Malú. Almería, 26 de agosto

Aunque vosotros, los lectores de esta casa que estáis pulverizando un año más los registros de unas estadísticas que no han dejado de crecer desde que abrimos la persiana, avaláis siempre con comentarios positivos el que ‘me salga del guion’ para traer críticas o crónicas alejadas de la ya de por sí amplia línea editorial de la web, tenía mis dudas sobre traer o no la crónica que como redactor del Área de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Almería tendría que mandar la mañana siguiente al concierto de Malú, que me tocó cubrir anoche. En primer lugar porque ya daba ‘por servida’ la Feria con las seis de Cooltural Fest, El Dúo Dinámico (finalmente cancelado, demasiado caro), Happy Moy Fest, la noche de Barón Rojo y Obús (cancelado y reconvertido a concierto gratuito de los segundos) y Estopa (donde volveré a contar con firma invitada en rara excepción). También porque quizá, tras contaros el estreno mundial de Rosalía daba la cuota ‘concesiones’ por cerrada este verano. Pero yo, que intento ser una persona que valora el reconocimiento debido y actúa en consecuencia a lo que le dicta su moral y lo que es más correcto, anoche, estando en el concierto, me di cuenta que era de justicia que Malú (no olviden su foto A.M.V.) tuviera aquí su crónica, de pleno derecho. Sobre todo por todo porque hasta el disco Desafío seguía su carrera con interés, incluso llegué a verla en directo en tres ocasiones. Conciertos en los que siempre destaqué que, pese a la imagen, se plantaba en escena con tres guitarras eléctricas, bien de armazón sonoro y con una actitud que, con sus particularidades, trasciende la imagen de icono pop como también le puede pasar a Mónica Naranjo. Pero es que la banda también lo merece por sí misma. Llevaba tiempo sin estar en un concierto con un sonido tan pulcro, medido y cuidado como el de anoche. Sumada a una producción escénica de luces de primer nivel y a una generosidad en la entrega pese a que fuera la entrada más floja de Malú en esta ciudad… resultaba que sobraban los motivos para que esta crónica esté aquí. Así que, a partir de este momento, os dejo la crónica realizada como agencia y que veréis firmada por ahí con firmas ficticias o con el simple ‘Redacción’. Salud. (FOTOS: José Antonio Holgado – Contraportada).

En la variedad de registros musicales de la programación de espectáculos del Área de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Almería durante la Feria y Fiestas de la ciudad, los amantes de la canción más melódica y romántica tenían el viernes 26 marcado en rojo. Era el día para recibir en el Recinto de Conciertos a Malú, habitual en la ciudad, en esta ocasión en el marco de la gira de presentación de su último trabajo discográfico de estudio, ‘Mil Batallas’. Una gira que no está siendo sencilla, tanto por ser la primera tras la recuperación de una lesión como por alguna cancelación unilateral ajena a la artista, pero que, posiblemente, esté ofreciendo muchas de las recompensas más emotivas de los últimos años para una protagonista que se dejó todo en el escenario, incluso una sorpresa no incluida en el resto de la gira con la que terminó de demostrar que la integridad profesional no obedece al tamaño de la ciudad en la que se actúa.

Con puntualidad británica y con un montaje escénico de primer nivel: pantalla dividida en bloque central y dos laterales, entre los que se situaban luces blancas tipo flash y otras circulares para la variedad de colores, más luminarias amarillas de gran show tanto en la parte superior como a pie de escenario; y también en lo sonoro, por ejemplo: el monitor de válvulas, a la vieja usanza, de uno de los guitarristas estaba situado ‘enterrado’ en el escenario, para garantizar pulcritud de salida y para el resto de instrumentos, la numerosa banda de Malú salía a escena para una intro que cumplió en la generación de expectativa.

Se abrió con ‘Ingobernable’ un espectáculo de dos horas. En escena con una suerte de capa al más puro estilo superhéroes y manejando como quien respira el juego capilar de ventilador, pronto el público se daría cuenta de que todo estaba al servicio de dejarse llevar por todo lo que ocurría en el escenario. Una banda rodada y engrasada a la perfección, con Paco Beneyto a la batería, Yago Salorio al bajo, José de Lucía a la guitarra española y acústica, Charlie Calzada a la guitarra, Yaiza García en los coros, Jessica Estévez y Míriam Moreno como multiintrumentistas (de trombón a saxo, pasando por dobles percusiones, panderetas, flauta travesera, etc), Julián Olivares a la guitarra y Rubén García al piano y dirección musical.

El arranque siguió por el nuevo disco con ‘Abran Fuego’, donde destaca ese final instrumental deudor de la escuela New Jersey. En el recorrido por todos sus registros sonoros no faltó la ascendencia rumbera de ‘Contradicción’ o esas baladas dramáticas de la vieja escuela como ‘Me Fui’ o la más tranquila, y sentada, ‘Deshazte De Mí’, siempre dolorosa. “Es un placer siempre volver a venir a cantarte, Almería”, aseguraba una Malú mucho más relajada que antaño.

Pero si hay canciones en las que se demostró que una presentación en directo tiene una magia que no te pueden dar los discos es ‘Deshielo’, un tema más rockero, con un punto épico en el estribillo y que finalizó con un buen dúo de solos de guitarra eléctrica en la coda. Nada de una banda de acompañamiento para la estrella, sino que el armazón sonoro propuesto y la calidad de su ejecución justificaba por sí solo la entrada.

Con el primer cambio de vestuario a ligeros destellos góticos, ‘Mil Batallas’, con un gran crescendo en el preestribillo final, sería el inicio de un bloque que tuvo su momento álgido en la ejecución de uno de esos popurrís retrospectivos que se pueden permitir quien acumula ya casi 25 años de carrera y una docena de discos de estudio. Desde el drama de ‘Duele’ a la melódica ‘Siempre Tú’, con el arrepentimiento de ‘Me Quedó Grande Tu Amor’ y las casi gospelianas en coros ‘Te Conozco Desde Siempre’ y ‘A Esto Le Llamas Amor’. Reconozco que disfruto mucho más estos registros que en la fórmula de estribillos acompañados de coros épicos de brazos al aire (tipo Coldplay, por resumir el concepto) como en ‘Desprevenida’, a la que mejoró la energía de ‘Que Nadie’, saltos verticales incluidos, o los arreglos de rondalla italiana de ‘Ahora Tú’, con una elección de imágenes en las pantallas que parecía simular una concepción.

‘Secreto A Voces’ y ‘Quiero’ avanzaron el concierto a un bloque mucho más pausado, con un popurrí a piano en el inicio y con sonoridad acústica y más íntima, con ligeros toques flamencos, en temas como ‘Ni Un Segundo’, ‘Ángel Caído’, ‘Vete’, ‘Todos Los Secretos’ o, el más conocido de todos, ‘Devuélveme La Vida’. Fue en este momento cuando Malú anunciaba la sorpresa. Gracias a su director musical había visto vídeos de la guitarrista murciana Mercedes Luján, así que decidió contactar con ella e invitarla a colaborar en el concierto en Almería. El tema elegido, también muy especial, ‘En Otra Parte’, “una canción que escribió mi hermanó cuando falleció nuestra abuela materna, esa que es la que te cría, que es como una madre y creo que nunca la he cantado en directo”.

Tras la emoción, era el momento de afrontar la primera recta final, que llegaría con ‘Invisible’, una composición de varias dinámicas, una buena revisión del clásico ‘Toda’, ganando en fanfarria y ampulosidad con los arreglos de vientos a lo big band que siguieron muy presentes también en ‘No Voy A Cambiar’ y su híbrido entre el cabaret y la ranchera, de nuevo empacadísimo, el medio tiempo de ‘Vuelvo A Verte’ y la más reciente ‘Se Busca’.

Todavía restarían los bises finales. Comenzando con la fusión, a voz y piano de dos temas muy destacados para la carrera y vida personal de la artista. La propia Malú explicaba que “una es porque fue la que con quince años inició el camino de todo, la otra es la que explica cómo gracias al nacimiento de mi hija empecé realmente la vida”. Sonaron así ‘Tejiendo Alas’ y ‘Aprendiz’, a las que seguirían ‘A Prueba De Ti’, infalible, el karaoke coral de ‘En Blanco y Negro’ y, como viene siendo habitual en las incontables giras de Malú, el canto de amor libre que es ‘Como Una Flor’ y su aura vitalista y optimista. “Si hemos conseguido que hayáis sido un poco felices y que os dure, aunque sea hasta mañana, que ya vendrán de nuevo los problemas, nos vamos satisfechos”, apuntaba Malú entre el aplauso de su público que cantó todas y cada una de las canciones. Objetivo cumplido.

Repertorio:

  • Ingobernable
  • Abran Fuego
  • Contradicción
  • Me Fui
  • Deshazte De Mí
  • Deshielo
  • Mil Batallas
  • Duele / Siempre Tú / Me Quedó Grande Tu Amor / Te Conozco Desde Siempre / A Esto Le Llamas Amor
  • Desprevenida
  • Que Nadie
  • Ahora Tú
  • Secreto A Voces
  • Quiero
  • Ni Un Segundo / Ángel Caído / Vete / Todos Los Secretos / Devuélveme La Vida
  • En Otra Parte (con Mercedes Luján)
  • Invisible
  • Toda
  • No Voy A Cambiar
  • Vuelvo A Verte
  • Se Busca
  • ———
  • Tejiendo Alas / Aprendiz
  • A Prueba De Ti
  • Blanco y Negro
  • Como Una Flor

Publicado el agosto 27, 2022 en Crónicas Conciertos y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: