Reincidentes. Trayectoria. (Monográficos de Verano)

Empezamos nuestros monográficos de verano esta semana con Reincidentes. Hablar de la banda sevillana es, por legado, hacerlo de un trasatlántico del rock estatal. Quince discos en estudio, dos directos (uno de ellos junto con Porretas, Boikot y Sonora), un acústico y un split, recién estrenado con sus paisanos Narco. Formados como germen en 1985 bajo el nombre de Incidente Local, es en 1987 cuando la formación, entonces ya con Fernando Madina, Manuel Pizarro y Barea como integrantes, recibe el nombre que les ha hecho grandes y que ha trascendido ya a más de una generación de rockeros.

Con 25 años de vida a sus espaldas, Reincidentes ha tenido muy pocos cambios. Los tres fundadores siguen en la banda y tan solo cabe destacar la marcha de Selu en 1992, el saxofonista que participó en los tres primeros discos también colaboró en aquellos años con Extremoduro, y la entrada de Finito de Badajoz ese mismo año. Un cambio fundamental porque dotó a Reincidentes de un segundo guitarra y con ello amplió el abanico de su sonido, hasta convertirlo en algo casi indefinible. Aunque no dan la cara en el escenario, Juanjo Pizarro, su productor constante, y Carlos Domínguez, técnico de sonido, son el quinto y sexto integrante de la banda (ambos aparecen en la portada de ‘Cosas de Este Mundo’, junto con el cuarteto).

En estos veinticinco años, Reincidentes ha tenido algunos momentos de exultante brillantez en cuanto a cifras, como las más de 60.000 copias despachadas de ‘Algazara’, su doble disco en directo, y las de ‘¿Y Ahora Qué?’, su siguiente disco que rozó también el disco de oro. Pero ante todo es una trayectoria firme, sólida, íntegra, lo que le ha llevado a ganarse el respeto de compañeros y público.

Aunque lo del público tuvo su momento crítico. Después de cinco discos con Discos Suicidas (aunque el primero fuese una reedición), para el sexto, en 1997, la relación con la discográfica se distanció hasta el punto de romperse. Reincidentes cumplió su parte entregándole una serie de canciones que conformarían ‘Materia Reservada’. Pero ese mismo año saldría a la calle ‘¡Te Lo Dije!’, con la multinacional BMG Ariola. Los fundamentalistas de lo purista no entendieron que Reincidentes, una banda con canciones llenas de denuncia social, política, con conciencia de clase, se pasaran ‘al otro lado’ del mercado. No es la primera vez que pasa. Es cierto que este paso en la mayoría de las ocasiones supone cierto acomodamiento en las letras, en el sonido, en la actitud. Pero Reincidentes demostró con ‘¡Te Lo Dije!’, disco que analizaremos mañana, que eso no iba con ellos. Su integridad para crear y decir lo que piensan ha sido motor de actuación a lo largo de toda su carrera.

De hecho, otra de las cosas por las que Reincidentes es una banda creíble lo demuestra su compromiso fuera de los escenarios. Desde el principio. Desde aquel concierto dado a las puertas del despacho del rector de una universidad, a la detención de Madina en una manifestación contra el V Centenario, a múltiples convivencias con el pueblo saharaui, participación en conciertos solidarios de manera altruista, o publicando un Ep como ‘La Otra Orilla’, del que todos los beneficios fueron destinados a una casa de acogida de inmigrantes en Málaga. Se llama predicar con el ejemplo.

Tampoco su ‘Acústico’ fue entendido por toda su amplia colección de seguidores. Aunque no todas las canciones están igual de conseguidas, es un ejercicio de introspección de alta calidad y el tiempo le está dando el valor que merece.

Desde que empezaron han sido animales de directo. Conciertos con casi 40 canciones en los que son famosos algunos inicios, a piñón, interpretando 10-15 canciones sin descanso. Su participación en los grandes festivales de rock estatal es un fijo y aunque casi todos los hemos visto más de una decena de veces casi siempre suele ser un placer verles (digo casi siempre, porque no es que sea tan azaroso como Los Suaves, pero alguna otra actuación con desidia o menos motivación también se ha visto) porque sus conciertos se convierten en un karaoke gigante en el que clásicos como ‘Vicio’, ‘Jartos D’Aguantar’, ‘Grana y Oro’, ‘La Historia Se Repite’ o las más recientes ‘Ay Dolores’ o ‘La Republicana’, generan una catarsis colectiva.

Anuncios

Publicado el julio 10, 2012 en Actualidad y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: