Archivo del sitio

Paco Rivas, Julián Maeso y Dani García. Almerijazz. 6 de noviembre

Con la que está cayendo, tuve la suerte anoche, gracias a la técnica, de estar en dos conciertos a la vez. Diferentes entre sí. Por un lado, una nueva sesión de Almerijazz, que tenía a uno de los más míticos guitarristas de jazz de nuestro país, que además es almeriense, Paco Rivas, acompañado del teclista y vocalista Julián Maeso, que en su día decidió dejar el camino ‘social-alquitranado’ de The Sunday Drivers para embarcarse en un proyecto más ‘vintage’ hacia el jazz, blues y ácido de los años 60 y 70. El otro concierto fue el ‘secret show’ de Carmen Boza con Cooltural Fest. Desde este momento, os dejo aquí mi crónica de agencia para el Área de Cultura. Salud.

Noche de emociones fuertes la vivida anoche en el Teatro Apolo, en un nuevo concierto, el cuarto de los seis que dan vida a una nueva edición del Festival Almerijazz, organizado por el Área de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Almería y que está ofreciendo un nivel musical de inmensa calidad y variedad. Sobre las tablas, el guitarrista almeriense Paco Rivas, el baterista Dani García Bruno y el teclista y vocalista Julián Maeso, que ofrecieron un concierto epatante que viajó por los sonidos más ácidos y psicodélicos del jazz y el blues tamizado de una genuina capa de funk…y virtuosismo, claro.

Lee el resto de esta entrada

Pájaro – He Matado Al Ángel

Pajaro He Matado Al AngelBastante antes de que se convirtiera en fotógrafo de RockSesión, a Juan Sánchez (Juanako) le debo conocer a Pájaro, una banda liderada por Andrés Herrera (dueño del alias), guitarrista sevillano que, después de curtirse en decenas de escenarios a lo largo de su juventud, con gente como Pata Negra y, por derivación, Raimundo Amador, ha encontrado en su plena madurez el sonido que sintetiza y aglutina sus influencias que van desde corneta de pasión santera hasta el surf, la canción italiana, el spaghetti western y sus sonidos fronterizos, blues, trópico latino y algo de swing. Fue en Santa Leone, su anterior entrega, esa que utilizaron de manera época en la desternillante El Mundo Es Nuestro (con Narco también en la banda sonora, por cierto). Ahora regresa, cuatro años más tarde, con un disco en el que se aleja del mundo cofrade para inmiscuirse de pleno en el poderío y virtuosismo de sus guitarras y su modo de hacer las cosas. He Matado Al Ángel es un álbum que lleva el veneno de lo pendenciero, tanto en las canciones como en las piezas instrumentales, aunque parezca inocente.

Lee el resto de esta entrada