Freak XXI – El Anfitrión (1999)

102 Freak XXISiempre he dicho que, sin lugar a dudas, el mejor disco de Ktulu es Confrontación, del que ya hablé en esta sección de críticas remember de cada viernes. En la formación que grabó aquel traajo de leyenda estaban en las guitarras Mons y en el bajo Pablo. Ambos salieron poco después del grupo (no de muy buenas formas entre los unos y los otros) y formaron esto, Freak XXI. Un grupo de corto recorrido (1998-2003), o al menos, de poca popularidad ya que sus cuatro referencias están aún por descubrir por el gran público metalero. En cualquier caso, creo que jamás superaron a El Anfitrión, este EP de cinco temas que les sirvió de carta de presentación y de rabia. Los samplers y electrónica crecen y se usan con maestría en canciones oscuras. La portada de Lon Chaney en ‘El Fantasma de la Ópera’ de 1925 es en sí una delicia absoluta.

Apostaron a lo grande, contaron con unos medios de lujo para su edición, con Bruto, el sello de Def Con Dos y Warner en el que también se movio Narco, la producción de J.Al-Andalus con Sergio Marcos como ingeniero de sonido y con masterización de Ian Cooper en Metropolis Studios de Londres. Es decir. A todo tren. Con estos mimbres el sonido es estratosférico, pero también las canciones. Solo cinco, pero muy logradas y todas presentando un mundo apocalíptico, tortuoso, monstruoso, sea en el concepto analógico o en la moderna decadencia de los dos últimos cortes.

‘Última Fase’ arranca con un riff limpio y una buena línea de scratches. Los samplers asemejan bandadas de pájaros acechando “mi cuerpo desgarrándose (…) Veo mi cuerpo pero no soy yo”. Olor a muerte en todo momento mientras que la base, sin ser demasiado rápida, va calentando las venas. ‘El Anfitrión’ es una canción mucho más abierta. Un fraseo con más base que distorsión, hasta desembocar en un estribillo bien empacado. “Es hora de elegir un dios, es fácil tomar la decisión”. El corte obsesivo del sonido (ojo a la línea de bajo repetitiva) ayuda a potenciar la opresión.

Pero son los tres últimos cortes mis favoritos. ‘Silencio Al Nacer’ es una muy original forma de narrar el alumbramiento de un monstruo. Todos callan al ver lo que acaba de adquirir vida. El mundo freak y del terror en su máxima expresión. La base que acompaña el tema es del todo bailable, como aguerrido su riff principal. Además, Luis A. Moss, su vocalista, modula más que nunca su voz en el fraseo. La manera de repetir el título, entre el susurro y el delirio es brillante. Por su parte, ‘Mundo Enfermo’ tiene un ritmo muy marcado donde la repetición de las dos palabras junto a los gritos, confieren al tema una crueldad argumental muy particular.

Y así llegamos a la joya de la corona, ‘Ruleta Rusa.com’. El sampler de entrada, entre la sirena y locura, está perfectamente acompañado del sonido de guitarras. El arabesco detrás de cada uno de los fraseos y el agobio de dolor empujan a un “virtual suicidio”: “Vive para elegir cómo sobrevivir, mi virtual liberación. Vive para exigir cómo poder mentir, ruleta rusa.com”.

Un cañón veloz que habré escuchado miles de veces en unos tiempos en los que la portada ampliada a gran tamaño de este disco decoraba el cabecero de mi cama en el colegio mayor donde residí mientras estudiaba periodismo.

Caña.

Os dejo los enlaces a Goear.

Tracklist:

  1. Última Fase
  2. El Anfitrión
  3. Silencio Al Nacer
  4. Mundo Enfermo
  5. Ruleta Rusa.com
Anuncios

Publicado el marzo 13, 2015 en Críticas Remember y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: