Bocanada – Ahora Que Los Leones Duermen

 

Vuelven los navarros de Berriozar a su periodicidad más habitual con Ahora Que Los Leones Duermen. Su quinta entrega discográfica llega menos de tres años después de su anterior Libres, que se hizo esperar más de la cuenta. Lo hacen, además, auspiciados por la confianza que les ha dado sentir el calor de un público al que, debido a lo decadente del circuito de salas, se hace difícil poder visitar. Provincias con circuito complicado, donde una banda como ellos no suele tener acceso. La gira de Marea les valió para sentir en primera persona que su rock, de marcada influencia clásica de rock poeta, trasciende de límites geográficos y que tienen su propio público en lugares donde, de hecho, nunca habían tocado. Así, Martín Romero en la voz y en la autoría de todas y cada una de las letras del álbum, Rupi al bajo, Juanito a la guitarra y Pepo a la batería, galopan de nuevo en esta nueva entrega, con un sonido marca de la casa y con la producción, mezcla y masterización, de uno de los tándem más recomendables para la escuela de rock que se quiera alejar de automatismos, como son Iñaki Llarena y Leyre Aranguren en Estudios Aberin.

Si ya de por sí es un disco que, entre comillas, viene gestado con la maquinaria engrasada por medio centenar de conciertos, la grabación fue en riguroso directo, lo que le confiere un golpeo inmediato que lo hace mucho más cálido que sus predecesores. Por eso, tiene el álbum hechuras de canciones a las que es fácil imaginarse sobre un escenario. Estructuras y estribillos hímnicos, una gran versatilidad y variedad de riffs y texturas de guitarra, también un amplio espacio para un bajo limpio y esplendoroso y un compacto golpeo desde caja y bombo.

La volatilidad de los dientes de león contrasta en el concepto con la férrea intención de ‘Para Siempre’, el tema que abre la decena, con un riff que hará lo propio en nuestra memoria. Las formas de directos se dejan notar en el break creciente que da paso a un certero solo antes de la coda de estribillo repetido. También de ávidos y anhelantes deseos nos llega el ‘Golpe de Mar’, con fraseo del susurro al desgarro, “traerá un golpe de mar, el mundo en el que queremos estar”. Una canción donde se dejan notar en mayor medida los cuidados coros de Llarena y Aranguren, dulzura en contraposición a un “dejadme en paz” cada vez más virulento, como vertiginoso es el solo principal, que juega al final con los canales del estéreo.

No decae el nivel con el riff directo de ‘Por Las Buenas o Por Las Malas’, canción hija de su tiempo político, pero desde el punto de vista poético de la pluma de Martín. Levanta algo el pie del acelerador ‘El Demente’, un medio tiempo de texto generoso y que, personalmente, me parece una de las mejores canciones de la decena, con una épica de guitarra y de interpretación vocal del todo desgarradoras. La primera parte del disco se culmina con los fuegos artificiales, de gruesa base rítmica, rozando casi lo stoner, de ‘En Las Tripas’.

El hard rock se hace carne en el riff y el armazón de ‘Siete Leguas’, un tema que, sin embargo, se torna cada vez más circunspecto y arrebatado, con otra letra descomunal de redención y amor, guiño a Marea (y Ecos del Rocío) incluido. ‘Cortejo De Alas Rotas’ despliega la poesía más pura (a lo Juan Ramón) con una certera y afilada referencia bíblica final a Longinos. Musicalmente, pasa por ser una de las más lineales.

En ‘Con Los Pies Por Delante’, Bocanada se marca el corte menos convencional de la lista, con una rítmica intrincada con cierto aire efectista y buscando agilidad en el verso. En el tramo final, y tras un tema tan ‘distinto’, vuelve el clasicismo (casi que se agradece) con la ascendencia Young de ‘Pedernal’. Un tema de espíritu de balada, pero bien llevado a territorios más enérgicos con arreglos de guitarra y base rítmica llenos de pequeños detalles. De nuevo elogiable el break para el lucimiento de Rupi. El final nos llega con ‘A Coces’, un corte que en las primeras escuchas puede parecer algo desubicado en el orden de la lista, pero al que al final se le coge el pleno sentido de la conclusión: “puedo batirme con miedo, después fracasar, me rindo y a coces despierto, buscando un laberinto al que poder entrar y perdernos de nuevo. (…) Ya no quiero más, que sin ti yo me muero”.

Así, Bocanada pone la rúbrica final a un disco que, con una mano en el corazón y la otra en la biblia del dios Lemmy, me parece el mejor de toda su discografía.

 

Lista de canciones – tracklist:

  1. Para Siempre
  2. Golpe De Mar
  3. Por Las Buenas o Por Las Malas
  4. El Demente
  5. En Las Tripas
  6. Siete Leguas
  7. Cortejo De Alas Rotas
  8. Con Los Pies Por Delante
  9. Pedernal
  10. A Coces

 

Publicado el marzo 17, 2020 en Críticas Discos y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: