Luz Casal – Que Corra El Aire

Cerramos la semana de críticas de novedades con nombre de mujer (Chica Sobresalto, Christina Rosenvinge, Mercedes Ferrer) con la que, a buen seguro, puede ser considerada como la joya de la corona. Con la artista con mayor empaque en el mundo del rock en castellano desde hace más de cuarenta años… sea con estructuras arquetípicas como sus lecciones de estilo en el bolero. Después de hacer frente a las curvas del destino con pericia y ejemplaridad, escuchar a Luz Casal, en terrenos además tan vitalistas como los que se presentan en este decimoquinto álbum de estudio. Acompañada de gente tan contrastada como Depedro, el gran El Twanguero, o el propio Ricky Faulner, encargado de la producción y de las acústicas, Luz afronta el tema de la muerte con la misma entereza con la que ha hecho en su vida. De frente, mirándola a los ojos y sacando siempre enseñanzas de vida, ilusiones para latir en el presente. Aferrarse a él. Tras tres años sin gira, la gallega saldrá a la carretera con más de 20 fechas ya confirmadas, varias de ellas en su querida Francia, otras tantas ya con las entradas agotadas… prueba de que el público sigue necesitando de su halo para ser un poco más felices.

El tema ‘Que Corra El Aire’ pone las cartas sobre la mesa. Con una intro de banda preparándose, que en cierta manera me ha recordado a la de Héroes del Silencio, el tema es el más directo, enérgico y quizá previsible de la lista, lo que no quita capacidades meritorias por situarnos en cuatro minutos ante una actitud directa y certera. Aunque está repleta de detalles eléctricos por todas partes, la riqueza en matices irá aumentando con el paso de las canciones. ‘Miénteme Al Oído’ juega en territorios de slide pseudo fronterizo por la vía de El Twanguero, un auténtico trotamundos de la técnica y la masterclass cada vez que coge las cuerdas. Hay tanta sabiduría en el texto que casi abruma. Al igual que en ‘Días Prestados’, recordatorio del carpe diem, con arreglos de cuerda y base rítmica de ascendencia latina.

Claro que estos mensajes de optimismo son juego de niños comparado con la intensidad y belleza de ‘Lucas’, un tema dedicado a la memoria de un pequeño fallecido en encefalitis y que, sin embargo, es toda una lección sobre cómo convivir con trances tan fatales. La voz de Luz, siempre sugerente, se presenta tan cálida y humana, tan hermosa, que es imposible no contagiarse de las sensaciones vívidas, porque Lucas escuchaba a Luz como consuelo. Sólo por este tema el disco es sobresaliente. La expresividad de la tesitura y forma de masticar las palabras de Luz es notable una vez más en ‘Volver a Comenzar’, otro impulso hacia el frente.

En el corazón del álbum encontramos la historia de amor parental más canónica de la lista, ‘Quise Olvidarte’, no sin falta de retranca, y con sones de bolerazo en toda regla. Interpretada con la misma perfección con la que el guante bajaba por la piel de Gilda. ´Más autobiografía en ‘Meu Pai’, canción dedicada a la memoria, recuerdo amable y amoroso, de su padre. Necesidad expresiva, como vimos el martes con Rosenvinge. Por su parte, ‘Tanto Ruido’ apunta a rock de la vieja escuela, entre los ochenta y noventa, con alarde de cadencia y fanfarria, chisporroteante y glamurosa, en rhodes y acordes. Lejos de una convencionalidad sin más, el tema aprieta sin frenar, ofreciendo alardes vocales y estruendosos.

El trío de canciones final es el más desnudo en las formas, situadas en una posición y sucesión perfecta. ‘La Única Verdad’ nos deja un medio tiempo con empaque sincopado que le da un elogiable dinamismo, con un puente de melodía vocal hipnótica y un estribillo ampuloso y vibrante. Melancolía en grandes dosis con ‘Morna’, de armazón de fado y de sobriedad elegante. Como gran regalo concluso, ‘Amores‘, una versión de otra gigante de las canciones y las emociones como lo fue Mari Trini (no sé cómo no le he dedicado ya un #Mis10de, por cierto), una personalidad fuerte, genuina y auténtica. Palabras mayores.

Luz nos regala, por tanto, un álbum amable, pero realista. Duro por momentos, pero siempre con la esperanza como guía, con la majestuosa voz de la artista. Cinco años de espera que han valido la pena.

 

Lista de canciones – tracklist:

  1. Que Corra El Aire
  2. Miénteme Al Oído
  3. Días Prestados
  4. Lucas
  5. Volver a Comenzar
  6. Quise Olvidarte
  7. Meu Pai
  8. Tanto Ruido
  9. La Única Verdad
  10. Morna
  11. Amores

 

 

Anuncios

Publicado el marzo 8, 2018 en Críticas Discos y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: