Pájaro – Gran Poder

Tras escribir ayer del Electric Sunset de El Twanguero, tenía claro que la siguiente crítica debía ser para el Gran Poder de Pájaro. De Andrés Herrera ya os hablé con su anterior entrega, con He Matado El Ángel, (plata en Mis Discos del año 2016) lanzado también como este, en las cercanías de Semana Santa, como el Santa Leone de 2012.  Y es que el mundo de la corneta y trompeta cofrade acompaña en los cimientos del sonido Pájaro. Un coctelera donde también hay mucho de western, de surfero, de fronterizo, de Morricone, swing, trópico, psycho y canción italiana. Con esas armas y con una trayectoria forjada con los más grandes y libres de la escena sevillana (de Silvio a Pata Negra) tenemos los avales sobrados de que estamos ante un artista que sabe lo que se hace y que siempre está garantizado un alto mínimo común denominador de calidad. Con este Gran Poder, dicen, concluye una trilogía que sí, mantiene conexiones estilísticas, porque es complicado imaginarse a Pájaro entiendo la música de otra manera que no sea así. El interrogante está abierto de cara a la próxima pero, mientras tanto, que nos quiten lo padecido y gozado.

La lista de temas se abre con ‘Corre Chacal, Corre’. Una excelente muestra de por dónde se mueve el universo de Pájaro. Un tema que se presenta como un western fronterizo, con tintes de surf, pero donde metales y percusión, casi procesional en su inicio, lo sujetan a la raíz santera. De todas las colaboraciones del anterior trabajo discográfico (Julián Maeso, Guadalupe Plata, El Twanguero, Los Saxos del Averno o Los Quiero) tan solo repite el ex Sunday Drivers. Si el inicio te sitúa, ‘Los Callados’, con Maeso, es un hermoso homenaje a los olvidados en las cunetas, acompañado con fanfarria de metales de día de los muertos mexicano y de una rítmica que asemeja un acelerado cortejo fúnebre.

Aventurado a cantar, Pájaro despliega su gusto por la canción italiana en la manera de desplegar los versos en ‘Rayo Mortal’, con conexión argenta, un rock más al uso con centelleantes arreglos casi-retro en el fraseo y de armonías corales en el estribillo. El cabalgar presentado en el inicio tiene continuidad con la versión del ‘A Galopar’ polvoriento de conocido tema de Paco Ibáñez, con texto de Rafael Alberti. Una canción protesta simbólica, que se refuerza por la intensidad de los coros en el estribillo.

‘Lágrimas de Plata’ destaca por la urgencia de batería y el iracundo desarrollo de guitarras, angustia de muerte de polvo marrón para un tema que casi parece interpretado en directo para ti en cada una de las reproducciones, al calor de una cuchara ennegrecida. Prendida la mecha de la excitación, ‘El Tabernario’ da continuidad a los latidos con un rockabilly de ritmo incesante y de pequeños detalles adictivos, como las partes susurradas que le dan un punto lúgubre, como el fantástico riff principal. De nuevo un excelente trabajo conjunto a las cuerdas con su inseparable Raúl Fernández.

De Paco Ibáñez a The New York Dolls. ‘Yo Fui Johnny Thunders’ recuerda al mítico artista neoyorquino y, de paso, tomando prestado el título de la novela policiaca y negra de Carlos Zanón. El tema incluye el solo más progresivo del conjunto, hijo lejano de aquellas fusiones llenas de vida y sentimiento de rock setentero y hippy con el propiamente andaluz. Más recogida, ‘Tangos del Mentidor’ nos ofrece momentos deliciosos, como ese intenso momento de metal, acústica, percusión y guitarra lastimosa llevándonos a asumir la muerte (esperada) del protagonista.

Arpegios y acordes de guitarra clásica y acústica nos mecen en ‘Migrar’, como una bandada de aves migratorias que nos llevan la mirada al horizonte, sin saber qué nos espera en el nuevo destino.

El viaje de la trilogía concluye y Pájaro firma tres álbumes que van de menos a más, pero que son imprescindibles en cada una de sus virtudes.

 

Lista de canciones – tracklist:

  1. Corre Chacal, Corre
  2. Los Callados
  3. Rayo Mortal
  4. A Galopar
  5. Lágrimas De Plata
  6. El Tabernario
  7. Yo Fui Johnny Thunders
  8. Tangos del Mentidor
  9. Migrar

 

Anuncios

Publicado el junio 20, 2018 en Críticas Discos y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: