Malos Vicios – Grietas

Aunque Al Mal Tiempo… Mala Cara ya cayó en mis oídos en su momento, como la inmensa mayoría, me rendí a Malos Vicios, la banda de punk rock castellonense, con el disco Por Amor Al Arte (resulta sorprendente que no haya estado todavía en las críticas remember de los viernes, pero bueno, así nos guardamos grandes joyas de cara al futuro). La Ventana Indiscreta me resultó buen disco, pero tras el directo perdí un tanto la pista al grupo. Tras esparcir en el tiempo otras entregas y EP’s, su regreso con El Fin de la Diplomacia tampoco me volvió loco (quizá demasiado panfletario para mi gusto), pero gente cercana me recomendó que prestara atención a este Grietas y, mira, me parece un álbum de lo más agradecido para que dé continuidad a una semana que nos está quedando de lo más punk, entre Kaótiko, Evaristo y La Polla Records y la crítica remember que os tengo preparada para mañana. Antes, nos dejamos deslizar por las diez canciones que conforman las Grietas.

Los años han ido dotando de mayor grosor a la aguda voz de Víctor, que ha elevado considerablemente el nivel de las letras en esta entrega. A las guitarras y coros están Juanan y Juanjo, a los coros y bajo Tena y a la batería Lluís. Ellos son los que firman la producción, junto a Alberto Sales, que estuvo a los mandos en los estudios Rocketes de Castellón de la Plana. El sonido ya de por sí mejora a su antecesor.

La decena se abre con la bipolar ‘De Acero y Óxido’, como la ‘lija y terciopelo’ que cantaría el de Berriozar. Ya en este primer tema se ve un enriquecimiento en los arreglos melódicos de las guitarras, que se presentan mucho más pegajosas y diáfanas (aunque parezca una contradicción) que en el anterior. También el tempo y las dobles voces enriquecen una buena carta de presentación. Dosis de fuerza que pasa a rabia en ‘Mi Día De Furia’, donde la ironía ácida aparece para hablar de los peligros de raperos, humoristas y titiriteros. Para enmarcar, las referencias artísticas a lo Bunbury en ‘Los Restos del Naufragio’. Aquí: “yo solo le rezo al Evaristo, a Leonard Cohen, a Bad Religion y a don Enrique Villarreal”.

Así, llegamos a ‘La Emboscada’, la canción más cruda y violenta del disco, interpretada y escrita de manera que duele su realismo, especialmente en las últimas estrofas, que hace coincidir una mayor intensidad vocal con la perpetración de la violación y el ultraje, lleno de términos animales, para terminar: “¿Cómo se borra el olor a miserable de las nalgas?”. Conmovedor. Como también lo es la historia de amor dibujada en la tragedia de la inmigración ilegal de ‘Marfil y Porcelana’: “la marea arrastró a una playa desierta pedazos de marfil, porcelana y carne muerta”, con estribillo más atemperado, casi cercano al medio tiempo melódico.

En ‘La Parada de los Monstruos’ nos atrapa, además de un buen riff de presentación, la melodía vocal del estribillo. En lugar de explotar el filón sin más, Malos Vicios cambia la coda tras un break sin distorsión, para terminar con estrofas corales que mejoran todavía más el resultado. Carne de cañón para la veloz ‘Farmafia de Guardia’, proclama directa contra la industria farmacéutica, hasta rozar lo harcoreta.

Por su parte, ‘Incombustibles’ es todo lo contrario. Desde su introducción instrumental de corte lírico-épico, hasta la propia letra, que se regodea en el placer de la carne en pareja. Su clara diferenciación con respecto a sus compañeras de viaje, le otorga un valor especial por lo que enriquece el conjunto. Si las canciones anteriores hacen referencia a distintos repudiados/manipulados del sistema, en ‘Carne Fresca’ nos llega el de los cánones de belleza instaurados por la sociedad. Me ha sido imposible no vincularla de alguna manera a aquella mítica ‘Despertarás’ de Benito Kamelas con Aris de Transfer como voz invitada.

En el final, ‘Las Horas Muertas’ se antoja como otra de mis favoritas, tanto por la melodía principal, como la narración de ‘un muerto en vida’, que ve cómo los de alrededor se consumen poco a poco obligados por su dependencia. Otra gran letra, interpretada con la contención y emoción precisa. Detalles que, precisamente, son los que hacen a este disco su mejor obra en esta década. Como en el dueto de entrada, el disco se cierra con una importante dosis de ironía, no de belleza, como la de Buika, en ‘Jodido Pero Contento’. Ritmo trotón y feliz para, una vez más, la vacuidad de los tiempos y esas cosas.

No está nada mal que tras 25 años y diez entregas, el nivel recupere la trayectoria ascendente.

 

Lista de canciones – tracklist:

  1. De Acero y Óxido
  2. Mi Día De Furia
  3. La Emboscada
  4. Marfil y Porcelana
  5. La Parada de los Monstruos
  6. Farmafia de Guardia
  7. Incombustibles
  8. Carne Fresca
  9. Las Horas Muertas
  10. Jodido Pero Contento

 

Anuncios

Publicado el marzo 14, 2019 en Críticas Discos y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: