Bones Of Minerva – Embers

A finales de 2018 veía la luz la edición especial de Blue Mountains, el disco de debut de este cuarteto metalero madrileño, que salió en 2017 en su versión original, y concluía aquella crítica diciendo que con ella, sin duda, habían conseguido que les pusiera “la pestaña de seguimiento para estar alerta ante lo que fuese su segundo trabajo”. Algo más de tres años y medio después, con una pandemia de por medio que en algunos casos es como un Triángulo de las Bermudas temporal, se publicó el pasado viernes Embers, la esperada segunda entrega. El grupo viene con la misma alineación: Blue Rodríguez a las voces y autora de la práctica totalidad de las letras, Chloé Gautier en el bajo, Nerea Platero en la batería (aunque aquel debut en cuestión lo grabó Guillermo Koa) y Ruth Almudena O’Leary en las guitarras. Tampoco hay novedades en torno a la persona que ha estado al frente del sonido, el reputado Alex Cappa, que lo produce y graba en Metropol Estudios. Eso sí, en esta ocasión, y a diferencia de su hermano mayor, este álbum ha sido registrado en directo y de la manera más orgánica posible, lo que refuerza las virtudes de un sonido que ha ganado en naturalidad de forma más que notable. Para completar los datos técnicos añadimos que el espectacular diseño y arte es de Eustaquia y Ruth, con diseño de Laura Molnar y Víctor García y fotos de Aldara ZN. El artefacto sonoro sale bajo los sellos de La Rubia Producciones y Aloud Music.

Como ocurriera en la pretérita entrega, son muchos los estilos que podríamos asociar a lo que nos ofrece Bones of Minerva, pero cualquiera de ellos que citemos será correcto al 100%. El sonido nos lleva desde estructuras de rock setentero, clásico y, por momento progresivos, a sludge, metal (con numerosos adjetivos previos), stoner y hasta algo de turbia oscuridad. Podemos resumir en algo así como rock alternativo con ascendencia de metal melódico y progresivo.

Es decir, una coctelera explosiva que podría carbonizar a cualquier neófito que intente realizar algo parecido, pero que del que vuelven a salir triunfantes porque, a todo ello, suman esa organicidad que le confiere una sonoridad más directa, cruda, directa, de tú a tú, con lo que eso conlleva a la hora de hacer llegar emociones que van de la melodía más límpida a la turbiedad de las voces brutales y bases rítmicas atronadoras. Imposible más en menos porque añadimos también un refuerzo en la ya inicial intención de alejarse de temas de desarrollo lineal. Y otro punto diferencial: su incursión en el castellano en un par de temas.

El intenso viaje de algo más de cuarenta y cinco minutos se inicia con ‘Forest’, que contextualiza muy bien el tono general de la propuesta. El primer minuto, de tensión instrumental desde la percusión y la tensión de guitarras sobre la que se desliza una primera voz inquietante haciendo coro, nos sumerge en el mundo de la propuesta de Bones of Minerva. Lo que casi podría ser en sí mismo una intro casi espectral, crecerá en un impulso furioso cerca del segundo minuto, para sentar las bases de que, precisamente, nada se puede dar por sentado con el cuarteto. Riffs intrincados stoners, falsetes y agudos que contrastarán con los graves y gritos de más adelante… Muy notable.

Siguiendo con la variedad, ‘Swamp’ se presenta como un corte algo más melódico y con alguna progresión de acordes y melodía vocal que casi roza lo sureño. La coda nos aguardará con los gritos finales, como una transición a lo que nos aguarda en ‘Cuna’. Ahora sí, la guitarra ruge con un riff aprensivo de inicio, la batería se hace solemne y la voz de Blue parece oficiar un oscuro ritual que deja las estrofas en castellano en un agudo tortuoso y emotivo. Más madera con ‘Dream’. Un tema que atruena desde el primer segundo con base rítmica, guitarra y voces a todo trapo. Aunque el corte incluye voces limpias y declamadas en tonos altos, el grueso de la canción se mueve en más ‘en la pesadilla’ de la voz más grave. Pero nada es previsible con la banda, así que, de improvisto, todavía encontraremos una coda de tintes orientales, oníricos y perturbadores.

Aunque para aquelarre oscuro el de ‘Fuego’. Un tema completamente en castellano que tiene hechuras de himno desde las voces al impresionante arrope musical que acaricia y araña cuando debe, como la voz. El descenso tras el primer estribillo y el crecimiento posterior es intachable. La segunda parte del álbum se abre con ‘Merula’, una suerte de medio tiempo en su arranque con ligeros toques folk desde la voz de Blue, que casi nos recuerdan por momentos a la malograda Dolores O’Riordan. Destaca del tema, también, el protagonismo de bajo en muchos momentos de la mezcla. Como un contrapunto diametralmente opuesto, ‘Claws’ aprieta la intensidad en las formas, aunque la voz parece ir flotando por encima de un armazón musical de constantes cambios de tempo y acordes, lo que le aporta un aura desquiciante. Puro efectismo.

Con una sinuosa melodía limpia de guitarra, apenas distorsionada, arranca la más reposada ‘Silence’. Un corte instrumental que irá creciendo en  intensidad hasta encontrar un cenit impensable en los dos primeros minutos. En ‘Flood’, su predecesor, vuelve la densidad en voces y melodías, jugando en dos ambientaciones, entre la calma y la tempestad, aquí más virulenta. Nos acercamos al final con ‘Madre’, un tema en el que se recupera cierta querencia oriental en alguno de los giros vocales y melismas, lo que le refuerza el ingrediente lírico. Me quedo sobre todo con lo ampuloso y hercúleo de la guitarra en las partes más gritadas y graves. El cierre vendrá con ‘Hands’, un medio tiempo preciosista en los arreglos de guitarra e intenso desde el riesgo vocal, certificando Blue una versatilidad abrumadora.

Bones Of Minerva concluye así una segunda entrega que confirma la solidez apuntada en el disco de debut, abre puertas hacia terrenos que podrán explorar (o no) en el futuro y se convierten en una banda con visos de ser exportable al mercado europeo, más prolífico y receptivo para estos registros. Lo contaremos.

Lista de canciones – tracklist:

  1. Forest
  2. Swamp
  3. Cuna
  4. Dream
  5. Fuego
  6. Merula
  7. Claws
  8. Silence
  9. Flood
  10. Madre
  11. Hands

Publicado el septiembre 19, 2022 en Críticas Discos y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: