ‘Mi Mejor Colega’, la versión de La Polla de ‘No Somos Nada’ y ‘Preso 2023’ y ‘Otra Noche’ como gran ovación final.

 

Por entrega (en más de diez ocasiones que les he visto no han dejado de ponerlo todo sobre el escenario ni una sola vez), contar con Hamlet en el cartel es un seguro de vida. Seguro en contentar a una aceptable congregación de público y seguro en saber que, salvo hecatombe ajena al grupo, la actuación va a ser, como mínimo, notable. Y de todas las visitas que los madrileños encabezados Molly y Luis Tárrega han hecho al Viña, la de esta edición ha sido la más certera que recuerdo. Valga como dato objetivo que no sonó ni una sola canción de sus últimos cinco discos de estudio y, lógicamente, no porque no pudieran codearse con el resto de repertorio (ardo en deseos ya de una venidera gira ‘Amnesia’ íntegro –el ‘Pura Vida’ también, aunque a este le veo menos opciones, como han hecho con otros álbumes) sino porque optaron por marcarse ese gusto para sus seguidores. ‘El Mejor Amigo De Nadie’ y ‘Vivir Es Una Ilusión’ (canción cuyo título encabezaba mi Messenger y ahora mi Whatsapp, en suma, más de diez años) dieron la bienvenida para pasar por ‘Denuncio a Dios’ y ‘Muérdesela’, recuperada y descerrajada por el asunto La Manada, tan citado estos días en los escenarios del Viña. ‘Limítate’, ‘Antes y Después’, ‘Tortura Visión’, ‘Tu Medicina’, ‘Irracional’, ‘Jodido Facha’ y ‘Habitación 106’ remataron una actuación que tuvo mucho groove (en parte por el efecto bola que se hacía fuera) y que les hizo firmar otra actuación de podio. Siguiendo esta filosofía, estoy seguro que con diez minutos más o de escoger dos temas, hubiesen optado por ‘Egoísmo’ y ‘Dementes Cobardes’ para tener el setlist que firmaría un gran porcentaje.

 

Desde que empezara a llamar la atención sobre el ‘efecto’ Desakato, siempre marqué las ciertas similitudes que tenía la entrega de Pepo con la de Molly. Bella coincidencia (al menos para mí) poder verlos unos a continuación de los otros. Los asturianos siguen en una inmensa escalada vertical hasta convertirse en auténticos líderes del presente. Su actuación de este año en el Viña (aunque esto menos porque ellos siempre están a un nivel alto), pero sobre todo la masiva asistencia del público les pone ya al nivel de cabeza de cartel cualquiera. Si La Raíz lo hizo en 2016, este 2018 es la constatación de lo suyo. Ya nadie está por encimo de ellos y su directo está ya, como tuiteé, al nivel de los mismísimos S.A. Todo lo que tocan lo hacen oro, como su nueva ‘Humo Negro’, con la que abrieron, su más antigua ‘Octubres Rotos’ o las intermedias ‘Trompetes de Xericó’ y‘La Ira de los Hambrientos’. Surfeando entre el público, oscilando entre melodías y agresividad, entre voces, entre matices o en pura percusión. Desakato afila los colmillos para presentarse como reyes. Fuego, dentelladas, rabia y advertencias: ‘Animales Hambrientos’, ‘Fueu y Solombres’, ‘Columnas de Humo’, ‘La Cura’, ‘Heridas Abiertas’… Trallazos sucintos como ‘Carta de Un Paria’ para culminar el aquelarre ‘Cuando Salga El Sol’, como ‘Héroes’ tras ‘La Tormenta’. Aunque surja el ‘Pánico En Frankfurt’, nunca una subida de caché estuvo tan justificada. Para cerrar, ‘Cada Vez’, convertida desde hace tiempo en uno de los himnos por encima de cualquier género de este milenio.

 

Sacrificando con dolor a mis apreciados Medina Azahara y también la oportunidad que le debo al maestro Sho-Hai, a continuación me decidí por Rulo y La Contrabanda. Llevaba más de seis años sin verles y tenía mucha curiosidad por ver cómo había tratado el tiempo al cantor de las causas tristes. Al rey de las comparaciones, las rutas de viajes y, quizá, el rockero que más veces ha nombrado a París en sus canciones. Convertido en saco de desahogo para el mundo hater que no perdona o asimila lo que ocurrió en torno a La Fuga, a Rulo siempre le he dado todo el saldo del beneficio de la duda que se le da a los grandes. A veces me arrepiento, pero no es el caso tras el concierto del pasado domingo. Con tres guitarras en escena y una visión más rockera con respecto a su gira más reciente, La Contrabanda y el de Reinosa hicieron una sobresaliente actuación, con un repertorio hecho a medida para el tiempo disponible. ‘Tu Alambre’, ‘Me Gusta’, ‘Mi Cenicienta’ con aires reggaes. ‘Como Venecia Sin Agua’, ‘Objetos Perdidos’, ‘Me Quedo Contigo’ y ‘Noviembre’ mantuvieron álgido una actuación sin fisuras, tan medida como creíble. Tras la celebrada ‘Cabecita Loca’ todavía quedaba ponerse melancólico con la añeja ‘Por Verte Sonreír’. Un tema que bien representa una de esas ‘Heridas de Rock and Roll’. Para el final todavía llegaría otro regalo al pasado con ‘P’aquí P’allá’, para concluir con ‘No Sé’ y una venida a más ’32 Escaleras’.

 

Algo debe fallar en el error repetido varios años que hace que Soziedad Alkohólika, una banda que por intensidad, contundencia y casi por costumbre, concentra sus actuaciones en 21 canciones, que suele ser sobre una hora y diez minutos, sea programada en el Viña Rock en el turno que tiene una hora y media de actuación. Efectivamente, los de Vitoria repetían con justicia una edición más tras ‘la afronta’ que fue no llevarlos al 20º aniversario del festival. Y lo hicieron con creces bastante mejor que en 2017. De hecho diría, al menos desde mi posición, que fue el concierto con mejor sonido que les recuerdo en la última década. Y los he visto veces… También me pareció mucho mejor hilvanado su repertorio que, como el que no quiera la cosa, sí que va moviéndose más que antaño. Que sonaran cuatro temas del más reciente, más de un año después, que siga en el repertorio ese ‘Niebla de Guerra’ o ‘Política del Miedo’, que perviva ‘Automarginado’ y que se tomen como costumbre recuperar cada año una “vieja, vieja”, como ‘Intoxicación Etílika’ en este caso, le da (siempre dentro de los márgenes adustos de la banda) cierta frescura a su directo. ‘Alienado’, ‘Causas Podridas’, ‘Tiempos Oscuros’, ‘Dirección Propia’, ‘Política del Miedo’, ‘Niebla De Guerra’, ‘Alcohol’, ‘Palomas y Buitres’, ‘Estado Enfermo’, ‘Ciencia Asesina’, ‘Fugitivos’, ‘SHAKTALE’, ‘Automarginado’, ‘Ratas’, ‘La Aventura del Saber’, ‘Intoxicación Etílika’, ‘Piedra Contra Tijera’, ‘Peces Mutantes’, ‘No Kiero Participar’, ‘Cuando Nada Vale Nada’, ‘Sin Dios Ni Na’ y ‘Nos Vimos En Berlín’ fue la sucesión de temas. Sorprende la ausencia de ‘Motxalo’, si bien es algo que ya vienen haciendo en salas.

 

Mi jornada laboral oficial terminaría con una de mis grandes reconocidas debilidades, Hora Zulú. Los de Granada llegaban a Villarrobledo con dos temas nuevos en el zurrón, ambos con referencias religiosas atinadas, como anticipo de lo que será su esperado nuevo disco, previsto para el inicio del otoño. Abrieron de hecho con ‘Y Si Acaso’, que sirvió para ajustar un sonido que, pese a sus exigencias, fuera sonó bien la mayoría de la actuación. Si a los dos ‘estrenos’ mencionados sumamos la recuperación de varios temas que llevaban un tiempo sin dejarse caer en festival, como las enlazadas ‘Dice El Poniente’ (que sonó tras ‘Mis Barraqueras’ y‘Tango’) y ‘El Alma y Los Pies’ o, más adelante, ‘En Tu Nada’ le dieron al concierto un cierto halo de frescura. El punto hierático de las dos Jamsa sobre el escenario, cada una en una plataforma donde estarían buena parte del concierto Paco Luque y Álex Bedmar, le dio cierta coherencia a un tempo por lo general mucho más lento, más sobrio. Y qué quieren que les diga, toda vez que la carrera de la urgencia no interesa, esa solemnidad le da un poso al cancionero y universo temático de Aitor y los suyos, como se percibió hasta en las más dinámicas ‘Que Me Mata’, ‘Toma y Obliga’ o ‘Reinvención’. Frío y mucha asunción de penas en el tramo ‘Que La Tierra Te Sea Leve’, ‘Ya Que Te Pierdo’, ‘De-Que-Rer-Ser’ y también la reciente ‘BeatusIlle’. Para terminar (corriendo, eso sí, porque no les daba el tiempo e intuyo que una canción (¿’Camarada’?) cayó) con la triada habitual de ‘Agua de Mayo’, ‘Andaluz de Nacimiento’ y ‘A Ver Si Me Entiendes’.

 

Para concluir la jornada en los escenarios principales, restarían Non Servium, que tras su acuciante intro de la tarantela de ‘Malditos Bastardos’ atronarían con su máquina sonora lijadora, y Mafalda, que ofrecía una de sus últimas actuaciones en directo antes de encerrarse este verano a grabar su esperadísimo nuevo disco, a tenor del llenazo que volvieron a cosechar en un crecimiento exponencial en los dos últimos años. Un álbum que apunta a contar con alguna sorprendente colaboración y que se intuye que irá más allá de su mensaje que ya ha conseguido calar en el público festivalero y de qué manera.

Más fotos en la galería de Facebook.

Anuncios

Publicado el mayo 3, 2018 en Crónicas Conciertos y etiquetado en , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: